Archivo de la etiqueta: dieta

Consejos para mantener una dieta equilibrada para los más pequeños en verano

Con la llegada del verano, las rutinas se pierden y con ella los horarios de comidas y cenas de forma ordenada. En esta época del año nos relajamos en cuanto a la alimentación de nuestros hijos y la nuestra propia. Desde Onegen Lab facilitan unas pautas para mantener una dieta equilibrada en esta época del año para los más pequeños y también para la familia:

  • HIDRATACIÓN: a pesar que pueda parecer una obviedad, en muchas ocasiones, se nos olvida la importancia de mantener una hidratación correcta. Para los más pequeños desde Onegen Lab recomiendan mínimo beber 4-5 vasos de agua en caso de niños de 1 a 3 años al día y para los padres 1.5 litro diario. Desde la marca señalan que no hay una ley universal sobre la cantidad exacta de agua pero sí es importante vigilar que no haya deshidratación.
  • ALIMENTACIÓN CROMÁTICA: desde Onegen Lab recomiendan apostar por platos de frutas y verduras que combinen distintos colores ya que estos pigmentos contienen vitaminas, minerales y fitoquímicos muy interesantes para nuestros para el organismo ya que de esta forma nos aseguramos que no haya ningún tipo de carencia nutricional.
  • RECETAS LIGERAS Y REFRESCANTES: una de las mejores formas de combatir las altas temperaturas desde la alimentación es con platos refrescantes como sopas frías, ensaladas, cremas. Estos platos son un gran aliado para mantener una dieta equilibrada y además combatir el calor.
  • COMER CON LOS NIÑOS: el verano es un buen momento para aprovechar las vacaciones y la flexibilidad horaria para incorporar el hábito de comer con los más pequeños de casa y así potenciar cualidades como el respeto, el agradecimiento, el compartir, entre otros. Estos hábitos ayudan a que el momento de las comidas se convierta en una experiencia a vivir en familia. El verano puede ser un buen punto de partida para establecer esta experiencia en rutina y ayudar a los más pequeños a disfrutar de estos de momentos.

«Por primera vez tenemos evidencia de que la dieta mediterránea es eficaz contra la pandemia»

El Dr. Miguel Ángel Martínez-González en la recogida del galardón del Instituto Danone.

La dieta mediterránea ha sido elegida como la mejor dieta del mundo por cuarto año consecutivo según el ránking norteamericano U.S. News and World Report por sus beneficios para la salud. Lo ha recalcado el Dr. Miguel Ángel Martínez-González, autor del libro ¿Qué comes? (Planeta, 2020) y uno de los mayores expertos mundiales en la dieta mediterránea al recibir el 27º Premio a la Trayectoria Científica en Alimentación, Nutrición y Salud, “Dr. Carles Martí Henneberg”, del Instituto Danone.

El Instituto Danone lleva años promoviendo la investigación en el ámbito de salud y nutrición y premiando la trayectoria científica de investigadores que han hecho importantes contribuciones en esta área. Durante el acto también se han presentado los nuevos retos del Instituto para adaptarse a las necesidades de la sociedad actual: obesidad, envejecimiento saludable y alimentación sostenible.

Durante su conferencia De ¿qué comes? a ¿qué bebes? el Dr. Martínez-González ha presentado evidencias científicas del estudio SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) que demuestran que la dieta mediterránea podría reducir el riesgo de enfermar con Covid-19. También ha destacado que este patrón de alimentación se ha erigido como una estrategia global para luchar contra la obesidad, más que cualquier posible ‘píldora mágica’, y ha mostrado su preocupación por este problema de salud pública sin precedentes. La población mundial ha pasado de tener 100 millones de obesos en 1975 a tener ahora 700 millones. “La obesidad hace que la infección por coronavirus sea más frecuente y más grave. La actual pandemia de coronavirus probablemente no existirá dentro de un año, pero seguiremos padeciendo esta gigantesca pandemia de obesidad, con un exceso de peso que causa más de 4 millones de muertes al año.”, explica el Dr. Martinez-Gonzalez.

Las pandemias de obesidad y coronavirus
El catedrático de salud pública ha recordado que en Estados Unidos una de cada cuatro personas sufre ya obesidad severa y en 2030 se prevé que en algunos de sus estados el 60% de la población sea obesa. En España, los problemas de sobrepeso y obesidad también se han visto agravados por las consecuencias del confinamiento, como el sedentarismo o los malos hábitos alimentarios y “este exceso de peso afecta ya a un 70% de la población” añade el catedrático.

