Archivo de la etiqueta: vacaciones

Cómo mantener tu salud bucodental durante las vacaciones

Seguir nuestra rutina de limpieza bucodental y alimentación durante el verano es difícil, sobre todo en esos días que pasamos fuera de casa y los planes al aire libre se multiplican. Andrés Sánchez Monescillo, de la clínica de estética odontológica Turrión Monescillo, nos dice cómo podemos evitar la aparición de caries u otros problemas durante el verano. “El descuido de la limpieza dental es una de las causas principales por lo que nos vemos obligados a visitar al dentista cuando volvemos a nuestra rutina en septiembre”, afirma el doctor.

  • Incluir un neceser con cepillo de dientes y pasta dentífrica en la bolsa de la playa. “Mi recomendación es meter en la bolsa de la playa un pequeño neceser con un kit dental, igual que llevamos siempre protección solar para proteger nuestra piel, debemos tener el mismo cuidado con nuestros dientes”.
  • Reducir el consumo de azúcar y bebidas ácidas de nuestra alimentación. “Las horas que pasamos al sol aumenta la deshidratación y por tanto consumimos más líquidos, eso está muy bien, pero tenemos que procurar que, en la mayor medida posible, nos hidratemos con agua. Si evitamos las bebidas azucaradas reduciremos el riesgo de la aparición de caries de forma significativa”.
  • El hilo dental, uno más en tu neceser. “Ya que descuidamos el número de veces que nos lavamos los dientes, cuando lleguemos a casa es recomendable que lo hagamos en profundidad. Es importante pasar el hilo dental una vez que se haya realizado el cepillado”.
  • Visita a tu dentista en septiembre. “Antes de curar, mejor prevenir”. El doctor Monescillo recomienda visitar al dentista cuando volvamos de vacaciones para hacer una revisión y en caso de que sea necesario, realizar una limpieza dental.

Vacaciones Covid free

Si el verano pasado venía plagado de incertidumbres ante la que creíamos situación post pandemia, en esta ocasión la cosa no será muy diferente. A pesar de que creíamos que podríamos disfrutar de unas vacaciones más o menos normales, como las de antes, gracias principalmente al avance de la vacunación y, con ello, la tan ansiada inmunidad de grupo, pues resulta que no, que ni hemos alcanzado la inmunidad de grupo (no se espera hasta alcanzar el 70% con la pauta de vacunación completa), ni la situación epidemiológica ha variado sustancialmente de un verano a otro. Hay diferencias, por supuesto, como que por ejemplo, afortunadamente, no tenemos ni tantos fallecimientos ni tantas hospitalizaciones graves, pero la incidencia de la enfermedad, lejos de disminuir, aumenta de forma dramática. Y es que las nuevas variantes del virus son mucho más contagiosas que las de las primeras olas.

Quizás el proceso de apertura y flexibilización de las normas sanitarias que hemos experimentado desde el fin del Estado de Alarma generen una sensación de mejoría. A ello ha contribuido especialmente la disminución de la gravedad del impacto de la pandemia: menos fallecimientos, menos saturación hospitalaria, centros de atención primaria que recuperan la normalidad… Pero, independientemente de las sensaciones, lo cierto es que la situación está empeorando nuevamente, ya que los contagios son mucho mayores. La incidencia se ha disparado este verano.

En comparación con los datos de incidencia acumulada en los últimos 14 días, estándar utilizado por las autoridades sanitarias, a 21 de julio de 2020 España tenía 29,42 casos cada 100.000 habitantes, y para el 21 de agosto de ese mismo año se disparó a 149,75 casos. Un año después, la incidencia acumulada en los últimos 14 días, a 21 de julio, es de 644,50 casos, cuando hace tan solo un mes, el pasado 21 de junio, el dato era solo de 92,46 casos. Un incremento preocupante, si bien gracias a la vacunación de más de la mitad de la población (al cierre de esta edición supera el 50% de la población con pauta completa), se evita que ese índice de contagio sea un drama sanitario. Algo que no resta preocupación, porque la otra mitad de la población no olvidemos que está sin vacunar. Además, las vacunas no son inmunizantes ni son efectivas al 100%, lo que sigue obligándonos a mantener precauciones.

Los datos hablan por sí solos y, desgraciadamente, en estas vacaciones tenemos que afrontar la denominada ya quinta ola de la pandemia, cosa que augura la vuelta de algunas restricciones, aunque desde la finalización del Estado de Alarma no se prevean restricciones severas con carácter generalizado.

Recomendaciones esenciales
Este contexto nos aleja de la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones parecidas a las que teníamos antes de la pandemia, y nos sigue obligando a mantener diferentes medidas de prevención para pasar unas vacaciones Covid free (terminología que utilizan muchos establecimientos hoteleros y de hostelería):

– Usar las mascarillas siempre en interiores y cuando se esté con personas no convivientes.

– Hacer uso de las mascarillas en exteriores cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de más de metro y medio con otras personas, o si se camina por zonas especialmente concurridas.

– Mantener el espacio interior bien ventilado permanentemente.

– Lavar frecuentemente las manos con agua y jabón. Usar gel hidroalcohólico cuando no se disponga de acceso al agua con jabón.

– Procurar mantener los contactos personales dentro de una burbuja estable.

– Permanecer en casa si se tiene cualquier síntoma asociado a la Covid, si se tiene el diagnóstico, se ha sido contacto directo o se está esperando resultados.

