Archivo de la etiqueta: hidratación

Bruma Purificante y Matificante

Laboratorios Babé lanza la solución facial en formato bruma con la que completar la rutina anti-acné.

El acné sigue siendo una de las principales afecciones del rostro que más preocupa a las personas. Una problemática que, por ser visible, afecta en algunos casos a la forma de relacionarnos con los demás, a nuestra actitud y a nuestro día a día. Por ello, Laboratorios Babé cuenta con Stop AKN, una línea especialmente pensada para dar solución a la piel grasa o con tendencia acneica, con productos que conforman una rutina facial completa de cuidado diario para reducir y eliminar granitos, rojeces, brillos faciales y exceso de grasa.

Para completar la rutina anti-acné, Laboratorios Babé lanza un nuevo producto de uso diario: la Bruma Purificante y Matificante. Una solución fácil de utilizar, y de re-aplicar, que supone el complemento perfecto para un cuidado completo de la piel grasa o acneica.

Gracias a su composición con activo seborregulador y agua activa de limón previene y reduce la aparición de granitos, además de ayudar a regular el exceso de grasa.

Una bruma facial que también se puede utilizar en cuello, escote y espalda, gracias a su cómodo formato en spray que permite aplicar el producto de manera rápida y sencilla. Además, esta bruma contiene activo prebiótico para respetar y proteger el microbioma de la piel.

Es el producto perfecto para completar una buena rutina anti-acné. Fácil de usar, efectiva y con un formato que permite llevarla encima para aplicar en cualquier momento.

Modo de empleo: Vaporizar sobre el rostro con los ojos cerrados a una distancia de 20cm. Reaplicar tantas veces como sea necesario.

PVP Recomendado: 11,50€/ 75ml.

Además, esta cómoda Bruma Purificante y Matificante permite una suave pulverización sin necesidad de extender el producto con las manos, lo cual es idónea para reaplicarla fácilmente en los casos de maskné, una problemática que se ha extendido por el uso de las mascarillas y sus consecuentes apariciones de granitos, puntos negros e incluso exceso de grasa.

La línea Stop AKN se convierte, por tanto, en la opción perfecta para crear una rutina de cuidado diaria para prevenir y eliminar este temido maskné. Se trata de una rutina con tres sencillos pasos que ofrecen una solución completa a la piel grasa o con tendencia acneica.

  1. Limpieza
    Limpiador Purificante
    Gel refrescante y espumoso con aclarado, que limpia a la vez que elimina impurezas y ayuda a controlar el exceso de grasa y brillos faciales sin irritar la piel.
  2. Hidratación
    Hidratante Matificante
    Crema ultraligera de rápida absorción que hidrata, seborregula y reduce los brillos faciales. Acabado mate y suave.
  3. Acción de refuerzo
    Bruma Purificante y Matificante
    Bruma facial que matifica, reduce imperfecciones y equilibra la piel, en un cómodo formato spray.
    Gel Secante
    Gel transparente de acción secante intensiva que favorece la disminución y cicatrización de los granitos localizados.

¿Nos hidratamos poco?

Publicado en la revista Nutrients, el estudio científico ha evaluado el consumo medio diario de agua en una muestra de población de personas adultas (de 18 a 75 años) de España, Italia y Francia. El objetivo del estudio fue “conocer la contribución de las bebidas a la ingesta dietética de agua y evaluar si la población adulta de la Unión Europea (UE) consume cantidades adecuadas de agua dietética de acuerdo a las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)”. El estudio, que lleva por título Beverage Consumption Habits among the European Population: Association with Total Water and Energy Intake, también analizó “las asociaciones entre los distintos tipos de bebidas consumidas y la ingesta de energía de la dieta”.

Según los resultados de esta investigación, la media de ingesta total diaria de agua “en España fue de 1,7 litros/día para los hombres y 1,6 litros/día para las mujeres; en Italia fue de 1,7 litros/día para hombres y mujeres; y en Francia se registraron 2,3 litros/día para los hombres y 2,1 litros/día para las mujeres”.

