Archivo de la etiqueta: caída del cabello

Caída del cabello: ¿cómo frenarla?

La pérdida de cabello siempre nos genera una cierta preocupación. El ciclo capilar está compuesto por tres fases distintas: la anágena, la catágena y la telógena. Tal y como recoge Quirónsalud, estas etapas vienen determinadas por distintos factores como son la genética, hábitos alimenticios, el clima, patologías o cambios en el organismo provocados por el estrés o el embarazo.

Para mantener un buen cuidado del cabello se deben evitar los peinados tirantes; lavar el cabello con productos adecuados; si se utiliza secador, hacerlo a una distancia mínima de 30 centímetros y con aire frío; no usar en exceso planchas y reducir el consumo de tabaco o dejar de fumar.

Evita que se caiga

Cuando llega el otoño no solo caen las hojas de los árboles, también se intensifica la caída del cabello en hombres y mujeres. El pelo cae durante todo el año, pero en esta estación la pérdida se acentúa, lo cual es normal, forma parte del proceso de renovación del cabello.

Por eso no debemos alarmarnos si vemos más pelo de lo normal en la ducha en estas fechas. Este proceso fisiológico suele durar algunas semanas, y en otoño, suele afectar incluso a personas de cabello grueso, pudiendo llegar a caerse la cantidad de cien cabellos al día.

“El aumento de la caída del cabello estacional debe considerarse, en parte, un fenómeno fisiológico de reemplazo natural. El cabello tiene su propio ciclo vital, que puede durar entre dos y seis años, renovándose unas veinte veces durante la vida de cada individuo, antes de morir por atrofia del folículo piloso. Estaciones como la primavera o el otoño no hacen más que acelerar el ciclo de vida del cabello”, explica el doctor Antonio Leone, experto en salud capilar de la clínica especializada en medicina capilar MC360.

Cuándo tomar precauciones
Cuando la caída viene provocada por este fenómeno estacional, el pelo se cae en la fase telógena, es decir, la etapa en la que éste se encuentra al final de su ciclo de rebrote; mientras que los folículos ya están trabajando para producir cabello nuevo. Sin embargo, existen ciertas señales de alarma que nos indican el riesgo de que la caída tenga características patológicas, como el prurito y el dolor en el cuero cabelludo. En estos casos, la caída continuará después del cambio de estación. “Ante la duda, lo más recomendable es consultar con un especialista, para que pueda llevar a cabo un correcto diagnóstico, solicitar pruebas complementarias y pautar un tratamiento adecuado, si es preciso”, detalla el especialista de MC360.

Existen determinados factores que pueden afectar a la salud de nuestro cabello, como una mala hidratación, el estrés u otro tipo de causas hormonales como alteraciones del tiroide o de hormonas sexuales, que pueden coincidir con cambios fisiológicos como la menopausia o con alguna patología como el síndrome del ovario poliquístico. Entre las causas más frecuentes de efluvio telógeno se encuentran las anemias, por lo que será necesario prestar mucha atención a la hemoglobina, la ferritina, la vitamina B12 y el ácido fólico. “Llevar una alimentación adecuada y equilibrada es el mejor remedio natural para lograr un cabello sano, por lo que es primordial no llevar a cabo cambios drásticos en la dieta, ya que esto puede provocar la caída del cabello. No obstante, en ocasiones la nutrición puede no ser suficiente para evitar el riesgo de calvicie prematura, si hablamos de alopecias patológicas”, indica el doctor Leone.

Así, la alimentación será uno de los factores clave para mantener un cabello sano, fuerte y con brillo. Por ello, hay que prestar especial atención a las proteínas y vitaminas en general, así como a las frutas y verduras, ricas en vitaminas A, B, C y E. Tampoco deben faltar los minerales como el calcio, presente en la leche y sus derivados; el hierro, que se encuentra en vegetales verdes como espinacas, remolacha, lentejas y carnes rojas; el zinc,  presente en alimentos como el pepino, el yodo, presente en el pescado; o el cobre, que ayuda a la pigmentación y se encuentra en carnes, vegetales y nueces. Otros aliados óptimos para incluir en la dieta son el magnesio (en semillas, frutos secos, cereales integrales, legumbres y hortalizas de hoja verde); las grasas vegetales saludables, como las que contienen los frutos secos y el aceite de oliva; así como el aceite de girasol, las semillas de lino y la soja.

