Archivo de la etiqueta: azúcar

Consejos para reconocer el azúcar añadido a los alimentos

Dña. Pilar Puértolas Barrado, nutricionista Grupo Virtus.

En estos momentos, se habla mucho de la importancia de llevar una alimentación saludable y evitar los azúcares innecesarios de los alimentos. Para entender mejor estas recomendaciones es necesario saber identificarlo bien.

Los carbohidratos son fundamentales en nuestra alimentación ya que son una de las fuentes principales de energía. En este sentido, se pueden encontrar dos tipos de hidratos de carbono en la dieta: los naturales y los añadidos. ¿En qué consiste cada tipo?

Los naturales o intrínsecos son los que forman parte del alimento junto con otros nutrientes y no han sido incorporados de manera voluntaria. Alimentos como las frutas, cereales, verduras, legumbres y lácteos los contienen. Es importante tener en cuenta que a estos también se les denomina carbohidratos, sin embargo, no deben desaparecer de nuestra alimentación.

Los que se añaden a los alimentos voluntariamente son a los que comúnmente se los denomina azúcares. Son estos “azúcares añadidos” los que se deben evitar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta reducida de azúcares a lo largo de toda la vida con un consumo inferior al 10% de la ingesta calórica diaria, aunque reducirla hasta el 5% produciría beneficios adicionales para la salud. Lo que equivale a unos 25 gramos al día para los adultos con un índice de masa corporal normal o unas 6 cucharadas de postre, para uno consumo de unas 2000 Kcal. Esto se aplica a todos los monosacáridos (como glucosa y fructosa) y disacáridos (como sacarosa o azúcar de mesa) que son añadidos a los alimentos por los fabricantes, cocineros o consumidores, así como a los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de fruta. Las directrices no se refieren a los azúcares de las frutas frescas y verduras o los azúcares presentes de forma natural en la leche.

Si consumimos alimentos con muchos azúcares consumimos calorías, pero con escaso valor nutritivo lo que puede derivar en una desnutrición unida a sobrepeso u obesidad, aumento de los triglicéridos (grasa) lo que hace aumentar el riesgo cardiovascular, alteraciones hepáticas, desórdenes del comportamiento, diabetes, hiperlipidemia y la presencia de caries.

Por ejemplo, cuando añadimos azúcar a un café, a un yogur o a un postre casero somos conscientes de la cantidad que ponemos. El problema aparece cuando se consumen alimentos procesados ya que, al tener diferentes denominaciones, es muy difícil identificar estos azúcares.

Los azúcares se suelen incorporar para obtener un determinado color (como es el “caramelizado o tostado”), como conservante, para modificar la textura ya que proporciona volumen, necesarios en el proceso de fermentación y, por supuesto, para aportar sabor. Por ello, los azúcares añadidos se encuentran, aparte de en los dulces, en muchísimos otros productos como el pan, el tomate en conserva, los purés de verduras, bebidas vegetales, salsas y aliños como la de soja o el de módena, pizzas, sándwiches envasados, bebidas energéticas, agua con sabor, bebidas con té ya preparadas y envasadas, en los sazonadores para fajitas, jamón york o el queso. Pero eso no es todo, por ejemplo, bebidas que comúnmente asociamos a “saludable” como el Aloe vera también pueden llevar azúcar, e incluso en la cerveza y vino podemos encontrarlo.

Consejos para identificar el azúcar
Para reconocer el azúcar en los alimentos procesados es necesario fijarse en la tabla de información nutricional, en concreto en la parte de hidratos de carbono donde pone azúcares, así como en la lista de ingredientes. Pero hay que prestar especial atención ya que el azúcar añadido puede encontrase oculto bajo otras denominaciones.