En su ponencia, ha aportado nuevos datos científicos, únicos en el mundo, sobre la protección por el patrón mediterráneo de alimentación frente a la infección por coronavirus. En el estudio SUN (Seguimiento Universidad de Navarra, con más de 9000 participantes que han sido valorados desde 1999 con medidas repetidas de su dieta y otros factores), se ha demostrado que cuanto mejor se siga la dieta mediterránea, menor es el riesgo de infectarse de Covid.

Además, ha presentado otro estudio reciente, publicado en el European Heart Journal, del que Martínez-González es coautor, y mostró por primera vez que las personas que siguen la dieta mediterránea presentan en su sangre una serie de moléculas características que ayudan a predecir de modo objetivo el riesgo de infarto de miocardio e ictus.

Obesidad, envejecimiento saludable y sostenibilidad
Durante la entrega del Premio se han presentado las nuevas líneas de actuación del Instituto Danone, que se adapta a las necesidades y nuevas de demandas de la sociedad, y ha renovado su junta directiva. El Dr. Luis Moreno Aznar, actual presidente del Instituto, ha pasado el testigo a al nuevo presidente, el Dr. José López-Miranda, catedrático de medicina interna en la Universidad de Córdoba. “El Instituto Danone toma como propios los tres grandes retos de la alimentación actual: la obesidad, el envejecimiento saludable y la sostenibilidad”, ha explicado el nuevo presidente, que añade “hoy ya no es suficiente que los alimentos sean seguros para la población, es necesario que sean respetuosos con el planeta, accesibles a todos en cualquier región del mundo y adecuados a cada etapa de la vida.”

Sobre sostenibilidad, la Dra. Ujué Fresán, nueva experta del Instituto Danone, ha explicado que “el sistema alimentario es uno de los principales responsables del uso de recursos y degradación del medio ambiente” y ha animado a cambiar la alimentación hacia formas que beneficien la salud de esta generación así como la de las que vendrán.

Otro de los miembros del Instituto Danone, el Dr. José Manuel Moreno, especialista en nutrición infanto-juvenil, ha alertado de que «la obesidad infanto-juvenil se ha convertido en un problema de salud pública en países occidentales. España no es ajena a esta situación: entre el 30 y el 40% de nuestros niños y jóvenes tienen sobrepeso”.

En cuanto a la relación entre alimentación y envejecimiento saludable, según el Dr. Leocadio Rodríguez Mañas “el mal estado nutricional es un factor de riesgo para desarrollar fragilidad, y se produce cada vez con más frecuencia, si sumamos la malnutrición y el riesgo de malnutrición puede llegara a estar presente en hasta 1 de cada 4 ancianos que viven en su domicilio”.

Los españoles engordan con la pandemia

Como es lógico, todo el centro de atención informativa se pone en el daño directo de la pandemia, tanto desde una perspectiva médica como socio económica. El perjuicio generalizado es amplio y grave, pero tampoco debemos descuidar otros aspectos, fruto de la situación que nos ha tocado vivir. En este sentido, el impacto negativo también se ha notado en el cambio de costumbres que nos impone el rigor de las normas para combatir los contagios. Variación en nuestros hábitos alimenticios, práctica de ejercicio o vicios que se han acentuado. En este sentido, la consulta Ipsos ha realizado un estudio que nos permite conocer cómo ha impactado la pandemia, desvelando que hemos engordado de forma generalizada en todos los países, si bien esto no es consuelo para nadie.

El estudio se realizó en 30 países y concluyó que la consecuencia más común es la subida de peso. Un 31% de todos los encuestados a nivel mundial ha visto cómo ganaba kilos desde que la pandemia entró en sus vidas, con una media de 6,1 kilos más. No obstante, un 10% ha conseguido perder peso. La ganancia de peso puede ser el motivo de que 3 de cada 10 ciudadanos haya hecho más ejercicio durante los últimos meses, aunque un 23% afirma haber dejado de hacerlo.

En España superamos la media mundial en cuanto a ciudadanos que reconocen haber engordado desde marzo del año pasado, llegando a un 38% de la población, lo que no sitúa en el sexto lugar del ranking mundial y a la cabeza de Europa, seguidos por Italia con un 35%, y Gran Bretaña con 32%. No obstante, el incremento medio de kilos ha sido de 5,7 kilos, lo que nos sitúa en la parte media – baja del ranking, de lo que se concluye que, aunque España haya sido uno de los países que más ha engordado durante la pandemia, los kilos ganados han sido menos que en muchos países. En contraposición, también estamos por encima de la media global y entre los primeros países europeos donde más gente ha perdido peso, un 21% de los españoles así lo afirma, solo por detrás de Gran Bretaña con un 24%.