“Existen suplementos vitamínicos que son un complemento a la dieta en temporadas en las que se cae más el pelo. Lo ideal es que se tomen antes de que inicie la caída estacional para mejorar la calidad del cabello, darle cuerpo y estimular su crecimiento. Existen productos naturales como la levadura de cerveza o el germen de trigo que son una excelente fuente nutritiva, así como las semillas de uva o el extracto de Ginkgo. Antes de tomar estos suplementos, es importante acudir a un especialista que realice un diagnóstico adecuado y valore el caso individualmente, determinando si existe una deficiencia nutricional real que necesite de una suplementación”, destaca el experto en medicina capilar de MC360.

Aunque no se puede evitar la caída del cabello estacional al tratarse de un proceso fisiológico, para fortalecer el pelo y prevenir su caída, además de llevar una dieta saludable o tomar suplementos multivitamínicos, es recomendable la práctica de actividad física regular, ya que mejora el flujo sanguíneo al cuero cabelludo y, en consecuencia, la calidad de éste.

Por otro lado, es aconsejable llevar a cabo cuidados capilares como lavarse el pelo con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana y no hacerlo todos los días, “ya que el abuso de elementos como el secador o plancha resultan dañinos para el cuero cabelludo”, recalcan desde MC360; también es recomendable utilizar productos capilares como champús, lociones o acondicionadores que respeten el cuero cabelludo y no sean agresivos (sin siliconas ni parabenos); además, realizarse tratamientos capilares específicos con acción reparadora y fortalecedora como la mesoterapia con vitaminas y oligoelementos o PRP (plasma rico en plaquetas), ayudan a fortalecer el cabello y prevenir la caída estacional.

Tipos de caída de pelo: qué tratamiento utilizar

La caída del pelo es un problema que afecta al 46% de la población masculina en España. Sin embargo, se trata de una realidad que también sufren muchas mujeres, un 15% de mujeres hasta los 40 y alrededor del 40% a partir de los 40 años. Antes de pensar en el tratamiento al que hemos de someternos cuando nos encontramos ante los primeros síntomas de alopecia, debemos analizar y descubrir por qué se nos está cayendo el pelo. Según la clínica de salud capilar especializada en microinjerto capilar MC360, existen diferentes tipos de caída del pelo y para determinar las causas y conocer el estado de salud del cabello se debe realizar un diagnóstico médico con el que identificar la razón de la situación. Este diagnóstico se lleva a cabo tras una analítica personalizada que permite medir el nivel de los nutrientes en sangre para identificar si existe alguna deficiencia, un análisis de hormonas para descartar alguna anomalía, y por último se examina la densidad del pelo, la cantidad y el estado de los folículos pilosos, denominado tricograma.
Una vez comprobado el estado de salud del cabello, se puede determinar qué tipo de alopecia se sufre y cuál es el tratamiento más indicado en cada caso. El director médico de MC360, Pablo Naranjo, explica qué tipos de alopecia existen:

  1. Efluvio telogénico agudo: esta es una caída del pelo en la que el estrés es el condicionante principal que afecta al cabello. Niveles muy intensos de estrés provocan una fuerte caída en zonas concretas de la cabeza. En este tipo de alopecia el pelo vuelve a crecer muy rápido.
  2. Alopecia androgenética: este tipo de caída es más frecuente en hombres que en mujeres, pero, aun así, las mujeres no quedan exentas de padecerla. Este cromosoma es hereditario por parte materna. La testosterona no provoca directamente la alopecia como se cree comúnmente, es un derivado de la misma, el andrógeno DHT (Dihidrotestosterona) el responsable de la misma.
  3. Efectos secundarios de un fármaco: puede ser una consecuencia de un medicamento como la quimioterapia.
  4. Enfermedades como anemia, lupus, hipotiroidismo, hipertiroidismo o falta de vitaminas: estas enfermedades causan la caída del pelo, y en ocasiones, una buena suplementación alimentaria o medicación terapéutica puede frenarla.
  5. Alopecia areata: es una pérdida del pelo en una zona concreta del cuerpo. Normalmente son redondeadas y se ocasionan en el cuero cabelludo. Suele producirse por estrés, ¿por qué se produce este tipo de alopecia? No se conocen con exactitud las causas de esta alopecia, pero se cree que es una patología auto-inmune. La caída del pelo es causada por el sistema inmunitario que, por error, ataca al tejido corporal sano.