Los siguientes términos son azúcares:

  • Ingredientes que terminan en –osa: glucosa, maltosa, sacarosa…
  • Siropes y jarabes: ágave, arce o maple, maíz, caña, ceratonia siliqua, panqueque…
  • Dextrinas y maltodextrinas.
  • Azúcar de: caña, invertido, malta, coco, glass.
  • Edulcorante de fructosa, fructosa líquida.
  • Dextrosa anhidra y cristalina.
  • Melaza.
  • Miel.
  • Panela.
  • Almidón de: maíz, hidrolizado.
  • Jugos concentrados y néctares de frutas.
  • Caramelo.
  • Cristales de: jugo de caña y florida.
  • Malta de cebada.

Por todo ello, es necesario reducir el consumo de azúcares en la dieta. Para ello, desde el equipo de nutrición de Grupo Virtus recomendamos:

  • Beber agua o bebidas aromatizadas con trozos de fruta natural en lugar de refrescos o bebidas energéticas.
  • Comer la fruta entera en lugar de zumos.
  • Evitar los cereales azucarados y glaseados en el desayuno. La alternativa más saludable es elegir aquellos sin azúcar añadido.
  • Elegir fruta para el postre
  • Consumir alimentos frescos y naturales en lugar de procesados.

Eliminar el azúcar te ayudará a estar más sano y fuerte

Cada día somos más conscientes de los efectos negativos de tomar azúcar y los beneficios de optar por la comida real. Este ingrediente, además de ser el enemigo número uno de la báscula, provoca serias enfermedades cardiacas, complicaciones metabólicas, caries o acelera la aparición de arrugas. Sin embargo, si todos conocemos estas temidas consecuencias, ¿por qué es tan complicado eliminar el dulce de nuestra vida? La respuesta es sencilla: cuando ingerimos azúcar, el cuerpo segrega dopamina, una sustancia química que nos hace sentir placer y, cuanto más azúcar consumimos, más la necesitamos. El problema está en que, aunque no lo sepamos, consumimos este ingrediente más de lo que debemos, ya que muchos alimentos de nuestra rutina diaria, como cereales o zumos de frutas, tienen entre sus tres primeros ingredientes el azúcar y la consumimos sin darnos cuenta.

La solución para desintoxicarnos de esta conocida «droga del siglo XXI», es eliminar radicalmente el azúcar de nuestra vida. Una tendencia que ya predicaban celebrities como Jennifer López, Eva Longoria o Gwyneth Paltrow, y que hoy se ha convertido en un estilo de vida. Para ayudar con la lucha contra el azúcar, os damos 5 trucos para iniciarse en la práctica del 0%:

  • Aprende a leer las etiquetas: No te dejes engañar por los productos catalogados como “light”, pues estos no están exentos de contener azúcar. Para evitar comer este ingrediente sin darnos cuenta, es importante que aprendamos a identificar qué alimentos tienen azúcar encubierto. Es tan sencillo como observar el orden de los ingredientes de un producto, este informa sobre las cantidades que contiene el alimento de mayor a menor.
  • Acostumbra al paladar: Las primeras veces que tomas un café sin azúcar o chocolate negro con más de 85% de cacao puede resultar desagradable al gusto. Sin embargo, se trata de ir entrenando poco a poco al paladar, de manera que seamos capaces de disfrutar del sabor natural de los alimentos. Si conseguimos no manipular el sabor real de los alimentos, llegará un momento que el sabor dulce nos resulte desagradable y lo rechacemos.
  • Elige alternativas nutritivas: Si eres goloso y te cuesta renunciar a un capricho de vez en cuando, opta por alimentos saludables como los dátiles, que son un snack súper sano y nos quita ese antojo de dulce que de vez en cuando pide el cuerpo; el chocolate negro (85% o más de cacao) que es rico en antioxidantes y mejora la salud cardiovascular; o las golosinas sin azúcar Yummy Sweets, que mantienen el sabor y la textura de siempre y solo tienen 99kcal por bolsita.
  • Evita los alimentos procesados: Aunque sabemos que esto es difícil ya que los ultraprocesados se han adueñado de la mayoría de lineales de supermercados e hipermercados, haciéndonos creer que no podemos vivir sin ellos, debemos evitar caer en la tentación y comprar únicamente productos reales y cocinarlos nosotros mismos. Esta es la única manera de evitar ingerir ingredientes químicos y artificiales y exceso de azúcar.
  • Practica ejercicio físico: En momentos de estrés, nerviosismo e incluso tristeza, es muy normal que sintamos un gran deseo de comer dulce a todas horas. Por ello vemos recomendable aliviar la tensión que genera esta ansiedad a través del deporte. Esta opción es la más beneficiosa tanto para la salud mental como para la física.

