Archivo de la etiqueta: salud ocular

Nutrientes para tus ojos

Mantener una correcta alimentación, sana y equilibrada, es fundamental para disfrutar de un buen estado de salud general. Pero también lo es para zonas específicas de nuestro cuerpo, tal y como nos explica el Dr. Llovet de Clínica Babiera, y menos para la vista: “Llevar una alimentación equilibrada, seguir hábitos de vida saludable y hacer ejercicio con frecuencia ayuda a prevenir patologías que pueden desencadenar enfermedades oculares. Con frecuencia, la adopción de estos hábitos saludables de vida no los asociamos al cuidado de la visión”, explica el Dr. Llovet.

Y para ayudarnos a mantener una correcta salud ocular y evitar posibles pérdidas o problemas de visión, los expertos de Clínica Baviera detallan los alimentos y nutrientes que debemos priorizar:

  • Vitamina A
    Se pude encontrar en frutas y vegetales como la zanahoria, el brócoli, las espinacas, la calabaza, los pimientos rojos, los tomates, los arándanos, las fresas, así como la leche, el queso y la mantequilla. Se caracteriza por sus propiedades antioxidantes y su capacidad de proteger a las células del organismo de los radicales libres, los principales causantes del envejecimiento prematuro.
    La fatiga visual, la sequedad en los ojos y la ceguera nocturna pueden producirse por un déficit de estas vitaminas. No dudes en incluir frutas y verduras en tu dieta para evitarlo.
  • Vitaminas del grupo B
    Los alimentos que aportan cantidades elevadas de este grupo de vitaminas son la carne, el pescado, el marisco, los huevos, algunos cereales y algunas verduras de hoja verde.
    Este grupo de nutrientes tiene un papel fundamental en la prevención de enfermedades degenerativas de los ojos, así como en la aparición de casos de fotofobia, inflamación ocular y problemas en el correcto funcionamiento de los músculos oculares.
  • Omega-3
    Esta grasa saludable que se encuentra fundamentalmente en pescados azules y frutos secos, se encarga de proteger la salud arterial y es esencial a la hora de evitar procesos inflamatorios. En el caso de los ojos actúa previniendo la DMAE y la sequedad ocular, al mismo tiempo que actúa sobre la retina fortaleciéndola.
  • Selenio
    El selenio es un mineral presente en pescados, mariscos, semillas y frutos secos que favorece el sistema inmunológico y protege de los radicales libres. Su consumo es fundamental para mantener la agudeza visual y prevenir la aparición de cataratas. Al tratarse de un micronutriente la cantidad necesaria es muy pequeña y se hace mucho más eficaz si se combina con Zinc ya que juntos logran incrementar la absorción de vitamina A.

Decálogo sobre el glaucoma

A pesar de que el glaucoma es una enfermedad que afecta al 6% de la población, según muchos estudios, es una gran desconocida entre la ciudadanía. Para contribuir a paliar ese desconocimiento, el Instituto Catalán de Retina (ICR) ha elaborado un decálogo con algunos de los puntos más importantes sobre la enfermedad.