En cuanto al ejercicio físico, y quizá empujados por ese auge que se vivió durante el confinamiento de hacer deporte indoor con apoyo de las clases online, un 24% reconoce que ha aumentado su actividad física. Sin embargo, son más lo que se han dejado vencer por la pereza o las dificultades para realizar deporte al aire libre, y un 27% reconoce que se mueve menos que antes de la llegada del virus. No obstante, hay que destacar que los españoles están entre los europeos que más se han ejercitado durante estos meses, sólo superados por los ingleses.

Otro de los temas que se han comentado mucho ha sido el consumo de alcohol durante esta pandemia. Ya en la primera ola vimos cómo, tras el primer momento donde la población se abasteció de productos básicos, hubo un incremento de la adquisición de alcohol para consumo doméstico. España ocupa el puesto 16 en el ranking de países que han incrementado el consumo de alcohol y es de los países europeos con menos consumo, sólo por detrás de Francia (6%) e Italia (9%). En cuanto al tabaquismo, un 4% admite que ha dejado este hábito, el mismo porcentaje que ha caído en él durante la pandemia, lo que nos sitúa entre los 6 primeros países que más ciudadanos han empezado a fumar.

Cambiar la tendencia
A pesar de los malos hábitos, la mitad de los españoles encuestados está intentando perder peso y al igual que a nivel global para el 57% lo que más los ayudará a bajar esos kilos de más será tener unos hábitos de alimentación más saludables, seguido de una actividad física más intensa y frecuente (50%). Aunque para cada 4 de cada 10 españoles lo mejor es hacer dieta y reducir la cantidad de alimentos ingeridos; para un 31% tomar menos bebidas azucaradas es determinante y para 2 de cada 10 beber menos alcohol también ayuda bastante a bajar peso.

Para los que apuestan por llevar una alimentación más saludable para adelgazar lo engordado en estos meses, el 62% de los ciudadanos a nivel global apuestan por reducir el azúcar de su dieta, seguido de las calorías (41%), los carbohidratos (39%), la comida procesada (31%) y las grasas saturadas (28%). Los españoles comparten la importancia de la reducción del azúcar en la dieta para conseguir bajar de peso (65%), pero en segundo lugar sitúan la eliminación de comida procesada (46%), siendo los ciudadanos a nivel mundial que más importancia le dan a este factor. Le siguen la reducción de la ingesta de calorías (38%), los carbohidratos (25%) y las grasas saturadas (37%).

De cara a lograr una alimentación más saludable en la población, Ipsos también ha querido conocer la opinión de los consumidores sobre si los Gobiernos y la propia industria de la podrían hacer algo para ayudarles a perder peso. Para los españoles, la principal medida para ayudar a perder peso sería abaratar los precios de la comida saludable (44%), seguido de habilitar espacios verdes para practicar deporte (18%), conseguir que las tablas nutricionales de los productos y alimentos sean más claras (16%) y en cuarto lugar, incluir ingredientes más saludables en los alimentos procesados (13%).

5 claves para mantener una alimentación saludable

Durante las últimas décadas se ha experimentado un aumento drástico en el consumo de alimentos altamente procesados, y se ha informado de que estos representan hasta el 50% del total de la ingesta diaria de energía en los países europeos. Según datos aportados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se estima que en el mundo 672 millones de adultos y 124 millones de menores son obesos y 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso. Para combatir esta epidemia silenciosa, los médicos de Homedoctor, la aplicación pionera de videoconsulta médica, proponen una serie de hábitos clave a la hora de mantener una alimentación equilibrada y saludable:

  • Reduce el consumo de azúcares agregados: La mayoría de las personas consume demasiado azúcar sin darse cuenta. Este consumo se asocia fuertemente con el riesgo de sufrir obesidad y enfermedades cardiovasculares. Si se desea perder peso, es necesario reducir el consumo de azúcar agregado y, para ello, hay que asegurarse de leer bien las etiquetas de los alimentos. En su lugar, se pueden utilizar edulcorantes naturales como la miel, la estevia natural o el azúcar de coco.
  • Basa tu dieta en alimentos saludables como pescado blanco, pescado azul (mínimo 1 día a la semana), fruta (4-5 piezas al día), verdura, legumbres y cereales integrales, evitando el consumo de alimentos que aporten grasas no saludables como embutidos, mantequilla, carnes procesadas, lácteos enteros, y salsas.
  • Cuida la forma en que cocinas los alimentos: Para cumplir esto es fundamental evitar fritos y rebozados. Las cocciones más saludables son a la plancha o parrilla, el horno, hervir, saltear o rehogar. Cocinar sano no tiene por qué ser sinónimo de insípido, para agregar sabor a tus recetas, puedes utilizar especias como curry, tomillo, orégano, pimienta o nuez moscada y sustituir la nata para cocinar por leche de coco. Además, debes moderar el consumo de sal.
  • Descansa las horas necesarias. Según la National Sleep Foundation (NSF), se recomienda a los adultos de 26 a 64 años tener un rango de sueño de entre 7 y 9 horas. Dormir menos de lo necesario dificulta la pérdida de peso, ya que aumenta el apetito y fomenta la ingesta de alimentos calóricos. Además, no dormir las horas necesarias genera una sensación de cansancio durante el día que puede disuadir las ganas de realizar deporte.
  • Adiós a la vida sedentaria: Después de un año en el que hemos pasado más tiempo del habitual dentro de casa, toca retomar la actividad física a la que estábamos acostumbrados. Pero existe vida más allá de ir al gimnasio o salir a correr, el mundo del fitness ofrece un sinfín de posibilidades para que des con ese deporte que de verdad te motive. Bikram yoga, fitboxing, pilates, siclo, patinaje o escalada son algunas de las opciones más demandadas y, además de buenas para la salud, pueden aportar diversión a tu día a día.