Además, al igual que en el verano pasado, recogemos las principales recomendaciones para viajar y evitar contagios:

– Evita destinos conflictivos. Es recomendable consultar la situación epidemiológica y las posibles medidas restrictivas. En este sentido, viajar por España se torna como la mejor opción,  pero también debemos consultar la situación local de nuestro destino.

– En caso de viajar en avión escoge los asientos para que la unidad familiar pueda estar junta y no compartir espacios con terceros. Aunque el avión se considera espacio seguro, toda prevención es poca. Si se viaja individualmente, mejor ventanilla para reducir la posibilidad de contacto con terceros.

Si optamos por viajar en coche, este será preferible a transportes colectivos. Y si no podemos evitarlos, siempre la mascarilla puesta y desinfección regular de las manos.

– Cuando debamos permanecer en salas de espera para viajar, mantener la distancia de seguridad interpersonal, usar la mascarilla y el lavado de manos.  Especialmente a la hora de viajar en avión ve con tiempo de sobra, ya que el aumento de viajeros junto con las medidas de la pandemia pueden dilatar más los tiempos.

– Evita las aglomeraciones, tanto a la hora de hacer colas para realizar embarques como en visitas, restaurantes, etc. Consulta horarios y mejor visitar los sitios que tengan sistemas de reservas y limitaciones de cupos.

– Escoge destinos poco saturados. Aunque por estas fechas las zonas de costa son las preferidas, recuerda que también son las que mayor saturación tendrán. Recuerda además que muchas playas imponen limitaciones de acceso para evitar aglomeraciones.

Test de autodiagnóstico
Una de las medidas estrella que sin duda protagonizarán el verano es la dispensación sin receta médica en las farmacias de los denominados test de autodiagnóstico para la Covid-19. El Gobierno aprobó un Real Decreto que lo autoriza, justificándolo por la necesidad de aumentar la capacidad diagnóstica del Sistema Nacional de Salud, con objeto de identificar de forma rápida sospechas de casos positivos, para tomar las medidas adecuadas y así controlar eficazmente la progresión de la pandemia. Según el Ministerio de Sanidad, la disponibilidad de estas pruebas permitirá a la población general la realización de las pruebas sin la intervención de un profesional sanitario, lo que, por un lado, reducirá en cierta medida la presión asistencial de los centros sanitarios, y por otro, permitirá la identificación rápida de sospechas de casos positivos.

El Real Decreto permite desde el 22 de Julio la venta sin receta de los test para el Covid en las farmacias, lo que facilitará que cualquiera pueda hacerse el test de autodiagnóstico en cualquier momento y lugar. Así, las más de 21.000 farmacias que hay en España se suman al Sistema Nacional de Salud en las labores de detección de la Covid-19.

Ante este nuevo panorama, desde la Organización Farmacéutica Colegial se insiste en la necesidad de que, para poder obtener el mejor resultado en términos epidemiológicos a estas pruebas es necesario que las comunidades autónomas y los Colegios de Farmacéuticos se coordinen en el registro y notificación de los datos como ya ha anunciado que hará Navarra y se está estudiando en otras autonomías. Para Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos “eximir de la necesidad de receta facilita el acceso a estas pruebas, así como su dispensación en farmacias garantiza la seguridad y cercanía las mismas”.

Cambios de hábito en verano
Un estudio global elaborado en junio por Juice Plus+ asegura que la salud del 46% de los españoles no ha mejorado después del confinamiento, y la culpa la tienen los malos hábitos. Para ser más exactos, el 41% de la población asegura que vio mucho más la televisión que antes, el 33% pasó horas enganchado a los dispositivos electrónicos y redes sociales, y el 30% trasnochó más de lo debido, tres malos hábitos adquiridos durante este periodo que la mayoría de la población encuestada quiere apartar de sus vidas este verano, en beneficio de una vida más saludable.
De acuerdo con este estudio, a medida que las restricciones vayan disminuyendo, la lista de buenos hábitos que los españoles quieren priorizar tras el confinamiento son los siguientes, por orden de mayor a menor: el 44% de los encuestados tiene como una de sus principales ilusiones ir de viaje tras la pandemia; un 37% quiere ahorrar dinero; un 36% ha asegurado que priorizará mantener el contacto con sus seres queridos; igualado al hecho de cuidar de su salud mental y su peso. Además, un 32% da una mayor importancia a mantener una dieta equilibrada y el 28% tiene como objetivo mantener una rutina de ejercicios de forma regular.
A nivel emocional, la pandemia también ha afectado a la forma de ser de los españoles y después de esta experiencia, el 36% de los encuestados se considera más paciente, el 29% más amable y el 25% asegura que es mucho más alegre que antes del estallido de la Covid-19.
En lo que a hábitos culinarios se refiere, los datos arrojados por el estudio confirman que un 43% afirma que cocina más desde el inicio de la pandemia; y un 57% de los encuestados aseguró que lo que más había cocinado durante el confinamiento habían sido platos con ingredientes pertenecientes a la dieta mediterránea, como verduras, frutas, carne, y pescado.

