Archivo de la etiqueta: mujer

La importancia del flujo vaginal

A pesar de ser uno de los mayores tabúes sobre el cuerpo femenino, el flujo vaginal es algo completamente normal y aporta información de gran importancia para conocer el estado de salud de nuestro propio cuerpo. Es por ello que desde Intimina, marca especializada en el cuidado de la salud íntima femenina, quieren animar a que se hable abiertamente y dar visibilidad a una función natural de nuestro cuerpo, compartiendo una serie de preguntas que nos ayudan a conocer mejor el flujo vaginal.

¿Qué es el flujo vaginal?
El flujo vaginal es un fluido producido por el cuerpo de las mujeres. Se expulsa por la vagina, manteniendo así la limpieza de la misma. El flujo, es mucho más que lo conocido como “moco cervical”, ya que está formado por células de la vagina y del cuello uterino, así como por mucosidad, bacterias y agua.

Normalmente, la gente se refiere al moco cervical como fluido vaginal, pero el moco cervical es solo una parte de este fluido. A pesar de tener un nombre poco agradable, el flujo protege de las bacterias y virus dañinos, mantiene los niveles de pH y hace que la vagina sea un órgano que se limpia a sí mismo.

¿Qué se considera como “normal”?
Una de las principales preocupaciones de muchas mujeres es saber identificar si el flujo es normal, que suele ser cuando:

  • El flujo cambia durante el ciclo (en consistencia, color, cantidad…)
  • El color es blanco o transparente
  • El flujo tiene un olor que no es fuerte o desagradable

Desde Intimina señalan la importancia de hablar abiertamente sobre el flujo vaginal y cómo puede ayudar a las mujeres a saber más sobre su salud

¿Qué dice sobre tu salud el flujo vaginal?
Como ya hemos mencionado, los cambios en el flujo vaginal son totalmente normales durante todas las etapas del ciclo. Por ejemplo, puede que haya varios días en los que el flujo se vuelva pegajoso y más denso durante la ovulación. En este momento, el cuerpo se está preparando para recibir esperma.

Entender los cambios en el flujo vaginal puede ser un buen método para determinar en qué parte del ciclo menstrual se encuentra tu cuerpo.

¿Qué ocurre si de pronto tu flujo vaginal cambia?
Esto quiere decir que tu cuerpo te está mandando señales de que algo ocurre. Si tu flujo cambia el color a tonos más verdes o amarillos y el olor comienza a ser algo más fuerte, hay que considerar visitar al ginecólogo. Estos síntomas son una señal de infección vaginal, que si no se trata a tiempo, puede desencadenar en serios problemas de salud, incluyendo la infertilidad. También deberías visitar a un especialista si sientes dolor o sangras.

Los cambios en el flujo no siempre tienen que ser sinónimo de infección, pueden deberse simplemente a una reacción frente al estrés, cambios en la dieta o como reacción a alguna medicación.

Una de las mejores opciones para conocer nuestro flujo son las copas menstruales. Gracias a ellas podemos saber cuánto menstruamos realmente y cuál es el olor y el color real de nuestra sangre. Además, permiten saber si algo extraño o fuera de lo normal está ocurriendo en nuestro cuerpo, ayudándonos a evitar el avance de enfermedades.

La mitad de las infecciones vaginales bacterianas

Cuidar la higiene íntima, considerada como “la gran olvidada”, es esencial durante todo el año, pero especialmente durante el verano, ya que, en esta época la incidencia aumenta un 50% debido a las altas temperaturas, una mayor exposición a ambientes húmedos y la falta de transpiración, sumado a otros factores habituales como los cambios en la alimentación, la toma de antibióticos, una higiene íntima excesiva, el estrés, el embarazo o la menopausia.

Entre los tipos más frecuentes de infecciones en la zona íntima destacan las candidiasis, que suponen el 25% de todas las infecciones vaginales, siendo el pico más frecuente entre los 20 y los 40 años, provocadas principalmente por la proliferación de hongos debido a la humedad excesiva, como puede ocurrir en verano por el uso constante de ropa de baño mojada, ya que el pH de la zona vaginal se altera atentando contra las defensas, lo cual facilita la aparición de infecciones. Por otro lado, la vaginosis bacteriana, causada por una bacteria, también tiene una alta incidencia y en la mitad de los casos no presenta síntomas, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento. Y la vaginitis bacteriana aeróbica, que a pesar de ser la menos frecuente, y que también se manifiesta de forma asintomática, acumula un alto porcentaje de recaídas.