Si comparamos estos resultados con los valores de referencia de la EFSA para la ingesta adecuada de agua de 2010, recogidos de nuevo en su informe de valores de referencia dietética de nutrientes 2017, y que se sitúan en 2,5 litros/día y 2,0 litros/día para hombres y mujeres mayores de 14 años respectivamente (incluyendo el agua de alimentos y bebidas), observamos que en ninguno de los tres países se alcanzaron las recomendaciones aprobadas por la EFSA, con la excepción de las mujeres en Francia.

Atendiendo a los resultados del estudio, “para ambos sexos, el agua fue la fuente principal de hidratación para los tres países”. Adicionalmente y respecto a otras bebidas, “las más consumidas por los hombres atendiendo a los tres países fueron: las bebidas calientes en el caso de Francia, seguida de la leche en España y las bebidas alcohólicas en Italia, con porcentajes del 23%, 17% y 15%, respectivamente”. Con respecto a las mujeres, “las bebidas calientes fueron la bebida más consumida por éstas en Francia (30%), y la leche en España (19%). En Italia, el porcentaje más alto también fue para las bebidas calientes (9%)”.

Según este estudio, “la media de la ingesta diaria de energía para adultos en España fue de 1.790,8 kcal/día, de las cuales el 12% provenía de las bebidas. En Italia, la ingesta de energía fue 2.137,9 kcal/día y solo el 6% provenía de las bebidas. Francia registró una ingesta de energía de 1.884,5 kcal/día de las cuales el 8% provenía de las bebidas”. Estos porcentajes son muy similares a las recomendaciones de algunas autoridades internacionales, que establecen que la ingesta diaria de energía proveniente de las bebidas no debe exceder del 10%.

El estudio evidencia que “según los valores de referencia aprobados y establecidos por la EFSA existiría un consumo insuficiente de agua, así como un alto porcentaje de adultos que no cumplieron con estas recomendaciones, que requieren prestar una mayor atención no solo desde la comunidad científica, sino también por parte de la salud pública y la educación comunitaria”.

Una adecuada hidratación podría prevenir la dermatitis atópica

Una adecuada hidratación de la piel en bebés podría servir para prevenir el desarrollo de dermatitis atópica en niños con riesgo por predisposición genética a enfermedades alérgicas. Así lo cree la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) que, con motivo del Día de la Dermatitis Atópica, celebrado el pasado 27 de noviembre, advierte de la importancia de hidratar la piel de los recién nacidos para reforzar la barrera cutánea, pues así se evitaría la entrada de alérgenos y el desarrollo de esta patología, según se ha demostrado en algunas investigaciones preliminares.

La dermatitis atópica es un proceso inflamatorio de la dermis caracterizado por intenso prurito y piel seca, que presenta una evolución crónica y cursa en forma de brotes. Se puede presentar en sujetos de todas las edades pero es mucho más frecuente en niños. De hecho, el 50% de los casos se diagnostica durante el primer año de vida y en España la prevalencia se sitúa entre el 6 y el 15%, según datos de la SEICAP. “Se trata de una patología con una gran predisposición genética, modulada por factores climáticos y que acarrea alteraciones inmunológicas. Sin embargo, las últimas investigaciones apuntan a que desde recién nacidos, se podrían minimizar los riesgos de atopía y conseguir que el niño no desarrolle la enfermedad crónica”, subraya la doctora Mª Teresa Guerra, coordinadora del Grupo de Trabajo de Dermatitis Atópica y Alergia Cutánea.

¿Cómo hidratarnos correctamente en los viajes?

La hidratación es un aspecto fundamental a cuidar para disfrutar este periodo del año. Cuando millones de españoles están de vacaciones, o están a punto de comenzarlas, el Instituto de Investigación Agua y Salud quiere recalcar la importancia de la hidratación saludable, con consejos de referentes en este campo.