Diez smoothies saludables

Diez smoothies saludables a base de zumo, frutas y verduras, para mantenerse hidratado este verano. La Asociación Española de Fabricantes de Zumos, Asozumos, nos propone diez sencillas recetas con base de zumo para combatir las altas temperaturas del verano y como complemento alimenticio para mantener una correcta hidratación gracias a su alto contenido en agua y vitaminas.
En esta época del año “los zumos de frutas juegan un papel fundamental ya que están compuestos de agua entre un 85 y 89%, lo que les permite contribuir a una correcta hidratación como complemento al consumo de fruta entera y la ingesta de agua”, señala Javier Valle, secretario general de Asozumos. Una recomendación que también figura en la pirámide de Hidratación saludable la Asociación Española de Nutrición Comunitaria (SENC).
Los zumos de frutas, además de ser una fuente natural de hidratación por su alto contenido en agua, ayudan a alcanzar la ingesta diaria recomendada de frutas y verduras. De hecho, “la naturalidad del producto es tal que la ley no autoriza la adición de azúcares ni conservantes ni aromas a los zumos de fruta encontrándonos un producto final prácticamente idéntico al exprimido en casa”, añade Valle.

Alimentación e hidratación saludable en un solo vaso
Durante el verano, el consumo de un vaso de zumo de 150-200 ml puede llegar a ser un excelente aliado – dentro de una alimentación saludable y variada – para mantener una correcta hidratación del organismo, al igual que evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, utilizar ropa clara y fina o cubrirse la cabeza con un sombrero.
Por este motivo, Asozumos ha creado un recetario compuesto por diez propuestas en las que destaca el zumo de frutas como base principal y necesaria para mantener una correcta hidratación y contribuir a alcanzar el consumo diario de 3 frutas, siendo como mínimo dos de estas raciones piezas de fruta enteras.
Las recetas cuentan con un protagonismo especial de zumo de melocotón, uva, manzana, naranja y piña para dar respuesta a la demanda de la sociedad, “son algunos de los sabores más consumidos en España”, comenta Valle. Sin embargo, Asozumos también propone alternativas innovadoras como el zumo de granada en combinación con plátano y leche de coco o un smoothie de frutos rojos.
Todas ellas propuestas de fácil preparación y listas en 5 minutos, “con el objetivo de ofrecer una alternativa sana y nutritiva, basada en frutas y verduras, para combatir el calor y refrescarse durante lo que resta del verano”, concluye Javier.

El sol y el agua del mar o piscina pueden dañar el cabello, ¿cómo protegerlo y evitar que sufra?

El verano y las vacaciones sirven para descansar y desconectar, pero hay que tener cuidado para que estos días fuera de la ciudad no provoquen daños en el cabello que puedan ser irreparables. Los cabellos rubios con mechas y coloración son los que más sufren durante el verano y, por tanto, según indica el Dr. Javier Pedraz, director médico de Insparya Madrid, “son los que deben tomar más precauciones durante las vacaciones”. Como el doctor indica, “los productos usados para teñir el cabello tienden a secarlo, cambiando la corteza y cutícula del cabello. Si a esta agresión, se le suma las provocadas por el sol y el agua del mar o piscina, el cabello tendrá más posibilidades de sufrir daños que se presenten a partir del otoño”.
Pedraz recalca que hay que tener especial cuidado con el sol, ya que “los rayos del sol dañan el tallo piloso haciéndolo más seco y abriendo la cutícula, lo que puede desencadenar una caída de cabello durante los meses de otoño”.
Asimismo, recalca que hay que tener “cuidado con el agua del mar y de la piscina, porque el cloro de las piscinas y la sal marina debilitan las fibras de queratina”, especialmente, y tal como indicaba más adelante, “aquellos cabellos con tinte y mechas, que tienden a perder el color y el brillo, ya que se deshidratan aún más, provocando la aparición de puntas abiertas y dejando una desagradable textura seca y áspera además de un aspecto deslustrado y seco, con mayor predisposición al daño”.
Es importante también tener en cuenta que el exceso de calor va a provocar una excesiva sudoración que, según Pedraz, “provocará que el cuero cabelludo se irrite y se vuelva más sensible”. Como consecuencia del calor, nos duchamos más, y el mayor uso de champús “también provoca que el cabello se reseque, volviéndose frágil y quebradizo”.
Para evitar estos daños, es necesario preparar y cuidar el cabello antes, durante y después de las vacaciones.
El doctor Pedraz recomienda que, “antes de someter el cabello a la exposición al sol o al agua de la playa o piscina, se prepare con tratamientos fortalecedores a base de aminoácidos, de esta manera, cuando nos expongamos al sol, nos bañemos en el mar (salitre) o en la piscina (cloro), el pelo estará protegido y con fuerza”, evitando el sufrimiento que estos provocan. apuesta por tratamientos que hidraten, reparen y nutran en profundidad. Sin duda, una de las mejores opciones es la utilización de MesoHair, la mesoterapia con composición exclusiva de Insparya. Antes y después de la exposición al sol y de cada baño “es importante utilizar productos nutrientes e hidratantes, como por ejemplo aceites con ingredientes naturales capaces de absorber el cloro y la sal, como pueden ser los aceites de almedra, los de manteca de karité o los de coco”.
Asimismo, recomienda el uso de un “spray capilar con filtros solares que se debe reaplicar después de cada chapuzón. Será preferible optar por las texturas invisibles y ligeras que crean una fina película que protege el cabello sin aportar peso ni engrasarlo” aunque, si se puede, Pedraz insiste en lo importante de evitar la exposición del cabello al sol, usando pantallas físicas como gorras, sombreros, sombrillas, etc.
En el momento de la ducha, Javier Pedraz recomienda “champús de uso frecuente, ya que contienen menos sulfatos y no resecan tanto la fibra capilar, y aquellos específicos para el sol que cuidan el cuero cabello e incluyen activos antioxidantes. Asimismo, hay que usar champús sin siliconas, ya que estas aumentan el peso del cabello, y en caso de que el cabello sea fino, puede provocar que se rompa”. Los champús más adecuados para esta época del año serían Insparya NutriPlus (avena, aloe vera y algas marinas) e Inparya Prevent HA (algas marinas y ácido hialurónico), por su alto poder hidratante.
Además de los cuidados externos, el doctor recomienda cuidar el cabello desde dentro, cuidando la hidratación, “bebiendo una cantidad suficiente de agua. Asimismo, el agua sin gas y el té sin edulcorantes son excelentes bebidas refrescantes que ayudarán a mantener el cabello fuerte”.
Es importante cuidar el cabello durante estos meses estivales, para evitar así daños posteriores. Por ello, es recomendable visitar un especialista antes y después de las vacaciones para que recomiende los tratamientos y cuidados más adecuados para cada situación.