Comer es un placer, en eso existe unanimidad. Disfrutar plenamente de la alimentación puede definir nuestro estado de ánimo y extenderse a los demás ámbitos de nuestra vida. Por este motivo, es importante hacerlo con moderación, llevar una dieta rica y variada que incorpore alimentos sanos todo el año y movernos lo máximo posible. ¡Apunta estas claves que proponen los médicos de Homedoctor, y olvídate de dietas imposibles que pueden producir efecto rebote!

Hidratos de carbono y dieta equilibrada ¿combinación imposible?

Es muy común la idea de que hay que huir de los carbohidratos si se quiere mantener la línea, pero estos, tal y como nos recuerda la nutricionista de Clínicas Dorsia, Mª Victoria Ramírez Pérez del Yerro, son imprescindibles para el organismo. Por eso no los debemos suprimir de nuestra dieta sin más. Ramírez nos ofrece las claves para diferenciar los tipos de hidratos de carbono, cómo incluirlos de forma óptima en la alimentación y convertirlos en nuestros aliados en la pérdida de peso.

Odiados y venerados a partes iguales, la realidad es que los hidratos de carbono no pueden faltar en nuestra alimentación, ya que tienen una función energética en el organismo y son imprescindibles para su correcto funcionamiento.

La energía que tu cuerpo necesita
Según la Dra. Ramírez del Yerro, el primer combustible del que va a tirar nuestro organismo cuando necesite energía va a ser los hidratos de carbono, motivo por el cual no debemos eliminarlos de nuestra dieta diaria, si no queremos sentirnos cansados y sin fuerzas. Sin embargo, no todos los hidratos son iguales. Los hay de absorción lenta, como la pasta, la patata, el arroz, las legumbres y los cereales y de absorción rápida, como la fruta, la miel, los dulces y el azúcar. Prestar atención al consumo del tipo de hidratos de absorción rápida resulta fundamental, ya que una vez se cubren las reservas que el cuerpo necesita, su exceso se transformará y acumulará en forma de grasa. Este es el motivo por el cual tenemos la idea de que los hidratos de carbono engordan mucho y son los primeros que eliminamos cuando nos ponemos a dieta. Es un error eliminarlos por completo, lo que sí tenemos que hacer es mantener o ajustar el consumo de pasta, arroz, legumbres, cereales integrales, frente al consumo excesivo de hidratos de carbono de absorción rápida, que son tan comunes en nuestra dieta (dulces, chuches, comidas procesadas, refrescos…), explica la Dra. Ramírez del Yerro, quien aconseja, además no eliminar el consumo de ningún nutriente de nuestra dieta y tatar de llevar un plan de comidas lo más variado posible, para evitar cualquiera carencia que derive en la aparición de posibles patologías

La dieta equilibrada perfecta
No hay truco. Llevar una vida saludable es más fácil de lo que pensamos, solo hay que incluir en ella alimentos variados, cuantos más y con mayor colorido, mejor, y en cantidades adaptadas a nuestras necesidades y condiciones personales. Clínicas Dorsia nos desvelan con qué frecuencia debemos consumirlos y recomiendan, en cualquier caso, acompañarla de una vida activa.

• Pescado: 4-5 veces por semana. 200 gr. Peso recomendado por porción
• Carne y aves: 3- 5 veces por semana. 150-200 gr. Peso recomendado por porción
• Pasta, arroces: 2-3 veces por semana. 150gr/5cdas soperas (peso cocido)
• Legumbres: 1-2 veces por semana. 150gr/5cdas soperas (peso cocido)
• Verduras/ Ensalada: 2 veces al día. 1/3 del plato
• Fruta: 3 veces al día. 3 piezas al día
• Pan: 2 veces al día. 80 gr diarios
• Lácteos: 2 veces al día. 600 ml diarios
• Hortalizas: 1 vez al día. 150gr (peso cocido)

Un menú ideal
Consumir productos de temporada nos facilitará mucho la tarea. La nutricionista Mª Victoria Ramírez del Yerro ha elaborado un menú que representa la dieta equilibrada ideal.