“La hidratación es un aspecto fundamental durante todo el año, no solo en verano”, subraya Jesús Román, profesor de Nutrición Humana y Dietética de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

“La cantidad de agua en el cuerpo humano es del 60%, aproximadamente y hay que reponerla siempre con agua de condiciones sanitarias reguladas. El motivo es que podemos sufrir una de las famosas y numerosas ‘diarreas del viajero’, al no estar acostumbrados a bacterias que no están en nuestro entorno”, añade. El agua en mal estado puede causar desde estas molestias intestinales –que bastan para arruinar el viaje– hasta complicaciones graves e, incluso, la muerte.
Por este motivo, como apunta Román, es fundamental beber agua embotellada. Especialmente en destinos exóticos, se evitará el hielo y deben comerse comidas que hayan sido manipuladas por personas que no se han lavado las manos de manera adecuada, por lo que debe evitarse comer ensaladas y verduras crudas. La fruta es recomendable que se consuma pelada.

“La importancia de beber agua de manera regular es clave, porque una deshidratación leve (de apenas el 1-2%) causa síntomas, con reducción de reflejos o pérdida de concentración y lentitud a la hora de responder, que causa problemas a la hora de conducir, por ejemplo. Y se soluciona con agua, no hace falta más”, indica el experto.

¿Cuánto debemos beber?
La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA en sus siglas en inglés) recomienda beber entre 2-2,5 litros de agua al día y 2,6 litros en las mujeres en lactancia. Debe tenerse en cuenta que muchos alimentos contienen agua como el melón o los gazpachos.
Debe tenerse en cuenta que debemos beber antes de tener sed. El motivo, como detalla Jesús Román, “tiene una base fisiológica clarísima: es un fenómeno neurológico y subjetivo que depende de la temperatura del agua. Si el agua está más fresca da la sensación de que se te ha quitado la sed y no has bebido lo suficiente. Tener sed es como la luz amarilla que se enciende en el coche, por lo que lo lógico es no tenerla“.

La hidratación debe cuidarse especialmente en ancianos y niños
Jesús Román reitera la importancia de que ancianos y niños tengan agua accesible. “Es especialmente importante que los mayores la vean, porque pueden tener problemas de demencia senil o neurológicos, como Alzheimer o Parkinson y, como no tienen sed, no beben”, advierte.
Respecto a la hidratación de los más pequeños de casa, el periodista Pau García es especialista en viajes con niños y turismo familiar, con más de 10 años de experiencia. Sus vivencias las recoge en el blog elpachinko.com.
Como recuerda, el año pasado estuvo en Tailandia con sus hijos. Para evitar la deshidratación, “intentábamos salir a las horas más tempranas, descansar durante las más calurosas y volvíamos a salir por la noche. Los niños estaban hidratados constantemente e iban con gorras y cremas solares para evitar el golpe de calor. Fuera de España intentamos beber agua mineral natural y evitamos las bebidas con hielo. Y tenemos mucho cuidado con la comida fresca, intentamos que las verduras estén cocinadas”.

Mantener las rutinas con los niños
Según su experiencia, es imprescindible que los niños cumplan unas rutinas de alimentación y respetar los horarios de las comidas “para que estén descansados al día siguiente. Siempre solemos hacer paradas en el camino o intentar buscar un parque donde haya vegetación para poder descansar e hidratarnos correctamente. Es fundamental contratar un seguro de viaje: el año pasado, uno de los pequeños tuvo un principio de deshidratación. Y, sin el seguro, habríamos tenido muchos problemas a nivel económico”.
Nani Arenas es otra reconocida periodista y bloguera especializada en viajes, en su bitácora laviajeraempedernida.com. A las ya citadas recomendaciones de Jesús Román y Pau García, señala que “suelo consumir siempre aguas minerales, llevar siempre agua encima y evitar, sobre todo en países de Ámerica, Asia o África, bebidas con hielo, ensaladas…”.
En su botiquín no faltan pastillas anti-diarreicas y anti-estreñimiento. “Son dos males comunes de los viajeros que pueden estropear unas vacaciones. Es clave beber de manera continuada y evitar agua de grifo. Incluso, en ciertos países, me lavo los dientes con agua mineral, porque tuve amebas en una ocasión por consumir agua local y es una experiencia que no recomiendo”, sentencia.