Consejos para mantener una dieta equilibrada para los más pequeños en verano

Con la llegada del verano, las rutinas se pierden y con ella los horarios de comidas y cenas de forma ordenada. En esta época del año nos relajamos en cuanto a la alimentación de nuestros hijos y la nuestra propia. Desde Onegen Lab facilitan unas pautas para mantener una dieta equilibrada en esta época del año para los más pequeños y también para la familia:

  • HIDRATACIÓN: a pesar que pueda parecer una obviedad, en muchas ocasiones, se nos olvida la importancia de mantener una hidratación correcta. Para los más pequeños desde Onegen Lab recomiendan mínimo beber 4-5 vasos de agua en caso de niños de 1 a 3 años al día y para los padres 1.5 litro diario. Desde la marca señalan que no hay una ley universal sobre la cantidad exacta de agua pero sí es importante vigilar que no haya deshidratación.
  • ALIMENTACIÓN CROMÁTICA: desde Onegen Lab recomiendan apostar por platos de frutas y verduras que combinen distintos colores ya que estos pigmentos contienen vitaminas, minerales y fitoquímicos muy interesantes para nuestros para el organismo ya que de esta forma nos aseguramos que no haya ningún tipo de carencia nutricional.
  • RECETAS LIGERAS Y REFRESCANTES: una de las mejores formas de combatir las altas temperaturas desde la alimentación es con platos refrescantes como sopas frías, ensaladas, cremas. Estos platos son un gran aliado para mantener una dieta equilibrada y además combatir el calor.
  • COMER CON LOS NIÑOS: el verano es un buen momento para aprovechar las vacaciones y la flexibilidad horaria para incorporar el hábito de comer con los más pequeños de casa y así potenciar cualidades como el respeto, el agradecimiento, el compartir, entre otros. Estos hábitos ayudan a que el momento de las comidas se convierta en una experiencia a vivir en familia. El verano puede ser un buen punto de partida para establecer esta experiencia en rutina y ayudar a los más pequeños a disfrutar de estos de momentos.

La mitad de las infecciones vaginales bacterianas

Cuidar la higiene íntima, considerada como “la gran olvidada”, es esencial durante todo el año, pero especialmente durante el verano, ya que, en esta época la incidencia aumenta un 50% debido a las altas temperaturas, una mayor exposición a ambientes húmedos y la falta de transpiración, sumado a otros factores habituales como los cambios en la alimentación, la toma de antibióticos, una higiene íntima excesiva, el estrés, el embarazo o la menopausia.

Entre los tipos más frecuentes de infecciones en la zona íntima destacan las candidiasis, que suponen el 25% de todas las infecciones vaginales, siendo el pico más frecuente entre los 20 y los 40 años, provocadas principalmente por la proliferación de hongos debido a la humedad excesiva, como puede ocurrir en verano por el uso constante de ropa de baño mojada, ya que el pH de la zona vaginal se altera atentando contra las defensas, lo cual facilita la aparición de infecciones. Por otro lado, la vaginosis bacteriana, causada por una bacteria, también tiene una alta incidencia y en la mitad de los casos no presenta síntomas, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento. Y la vaginitis bacteriana aeróbica, que a pesar de ser la menos frecuente, y que también se manifiesta de forma asintomática, acumula un alto porcentaje de recaídas.

“Por más que haya avances en el diagnóstico y el tratamiento, 3 de cada 4 mujeres tendrán, por lo menos, una infección en algún momento de su vida, y cerca del 40-45% sufrirán recaídas, uno de los motivos de consulta más habituales en ginecología” aseguró la Dra. Raquel Duarte, ginecóloga en el Hospital Santa Elena de Málaga, durante una de las sesiones online sobre salud vaginal organizadas por DONNAplus para ginecólogos españoles.

“Una situación que afecta a la calidad de vida de las mujeres y, que, en muchas ocasiones, crea un círculo vicioso con episodios frecuentes” añadió la Dra. Duarte, quién opinó que “el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas que ayuden a superar estas situaciones se ha vuelto esencial”.