Desayuno

  • 1 taza de leche desnatada
  • 40-60g de pan integral con 1 huevo o dos lonchas de jamón o 3 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra o 2 cucharaditas de mermelada sin azúcar.

Media mañana/Merienda

  • 1-2 porciones de fruta o
  • 1 yogur desnatado edulcorado o
  • 40 g de pan integral con queso desnatado o
  • 30 g de frutos secos

Comida

  • Verdura + proteína animal + cereales/legumbre/hortaliza
  • Trigueros a la plancha con 200g de salmón al papillote con 5 cucharadas de arroz integral.

Cena

  • Verdura + proteína animal
  • Champiñones rehogados con cebolla con 150g de pechuga de pollo a la plancha.

Consumir una dieta alta en grasas en periodos cortos activa señales de alerta en nuestro cerebro antes de engordar, según un estudio de UIC Barcelona

Consumir una dieta alta en grasas durante periodos cortos, de entre tres y siete días, activa la grasa marrón, tipo de grasa que quema calorías en lugar de almacenarlas, y de esta forma puede contrarrestar que personas con una obesidad inicial ganen peso, según un estudio liderado por el Grupo de Investigación en Neurolípidos de la facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de UIC Barcelona.

El estudio, publicado recientemente en la revista Journal of Lipid Research, revela que la ingesta de alimentos ricos en grasas durante unos días produce un incremento de los endocannabinoides en el hipotálamo, región cerebral que controla el apetito y el metabolismo corporal, así como de la actividad de la grasa marrón, que incentiva el gasto de calorías y ayuda a adelgazar.

La Dra. Núria Casals, autora principal junto con la Dra. Rosalía Rodríguez de la investigación, ha constatado que “gracias a este estudio llevado a cabo con ratones, hemos descubierto que la señal entre endocannabinoides y grasa marrón sólo se produce cuando la obesidad es inicial y no en fases avanzadas de la patología”.

Además, “hemos comprobado que cuando se ingieren estas grasas en periodos reducidos de tiempo se producen diferencias por sexos. Los niveles de endocannabinoides detectados son más altos en el caso de las mujeres y, por lo tanto, tienen una protección mayor frente a la obesidad que los hombres”, explica la Dra. Rosalía Rodríguez

Cuando el consumo de alimentos grasos es prolongado –de 28 días en adelante-, los investigadores han detectado que se observa un descenso considerable de endocannabinoides, especialmente cuando se trata de una obesidad ya establecida.

Potencial prevención de la obesidad
Los autores consideran que los resultados del estudio abren la puerta a explorar con mayor profundidad los endocannabinoides y la activación de la grasa marrón con los cambios tempranos en el hipotálamo, y a tenerlos en cuenta como nuevos biomarcadores de la obesidad. Además, permitirá abordar esta patología de forma diferente teniendo en cuenta el género de la persona.

Según los investigadores de UIC Barcelona, conocer esta dinámica de funcionamiento será clave para lograr una potencial prevención del avance de la obesidad y ayudará a otros expertos en cannabis y endocannabinoides a un uso terapéutico correcto, con efectos secundarios mínimos en el abordaje de la obesidad y de patologías relacionadas con la diabetes.

Además de los investigadores de UIC Barcelona, autores del estudio, han participado expertos de otras instituciones como la Universitat de Barcelona (UB), que forma parte junto a UIC Barcelona del Grupo CIBERobn y el Institut de Química Analítica (IQAC-CSIC). Este estudio se enmarca en los proyectos sobre la regulación de la obesidad desde el cerebro que el grupo de investigadores lleva a cabo, y que están financiados por distintas instituciones.

Consejos para una dieta sana este verano

El verano puede ser una buena época para mejorar la alimentación. Con el calor apetece comer más ligero y hay una gran variedad de alimentos de temporada que ayudan a elaborar recetas más apetecibles. Algunos consejos nutricionales básicos para afrontar este verano se basan en una dieta equilibrada y hacer ejercicio físico, incluso dejando caer algún capricho ocasional como las golosinas.
Tanto si comenzamos a principios de año como si lo hacemos justo cuando llega el verano, la alimentación de una dieta sana, se basa en el consumo de frutas frescas, verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales, frutos secos etc.
Es aconsejable ir más al mercado y comprar frutas y verduras de temporada o entrar más en la cocina y buscar recetas nuevas así como planificar y organizar más lo que comemos, que sobretodo en épocas estivas debe basarse hábitos como:

  • Hidratación: con el calor el organismo pierde mucha agua, por eso es recomendable beber al menos 2 litros al día.
  • Cinco comidas diarias: es preferible realizar cinco comidas al día ligeras que comer tres en exceso.
  • Frutas y verduras: contienen mucha agua, vitaminas, minerales, fibra y su digestión es ligera.
  • Más pescado que carne: El pescado contiene más agua que la carne y su digestión es rápida.
  • Postres: en época de mucho calor el postre ideal sería un yogur o helado de yogur, sorbete o helado de hielo. Existen también alternativas saludables como las golosinas Yummeat sin grasa ni azúcar, que ayudan a conseguir una vida sana con su 0%.

Además, se recomienda realizar 30 o 40 minutos de actividad física al día. No es necesario hacer grandes esfuerzos, caminar, montar en bici o nadar, son algunas actividades que se pueden llevar a cabo perfectamente estos días de vacaciones.

Cinco errores más comunes de la operación biquini

La sombra de la operación biquini nos persigue durante todo el año, pero no es hasta que se va acercando el verano cuando pasa a convertirse en una realidad y, en muchos de los casos, ya no hay tiempo para lograr los resultados esperados. Esto provoca que sean muchas las personas que activan las famosas dietas –express, detox,…-, que tienen un denominador común: perder peso en tiempo record. De hecho, según una encuesta realizada en redes sociales de Krissia®, un 35% afirma que este verano volverá a intentarlo.

En este sentido, son muchos los errores que se comenten a la hora de poner en marcha dicha operación, que tienen que ver, sobre todo, con tener resultados de forma rápida. Según los expertos nutricionistas de Krissia, los cinco errores más frecuentes a la hora de activar la operación biquini son:

• Creer que en dos semanas perderemos todo lo acumulado durante el invierno. Las dietas detox no son una solución, ya que perder peso rápido puede causar el tan temido efecto rebote. Este tipo de dietas son muy restrictivas y pueden llevar consigo carencias nutricionales, además de un exceso de líquido y un bajo aporte de sodio, lo que puede causar desorientación o mareos, por lo que pueden suponer un peligro si se mantienen por varios días. Por otro lado, nuestro cuerpo no necesita “desintoxicarse” ya que tiene los mecanismos necesarios para llevarlo a cabo.
• Comer los mismos alimentos durante la operación biquini. Los efectos de una dieta son perceptibles semana a semana y no tendremos la misma meta el primer mes que el segundo, ya que al principio la pérdida de peso es más rápida. Por eso, hacer dietas basadas en un grupo de alimentos concreto puede llevar al aburrimiento y, lo que es más arriesgado, a un déficit de nutrientes. Así, debemos variar nuestros objetivos para optimizar nuestra dieta, pero siempre con una dieta hipocalórica equilibrada. Por ejemplo, al principio pondremos el foco en comer más proteínas y menos carbohidratos, y lo iremos ajustando en función de los objetivos y las recomendaciones que nos indique el nutricionista.
• Saltarse alguna comida porque no tenemos hambre. Durante la operación biquini, el cuerpo se asentará y llegará el momento en el que perderemos el apetitito y la ansiedad por la comida. Es importante seguir haciendo una pauta bien organizada de comidas para que nuestro metabolismo esté activo –evitando el reposo y el enlentecimiento- . De esta manera, además, tenemos un mejor control sobre la cantidad y calidad de los alimentos que tomamos, y evitamos llegar a la siguiente comida con más hambre y ansiedad, lo que podría hacernos elegir opciones menos adecuadas.
• Pensar que podemos hacer la operación bikini por nuestra cuenta. Seguir la dieta sin asesoramiento de especialistas en nutrición, que nos pauten recomendaciones de acuerdo a nuestro cuerpo y ritmo de vida, es sinónimo de fracaso, no solo porque seguramente conseguiremos ese efecto rebote tan indeseado, sino porque puede ser perjudicial para nuestro organismo.
• Abusar de los alimentos light. Creer que este tipo de alimentos son poco calóricos y no engordan, es un error. Las versiones light de alimentos muy calóricos tendrán una reducción significativa de calorías, pero si ingerimos cantidades abundantes de estos alimentos, el efecto será similar. La clave está en fijarnos en la tabla nutricional, para elegir aquellos alimentos con un aporte de proteínas interesante y un bajo contenido en grasas y azúcares, además de controlar las cantidades y así evitar el fracaso.