La importancia de la hidratación, vía web

El agua es el principal componente de nuestro cuerpo y un nutriente esencial para la hidratación del organismo. Alrededor del 60% de nuestro peso corporal es agua. Por eso, el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), quiere concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de conocer el origen y la calidad del agua que ingerimos, de manera que podamos garantizarnos una correcta hidratación en cualquier momento y lugar.
La nueva web, visitable desde www.institutoaguaysalud.es, ofrece consejos y pautas para una hidratación sana y natural en cada etapa de nuestra vida: en la infancia, en el embarazo o para nuestros mayores. También en las diferentes actividades que desarrollamos en nuestro día a día: durante la actividad física, en el estudio o durante la conducción. Todo ello a través de:

  • Informes científicos
  • Opinión de expertos
  • Infografías
  • Vídeos

Asimismo, la web cuenta con una sección de Campañas Divulgativas realizadas por el IIAS como las campañas: “Somos Agua”, dirigida a centros educativos, a través de materiales educativos para alumnos de 8 a 10 años y profesores; “Golpes de Calor”, con el objetivo de prevenir las consecuencias derivadas de la exposición a altas temperaturas; “Envejecimiento Activo”, que pretende concienciar acerca de la importancia de mantener una hidratación adecuada como uno de los requisitos fundamentales para un envejecimiento activo y saludable.


El Instituto de Investigación Agua y Salud es una entidad de carácter científico y divulgativo, cuyo fin es desarrollar actividades encaminadas a la investigación y la difusión de las características de las aguas minerales y de la importancia de la hidratación en nuestra salud.

 

 

Hidratación: qué, cuánto y cómo

Doctora Ana Bellón.

La doctora Ana Bellón nos explica la importancia de mantener una hidratación equilibrada y cómo llevarla a cabo.

Con la llegada del calor aumenta la importancia de mantener una correcta hidratación en todo momento, especialmente si aprovechamos la época estival para la práctica de ejercicio. Éste proceso fisiológico consiste, según explica la doctora Ana Bellón, en el equilibrio adecuado entre el líquido que ingerimos y el que perdemos. Con los termómetros echado humo, el cuerpo aumenta sus grados de temperatura y expulsa agua a través del sudor. “Para compensar la pérdida”, añade, “tenemos que beber, aunque no tengamos sed, puesto que la deshidratación puede suponer, en según qué situaciones y casos, como el de personas enfermas y otras a merced del calor por tiempo continuado, la muerte”.

Sin llegar a casos extremos, necesitamos hidratarnos, y según la doctora Bellón:

  1. La cantidad de líquido diario, recomendada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESAN), es entre dos y tres litros al día.
  2. Ahora bien, que nadie se vaya a asustar en mitad de la “Operación Bikini”. El agua no engorda, aclara la experta. Cumple sus funciones orgánicas; participa en los procesos fisiológicos de la digestión, absorción y eliminación de desechos. Pero este trabajo diario no implica almacenaje. Se elimina por el sudor, la orina y otros desechos.
  3. Es bueno tomar agua al levantarnos, puesto que contribuye a aliviar el estreñimiento. No se recomienda, por otro lado, beber mucho antes de dormir, para evitar tener que levantarnos varias veces al baño, sobre todo las personas mayores. Antes de las comidas, sacia. Durante las mismas, ocurre igual. Si no quieres adelgazar, un vaso y medio con ambos platos estará bien.
  4. No existe una ingestión máxima tolerable. Depende de cada persona y sus circunstancias: peso, estatura y actividad, sobre todo. Los deportistas necesitarán mucha más. Pero, cuidado con pasar de los cuatro o cinco litros. Podemos perjudicar la función renal. Si sobrepasamos esa cifra con creces podríamos entrar en un trastorno psicológico llamado potomanía.
  5. Bebés, deportistas y ancianos están exentos de la norma general en cuanto a los líquidos. Los niños porque no suelen identificar al principio la sensación de sed con la necesidad de agua y debe ser el adulto el encargado de vigilar la ingesta. Los deportistas por lo arriba citado y los mayores porque a partir de los 60 disminuye la sensación de sed, aunque no la obligación de mantenerse hidratado.
  6. El líquido también se obtiene a través de los alimentos, en especial de las frutas y verduras. La sandía y la pera son frutas con mucha agua y el apio es una de las verduras más hidratantes.
  7. El agua presente en el cuerpo supone entre el 55% y el 60% del peso corporal. Cuando nacemos la proporción es del 75% y en la edad adulta se acerca más al 60%. Como el cuerpo no almacena esa agua, las pérdidas de la misma deben ser restituidas.
  8. La sed puede aparecer con sólo una pérdida del 2% de peso líquido corporal. Cesa muy rápido, casi inmediatamente, al beber. Cuando está en el estómago, incluso, antes, en la lengua, manda una señal de rehidratación al cerebro, anticipándose a su dilución en la sangre.
  9. Cuatro factores modifican la necesidad de líquidos: La edad, a más edad, más cantidad se debe beber. La temperatura, a mayor ascenso de los termómetros, más ingesta de líquido se requiere. La función renal, si ésta está alterada habrá que tener especial cuidado con la cantidad a beber. Y, por último, el consumo de ciertos fármacos que modifican y aumentan la necesidad de líquido.
  10. El agua total ingerida como tal supone un 28%, idéntica cantidad procede de los alimentos y el 44% de otras bebidas. Ana Bellón recomienda evitar el abuso de refrescos azucarados, por su aporte calórico y su contribución a los datos de obesidad, sobre todo infantil. Las bebidas isotónicas, con precaución, por el mismo motivo y también por ser estimulantes.

 


Doctora Ana Bellón
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, con la especialización e Medicina Familiar y Comunitaria. Postgrado en nutrición, dietética y dietoterapia en la Universidad de Navarra y el postgrado de homeopatía en el Hospital Homeopático de San José en Madrid.
Directora del Centro Médico Bellón
www.centromedicobellon.com

La pérdida de líquido corporal disminuye la capacidad para una buena regulación cardiovascular, y puede afectar al rendimiento físico

El European Hydration Institue, fundación que promueve e investiga la hidratación humana y sus efectos para la salud, el bienestar, el rendimiento físico y cognitivo destaca la necesidad de mantener un plan de hidratación adecuado mientras se practica actividad física. La falta de hidratación o una hidratación insuficiente puede conllevar un riesgo para la salud.
La pérdida de líquido corporal disminuye la capacidad para una buena regulación cardiovascular, y en consecuencia puede afectar al rendimiento físico. También puede provocar cansancio, dolor de cabeza, malestar y calambres musculares. En condiciones normales la pérdida de líquido del organismo se produce a través de la orina y el sudor. Estas pérdidas pueden incluso variar dependiendo de la ingesta diaria, el tipo de alimentación, el nivel de actividad, el clima, la temperatura y la ropa. Por todo ello es importante mantener un estado de hidratación adecuado para mejorar el rendimiento deportivo.
Según un estudio realizado a deportistas que corrían sobre una cinta, tener a disposición variedad de bebidas incrementa la ingesta hasta un 50% que si sólo se dispone de agua.  Las bebidas con una solución de hidratos de carbono y electrolitos, en concreto sodio, los refrescos, los zumos de fruta y de hortalizas, además del agua son una opción recomendada para mantener los niveles adecuados de hidratación. No obstante para mantener una alimentación variada, moderada y equilibrada se recomienda leer la información nutricional y tener cuenta el valor calórico. A la hora de elegir existen alternativas bajas o sin calorías.
En general, cuando se practica ejercicio físico es necesario beber sólo cuando las pérdidas de agua son lo suficientemente elevadas para afectar al rendimiento o cuando la hidratación es insuficiente desde el comienzo de la actividad. Durante el ejercicio se debe ver de forma regular teniendo en cuenta los siguientes factores:
·        Intensidad y duración de la actividad física
·        Condiciones climáticas
·        Características físicas del individuo: peso corporal y tipo de sudoración
Cuando el ejercicio dura más de 30-40 minutos, es preferible una bebida con una solución de hidratos de carbono y electrolitos, en concreto sodio frente al agua, ya que el beneficio clave de estas bebidas es que puede reducir la sensación de esfuerzo, y mejora el rendimiento. De esta manera el ejercicio resulta más fácil y por tanto el individuo lo disfrutará más y lo realizará con mayor frecuencia. En este sentido según la III Conferencia de Desarrollo para el Consenso sobre Ejercicio Asociado a Hiponatremia celebrado en California este año 2015, las bebidas para deportistas con sodio son una buena medida para atenuar la reducción los niveles de sodio producidas por las pérdidas de líquido cuando el ejercicio se practica durante un tiempo prolongado.
Las personas que hacen ejercicio en distintos entornos bajo condiciones climáticas diversas deben tener en cuenta que estos factores pueden influir en las pérdidas de líquidos y las necesidades de hidratación diarias. En este sentido la temperatura, la humedad y la altura pueden aumentar las necesidades de hidratación en comparación con las recomendaciones generales. Además las variaciones individuales en las pérdidas por sudoración hacen que dichas recomendaciones sean difíciles de aplicar, lo que sugiere una necesidad de realizar evaluaciones individuales de hidratación. Por ello el EHI recomienda un plan de hidratación personalizado para cada atleta en el que deben involucrarse y participar en su desarrollo.
Según la European Food Safety Authority (EFSA), los valores de referencia dietéticos europeos de agua total (alimentos y líquidos) son de 2,0 litros para las mujeres (≥14 años) y 2,5 litros para los hombres 6. No obstante, estas ingestas adecuadas se aplican sólo a niveles moderados de actividad física y temperaturas ambientales moderadas 6. Pero en la mayoría de los casos las necesidades superan a la ingesta adecuada debido a las pérdidas de líquido por la transpiración y la respiración.