La OMS advierte del excesivo consumo de azúcar en la población… pero hay alternativas

La Organización Mundial de la Salud ha vuelto a avisar del excesivo consumo de azúcar entre la población debido fundamentalmente a los productos ultra procesados, como los zumos industriales, los refrescos azucarados, salsas o precocinados. También los especialistas en nutrición advierten una vez más sobre los peligros del consumo de azúcar entre la población española, que se sitúa en 71,5 gramos diarios, casi el triple de la ingesta recomendada por la Organización Mundial de la Salud (25 gramos), según la encuesta Anibes, de la Fundación Española de Nutrición (FEN).
No es necesario ser goloso para para consumir azúcar en exceso. Este alimento se encuentra en muchos productos que van desde la fruta a los lácteos pasando por la miel, pero sobre todo está en muchos platos procesados.
El azúcar y su alto consumo se están convirtiendo en un verdadero problema en España y en el mundo, según organismos de salud pública. Este exceso está desarrollando un aumento en enfermedades como la obesidad, la diabetes o enfermedades cardiovasculares.
Sobre todo preocupa la peligrosidad de azúcares añadidos en la bollería industrial que se pueden encontrar con varios nombres: jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, glucosa, sacarosa o lactosa. De ahí que los expertos, estén intentando reducir los alimentos ultra procesados y volver a la comida real, basada en verdura, patatas, aceite de oliva, legumbres, frutas, huevos, frutos secos etc.

El estudio científico ANIBES describe la presencia de azúcares añadidos y edulcorantes bajos en o sin calorías en alimentos y bebidas

La revista científica internacional Nutrients acaba de publicar la investigación ‘Azúcares añadidos y edulcorantes bajos en o sin calorías en una muestra representativa de productos alimenticios consumidos por la población española del estudio científico ANIBES’. Esta publicación científica se ha centrado en el análisis de la presencia y tipos de edulcorantes bajos en o sin calorías y azúcares añadidos entre los principales grupos de alimentos y bebidas consumidos por la población del estudio científico ANIBES.

Se trata de un nuevo trabajo que incluye resultados pioneros dentro de este estudio científico sobre datos antropométricos, ingesta de macronutrientes y micronutrientes y sus fuentes, así como el nivel de actividad física y datos socioeconómicos de la población, que ha sido coordinado por la Fundación Española de Nutrición (FEN).


Presencia de edulcorantes bajos en o sin calorías
“Esta investigación pone de manifiesto que en la actualidad existe una amplia presencia de edulcorantes bajos en o sin calorías y azúcares añadidos en muchos grupos de alimentos y bebidas comercializados en España”, apunta el Prof. Dr. Gregorio Varela-Moreiras, Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad San Pablo-CEU, Presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) e investigador principal de este trabajo. “Según los resultados obtenidos, tras la revisión de las etiquetas de los productos, se ha encontrado que el 10% de los productos alimenticios analizados contenía edulcorantes bajos en o sin calorías, referidos al trabajo de campo realizado en el año 2013. Habría que seguir analizando los productos alimenticios del mercado para observar la evolución de la presencia de estos ingredientes en otros productos alimenticios, así como de los usos de los edulcorantes bajos en o sin calorías, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo”.