“Por más que haya avances en el diagnóstico y el tratamiento, 3 de cada 4 mujeres tendrán, por lo menos, una infección en algún momento de su vida, y cerca del 40-45% sufrirán recaídas, uno de los motivos de consulta más habituales en ginecología” aseguró la Dra. Raquel Duarte, ginecóloga en el Hospital Santa Elena de Málaga, durante una de las sesiones online sobre salud vaginal organizadas por DONNAplus para ginecólogos españoles.

“Una situación que afecta a la calidad de vida de las mujeres y, que, en muchas ocasiones, crea un círculo vicioso con episodios frecuentes” añadió la Dra. Duarte, quién opinó que “el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas que ayuden a superar estas situaciones se ha vuelto esencial”.

Los expertos participantes en las sesiones online sobre salud vaginal de DONNAplus coincidieron en destacar la importancia de cuidar la salud íntima y prevenir las infecciones a través de medidas preventivas útiles, tanto de higiene íntima como de alimentación. Por ello, DONNAplus, la marca de Laboratorios Ordesa dedicada al bienestar y salud de la mujer, resume tres consejos para vivir un verano con una buena salud vaginal:

  • Evita la humedad. No permanezcas con la ropa mojada varias horas seguidas, ya que esa humedad puede romper el equilibrio de la microbiota y favorecer la aparición de infecciones vaginales.
  • Usa ropa transpirable. Con las altas temperaturas es importante elegir prendas de tejidos que favorezcan la entrada de aire, como el algodón, y que sean holgadas.
  • Cuidar la higiene íntima. Se debe mantener el equilibrio de la salud vaginal a través de una correcta higiene utilizando geles o jabones de pH ácido, para impedir el crecimiento de microorganismos patógenos y neutralizar el picor y el olor de la mucosa. Conviene no hacer más de dos lavados al día, ya que una higiene excesiva también puede alterar el equilibrio, y darse una ducha siempre después de un baño en la piscina o en el mar para eliminar agentes irritantes como, por ejemplo, la arena, el cloro o la sal.

Endometriosis: más de 2 millones de mujeres la sufren en España

Dra. María Jesús Cancelo.

La Dra. María Jesús Cancelo, ginecóloga del Hospital de Guadalajara, aborda en el programa ¿Qué me pasa doctor? de La Sexta, la endometriosis.

Entre el 10% y el 15% de españolas en edad reproductiva padecen endometriosis. «Se trata de una enfermedad que aparece cuando el endometrio, es decir, el tejido que reviste el útero, crece fuera de él y se asienta en otra parte del organismo, normalmente en la cavidad pélvica», destaca la Dra. Cancelo.

Los síntomas principales son el dolor y los problemas reproductivos que pueden derivar en esterilidad. «También puede aparecer dolor en las relaciones sexuales, en las menstruaciones y en la pelvis», concluye la Dra. Cancelo. A día de hoy, se desconoce la causa de esta patología, pero lo que sí se sabe es que un diagnóstico precoz es importante para iniciar un tratamiento.

El Dr. Palacios aborda los nuevos anticonceptivos para la mujer en ¿Qué me pasa doctor?

Dr. Santiago Palacios.

El preservativo, la píldora, el anillo vaginal y el DIU son los anticonceptivos más empleados por los españoles. El Dr. Santiago Palacios, ginecólogo y director del Instituto Palacios, aborda en el programa ¿Qué me pasa doctor? de La Sexta, que dirige y presenta el doctor Bartolomé Beltrán, los nuevos anticonceptivos para la mujer.

El 70% de las españolas en edad fértil utilizan algún método anticonceptivo. Cuando hablamos de anticonceptivos nos referimos a todos los métodos que existen para evitar un embarazo no deseado. “En el caso de las mujeres a la hora de decidir qué método escoger es muy importante consultar con el especialista los tipos disponibles y cuál se adapta mejor en cada momento de su vida”, afirma el doctor Palacios.

Para ellas han surgido nuevos anticonceptivos como Slinda, un fármaco con total seguridad y libre de estrógenos. La ventaja de este fármaco oral es que se evita el riesgo tromboembólico, tan importante en época de coronavirus.