En definitiva, lo más importante es planificar la operación biquini a largo plazo y no esperar a los últimos meses para activarla. Natalia Ramos, responsable de Nutritional Development and Education de Krissia, recuerda que “la operación biquini no se consigue de un día para otro y es importante trabajarlo a lo largo de los meses, combinando una dieta saludable con una vida activa, que nos ayudará a mejorar nuestro estado de ánimo y repercutirá de manera positiva en nuestro organismo”.

Algunos consejos para no fracasar en el intento

El primero de los pasos para lograr que la operación biquini sea un éxito es seguir una alimentación equilibrada, que contenga alimentos variados y ricos en proteínas. Una buena solución a esta dieta es, por ejemplo, una cena ligera, en la que podemos optar por ensaladas como plato único. Solo tendremos que incorporar un complemento proteico, como puede ser Krissia® 0% grasas.

Asimismo, otra manera de activar la operación biquini con éxito es combinar la dieta equilibrada con el ejercicio. El gimnasio no es la única opción para mantenerte en forma, máxime con la llegada del calor. Existen otro tipo de actividades como el yoga que te ayudará a mantener tu organismo activo y trae consigo beneficios similares, o incluso más, que cualquier otro deporte. Además, el yoga ayuda a encontrar el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Perder peso a expensas de grasa mejoraría la resistencia a la insulina de más de 3,5 millones de españoles

Más de tres millones y medio de españoles podrían controlar su diabetes si realizaran una pérdida de peso específicamente dirigida a reducir su grasa corporal. Este es el mensaje que PronoKal Group lanza a través de su campaña de concienciación social “Pierde lo que realmente importa”, con motivo del Día Mundial de la Diabetes. Esta campaña socio-sanitaria, dirigida a la población en general y a los médicos en particular, ha hecho llegar en los últimos meses a un centenar de médicos de toda España que tratan a pacientes con sobrepeso y obesidad (endocrinos, médicos de Atención Primaria, estéticos…) un bloque de 2 kg de “grasa humana”. Se trata de una simulación efectista y muy realista, pero que persigue que médicos y pacientes tomen conciencia de ese órgano que es la grasa, de cómo puede influir en la salud de las personas y de la importancia de promover específicamente su pérdida, preservando la masa muscular. Ahora, en este marco tan señalado, la compañía da un paso más para resaltar que realizar ese cambio de paradigma permitiría ayudar a reducir las cifras de pacientes con diabetes tipo 2.

¿Por qué hay que buscar la pérdida de grasa?
En los últimos 30 años, multitud de investigaciones han permitido demostrar que la grasa corporal, especialmente la situada en el abdomen, funciona como un órgano endocrino, que puede ser responsable de la aparición de enfermedades cardiometabólicas (como la diabetes tipo 2), de la gestión del apetito o incluso de la aparición de algunos tipos de cánceres. Por lo que elegir un tratamiento que específicamente aborda la obesidad desde esa perspectiva, puede ser muy efectivo.
Precisamente, los resultados de un estudio publicado que comparaba la efectividad de tres métodos de pérdida de peso, (una dieta cetogénica baja en grasa, una dieta hipocalórica convencional y la cirugía bariátrica), respaldan la necesidad de ese cambio en el tratamiento de la obesidad y el beneficio que esto puede comportar específicamente a pacientes con resistencia a la insulina. El estudio muestra que la dieta cetogénica baja en grasas es el tratamiento que presenta grandes puntos diferencialmente positivos en relación con las otras dos metodologías de pérdida de peso. Concretamente, ésta demuestra una mejora en los valores analíticos del índice HOMA, un índice médico para predecir el riesgo de progresión del paciente a padecer una diabetes tipo 2. Según este estudio, la dieta cetogénica no solo ofrece una reducción significativa de peso a expensas mayoritariamente de grasa, sino que es el tratamiento que mejor y más rápidamente disminuye la resistencia a la insulina (-3,5 DC vs -1,9 DH y -1,3 CB), para alcanzar unas cifras normalizadas (HOMA < 2).
De hecho, otra investigación clínica que comparaba la eficacia de una dieta cetogénica baja en grasas específica para pacientes con diabetes tipo 2 o prediabetes en comparación con una dieta hipocalórica convencional (estudio DiaproKal), mostró que la dieta cetogénica consigue reducir casi el doble los niveles de la HbA1c que el grupo de dieta hipocalórica (0,88% vs 0,46%) y que el 46,2% de los pacientes consigue normalizar su azúcar en sangre (<100 mg/dl), un porcentaje 3 veces superior al que consiguió normalizarla siguiendo una dieta hipocalórica tradicional.
Asimismo, datos de otra reciente investigación española, publicada en este caso en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (JCEM), respaldan también este cambio de tendencia. El estudio muestra cómo los tratamientos multidisciplinares de pérdida de peso de PronoKal Group (que incluyen actividad física, un pauta dietética cetogénica baja en grasa con seguimiento en todo momento por el médico y la dietista-coach), hacen perder peso a expensas de grasa y además preservan la masa muscular: de los pacientes en estudio, por cada 20 kg de peso perdidos de media, 18,2kg son de grasa. Es decir, el tratamiento consigue que más del 90% del peso que pierde el paciente sea de masa grasa específicamente. Y lo que es más importante aún, muestra una mayor especificidad por la grasa visceral, pues los pacientes en estudio lograron una pérdida del 56% de la grasa visceral inicial.