Los expertos participantes en las sesiones online sobre salud vaginal de DONNAplus coincidieron en destacar la importancia de cuidar la salud íntima y prevenir las infecciones a través de medidas preventivas útiles, tanto de higiene íntima como de alimentación. Por ello, DONNAplus, la marca de Laboratorios Ordesa dedicada al bienestar y salud de la mujer, resume tres consejos para vivir un verano con una buena salud vaginal:

  • Evita la humedad. No permanezcas con la ropa mojada varias horas seguidas, ya que esa humedad puede romper el equilibrio de la microbiota y favorecer la aparición de infecciones vaginales.
  • Usa ropa transpirable. Con las altas temperaturas es importante elegir prendas de tejidos que favorezcan la entrada de aire, como el algodón, y que sean holgadas.
  • Cuidar la higiene íntima. Se debe mantener el equilibrio de la salud vaginal a través de una correcta higiene utilizando geles o jabones de pH ácido, para impedir el crecimiento de microorganismos patógenos y neutralizar el picor y el olor de la mucosa. Conviene no hacer más de dos lavados al día, ya que una higiene excesiva también puede alterar el equilibrio, y darse una ducha siempre después de un baño en la piscina o en el mar para eliminar agentes irritantes como, por ejemplo, la arena, el cloro o la sal.

Botiquín del verano Covid-19

La pandemia ha cambiado muchas cosas que debemos tener presentes, entre ellas el clásico botiquín de verano. Por eso, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) ha elaborado una serie de recomendaciones para ayudar a prepararlo, incluyendo el material de protección frente a la Covid-19.  “Para evitar posibles rebrotes es necesario no relajar las medidas de protección”, explica Jaume Pey, director general de anefp. “El uso de mascarillas a partir de los seis años, mantener una distancia interpersonal de seguridad y el lavado frecuente de manos son medidas que van a marcar este verano atípico”, añade.

Qué debemos incluir:

•             Mascarillas para evitar la propagación del coronavirus. Son obligatorias para los mayores de seis años y muy recomendables para niños de entre tres y cinco años siempre que no se pueda mantener una distancia de un metro y medio. Aclarar que en algunas Comunidades Autónomas se ha impuesto el uso obligatorio, incluso en espacios abiertos o que se pueda mantener la distancia interpersonal.

•             Gel hidroalcohólico para la higiene de manos, especialmente en lugares en los que no disponemos de agua y jabón. El lavado de manos es fundamental para evitar el contagio y propagación del virus.

•             Material de cura como gasas, esparadrapo, algodón, apósitos, suero fisiológico y antisépticos para curar pequeñas heridas, cortes y rozaduras.

•             Antieméticos para prevenir los mareos, sobre todo cuando viajamos en coche, barco o avión.

•             Antiácidos, antidiarréicos, soluciones de rehidratación oral y laxantes para tratar molestias estomacales leves como acidez, digestiones pesadas, diarrea o estreñimiento, dolencias que pueden aparecer con el cambio en los hábitos alimenticios propios de las vacaciones de verano.

•             Analgésicos para aliviar el dolor ocasional y antipiréticos para combatir la fiebre. Este verano no olvides incluir un termómetro para medir la temperatura corporal y vigilar la aparición de fiebre, pues puede ser un síntoma de COVID19.

•             Repelentes de insectos y antihistamínicos, especialmente si vas a estar en la naturaleza o en destinos exóticos, donde las picaduras de insectos o las urticarias por contacto con plantas son frecuentes.

•             Protector solar: incluye siempre el más adecuado para tu fototipo de piel. Y si vas a la playa, puedes incluir un protector que contenga repelente de medusas.

Por otro lado, la Asociación para el Autocuidado de la Salud recuerda incluir en el botiquín de viaje la medicación habitual que pudiéramos estar tomando. “También debemos revisar siempre la fecha de caducidad de los medicamentos y productos que vamos a incluir en el botiquín”, subraya Jaume Pey.

Cómo evitar la ansiedad estas vacaciones

Aunque ya hemos dejado atrás lo peor de la pandemia, todavía tardaremos en saber cómo ha impactado no sólo en quienes han perdido a seres allegados o se han encontrado en primera línea, sino a toda la población en general. Tal como explica la directora técnica de Clínicas Origen, la psicóloga Pilar Conde, ya se están tratando en los centros especializados problemas asociados al encierro prolongado y, como no, al miedo al contagio y a la enfermedad. El estrés postraumático puede aflorar en una persona al poco tiempo, aclara, de vivir o ser testigo de un acontecimiento dramático, pero también puede tardar tiempo en aparecer. Asimismo, se atienden casos de trastornos obsesivos compulsivos, el llamado TOC, que consiste en realizar comprobaciones mediante las que el individuo cree garantizar así el control del entorno que le rodea. Tras lo vivido, señala Conde, “es normal, por otro lado que, sin llegar a necesitar ayuda profesional, seamos presas de la incertidumbre y que el tener que tomar ciertas decisiones nos genere inquietud y ansiedad”.

Una de las más importantes a las que nos enfrentamos cada año por estas fechas es la organización de las vacaciones, decisión que va a estar muy condicionada este año por el coronavirus. El miedo al contagio nos podría llevar a buscar lugares apartados, pequeños hoteles aislados, donde no nos podamos contagiar fácilmente, pero también a abandonar todo intento de salir de casa. Para Pilar Conde no es buena decisión. Hay que intentarlo: “Si nos mantenemos confinados cuando ya no sea necesario, aumentaremos el miedo y la ansiedad hacia las salidas”.