La osteoporosis afecta a dos millones de mujeres en España

La osteoporosis, enfermedad esquelética caracterizada por una resistencia ósea disminuida que predispone al aumento del riesgo de fractura, afecta principalmente a las mujeres después de la menopausia, aunque también puede presentarse con anterioridad o hacerlo en hombres e, incluso, en niños. De hecho, como pone de relieve la doctora Dálifer Freites Núñez, especialista en reumatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, en nuestro país la padecen unos dos millones de mujeres y está en el origen de más de 25.000 fracturas anuales: “La prevalencia aumenta con la edad y se estima que una de cada 4 mujeres posmenopáusicas (a partir de los 50 años, aproximadamente) tiene osteoporosis, porcentaje que aumenta hasta el 40% en aquellas de edades entre los 70 y 79 años. En el caso de los varones de esta edad es del 11,3%”.
Al hablar del perfil de paciente más proclive a padecer esta dolencia, la mujer la tiene más frecuentemente por varias causas: su pico de masa ósea suele ser inferior al del hombre y con la menopausia, además, se acelera la pérdida de hueso (osteoporosis posmenopáusica). Además, según explica la doctora Freites Núñez, también están el alcoholismo, algunos fármacos (glucocorticoides, tratamiento hormonal para los cánceres de mama y de próstata), el bajo peso y diversas enfermedades endocrinas, hepáticas, renales e inflamatorias reumáticas, entre otras.
Debido a su estrecha relación con el progresivo envejecimiento de la población las personas con diagnóstico de osteoporosis irán aumentado, del mismo modo que el impacto de las fracturas osteoporóticas en la salud, en términos de morbimortalidad y disminución de la calidad de vida, es elevado.

Síntomas y diagnóstico
Es importante destacar que la osteoporosis no suele dar ningún síntoma hasta que no se producen las fracturas. “Las localizaciones más frecuentes de estas por fragilidad (espontáneas, sin golpe previo directo) son la columna vertebral, la cadera, el antebrazo distal (muñeca) y el húmero proximal. Además de dolor, las fracturas pueden ocasionar otros síntomas o secuelas, como disminución de la estatura o deformidad de la columna, en el caso de las fracturas vertebrales”, apunta la reumatóloga, quien añade que las fracturas de cadera requieren hospitalización e intervención en prácticamente todos los casos.
El diagnóstico de los pacientes con osteoporosis ha mejorado en los últimos años gracias al cribado en la asistencia primaria y a la prevención de causas secundarias, así como por un número mayor de herramientas para su detección. Según destaca la doctora Freites, el trabajo multidisciplinar para el manejo de las fracturas osteoporóticas es fundamental, pues “una gran parte de los individuos mayores de 50 años, con fractura aguda después de una caída, no son estudiados o tratados para prevenir otras fracturas”.

Recomendaciones en el día a día
Dentro de las recomendaciones generales que pueden ayudar a mejorar la calidad de hueso, la doctora Freites Núñez aconseja mantener hábitos de vida saludable: una dieta equilibrada, con adecuada ingesta de calcio y proteínas, no fumar, evitar el consumo excesivo de alcohol, huir del sedentarismo y realizar ejercicio moderado y específico para cada individuo en función de la edad, el estado físico y la presencia de otras enfermedades.

Loles León: “El láser vaginal hidrata muchísimo”

La menopausia presenta una serie de efectos sobre la salud que dificultan la calidad de vida de las mujeres con el paso de los años. Por ello, la actriz española Loles León ha querido dar voz a las preocupaciones y necesidades que tienen las mujeres en esta etapa de la vida a través de una conversación médico-paciente con el Dr. Santiago Palacios, director del Instituto Palacios. Esta charla, se produce como parte del 20º Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 2020), un congreso presidido por el Dr. Palacios, en la sede del Congreso, la Casa de Moneda y Timbre, que pretende contribuir a difundir información clara y útil sobre las diferentes formas que existen de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades que tienen mayor prevalencia en mujeres.

Durante su intervención, la actriz desmentía su operación de reconstrucción vaginal y ponía de manifiesto, gracias a los avances en salud de la mujer, sus verdaderos cuidados íntimos: el láser vaginal. Tratamiento que la actriz se realizó en el Instituto Palacios, que no operación, para combatir el descenso del nivel de estrógenos, que son los que ayudan a lubricar las paredes de la vagina: “Lo mejor para el cuidado de la vagina, una vez llega la menopausia, es el láser vaginal, porque hidrata muchísimo. Si no puedes tener sexo habitualmente, la vagina se endurece y se cierra y es muy molesto a la hora de tener relaciones. Es entonces cuando tienes que recurrir a alternativas como los juguetes, los consoladores o el láser para evitar la sequedad. Yo ni me he operado ni nada de eso que se ha contado. Lo que me he hecho es el láser hidratante que es una maravilla y lo recomiendo”.