“Los edulcorantes bajos en o sin calorías más empleados fueron acesulfamo K y sucralosa, con una frecuencia similar (30,5% y 30,2%, respectivamente)”, indica el Prof. Dr. Varela-Moreiras. “Con unos valores menores, les siguen el aspartamo y ciclamato (10,7%), sorbitol (7,3%), sacarina y sus sales de sodio, potasio y calcio (6,1%), neohesperidina DC (1,5%), manitol y glucósidos de esteviol (1,1%). Por su parte, con una frecuencia menor al 1%, completan el listado la taumatina y xilitol (0,4%)”. El investigador principal del estudio señala además que “es destacable que la neohesperidina DC, cuya frecuencia fue del 1,5%, únicamente se empleó en el subgrupo de bebidas sin alcohol”.

De esta forma, se ha comprobado que “los edulcorantes bajos en o sin calorías estaban presentes en alimentos como los incluidos en los grupos de bebidas sin alcohol (39%), azúcares y dulces (15%), bebidas alcohólicas de baja graduación (13%), leche y productos lácteos (12%), cereales y derivados (5%), aperitivos (5%) y carne y derivados (3%). En este sentido, cabe destacar que la recolección de datos de este trabajo se llevó a cabo en el año 2013, y dado que la tendencia en los últimos años ha mostrado un aumento de la presencia de edulcorantes bajos en o sin calorías en los alimentos y bebidas, probablemente estos porcentajes sean mayores en la actualidad”.
Además, añade que en este trabajo también “se ha encontrado que el 5,1% de los productos analizados contenían simultáneamente una combinación de edulcorantes bajos en o sin calorías en combinación con azúcares añadidos”. En concreto, el Prof. Dr. Gregorio Varela-Moreiras puntualiza que “los grupos de alimentos en los que se ha encontrado esta combinación son el de bebidas sin alcohol (15%), leche y productos lácteos (8%), bebidas alcohólicas de baja graduación (6%), aperitivos (5%), cereales y derivados (5%), carne y derivados (3%) y azúcares y dulces (1%)”.

Presencia de azúcares añadidos
Por su parte, “los azúcares añadidos se podían encontrar en el 42% de los productos alimenticios analizados, en concreto en los grupos de azúcares y dulces (84%), cereales y derivados (64%), precocinados (57%), leche y productos lácteos (55%), carne y derivados (43%), bebidas sin alcohol (36%), salsas y condimentos (31%), bebidas alcohólicas de baja graduación (29%), aperitivos (21%) y legumbres (13%)”, explica el autor del estudio. “Con un porcentaje menor al 10%, se encontraron azúcares añadidos en el 5% del grupo de frutas, un 4% en el grupo de verduras y hortalizas y un 1% en el de pescados y mariscos”, remarca. “En concreto, los principales subgrupos de alimentos que contenían azúcares añadidos fueron los de refrescos con azúcar (100%), bollería y pastelería (100%), chocolates (100%), helados (100%), bebidas energéticas (96%), bebidas para el deporte (96%), cereales de desayuno y barritas de cereales (96%) y mermeladas (89%)”.

Finalmente, el Prof. Dr. Varela-Moreiras apunta que “algunos subgrupos de alimentos y bebidas como el agua, el café y las infusiones o los zumos de fruta naturales no tenían azúcares añadidos ni edulcorantes bajos en o sin calorías en su composición, así como tampoco se encontraron ninguno de estos ingredientes entre los huevos, carnes y pescados y mariscos, ya que en estos alimentos no se permite la transformación más allá del troceado y congelado”, concluye.