Los alimentos que evitan la caída del cabello

La imagen física es un factor que preocupa considerablemente tanto a hombres como a mujeres. Existen diferentes aspectos que influyen directamente en nuestra apariencia; la complexión, el color de nuestra piel, nuestra forma de vestir y el cabello. Por ello, mantener nuestro pelo sano es un hábito que va ligado a cuidar nuestra estética.

En ocasiones, detectamos que nuestro pelo se debilita y se rompe con facilidad. Esta caída del pelo puede deberse a diversas causas. El director médico de la clínica de salud capilar MC360, Pablo Naranjo, asegura que ante la caída del pelo es necesario hacer un diagnóstico previo de la situación para establecer la razón de esta pérdida intensa de cabello. A veces se origina por una patología llamada anemia. En estos casos se recomienda una dieta que suplemente esta carencia de vitaminas y minerales que está debilitando el cabello.

“La caída del pelo es un problema que ocurre más de lo que pensamos en nuestra sociedad”, alega el Dr. Pablo Naranjo. “A través de un estudio o análisis podemos descartar una serie de parámetros que pueden estar provocando esta caída; pero no hay que alarmarse ya que la caída del pelo siempre tiene tratamiento y solución”.

El Dr. Naranjo incide en la importancia de una buena alimentación, ya que esta influye de manera positiva en la salud capilar. Una nutrición rica en vitaminas puede ayudarnos a frenar o debilitar esta intensa caída del cabello. Las vitaminas necesarias para el pelo son, la vitamina A, B, C y B12. Los minerales indispensables para un cabello fuerte son el hierro, cobre, zinc, biotina y ácido fólico. Desde MC360 explican qué alimentos aportan los nutrientes necesarios para tener un pelo fuerte:

• El hierro es un mineral indispensable en nuestro organismo que ayuda a oxigenar la sangre. Es el encargado de producir hemoglobina, que son las proteínas indispensables para trasportar el oxígeno al resto del cuerpo. Cuando notamos una ausencia o deficiencia de hierro tendemos a sentirnos más cansados. Los alimentos ricos en hierro son: legumbres como lentejas, garbanzos y alubias; las verduras de hoja verde como los berros o las espinacas; las carnes rojas como la ternera y el buey; y el marisco como los mejillones, las ostras o las almejas.

• Las vitaminas son sustancias necesarias para el crecimiento y desarrollo de las células. La vitamina C ayuda a la absorción del hierro en el organismo y favorece la cicatrización de las heridas. Por otro lado, debemos tener en cuenta la vitamina A, ayuda al desarrollo y mantenimiento de los tejidos óseos, dientes, membranas mucosas y piel. La vitamina D es la encargada de absorber el calcio y el fósforo para el buen funcionamiento del cuerpo, es la que se adquiere directamente del sol. Por su parte, la vitamina B12 ayuda al mantenimiento del sistema nervioso central, entre una de sus muchas funciones. Incorporar a nuestra dieta alimentos como los hígados y vísceras, lácteos, arroz, trigo, naranjas, fresas, kiwi, zanahoria, avena y pomelos mejorará nuestro sistema.

• El zinc es un mineral que se encuentra en las células y ayuda a combatir a bacterias y virus que puedan afectar al cuerpo El director médico de MC360, refuerza “la necesidad de ingerir en nuestra dieta alimentos como las berenjenas, los garbanzos, el plátano, los higos, la avena y frutos secos, ya que la carencia de zinc es uno de los factores que afectan agresivamente a la caída del pelo”.

• La biotina es necesaria para el desarrollo de nuestras células y segregación de ácidos grasos en nuestro cuerpo. Es un componente que afecta directamente al estado del cabello y uñas. Los alimentos que contienen biotina son los derivados de la leche, las fresas, plátanos o la levadura de cerveza.

• El ácido fólico es necesario para la maduración de proteínas estructurales y hemoglobina. Es una vitamina que previene malformaciones en el feto, en caso de estar embarazada y afecta significativamente en el cansancio de una persona cuando se tiene carencia de ella. El ácido fólico se encuentra en alimentos como el zumo de naranja, los espárragos, el brócoli, la remolacha y el aguacate.

Llevar una dieta equilibrada nos aporta esa energía y nutrientes necesarios para mantenernos activos a lo largo del día y tener una correcta salud capilar, pero el doctor Pablo Naranjo aconseja que “si se está sufriendo una intensa caída de cabello se acuda a un médico especialista en salud capilar para que sea él quién establezca cuáles son las causas de la pérdida de cabello y ofrezca el mejor tratamiento para solucionarlo”.