Asimismo, la actriz resaltó que uno de los grandes miedos es el cáncer de mama y la posible pérdida de independencia que puede conllevar el hacerse mayor. Esta intervención pone el énfasis en la prevención de enfermedades, como las exploraciones y chequeos. “A mí me gusta predicar estos temas porque lo que quiero es que las mujeres se enteren de lo que pasa y busquen soluciones. Es una realidad que hay que normalizar”, decía la actriz.

Loles León cerró el encuentro dirigiendo a las mujeres unas palabras de complicidad y ánimo: “El único consejo que puedo dar es compartir mi vitalidad. Sobre todo hay que creer y confiar en una misma y tener ganas de vivir y saber que para todas las necesidades que tengáis hay personar que os ayudaran”.

Confinamiento y menopausia, ¿cómo debes cuidarte?

Las medidas de confinamiento adoptadas para frenar la pandemia por el Covid-19 afectan de distinta forma a las personas en función de sus características individuales. Es el caso de las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia. Pueden estar sintiendo molestias como sofocos o sudoración nocturna, problemas para dormir, cambios de humor e irritabilidad, así como agotamiento físico y mental. Síntomas que pueden verse incrementados o afectar más a la calidad de vida de la mujer durante estas semanas.

DONNAPlus, la marca de Laboratorios Ordesa dedicada al bienestar de la mujer, quiere estar cerca de estas mujeres durante las semanas de aislamiento y propone una serie de pautas para ganar en bienestar, ya que no hay mejor lugar para cuidar de una misma que nuestro propio hogar.

Alimentación saludable
Estos días en casa, mantén una rutina en las comidas principales. Come en horarios regulares y evita picar entre horas. También puedes intentar planificar tus comidas de la semana. De esta manera conseguirás una lista de la compra bien definida y no tendrás que acudir varias veces al supermercado.

Es importante consumir grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra o el aguacate, limitar el consumo de grasas saturadas e ingerir suficientes hidratos de carbono de absorción lenta como los cereales integrales. Prioriza, en la medida de lo posible, el consumo de alimentos frescos, como verduras, hortalizas y/o frutas y evita los productos precocinados o los snacks poco saludables. Para controlar los sofocos evita el alcohol, la cafeína y las comidas picantes.

Además, la menopausia acelera la pérdida de masa ósea, por lo que es conveniente recibir un buen aporte de calcio y vitamina D, a través de lácteos u otros alimentos como las verduras de hoja verde (espinacas o acelgas) o el sésamo, así como priorizar las proteínas de origen vegetal o las procedentes de pescados y carnes blancas (conejo o pollo). Estas pautas de alimentación rica en alimentos con calcio, vitamina D y soja te ayudarán a mantener un estilo de vida saludable y reducir el riesgo de aparición de obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares.

Practica ejercicio con regularidad
Estar en casa no tiene por qué ser sinónimo de sedentarismo. Practica ejercicio moderado cada día, entre 30 a 45 minutos adaptados a tus condiciones físicas. Incluye estiramientos para mantener la elasticidad y la flexibilidad, evitando así el entumecimiento, o ejercicios de fortalecimiento para potenciar la musculatura. No olvides realizar también ejercicios aeróbicos suaves de forma regular.
Prueba también ejercicios que combinen flexibilidad, fuerza y equilibrio, como por ejemplo el pilates. Y para el control del estrés y la ansiedad, pueden ser una buena opción el yoga o el tai-chi.

Hidrátate
Siempre es importante beber agua, pero durante la menopausia aún más, ya que la disminución de estrógenos hace que la piel pierda elasticidad, puedan aparecer manchas y presente un aspecto más apagado. No esperes a tener sed para hidratarte y bebe regularmente a lo largo del día de 6 a 8 vasos aproximadamente.

Di adiós a los malos hábitos
Estar en casa implica cambiar nuestras rutinas y puede ser una buena ocasión para abandonar malos hábitos como el tabaco o reducir el consumo de alimentos procesados y alcohol, entre otros.