Azúcar, la preocupación de moda que replantea gustos de expertos y consumidores

En ocasiones especiales, en familia o con amigos, o en actividades de ocio siempre suelen estar presentes los dulces como excusa para celebrar cualquier momento importante o de relax. Y gracias a la preocupación constante de preguntarnos si sabemos lo que comemos, existe una nueva demanda por parte de los consumidores, ya no solo por una alimentación más sana, sino también por una información más clara sobre los ingredientes, además de estudios que sacan a la luz que productos catalogados como ‘light’ quizás no nos ayuden mucho. Desde Yummeat,  empresa pionera en nuestro país que comercializa golosinas 0%, explican esta tendencia que cada vez tiene más seguidores.
Comemos golosinas en el cine o dando un paseo. Las consumimos en los momentos de relax y en los de ocio compartido, como sinónimo de dulce cuya ingesta hay que cuantificar debido a sus grandes cantidades de sustancias perjudiciales para nuestro organismo y nuestra salud. Además, también las cuantificamos para los niños, sobre todo por el tema de las caries, y para que no se acostumbren a tomar caprichos azucarados todos los días. Pero, actualmente, existen otras opciones más saludables para no arrepentirse si caemos en la tentación.
Primero de todo, hay que saber que algunas opciones como ‘light’, ‘zero’ y demás ‘sin calorías’ podrían tener otra consideración por nuestra parte si atendemos a un nuevo estudio que valora que las bebidas con esa etiqueta podrían contribuir a la diabetes y a la obesidad. Dichos resultados fueron presentados este mismo mes de abril en la conferencia anual de Biología Experimental en San Diego, California.
Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la ingesta de los azúcares añadidos a un máximo de 25 gramos al día. Precisamente, este tipo son los que tenemos que evitar, a diferencia de los azúcares naturales que son los propios que ya contienen los alimentos, según explican los expertos. Por otro lado, también hay que tener en cuenta ciertas intolerancias, como el gluten o la lactosa, sustancias a las que se tienen que adaptar los fabricantes para cubrir las necesidades e irse adaptando a todos los consumidores.
Juan Perteguer cofundador de Yummeat, explica de dónde surgió la idea: “Nos pusimos en el lugar del consumidor porque nosotros también lo somos y quisimos ofrecer un dulce de alta calidad. Por ello, nuestros dulces están hechos con maltitol, un edulcorante que sustituye el azúcar y mantiene el sabor sin sumar calorías ni provocar caries. Con Yummeat se puede disfrutar sin remordimientos, con los más pequeños de la casa o en cualquier plan que hagamos con los amigos.”

Seducir por el sabor
Para que un producto como una golosina llame la atención al público tiene que enganchar y las hay de tantos sabores, formas y colores que es casi imposible que no capten nuestra atención en los bonitos estantes en los que siempre se exponen en las tiendas.
El hecho de que nos guste comerlas a deshoras y como picoteo no ayuda demasiado a que logremos mantener una dieta equilibrada y evitemos problemas cardiovasculares. Pero los gustos de los compradores han cambiado y cada vez se atiende y se cuida más la alimentación para que no nos juegue malas pasadas en el futuro. En paralelo, las marcas apuestan por sanear sus productos, a la vez que su imagen, ya que un producto atractivo primero nos llega por su diseño de presentación y, después, por su sabor.
“Actualmente”, continúa Perteguer, “son muchas las marcas que compiten por ofrecer productos más sanos. Normalmente, eliminan un componente pero dejan otros igual de perjudiciales y no se dan cuenta de que los clientes exigimos alimentos con la mayor claridad posible de ingredientes. En definitiva, no queremos que nos engañen”.