  1. El glaucoma es una enfermedad asintomática. La persona que tiene
    glaucoma no padece ningún síntoma hasta que empieza a perder la visión.
  2. Tener glaucoma no significa quedarse ciego. Es cierto que el glaucoma tiene como consecuencia final, si no se trata, la pérdida de visión. De aquí la importancia de las revisiones periódicas para detectarlo de manera precoz.
  3. La mayoría de glaucomas tienen el mismo origen. Una presión intraocular elevada que, conjuntamente con otros factores, hacen que las células del nervio óptico mueran de manera precoz.
  4. El glaucoma ataca primero, sobre todo, la visión periférica. Habitualmente las personas que sufren glaucoma y han empezado a tener una pérdida de visión, la primera que se verá afectada es la periférica. Más adelante se perderá la visión de la parte central.
  5. La mayoría de glaucomas son de evolución lenta. El tanto por ciento más
    elevado de glaucomas son de tipo crónico y de evolución lenta, esto es, la
    enfermedad va avanzando poco a poco en la destrucción de las células del nervio óptico.
  6. Glaucomas de ángulo cerrado. Es aquella tipología que hace subir la presión intraocular de forma rápida y sí generan síntomas. Al incrementar la presión rápidamente provocan dolor, ojo rojo o pérdida de visión. Este tipo de glaucomas se detectan rápidamente porque el paciente acostumbra a ir a urgencias.
  7. Los tratamiento pueden ralentizar e incluso parar el glaucoma. A pesar de tratarse de una enfermedad que puede provocar ceguera, existen
    tratamientos que ralentizan el proceso de muerte de las células del nervio óptico. De hecho, incluso pueden parar la enfermedad.
  8. Afecta a más del 2% de la población mayor de 40 años . Por lo tanto, se
    considera una enfermedad frecuente. A más edad, las posibilidades de
    afectación por glaucoma van subiendo hasta el 5%.
  9. Grupos de riesgo. Se pueden considerar tres grupos claros de riesgo para
    desarrollar el glaucoma. El primero son las personas con antecedentes
    familiares. El segundo son las personas con miopía (recordamos que en 20-30 años está previsto que el 50% de la población mundial sea miope). Y el tercero son las personas de origen afroamericano.
  10. La inteligencia artificial puede ayudar a detectar de manera precoz el glaucoma. Un estudio reciente, donde ha participado el responsable del
    departamento de Glaucoma del ICR, el doctor Alfonso Antón, ha
    demostrado que la aplicación de un algoritmo para analizar imágenes
    permite mejorar la cifra de diagnósticos que se hacen de manera precoz de la enfermedad.

5 claves para proteger tus ojos del sol

Con la llegada del buen tiempo aumentan las horas de luz, las actividades al aire libre y, por tanto, se incrementa la exposición al sol. Desde Clínica Baviera recuerdan que los ojos son órganos muy sensibles a las radiaciones solares y necesitan mayor protección que la propia piel, por lo que es fundamental tomar una serie de medidas para evitar que sufran daños.

Entre los problemas oculares que provoca la incorrecta exposición de los ojos al sol está la sequedad ocular, queratitis, pterigium y pinguéculas, que son crecimientos anormales benignos de la conjuntiva. Además, puede favorecer la aparición de cataratas o, incluso, acelerar la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Para proteger los ojos es frecuente el uso de gafas de sol, pero “hay que tener en cuenta que no todas las gafas son adecuadas, es decir, hay gafas que, aunque son oscuras, no tienen los filtros apropiados y su uso puede ser perjudicial”, apunta el Director Médico de Clínica Baviera, el Dr. Fernando Llovet.

¿Sabes cómo elegir las gafas de sol apropiadas?
Para proteger la vista correctamente es importante seguir una serie de pautas como asegurarse de que las gafas de sol cuentan con los filtros adecuados y que cumplen los estándares de calidad necesarios para la actividad a desarrollar. Para garantizar el cuidado de la salud visual, desde Clínica Baviera, ofrecen las claves a tener en cuenta:

• Acudir a establecimientos especializados. Elegir adecuadamente unas gafas de sol no siempre es fácil por ello, es recomendable que personal cualificado asesore a la hora de elegirlas. Por ello, se debe evitar adquirir gafas en mercadillos o centros no especializados que no cuenten con la adecuada homologación.

• Asegurarse de que cuenta con el certificado CE de fabricación: Cuando vayas a comprar unas gafas de sol, asegúrate de que tengan la marca CE con el nombre del fabricante y las referencias propias del modelo.

• Elegir el tipo de filtro más adecuado a cada actividad: No te fijes tanto en el color y guíate mejor por los filtros que tenga la lente. Los filtros van del 0 al 4 (en función del grado de intensidad con el que filtra la luz visible y teniendo en cuenta la clasificación de la Unión Europea):

• Categoría 0.- Este filtro reduce hasta un 20% la luz visible y se recomienda como gafas de confort.

• Categoría 1.- Minimiza la luz entre un 20 y un 57% y es adecuada para actividades como caminar por la ciudad.

• Categoría 2.- Disminuye la luz entre el 57 y el 82% y es idónea para deportes al aire libre como pasear e ir en bicicleta.

• Categoría 3.- Son apropiadas para deportes en zonas de mucho sol como playa, mar y montaña, ya que reducen entre el 82 y el 92% de luminosidad.