Descansa
Dormir bien es muy importante. Intenta desarrollar una rutina de sueño a la hora de ir a dormir: acuéstate siempre a la misma hora, cena de manera ligera, evita la cafeína y practica ejercicios de relajación antes de ir a la cama.

Si aparte de los sofocos, te cuesta mucho dormir, puedes recurrir a complementos alimenticios que, además de ayudarte a controlar los sofocos, incluyan otros compuestos como la melatonina y el GABA, que te ayuden al descanso a lo largo de toda la noche.

Sin embargo, si lo que te quita el sueño son las ganas de orinar frecuentes, intenta controlar el consumo de líquidos sobre todo 2 ó 3 horas antes de acostarte y separa las micciones de 2 a 3 horas para intentar acostumbrar tu vejiga a contener cierto volumen de orina. Los ejercicios de Kegel son una buena solución para mejorar la incontinencia urinaria, fortalecer la musculatura del suelo pélvico y evitar escapes de orina involuntarios.

Puedes recurrir también a un complemento alimenticio a base de pepitas de calabaza, que contribuya al funcionamiento normal del sistema urinario.

Ventila la casa
Durante la menopausia, a medida que los niveles de hormonas femeninas disminuyen, se presentan síntomas como los sofocos o sudores nocturnos. Encontrarnos dentro de casa puede acentuar esta sensación de confinamiento, por lo que es recomendable abrir las ventanas y dejar que el aire se renueve.

Además, aprovecha que estás en casa para vestir de forma cómoda con ropas de fibras naturales como el algodón y utiliza capas al vestir para poder ir eliminando prendas cuando los sofocos aparecen.

Plántale cara a la cistitis

Las mujeres sufrimos con mucha frecuencia infecciones leves de orina o cistitis, que, aunque no son graves, sí que resultan bastante molestas. Y en esta época del año la cosa se complica para nosotras. El verano es una época muy propicia para este tipo de infección por el uso continuado del bañador, la humedad y el aumento de la temperatura. En muchas ocasiones, la cistitis se produce sin una causa concreta, así que si te estabas preguntando qué estabas haciendo mal, tranquila, no siempre depende de ti.
Los síntomas de la infección son realmente molestos. Aumenta la sensación de necesidad de orinar (aunque no sueltes ni gota) y, cuando vas al baño, el escozor se vuelve insoportable. Es una enfermedad muy frecuente, de hecho, la mitad de las mujeres que sufren una infección una vez corren el riesgo de padecer otra en menos de 6 meses, y hasta el 77% de ellas en menos de un año, lo que se conoce como cistitis recurrente.
Con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas nos deshidratamos con más facilidad, por lo que se concentra más la orina y favorece la proliferación de bacterias, así como la humedad que provoca llevar ropa mojada durante mucho tiempo, como el bañador. Algunos tipos de anticonceptivos de contención y aguantarte las ganas de ir al baño también te harán más proclive a sufrir una cistitis.
La información en Internet sobre esta enfermedad tan incómoda es muy variada, por lo que encontrar algo fiable sobre cómo combatirla o prevenirla es complicado. Por eso el equipo médico de Gadaca Salud ha compartido con nosotros algunos consejos clave para evitar padecer esta infección y como proceder si notamos sus síntomas:
• Bebe agua con frecuencia: Mantenernos hidratados e ir al baño entre 6 y 8 veces al día nos ayudará a eliminar las bacterias que hayan podido llegar a la vejiga antes de que causen daño.
• Evita tener el bañador húmedo: Llevar un bañador de recambio para mantener la zona íntima seca puede evitarnos una infección. Además, la higiene es un factor esencial para la prevención.
• Si es recurrente, revisa tu dieta: Si eres de las que sufre cistitis recurrente deberías aumentar el consumo de verduras y frutas con alto contenido en agua y fibra para evitar el estreñimiento e incorporar los probióticos en tu vida. En la farmacia podrán darte estos refuerzos, así como un suplemento alimenticio basado en arándano rojo concentrado, muy útil para la prevención y tratamiento de la cistitis.
• Haz el amor, pero no la cistitis: Una alta actividad sexual puede provocar la aparición de una infección, pero no te cortes, el remedio más efectivo para evitarlo es hacer pis después de mantener relaciones.

Si a pesar de tomar estas precauciones, sufres una infección y sientes dolores pélvicos o aparece sangre en la orina (cuando se vuelve de color rojizo) deberás consultar a tu médico.