El azúcar, principal enemigo de la salud infantil

La ingesta de alimentos y bebidas ricas en azúcares libres perjudica la salud de los más pequeños y aumenta el riesgo de padecer sobrepeso en estas edades tempranas. Un informe de la OMS estimó en 42 millones la cifra de menores de cinco años con sobrepeso u obesidad en el mundo en el año 2015. La concienciación de los padres sobre este asunto resulta fundamental para proporcionarles a los niños alimentos apetecibles para ellos y, al mismo tiempo, saludables.
La obesidad infantil se posiciona como uno de los principales peligros para los niños en la actualidad. Y precisamente en España este problema resulta especialmente preocupante ya que, según datos del Estudio ALADINO 2015 (presentado en noviembre de 2016), el exceso de peso en nuestro país afecta al 41,3% de los niños entre 6 y 9 años de edad. La ingesta de alimentos y bebidas ricas en azúcares libres supone uno de los principales prejuicios para la salud infantil, ya que los más pequeños suelen ser grandes consumidores de productos azucarados sin tener noción de las consecuencias que éstos pueden llegar a tener para ellos.  Precisamente el azúcar es una de las sustancias que contribuye en mayor medida al sobrepeso de los niños. Este asunto adquiere mayor gravedad al profundizar en el informe “Fiscal policies for Diet and Prevention of Noncommunicable Diseases (NCDs)” realizado por la OMS y en el que se estima que, en 2015, 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso u obesidad en todo el mundo y que, en tan solo 15 años, esta cifra ha aumentado en casi 11 millones.
Ante esta situación, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total. Para dar una solución a este conflicto entre lo sabroso y lo sano, en los últimos años se han lanzado al mercado numerosos alimentos que detrás de una apariencia agradable o incluso divertida para los niños, esconden propiedades que no resultan perjudiciales para su salud. “No podemos olvidar el gusto generalizado de los más pequeños por los alimentos dulces y azucarados.  Analizando el escenario de la salud infantil, decidimos crear un producto con el mismo sabor que las golosinas tradicionales pero sin azúcar ni grasas” comenta Juan Perteguer, uno de los socios fundadores de Yummeat, empresa pionera en nuestro país por comercializar estas golosinas 0%.
No debemos olvidar que también existe una asociación positiva entre el nivel de ingesta de azúcares libres y la caries dental, uno de los principales motivos de las constantes visitas de los menores a los dentistas para cuidar su salud dental. Diferentes pruebas científicas sugieren tasas más altas de caries dental cuando el nivel de ingesta de azúcares es superior al 10% de la ingesta calórica total en comparación con lo que ocurre cuando es inferior. Los productos sin azúcar son fórmulas excelentes contra las caries y contra la temida obesidad infantil. Además, en el caso de Yummeat, existe una amplia variedad de golosinas sin azúcar para ofrecerles a los más pequeños.

Yummeat lanza las primeras golosinas 0% azúcar y grasa en España

En los últimos años se ha incrementado considerablemente el número de personas que han eliminado o reducido de forma drástica el consumo de azúcar en su día a día, concienciados sobre los perjuicios que tiene para nuestra salud. En consecuencia, muchos de ellos dejan de consumir alimentos como golosinas, chocolates o galletas, prometiéndose no volver a caer en la tentación.
¿Quién no se ha visto en la difícil situación de decir no a un dulce mientras se te hace la boca agua con solo verlo? A partir de ahora ya no tendrás que volver a enfrentarte a ello. La empresa española Yummeat lanza en nuestro país los primeros dulces 0% azúcar y grasa con el fin de que puedas disfrutar de la vida sin remordimientos. Yummeat ofrece una amplia variedad de sabores y formas que harán las delicias de todos, sin excepción. Gracias a la sustitución del azúcar por el maltitol, un edulcorante que mantiene en un 90% el sabor dulce del azúcar pero que contiene una cantidad significativamente menor de calorías y de hidratos.
Otra de las principales preocupaciones cuando consumimos alimentos azucarados es el desarrollo de caries y otros problemas dentales. Gracias al maltitol, presente en las golosinas Yummeat, evitarás visitar a menudo al dentista a causa de las caries, ya que no propicia su desarrollo.
La llegada al mercado español de estas golosinas es también una buena noticia para quienes sufren diabetes, que se han visto obligados a eliminar de forma radical los dulces de su dieta. Por primera vez las personas con diabetes podrán disfrutar de todo el sabor de una golosina, sin que su salud se vea afectada. Además, son perfectas para deportistas ya que son ricas en proteínas.
Aprovechando que el lanzamiento coincide con el día de los enamorados, Yummeat ha preparado un pack especial San Valentín de golosinas sin azúcar, que podrás encontrar en su web www.yummeat.es,  para sorprender a tu pareja con un placer delicioso y sano. Chocolates y galletas belgas completan la gama de productos que podrás adquirir online y, muy pronto, también en tiendas físicas como supermercados o farmacias.