Factores de riesgo y recomendaciones
o   En climas muy cálidos y húmedos, los deportes exteriores deben realizarse pronto por la mañana o al atardecer, y es recomendable evitar esfuerzos físicos innecesarios durante las horas más calurosas del día. En la mayoría de estos casos las necesidades de hidratación aumentan debido a las pérdidas de agua por la transpiración y la respiración.
o   Las pérdidas de sal elevadas pueden ser un factor que contribuya a la aparición de calambres musculares en algunos casos. Las bebidas deportivas con altos niveles de sodio (por ejemplo, 300-500 mg de sodio por 500 ml de líquido) pueden ayudar a reducir el riesgo de calambres en algunos atletas.
o   La perdida de agua a causa de la respiración suele ser entre 250 y 350 ml al día en personas sedentarias. Sin embargo en personas activas puede aumentar de 500 a 600 ml, incluso más si el aire es frío y seco o si el individuo está a mucha altitud.
o   La pérdida de líquido a través de la piel en muchas ocasiones se debe a un exceso de vestimenta dejando que el sudor se evapore rápidamente en ambientes fríos y secos.

Tres simples pasos para mantener la hidratación
o   Las sesiones deportivas deben comenzar con una buena hidratación. El objetivo es habituarse a beber líquidos a lo largo del día teniendo en cuenta las necesidades habituales, así como las pérdidas adicionales por causa del ejercicio o por altas temperaturas. La ingesta de líquidos debe realizarse durante todo el día.
o   Debe desarrollarse un plan de ingesta de líquidos específico para el entrenamiento y la competición. Este plan debe tener en cuenta factores individuales como las pérdidas por sudoración, ocasiones concretas para beber, así como la comodidad y la sed. Además deben controlarse las pérdidas por sudoración para que el plan de ingesta tenga éxito durante las sesiones de entrenamiento.
o   Las personas con sudor salino pueden necesitar bebidas con mayor contenido en sodio y comidas más saladas cuando las pérdidas por sudoración son elevadas. Para comprobar si una persona tiene sudor salino es necesario llevar  una camiseta negra durante la práctica de ejercicio, si aparecen manchas de sal (polvo blanco) bajo los brazos y en el pecho, entonces el sudor es salino.