Un llamamiento al cambio
“Teniendo en cuenta, que la diabetes es una enfermedad silenciosa que no deja de aumentar -prácticamente ha duplicado su prevalencia en los últimos 30 años-, y que en gran medida es debido al incremento constante que también han sufrido las cifras de obesidad y sobrepeso -la prevalencia del exceso de grasa en España ya afecta al 80% de la población-, creemos que es imprescindible empezar a apostar por tratamientos que nos permitan luchar de forma efectiva contra la grasa y las enfermedades asociadas. Por ello, en el Día Mundial de la Diabetes más que nunca, debemos tomar medidas en este ámbito”, comenta el Dr. Ignacio Sajoux, Chief of Scientific Department en PronoKal Group.

5 alimentos altos en calorías que no debes eliminar de tu dieta

¿Qué haces comiendo eso? Es malo, engorda, te va a sentar fatal… ¿Quién no ha oído alguna vez algo así? Llevar una alimentación saludable, no quiere decir que haya que renunciar a esos caprichos que tanto nos hacen disfrutar. Todos los alimentos son necesarios en nuestra dieta con el fin de que nuestro organismo pueda funcionar correctamente, incluso los de alto aporte calórico. De hecho, siempre que se tomen con moderación, no tienen por qué hacernos sentir mal cuando probamos un bocado.
Según la Dra. Sònia Cibrián, especialista en nutrición de mediQuo, una App de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana, “es importante conocer el aporte calórico que tienen ciertos alimentos, para no tener que renunciar a ellos. Un alimento que aporte calorías elevadas puede también ser saludable, por lo que su consumo moderado puede ser beneficioso para la salud”. La especialista en nutrición de mediQuo analiza 5 alimentos que, a pesar de ser altos en calorías, no debemos eliminar de la dieta:

  • Frutos Secos: unos 100gr. de frutos secos aportan unas 600kcal, pero también omega3, fibra, proteínas, vitamina E y selenio. Por ello, es recomendable tomar un pequeño puñado, 6-8 nueces o almendras, a media mañana o para merendar para aprovechar todos sus beneficios sin excederse con las calorías. Además, las personas que consumen frutos secos regularmente en su dieta tienen menos riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares y coronarias, según un informe presentado en Journal of the American College of Cardiology, una de las principales revistas de Cardiología.
  • Aguacate: aporta unas 230kcal. por cada 100gr. Es un alimento rico en ácidos grasos saludables, ácido fólico y potasio, por lo que es ideal para deportistas. Asimismo, algunas investigaciones revelan que ingerir el potasio que contiene el aguacate, por cada 100 gramos, es recomendable para reducir aquellas enfermedades relacionadas con la presión arterial como, por ejemplo los infartos. Y ¿cuándo es mejor tomarlo? Cibrián afirma que una buena opción es incluir media pieza en el desayuno o en la comida.
  • Aceite de oliva: con 899 kcal. cada 100gr. es uno de los alimentos más calóricos, aunque saludable. No hay que apartarlo ni eliminarlo de la dieta, pero sí que hay restringir su consumo a 2-4 cucharas al día y, preferiblemente, en crudo.
  • Chocolate negro: aporta 540 kcal. por cada 100gr. Su contenido en diversas vitaminas y proteínas hace que sea un buen complemento en dietas hipocalóricas en momentos de “debilidad”, eso sí, en pequeñas porciones. Además, hay estudios que afirman que es beneficioso para la salud del corazón y ayuda a activar el metabolismo.
  • Miel: este endulzante natural aporta 320 kcal. por cada 100gr. Aunque su índice glucémico es inferior al del azúcar, hay que considerar el elevado aporte energético que conlleva para nuestro organismo. De hecho, algunos informes señalan que ayuda a activar el cerebro y a combatir la demencia. Al ser un alimento muy dulce hará que consumamos menos calorías, ya que con una pequeña cantidad será más que suficiente.

En definitiva, “lo más importante es seguir una dieta sana, variada y equilibrada, sin temor a introducir ningún alimento en nuestra dieta, pero siempre con moderación”, incide la doctora Cibrián.