Casi la mitad de las mujeres flexibilizaría y reduciría sus ciclos menstruales con nuevas soluciones anticonceptivas

El 42.7% de las mujeres optaría por la pauta continua flexible para reducir sus ciclos menstruales y poder decidir cuándo le viene la regla, según muestra el estudio Flexo realizado por un equipo de científicos españoles en colaboración con la Sociedad Española de Contracepción. El estudio, que ha sido recientemente publicado en la prestigiosa revista The European Journal of Contraception & Reproductive Healthcare, tiene el objetivo de investigar el proceso de toma de decisiones de las mujeres cuando se les presentan las distintas opciones anticonceptivas.
Como método de investigación, los expertos han comparado la pauta prolongada frente a la pauta prolongada flexible, método que permite programar la menstruación, manejar sus días de sangrado y reducir su número. Para ello, el equipo de investigación liderado por el Dr. Iñaki Lete, jefe de Servicio de la Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Araba, ha contado con más de mil mujeres de entre 18 y 49 años que deseaban comenzar o reiniciar el uso de píldoras anticonceptivas orales combinadas tras haberlo abandonado, como mínimo, dos meses antes. A todas ellas se les entregó toda la información necesaria sobre anticonceptivos y, al final del proceso, casi la mitad de las mujeres —el 47.2% eligieron la pauta prolongada flexible, de las cuales el 34% lo hicieron por razones relacionadas con la calidad de vida.
El perfil de la mujer que ha mostrado una mayor preferencia en decidir sobre sus ciclos menstruales, son las mujeres mayores de 30 años y que trabajan fuera de casa.
En cuanto a aquellas que lo rechazaron, lo hicieron por la inseguridad que les generaba la falta de información. Sin embargo, en palabras del Dr. Lete, “la seguridad de un método anticonceptivo se evalúa por el impacto que pueda tener en la salud de la persona que lo utiliza. La pauta continua flexible ha sido evaluada en diferentes ensayos clínicos en los que se ha podido demostrar que su uso no implica riesgos inaceptables para las mujeres que la utilizan”.
Para aquellas mujeres que temen no tener la menstruación, Lete quiere señalar que “el sangrado que se produce durante el uso de un anticonceptivo hormonal combinado es, absolutamente circunstancial y no necesario”. Además, “la menstruación puede llegar a alterar la calidad de vida las mujeres y su eliminación, generalmente, se considera una buena opción para evitar los problemas asociados al sangrado menstrual”.
En España, el porcentaje de mujeres que han elegido la pauta continua flexible ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años gracias a “los profesionales sanitarios que han sabido transmitir sus ventajas a las pacientes”. Esta tendencia no solo se da en nuestro país, sino que es común en Europa, según se refleja en otra encuesta europea realizada a 2.883 mujeres de entre 18 y 45 años de Austria, Bélgica, Francia, España, Italia y Polonia, en el cual, el 57% aseguró que prefieren tener intervalos más largos sin regla para evitar sus efectos molestos. Sin embargo, según el experto, “en España, en general, se utiliza menos la anticoncepción hormonal que en otros países de nuestro entorno debido, básicamente, a cierta hormonofobia (temor a las hormonas) por parte de las mujeres españolas. Es responsabilidad de todos nosotros vencer las reticencias de las mujeres al uso de hormonas esteroideas que, además de evitar un embarazo no deseado, presentan efectos beneficiosos que ayudan a las mujeres a prevenir y tratar enfermedades”.

La probabilidad de sobrevivir al cáncer de mama ha aumentado más de un 40% en los últimos años