Campaña Cinco claves en hidratación”

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCF), a través de la Vocalía Nacional de Farmacéuticos de Alimentación, puso en marcha una nueva edición de la campaña sanitaria Cinco claves en hidratación que se lleva a cabo durante los meses de verano en las farmacias españolas. Al igual que en ediciones anteriores, esta iniciativa cuenta con la colaboración de Aquarius y Coca-Cola España.
El desarrollo de la campaña cuenta con dos fases. La primera de ellas está orientada a la formación de los farmacéuticos colegiados, quienes tendrán a su disposición el informe técnico Pautas de hidratación con bebidas con sales minerales. Un documento que recoge los principales puntos en los que hay que prestar especial atención en función de la edad del usuario y su situación fisiológica.
La segunda fase de la campaña está dirigida a la población general y el objetivo es recordar la importancia de hidratarse adecuadamente a través de una serie de consejos sencillos y generales. Para ello, los farmacéuticos de farmacia comunitaria dispondrán de un folleto como material de apoyo con consejos para promover una buena hidratación.
De acuerdo con Aquilino García, vocal nacional de Alimentación del CGCF, es fundamental mantener, en especial en la época estival, un equilibrio entre los líquidos que ingerimos y los que perdemos para prevenir situaciones de riesgo. “Una correcta hidratación es vital para las personas, y en particular, requieren una especial atención las mujeres embarazadas, los niños, las personas mayores que tienen disminuida la sensación de sed y las personas que hacen ejercicio físico en las horas centrales del día, cuando hace más calor. Hay que beber agua y bebidas y en el caso de las bebidas, se recomienda leer la información nutricional y la relativa a la cantidad de calorías que aportan éstas. Existen alternativas bajas en o sin calorías que permiten una elección en base a las mismas”, señala Aquilino García, quien añade que se puede estar entre 15-20 días sin comer, pero no más de 72 horas sin beber.

Cómo mantener la piel siempre hidratada

 

Doctora Laura Coloma, licenciada en medicina y cirugía, y especialista en nutrición ortomolecular.

Si queremos tener una piel sana, incluso en vacaciones, cuando más posibilidades tenemos de dañarla, debemos mantenerla bien nutrida e hidratada, además de seguir con los cuidados básicos habituales. En este sentido, vamos a distinguir dos procedimientos. Por un lado los cuidados directos sobre la piel, que son los más habituales, como la aplicación de cremas hidratantes o protectores solares. Y, por otro, los indirectos, fundamentalmente basados en nuestra propia alimentación. Precisamente, es la alimentación lo que más descuidamos en verano, cuando debería ser lo fundamental para mantener la vitalidad de la piel. No basta con beber agua de forma regular y aplicar protector solar cuando nos exponemos al sol. Debemos mantener unas pautas alimenticias adecuadas y, cuando así nos lo aconseje un profesional sanitario, complementar nuestra dieta con suplementos nutricionales que nos permitan neutralizar los radicales libres por su función inmunofotoprotectora y recomponer los lípidos de la epidermis.

Alimentos contra el sol
El sol no sólo es fuente de vida, también puede representar un riesgo para la salud, ya que puede producir daños a corto y largo plazo en la piel, tal y como explica la doctora Laura Coloma, especializada en nutrición ortomolecular, «la radiación ultravioleta B penetra en la piel y provoca básicamente eritema y la radiación ultravioleta A penetra a mayor profundidad, alcanzando la dermis, con lo cuál lesiona estructuras y provoca daños a largo plazo, como el envejecimiento prematuro de la piel”. En este sentido, la alimentación es nuestro mejor aliado, a través de la ingesta de alimentos con altas proporciones de activos imprescindibles para la piel:

  • Alimentos ricos en Omega 7: mantequilla, aguacate, curry, aceite de oliva, queso parmesano, frutos de mar, el arenque del océano pacífico y alimentos de origen asiático como la anguila japonesa, el ikura y el sujiko.
  • Aceite de semillas de Goji: este aceite se extrae de las semillas Goji y es muy apreciado para prevenir el envejecimiento cutáneo; estimula también la oxigenación celular y así restaura el manto hidrolipídico de la piel, aportando mayor luminosidad, elasticidad y firmeza.
  • Alimentos con betacarotenos: espinacas, zanahorias, cebada, berros, cebollino, pimiento, remolacha, repollo blanco chino o col rizada.
  • Alimentos con Vitamina E: jamón, hígado de pavo, aceites de primera presión en frío, semillas de girasol, lino, sésamo, pimiento, achicoria, espárragos, espinacas, acelgas, perejil, aceitunas, melocotones, aguacates o kiwis.
  • Alimentos con Vitamina C: lácteos (la leche materna es la que contiene más Vitamina C), el hígado, pato, pollo, pescado y marisco o cereales como el amaranto.
  • Alimentos ricos en polifenoles: lentejas, guisantes, soja, té, vino tinto, frutas y verduras de color rojizo o morado, tomate, cebolla, trigo sarraceno y otros cereales integrales, cacao, cerveza o aceite de oliva.

En definitiva se trata de mantener una dieta equilibrada y variada, adaptada especialmente a la época veraniega. Además, la doctora Coloma recomienda beber agua de forma regular, entre un litro y medio a dos litros diariamente.

Hábitos saludables
Por otra parte, la alimentación no es nuestra única herramienta para mantener una piel saludable todo el año. También es necesario tener hábitos saludables, como no consumir alcohol ni tabaco o hacer ejercicio regularmente para estimular la circulación de la sangre y aumentar el aporte de nutrientes. Además, es recomendable no usar esponjas irritantes en pieles secas, sobre todo en la época veraniega, porque la piel es más frágil y ya está algo irritada por el sol. Tampoco usar detergentes de tolerancia cutánea para la colada, ya que según que tipo de sustancias al estar en contacto con la piel provocan picor y más tarde irritación.
Especial atención debemos poner en vacaciones al tomar el sol. Esta práctica debe iniciarse de forma progresiva, evitando las horas centrales del día y aplicarnos un fotoprotector  adecuado al tipo de piel 30 minutos antes de la exposición al sol. Y después del sol, tras una ducha refrescante es recomendable aplicarnos crema hidratante o el denominado «aftersun», que ayude a mantener la hidratación de la piel y conservar todo su frescor.

Be+ prolonga tu bronceado con una correcta hidratación corporal

Cinfa presenta Be+ hidratación corporal,  una gama basada en fórmulas de absorción ultrarrápidas especialmente desarrolladas para la piel más sensible, que al mismo tiempo que hidratan, sus componentes refuerzan y protegen la barrera cutánea, manteniendo los niveles de energía celular y obteniendo una piel hidratada y protegida durante más tiempo.
Una correcta hidratación es fundamental para prolongar ese maravilloso bronceado y mantener la piel saludable, bonita y luminosa. Como cualquier otro organismo vivo, la piel necesita agua para realizar todas sus funciones vitales: renovación celular, regulación del manto hidrolipídico…. por eso es muy necesaria una correcta hidratación. Además, durante el verano, agentes externos (como los baños de sol, el agua de las piscinas con cloro y la sal, entre otros agentes) producen una pérdida de agua en la piel y como consecuencia una pérdida de vitalidad, flexibilidad y luminosidad.
La gama dermocosmética Be+, creada por Laboratorios Cinfa, nutre la energía celular desde el interior y estimula los procesos de regeneración,  antienvejecimiento, hidratación y cuidado general de las células de la piel. Be+ interviene directamente en el nivel celular potenciando las funciones naturales de renovación y nutrición de las células. Son productos hipoalergénicos y dermatológicamente testados. Además cuenta con una gama de fotoprotectores compuesta por 21 productos de rostro y cuerpo. Este proceso regenerador se traduce en una piel sana y bella.
PVP aprox. de Be+ emulsión corporal hidratante ligera: 14,50€
PVP aprox. de Be+ emulsión coporal hidrante enriquecida: 14,50€