La solución, pues, no es quedarse en casa, sino tratar de cambiar el punto de vista y trabajar con pensamientos positivos, no sólo por nuestro interés, sino también por el de los que nos rodean. Se trata de salir, siempre de forma responsable y adecuada a las medidas que estén vigentes en cada momento con respecto al virus, pero tratando de controlar la ansiedad. Pensar en que nuestra familia merece un descanso es un buen estímulo para pelear contra el miedo. En caso de que en esa familia haya niños será importante explicarles, desde la normalidad y la calma, “que estas vacaciones van a tener ciertas peculiaridad, pero que vamos a poder seguir disfrutando y jugando. Es fundamental que tengan claro lo que sí pueden hacer, lo que no, y los aspectos que van a cambiar con respecto a otros años. El hecho de que nos vayamos de vacaciones, ya en sí, les va a ayudar a normalizar la situación y disminuir el temor, dado que les demostramos que ya podemos ir realizando vida normalizada”.

Para ayudarnos a afrontar estas vacaciones, la psicóloga nos ofrece los siguientes consejos para toda la familia:

•             Tener claras las medidas de seguridad para todos los miembros de la familia.

•             Haber normalizado previamente las salidas en el entorno natural en el que nos movemos habitualmente, y haber integrado las medidas para evitar masificaciones y contagios.

•             Avisar a los niños antes de viajar de que algunas excursiones habituales a lo mejor no se pueden hacer por las nuevas normas. Es importante que lo tengan claro.

 •            Ofrecer a los más pequeños alternativas para esas actividades ahora no permitidas. Es bueno que sean ellos quienes den las ideas.

 •            Organizar en grupo las actividades a realizar en familia en cuanto al tiempo de ejecución y las medidas de protección.

 •            Elegir lugares adaptados a las necesidades del grupo, con prioridad para las de los más pequeños.

Vacaciones post Covid-19

Este verano viene cargado de incertidumbres por culpa del coronavirus. Por una parte, no sabemos a qué atenernos a ciencia cierta con los planes de vacaciones, ya que el virus sigue activo, y los viajes pueden complicarse ante cualquier rebrote. Por otro, tras semanas de confinamiento, somos más vulnerables a los elementos, especialmente el sol, sin olvidar que el virus sigue contagiando. Por tanto, las precauciones habituales por estas fechas, como la protección solar, son más necesarias que nunca, pero, sobre todo, las medidas de prevención ante el Covid-19.

Porque, aunque el Estado de Alarma ya ha finalizado, la situación de emergencia sanitaria sigue vigente, hasta que haya un tratamiento efectivo o una vacuna, según declararon las autoridades sanitarias. En cualquier caso, hemos entrado en lo que el Gobierno llamó la nueva realidad, una etapa post Covid-19, que coincide con las vacaciones de verano. Pero no por muy deseadas que estas sean, van a desaparecer las incertidumbres que plantea la situación. Así que recogemos las mejores recomendaciones para viajar y evitar padecer sobresaltos:

– Evita destinos conflictivos. No sólo es cuestión de ceñirse a los que tienen las fronteras abiertas para nosotros, unos pocos al cierre de esta edición, sino consultar además la situación respecto a la pandemia, para evitar así posibles medidas restrictivas en caso de agravarse. Y aunque viajar por España se torna como la mejor opción, también debemos repasar la situación local en nuestro lugar de destino.

– Elige los asientos en el avión, para que la unidad familiar pueda estar junta y no compartir espacios con terceros. Si bien los aviones están demostrando plena seguridad, toda prevención es poca en estos tiempos. En caso de viajar individualmente es preferible la ventanilla, porque reducen la posibilidad de contacto.

Por otro lado, si podemos optar por el coche, este será preferible a transportes colectivos. Y si no podemos evitarlos, siempre la mascarilla puesta y desinfección regular de las manos.

– En el aeropuerto u otras instancias en las que debamos estar en salas de espera para viajar, mantener la distancia de seguridad interpersonal es primordial, junto con las consabidas medidas de la mascarilla y el lavado de manos.  No hay que olvidar que en el actual contexto los tiempos de embarque pueden dilatarse, por lo que conviene ir con tiempo de sobra para evitar problemas.

– Evita las aglomeraciones, tanto a la hora de hacer colas para realizar embarques como en visitas, restaurantes, zonas recreativas aunque estén al aire libre, etc. Mantener la distancia interpersonal es la mejor manera de evitar contagios por coronavirus, junto con el resto de medidas preventivas. Consulta horarios y mejor visitar los sitios que tengan sistemas de reservas y limitaciones de cupos.

– Escoge destinos poco saturados. Aunque por estas fechas las zonas de costa son las preferidas, recuerda que también son las que mayor saturación tendrán. Hay alternativas en el interior o la montaña que pueden ser muy atractivas para las vacaciones, menos calurosas y menos solícitas. Los pueblos y las zonas rurales sufrieron menos los rigores de la pandemia y sus propias condiciones de vida facilitan el cumplimiento de las medidas preventivas.

– Observa las nuevas normas que se han implantado en las zonas de baño, y recuerda que en agua dulce no es seguro bañarse. Los análisis del CSIC han confirmado que las playas y las piscinas son aguas seguras, pero no así los ríos, pantanos y otras zonas preparadas para el baño. En cualquier caso, aunque las playas son lugares seguros, ya que el virus se degrada con facilidad, y el cloro de las piscinas desinfecta por sí mismo, el peligro sigue estando en el contacto de persona a persona.

– Si bien el hidrogel y otros desinfectantes con base de alcohol están recomendados como alternativa para el lavado de manos, cuando no podemos hacerlo con agua y jabón, ten cuidado al exponerte al sol o con las altas temperaturas: la combinación puede ser muy dañina para la piel.

En definitiva, escojas el destino que escojas, las medidas preventivas son las mismas, y nunca debes bajar la guardia ante el Covid-19.