• Categoría 4.- Cuenta con una protección muy alta, de entre el 92 y el 98%, lo que las convierten en indispensables para actividades en alta montaña y deportes acuáticos intensos.

• Optar por tratamientos adicionales si es necesario. Existen además tratamientos adicionales a los filtros solares como son los cristales fotocromáticos, los polarizados y los cristales espejados. Los primeros son los que mejor se adaptan a la intensidad de la luz ambiente y de la radiación UV, por lo que se oscurecen o se aclaran según los rayos ultravioletas que reciben. Los cristales polarizados, filtran los excesos de luz, minimizan los reflejos y evitan los deslumbramientos. Y, por último, las lentes espejadas, tan de moda en los últimos años, llevan un tratamiento especial en la superficie que hace que la luz se refleje.

• Protegerlas adecuadamente: Aunque las lentes no tienen una fecha de caducidad como tal, sí que pueden perder algunas de sus propiedades con el paso de los años, en especial si no se guardan y protegen adecuadamente.

Ópticos-optometristas alertan del riesgo de ceguera en alrededor de 2,5 millones de españoles que padecen diabetes no diagnosticada

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) advierte que alrededor de 2,5 millones de personas en España podrían sufrir ceguera provocada por una diabetes que desconocen que padecen. La diabetes es una de las principales causas de pérdida de visión y otras anomalías oculares severas y, según la Sociedad Española de Diabetes, en España existen alrededor de 6 millones de personas diabéticas, de las que en torno al 40% no la tiene diagnosticada. Asimismo, es una enfermedad vinculada al aumento de afecciones cardiovasculares, insuficiencia renal y amputación de miembros, lo que incrementa el índice de morbilidad en nuestro país.
La diabetes es una enfermedad que puede derivar en una complicación ocular provocada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina como consecuencia de los altos niveles de azúcar en sangre. Según el presidente del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO), Juan Carlos Martínez Moral, “las características de la vascularización ocular, así como las demandas metabólicas de los tejidos oculares, hacen de los ojos y la visión órganos sensibles a las alteraciones derivadas de la diabetes”.
En este sentido, el CNOO recomienda someterse a revisiones periódicas con el óptico-optometrista con el fin de prevenir problemas oculares habituales como la retinopatía diabética (RD), una patología que afecta a una de cada tres personas con diabetes mellitus (cuando el páncreas no fabrica insulina suficiente) y principal causa de la pérdida de visión en la población adulta en edad de trabajar. “Además de detectar de manera precoz indicios de retinopatía diabética, el óptico-optometrista puede establecer exámenes rutinarios de la agudeza visual para controlar las variaciones de la visión del paciente y mejorar su calidad de vida”, explica el decano del CNOO.

Revisiones periódicas y vida saludable para detener la pérdida de visión
Uno de los problemas que presenta la RD es la dificultad de detectarla de manera precoz, ya que los síntomas no suelen manifestarse en fases tempranas de la enfermedad. En una etapa más avanzada se producen dificultades para la lectura, borrosidad de la visión central, defectos en el campo visual, moscas volantes o pérdida completa de visión de forma súbita.
En este sentido, el CNOO insiste en la importancia de que las personas que sufren diabetes acudan a revisiones visuales anuales. El óptico-optometrista podrá aconsejar al paciente el tratamiento más adecuado para recuperar la máxima capacidad y agudeza visual en aquellos casos en los que se haya perdido. Además, controlar la glucosa en sangre y la presión arterial es fundamental para preservar la salud de los ojos.
Por otro lado, cuidar el peso, la dieta y llevar un estilo de vida saludable puede ayudar a detener la pérdida de la visión propia de esta enfermedad, de la misma manera que conviene mantener niveles óptimos de tensión y colesterol, y eliminar malos hábitos como la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo.

