Archivo de la etiqueta: pie

Fascitis plantar en verano: cómo evitarla y solucionarla

La llegada del verano hace que el pie pase de estar completamente cubierto a todo lo contrario. También se pasa a llevar menor amortiguación o incluso ninguna, yendo descalzo. Todo esto hace que, en estas fechas, junto a las características morfológicas de cada pie, se vean incrementadas las consultas al fisioterapeuta por esta patología. Por ello, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla – La Mancha (COFICAM) quiere poner el foco en esta dolencia.

“El dolor puede generar una impotencia funcional. Normalmente se genera al levantarse por la mañana y disminuye gradualmente al caminar, pero empeora durante los primeros pasos después de periodos de reposo prolongados o con el aumento de la intensidad de la actividad: al subir escaleras, poniéndose de puntillas, al caminar descalzo y con la flexión dorsal del tobillo y de los dedos”, señala Marta García Landete, vocal II Albacete de COFICAM.

Para impedir la aparición de esta patología lo más indicado es la prevención. La fisioterapeuta da algunas recomendaciones:

• Calzado ancho. Se aconseja el uso de calzado ancho y con la horma adecuada a nuestro pie. El tacón recomendable es de 2-5 cm. Evita llevar calzado estrecho y con poca suela (manoletinas, por ejemplo). Además, es importante que esta no sea resbaladiza para que los dedos no hagan garra sobrecargando el pie y así eludir caídas.

• Pie sujeto. Escoge calzados con tiras en el tobillo y talón, para que el pie no sólo deba sujetarse al calzado por los dedos y así, distribuir mejor el esfuerzo al caminar en todo el pie y reducir la inestabilidad que puede ser causa de lesiones.

• Evita las chanclas. No uses chanclas con la tira entre pulgar e índice ya que cambia la distribución de fuerzas en la biomecánica de la marcha produciendo dolor y deformidades.

• Zapato adaptado cada actividad. Adecua el calzado a la actividad que va a realizar y revise que este se encuentre en buen estado.

• Evita andar descalzo. Sobre todo, si es por terreno duro. Sí se aconseja un paseo por la playa, ya que es un buen ejercicio para reforzar nuestros músculos y mejorar la propiocepción.

• Cambia de calzado de forma regular y haz estiramientos de todo el miembro inferior, haciendo hincapié en la cadena posterior de la pierna y la fascia plantar.

• Masajea la zona. Ponte crema hidratante mediante un pequeño masaje y con una botellita helada ruédela por el suelo.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones se sigue sufriendo esta patología, lo más recomendable es acudir a un fisioterapeuta colegiado.

El cuidado de los pies en los pacientes con enfermedades reumáticas

El pie es un área anatómica en la que el estudio de sus afecciones ha recaído tradicionalmente en diferentes especialidades. En el caso de los pacientes con enfermedades reumáticas, las primeras causas de consulta son los trastornos en la morfología del pie, como son la alteración de los arcos plantares, con apoyo anómalo secundario, y la aparición de helomas (callosidades), y trastorno de la marcha.

“Desde el punto de vista reumatológico estricto, la afectación articular y de las vainas sinoviales por enfermedades inflamatorias, como son la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante, y otras enfermedades autoinmunes, aunque de menor prevalencia, son potencialmente más graves, por los trastornos estructurales permanentes que pueden ocasionar”, ha señalado el Dr. Pere Benito Ruiz, reumatólogo en el Hospital del Mar (Barcelona) y coordinador del “IV Taller SER de exploración y patología del pie”, celebrado recientemente con la colaboración de Nordic Pharma.

El dolor, la limitación funcional y los trastornos de la marcha son los síntomas más frecuentes por los que estos pacientes consultan a su reumatólogo. El Dr. Benito ha insistido en la importancia de “evitar o tratar precozmente las lesiones dérmicas, o las callosidades y durezas, así como en el corte cuidadoso y periódico de las uñas”, para minimizar el riesgo de aparición de daño en el pie. Asimismo, recomienda a los pacientes “el uso de un calzado adecuado”, cuyas características a grandes rasgos serían, según el especialista, “suela flexible, que proteja la planta del pie en la deambulación; talón de base ancha, entre 2 y 4 cm; posibilidad de mover los dedos de los pies dentro del calzado y sujeción posterior suficiente”.

Sobre el “IV Taller SER de exploración y patología del pie”
Esta edición ha tenido que hacer frente al reto que supone realizar un taller en formato virtual. Para ello se ha contado con un panel de ponentes que ha reunido una gran variedad de especialistas: cirujanos, ortopedas, reumatólogos, rehabilitadores, podólogos y ortopedistas, quienes a juicio del Dr. Pere Benito, “en ciertas situaciones pueden tener visiones personales sobre las mismas patologías, no necesariamente divergentes y sí complementarias”, por lo que la participación activa de profesionales de distintas disciplinas es sin duda un valor añadido en el programa científico del curso.

Antes de finalizar este encuentro formativo, que ha contado con la colaboración de Nordic Pharma, el Dr. Benito ha querido resaltar que “la base fundamental en la exploración del pie, sigue siendo clínica, si bien, los dispositivos para el estudio de la marcha o las pruebas de imagen independientes de la radiografía directa (tomografía axial computarizada, resonancia nuclear magnética, gammagrafía ósea, etc.) han posibilitado un estudio más profundo y precoz de estas afecciones”.