Atentos al sol
Qué duda cabe de que el sol es el rey del verano, máxime después de habernos pasado tanto tiempo sin verlo por culpa del confinamiento. Estábamos deseando salir a la calle y disfrutar a tope del espacio abierto, ya fuera en el campo, la playa o la ciudad, sobre todo con este tiempo, pero ojo, precisamente por eso el sol puede hacernos más daño que nunca. Debemos prepararnos y protegernos mejor que nunca. No se trata solo de utilizar correctamente la protección solar cuando vamos a estar expuestos al sol. La piel requiere de cuidados, sencillos pero necesarios para mantenerla bonita y saludable. Y ahora que hemos visto cómo prepararnos para estas vacaciones, también te acercamos los mejores consejos de los expertos para disfrutarlas sin perjuicios para nuestra piel:

– Tal y como nos recuerda Carlos García, director farmacéutico de Pfizer Consumer Healthcare, independientemente de la estación en la que nos encontremos, es imprescindible proteger la piel del sol con cremas que incluyan factor de protección solar. No obstante, en verano, al aumentar la exposición solar, es aún más necesario protegerla de manera adecuada de las agresiones del sol. Para ello, debemos utilizar productos preparadores que refuercen la barrera protectora de la piel.

– Con el aumento de las temperaturas el cuerpo pierde más cantidad de líquido y es necesario aumentar la hidratación. Para ello, Carlos García recomienda beber más agua y zumos de frutas naturales y aconseja aprovechar la época estival para incrementar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Además, la pérdida de hidratación también repercute en la piel y es esencial utilizar productos que nos ayuden a recuperarla, como protectores solares, cremas hidratantes y sérums.

– También debemos mantener una alimentación equilibrada y saludable todo el año, ya que esta repercute en nuestro organismo y tiene un efecto visible sobre nuestra piel. Y Si bien debemos adaptarla según las estaciones del año, los alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas como las frutas, las verduras y las hortalizas son claves para mantener la piel en estado óptimo. “Durante el verano, la alimentación y la micronutrición deben estar orientadas a aumentar la fotoprotección natural de la piel, ayudando a equilibrar la respuesta inflamatoria del cuerpo, así como los mecanismos antioxidantes y la actividad apoptótica saludable del propio organismo”, explica la farmacéutica Inmaculada Canterla, Inmaculada Canterla, miembro de la SEMAL, la SEMCC, directora de Cosmeceutical Center y experta en nutrición y dietética.

– Según Carlos García, debemos preparar nuestra piel antes de exponerla al sol: “Existen productos preparadores que refuerzan nuestra piel en estas situaciones y aumentan su resistencia a los rayos UV, pero bajo ningún concepto son sustitutos de las cremas de protección solar”.

– Y antes de salir, tenemos que aplicar la fotoprotección, al menos 30 minutos antes. Esta debe ser de factor 50 y de amplio espectro de la radiación solar. Tampoco debemos olvidar algunos accesorios, como las gafas de sol y gorra, que nos protejan la cara y la cabeza.

Prepararse para un verano atípico

La pandemia del Covid-19 desgraciadamente no ha tocado a su fin. Todavía está vigente el peligro y todo apunta que así seguirá durante los próximos meses. Pero la vida continúa y,  mientras los científicos buscan una solución, la vida retorna lentamente a la normalidad. Una vez pasado lo más duro, tras la lucha de los profesionales sanitarios y el duro confinamiento que hemos tenido que llevar a cabo, se ha instaurado un proceso de retorno a la denominada nueva normalidad. Un progresiva desescalada de las medidas que se impusieron y que, si las cosas no se tuercen por culpa del virus, para el mes de julio toda España podrá disfrutar de esa nueva normalidad. ¿Y qué implica eso? Pues, ciertas medidas de seguridad sanitaria, como el lavado frecuente de manos, mantener la distancia de seguridad interpersonal o el uso de mascarillas.

Entre las novedades que supone el fin del estado de emergencia, el propio presidente del Gobierno se encargó de anunciar que en verano España tendría abiertas sus fronteras, volvería el turismo y todos podremos viajar y disfrutar de las vacaciones. Las playas estarán abiertas, al igual que las piscinas, las zonas de ocio rural, etc. Todo como cualquier otro verano, pero este no será exactamente igual a los demás. Tendremos que cumplir las normas que nos vayan comunicando para prevenir un rebrote de la pandemia, así como habrá limitaciones para disfrutar de las instalaciones hoteleras, los parques, las piscinas y cualquier otra zona de ocio común. Algunas normas ya se conocen, como las limitaciones de aforo en playas y piscinas, por ejemplo, debiendo mantener además las distancias de seguridad entre los bañistas y en las zonas para tomar el sol. Pero otras disposiciones se irán conociendo a medida que avancemos en el verano, ya que como nos han avisado las autoridades, la situación es cambiante. Es por ello que las normas se adaptarán según las circunstancias de cada momento.