Mirar una pantalla sin descanso puede generar problemas a corto y medio plazo

Hoy en día pasamos mucho tiempo fijando la vista en pantallas: ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas, móviles… Las consecuencias de mantener malas rutinas de salud ocular pueden llegar a ser muy importantes, desde irritación ocular hasta miopía (con el correspondiente riesgo a sufrir desprendimiento de retina…). El ojo necesita estar hidratado de manera permanente, una función que hace la lágrima y el parpadeo, y algunas de las acciones que hacemos cada día, de manera casi inconsciente, lo cambian drásticamente.
La explicación de los riesgos es bien sencilla. Mantener los ojos fijos delante de una pantalla reduce el parpadeo y facilita la evaporación de la lágrima, por lo tanto, el ojo se hidrata peor y con menor regularidad de la que le correspondería. No solo eso, sino que el hecho de estar mirando tantas horas a una distancia tan corta provoca que la vista a larga distancia no trabaje y se malmeta, lo que puede generar una miopía.
Por este motivo, desde el Institut Català de Retina (ICR), se ha creado una lista de consejos para aplicar cada vez que miremos una pantalla, incluida la televisión.

  • Descansar la vista
    Es vita que cada pocos minutos se haga un descanso. En esta línea existe la regla 20-20-20 que consiste en descansar cada 20 minutos durante unos 20 segundos y mirando a 20 metros de distancia. Hay otras reglas que defienden que se descanse entre 1 y 2 minutos cada hora, más o menos, y que se mire un punto lo más lejos posible. Lo más importante es marcar una rutina diaria donde se descanse la vista de manera regular.
  • La regla de los 40 centímetros
    En el momento de mirar un dispositivo como un móvil o un libro electrónico, la distancia entre tus ojos y la pantalla debería ser superior a 40 centímetros. En el caso que tengas problemas para leer, en lugar de acercarte el dispositivo es mejor modificar el cuerpo de la letra por uno de superior.
  • La regla de los 70 centímetros
    En el caso de estar mirando un portátil o un ordenador de sobremesa, la distancia de seguridad con tus ojos debería ser de 70 centímetros.
  • La pantalla a la altura de los ojos
    En el momento de colocar la pantalla, la manera de hacerlo y que sea menos agresiva para la vista es situarla a la misma altura que los ojos, o bien un poco más abajo. La explicación es simple. Si tienes que levantar la vista para mirar la pantalla, también abrirás más los ojos y, por lo tanto, la zona expuesta también aumenta y potencia la evaporación de la lágrima.
  • Inclinación de la pantalla
    Además de tener la pantalla a la altura de los ojos, o un poco más abajo, también hay que cambiar la inclinación. Lo más habitual es que esté en vertical, pero lo menos agresivo para la lágrima y la vista es que la pantalla esté inclinada hacia atrás unos 5 o 10 grados respecto a la vertical.
  • Características de la pantalla
    Lo más importante es que la pantalla que estés mirando tenga una buena resolución, un buen contraste y, sobre todo, que sea antirreflectante ya que es importante evitar los reflejos de la luz.
  • Jamás a oscuras
    Mirar una pantalla, sea la que sea, puede ser muy perjudicial si se hace a oscuras. La pupila se abre para adaptarse al ambiente con poca luz y, a la vez, recibe un impacto brillante de manera directa.
    La habitación debe estar iluminada y en el caso que estés leyendo o escribiendo, lo más importante es que tengas un punto de luz detrás de ti que enfoque los papeles, el libro, la libreta… Y has de tratar de evitar que se generen sombras.
    Uno de los mejores sitios para trabajar ante una pantalla es delante de una ventana: mejora la iluminación y facilita los descansos de los ojos.
  • Temperatura adecuada
    La temperatura también afecta la lágrima de los ojos, que puede evaporarse más rápido si el ambiente es muy cálido.
  • Con las lentes de contacto el peligro aumenta
    Si a las explicaciones anteriores le añadimos llevar unas lentes de contacto, que no deja de ser un cuerpo extraño dentro del ojo, el peligro de irritación y lesión aumenta, así como la evaporación de la lágrima.

Consejos generales de salud ocular

·         Mantener una dieta saludable y un peso adecuado también ayudan a la salud de tus ojos y pueden prevenir la pérdida de visión o la aparición de glaucoma y diabetes.

·         Se ha demostrado que los tés verdes y los frutos rojos tienen un gran poder antioxidante, lo que puede ayudar a prevenir la degeneración macular y las cataratas.

·         Descansa las horas necesarias para que las células epiteliales de la córnea se regeneren.

·         No te frotes los ojos porque debilitas la córnea.