Actualmente, la probabilidad de padecer cáncer de mama es de 1 entre 8 mujeres en España. Sin embargo, cerca del 85% de los casos de cáncer de mama puede curarse hoy en día frente al 60% de hace tres décadas, es decir, se han incrementado las probabilidades de curación en más del 40%. Este esperanzador dato se ha logrado gracias a las mejoras continuas en métodos de diagnóstico, tratamiento y prevención.
Desde iSalud.com, el comparador de seguros médicos líder en España, recuerdan que la detección del cáncer en su fase más temprana siempre es clave, de ahí la importancia de que las mujeres están atentas a ciertas señales de advertencia. “Cada mujer es diferente y, en consecuencia, los síntomas también. Sin embargo, conviene que las mujeres presten atención a ciertos indicios como, por ejemplo, la aparición de un nuevo bulto en la mama o axila; el aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama; irritaciones o hundimientos en la piel de la mama o un posible dolor en cualquier parte de la mama. Ante el menor síntoma de cáncer de mama no se debe dudar y acudir al médico, un diagnóstico a tiempo puede salvar muchas vidas”, sostiene Jose Carlo Gutierrez, médico general y portavoz médico de iSalud.com. Por tanto, la detección precoz juega un papel fundamental porque permite que las posibilidades de supervivencia aumenten. En este sentido, por ejemplo, el cribado con mamografía permite la detección del cáncer de mama en una fase muy temprana, lo que puede reducir la tasa de mortalidad entre un 38% y un 48% en las mujeres que se lo realizan.
Sin embargo, hoy en día, como afirma el doctor Gutierrez, continúan existiendo falsos mitos sobre el cáncer de mama. “Como ocurre con muchas enfermedades, existen ciertas creencias sobre el cáncer de mama que son completamente erróneas, como, por ejemplo, el uso de desodorantes anti-transpirantes, dormir con sujetador o recibir un golpe en el pecho. No existe evidencia de que estas prácticas estén relacionadas con el desarrollo de la enfermedad”.

¿El cáncer de mama puede prevenirse?
“Es la pregunta que se hacen con mayor frecuencia las mujeres”, sostiene el doctor Gutierrez. Desde iSalud.com recuerdan que evitar esta enfermedad resulta complicado, “porque existen ciertos factores, como la edad, la genética o factores reproductivos, que no se pueden controlar. La mayoría de los casos se diagnostican a mujeres de entre 45 y 65 años, es decir, tras sufrir la menopausia. Además, tener antecedentes familiares ya sea que han padecido este cáncer u otro tipo, también afecta a su aparición. Del mismo modo, la aparición temprana de la primera regla o la menopausia tardía aumentan el riesgo al aumentar la exposición a los estrógenos endógenos”.
No obstante, siguiendo ciertas pautas relacionadas con el estilo de vida, se puede contribuir a reducir las posibilidades de aparición:

·        Seguir una dieta saludable, con un aumento del consumo de frutas y verduras y una reducción de embutidos y carnes rojas.

·        Reducir la ingesta de alcohol. En este caso, no se recomienda consumir más de un vaso al día.

·        Practicar ejercicio físico. Lo recomendable es practicar deporte durante unas 3 horas a la semana, ya que implica una reducción de la producción de estrógenos en el cuerpo, lo que se traduce en una menor posibilidad de desarrollo de células cancerosas en las mamas. “Además, en el caso de las mujeres que practican ejercicio físico, disminuyen hasta un 50% las probabilidades de recaída en cáncer de mama”, mantiene Jose Carlo Gutierrez, médico general y portavoz médico de iSalud.com.

·        Descansar bien. Dormir menos de 6 horas al día puede aumentar hasta en un 60% las posibilidades de padecer cáncer de mama debido a que el cuerpo deja de producir melatonina, encargada de controlar la cantidad de hormonas sexuales liberadas.

Familia y amigos, el soporte emocional clave en la fase de recuperación
La tasa de supervivencia en el cáncer de mama ha mejorado considerablemente en España, situándose en más de 80% de los casos diagnosticados. Y es en el proceso de recuperación donde familia, amigos y, por supuesto, la pareja son pilares fundamentales. “El diagnóstico de cáncer de mama no solo afecta a la paciente también a su entorno más cercano, que se convierte en una pieza clave durante las fases de tratamiento y recuperación. En la familia y los amigos, la paciente encontrará el soporte emocional que necesita en esos momentos, pero también la posibilidad de compartir su experiencia con ellos. Serán las muestras de apoyo incondicional de las personas que rodean a la paciente las que afectará de un modo muy positivo a su recuperación”, afirma el doctor Gutierrez.
En este sentido, iSalud.com también recomienda contar con la ayuda de un psicólogo que ayude a la paciente a aprender a sobrellevar ciertos cambios. “Recibir la noticia de que se padece cáncer de mama no resulta fácil y aunque nadie duda de que el apoyo de la familia es clave en todo el proceso. La ayuda de un profesional también puede beneficiar muy positivamente a la paciente para aceptar ciertos cambios físicos, emocionales y de estilo de vida a los que tendrá que hacer frente durante el tratamiento y su posterior recuperación”, asegura el portavoz médico de iSalud.com.