Elementos de protección
Una de las principales características que ya conocemos es el uso de elementos de seguridad personal. Las mascarillas son obligatorias para todos, pero también están los guantes, las pantallas para la cara, gafas de protección, geles hidroalcohólicos…  A esto le debemos sumar las prendas típicas del verano, como las gafas de sol o las gorras para protegernos del sol. Independientemente de las incomodidades que puedan suponer, como son elementos que están en contacto directo con nuestra piel durante bastante tiempo, algo a lo que no estábamos acostumbrados, tendremos que prestarle especial atención. Para ello os facilitamos algunos consejos prácticos del doctor Antonio Fustes, dermatólogo y médico estético en Clínicas Dorsia:

  • Lavado de manos

El lavado regular de manos es una de las medidas más importantes de protección individual, que junto a los geles hidroalcohólicos recomendados, actúan como poderosos secantes epidérmicos. Para prevenir que las manos se agrieten y alteren, Fustes recomienda el lavado de manos siempre que se pueda con jabones o detergentes sintéticos suaves, sin perfumes, ni colorantes. Posteriormente, aplicar crema hidratante que contenga silicona e incluso vaselina.

  • Uso de guantes

Los guantes permiten disminuir el lavado de manos, favorecen que haya menor pérdida hídrica y las protegen. El experto recomienda llevar dos pares a aquellos que tienen que utilizarlos de manera constante. Esto permite cambiar solo el guante de la superficie y mantener el primero, dejando el lavado para el fin de las actividades o cada cierto tiempo.

  • Las mascarillas

La efectividad de las mascarillas, además de depender del poder filtrante de sus materiales, requiere que el ajuste sea lo más preciso posible sobre la cara. Las varillas de metal puedan lesionar la zona de la nariz sobre la que se apoyan y las gomas de fijación en las orejas pueden provocar irritaciones, dolor e incluso cortes. Estas situaciones pueden ser particularmente importantes para trabajadores que deben llevarlas durante largos períodos de tiempo.

Cuando sea posible, es conveniente retirarlas haciendo un descanso y aplicar alguna crema de protección, regenerativa o incluso vaselina en las zonas de apoyo. Para que las ligas sean menos lesivas, el doctor comenta que se pueden colocar unos clips abiertos o láminas de materiales plásticos, goma EVA o silicona para sujetar las gomas en una posición que les impida apoyarse en las orejas. Eso sí, Fustes advierte de que los aislantes para el dorso de la nariz deben ser muy delgados o restarán efectividad a la mascarilla. Cuando ya no vayamos a utilizarla más, importante aplicar una crema restauradora con silicona o vaselina en las áreas más afectadas.

  • Pantallas protectoras

Con respecto a las efectivas pantallas protectoras, hay que considerar que deben sellar lo mejor posible en la zona de contacto con la cabeza. Dependiendo del material del que esté hecho el soporte será más o menos cómoda su puesta. Si este material es demasiado delgado o poco esponjoso puede lesionar la piel. En este caso, reforzarlo con goma EVA para evitar que la piel se quede marcada e incluso aparezcan laceraciones es clave para el doctor.

Protección ocular
Tras vivir varias semanas de confinamiento en casa, poco a poco se van ampliando nuestras posibilidades para salir a la calle, donde aprovechamos para tomar el aire y para recibir los rayos de sol que nos ayudan a nutrir a nuestro organismo de vitamina D. Se trata de un elemento muy beneficioso para nuestro cuerpo, que también aporta grandes ventajas a la salud ocular.  Por eso, de cara a posibles exposiciones solares que nos ayuden a absorber la mayor cantidad posible de esta vitamina, Clínica Baviera nos recuerda lo importante que es aplicar unas medidas sencillas para proteger a nuestros ojos de una relación directa con el sol.

Según los expertos de la institución oftalmológica, ya existe una gran sensibilización a la necesidad de proteger la piel con factores de protección solar, pero no tanto para los ojos. De manera que, si no se cuidan de forma adecuada, las personas corren el riesgo de padecer efectos nocivos para la vista como sequedad ocular o queratitis, que son crecimientos anormales benignos de la conjuntiva, la aparición de cataratas o, incluso, acelerar la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Para neutralizar el impacto que la luz solar puede producir en los ojos, desde Clínica Baviera recomiendan utilizar gafas de sol con filtros adecuados, en función de la actividad a desarrollar. En el caso de las personas que quieran salir a caminar por la ciudad, convendría usar filtros que puedan reducir la luz visible entre un 20% y un 57%, que son los conocidos como filtros de categoría 1. Sin embargo, quienes quieran practicar deportes al aire libre o dar un paseo en bicicleta, sería recomendable que recurrieran a unas gafas de sol con cristales de categoría 2, ya que disminuyen la entrada de luz entre el 57 y el 82%.

Pero los expertos de la compañía oftalmológica han tenido muy en cuenta la realidad que estamos viviendo en este momento, donde los guantes y la mascarilla son elementos indispensables en muchos casos para poder salir al exterior debidamente protegidos. Por esta razón, los oftalmólogos también han indicado que las gorras o las viseras pueden ayudarnos a impedir que la luz solar impacte de forma directa en la zona ocular, en caso de que las gafas de sol resulten incómodas al tener que utilizarse junto a la mascarilla: “Sabemos que a muchas personas les parece molesto utilizar las gafas de sol junto a la mascarilla porque a veces se empañan los cristales y eso puede producir cierto agobio. Por eso, una gorra o una visera también nos pueden ayudar a proteger nuestros ojos de la luz solar, manteniendo la zona de la cara más despejada y proporcionando una mayor sensación de alivio al respirar”, explica el director médico de Clínica Baviera Madrid, el  Dr. Fernando Llovet.

Además, desde la institución oftalmológica recuerdan también la importancia de proteger la vista de los más pequeños, algo que se puede hacer igualmente con gafas de sol, viseras o gorras y evitando, en la medida de lo posible, que los menores de seis años estén expuestos directamente al sol.