Archivo de la categoría: Salud

La importancia del flujo vaginal

A pesar de ser uno de los mayores tabúes sobre el cuerpo femenino, el flujo vaginal es algo completamente normal y aporta información de gran importancia para conocer el estado de salud de nuestro propio cuerpo. Es por ello que desde Intimina, marca especializada en el cuidado de la salud íntima femenina, quieren animar a que se hable abiertamente y dar visibilidad a una función natural de nuestro cuerpo, compartiendo una serie de preguntas que nos ayudan a conocer mejor el flujo vaginal.

¿Qué es el flujo vaginal?
El flujo vaginal es un fluido producido por el cuerpo de las mujeres. Se expulsa por la vagina, manteniendo así la limpieza de la misma. El flujo, es mucho más que lo conocido como “moco cervical”, ya que está formado por células de la vagina y del cuello uterino, así como por mucosidad, bacterias y agua.

Normalmente, la gente se refiere al moco cervical como fluido vaginal, pero el moco cervical es solo una parte de este fluido. A pesar de tener un nombre poco agradable, el flujo protege de las bacterias y virus dañinos, mantiene los niveles de pH y hace que la vagina sea un órgano que se limpia a sí mismo.

¿Qué se considera como “normal”?
Una de las principales preocupaciones de muchas mujeres es saber identificar si el flujo es normal, que suele ser cuando:

  • El flujo cambia durante el ciclo (en consistencia, color, cantidad…)
  • El color es blanco o transparente
  • El flujo tiene un olor que no es fuerte o desagradable

Desde Intimina señalan la importancia de hablar abiertamente sobre el flujo vaginal y cómo puede ayudar a las mujeres a saber más sobre su salud

¿Qué dice sobre tu salud el flujo vaginal?
Como ya hemos mencionado, los cambios en el flujo vaginal son totalmente normales durante todas las etapas del ciclo. Por ejemplo, puede que haya varios días en los que el flujo se vuelva pegajoso y más denso durante la ovulación. En este momento, el cuerpo se está preparando para recibir esperma.

Entender los cambios en el flujo vaginal puede ser un buen método para determinar en qué parte del ciclo menstrual se encuentra tu cuerpo.

¿Qué ocurre si de pronto tu flujo vaginal cambia?
Esto quiere decir que tu cuerpo te está mandando señales de que algo ocurre. Si tu flujo cambia el color a tonos más verdes o amarillos y el olor comienza a ser algo más fuerte, hay que considerar visitar al ginecólogo. Estos síntomas son una señal de infección vaginal, que si no se trata a tiempo, puede desencadenar en serios problemas de salud, incluyendo la infertilidad. También deberías visitar a un especialista si sientes dolor o sangras.

Los cambios en el flujo no siempre tienen que ser sinónimo de infección, pueden deberse simplemente a una reacción frente al estrés, cambios en la dieta o como reacción a alguna medicación.

Una de las mejores opciones para conocer nuestro flujo son las copas menstruales. Gracias a ellas podemos saber cuánto menstruamos realmente y cuál es el olor y el color real de nuestra sangre. Además, permiten saber si algo extraño o fuera de lo normal está ocurriendo en nuestro cuerpo, ayudándonos a evitar el avance de enfermedades.

Cómo mantener tu salud bucodental durante las vacaciones

Seguir nuestra rutina de limpieza bucodental y alimentación durante el verano es difícil, sobre todo en esos días que pasamos fuera de casa y los planes al aire libre se multiplican. Andrés Sánchez Monescillo, de la clínica de estética odontológica Turrión Monescillo, nos dice cómo podemos evitar la aparición de caries u otros problemas durante el verano. “El descuido de la limpieza dental es una de las causas principales por lo que nos vemos obligados a visitar al dentista cuando volvemos a nuestra rutina en septiembre”, afirma el doctor.

  • Incluir un neceser con cepillo de dientes y pasta dentífrica en la bolsa de la playa. “Mi recomendación es meter en la bolsa de la playa un pequeño neceser con un kit dental, igual que llevamos siempre protección solar para proteger nuestra piel, debemos tener el mismo cuidado con nuestros dientes”.
  • Reducir el consumo de azúcar y bebidas ácidas de nuestra alimentación. “Las horas que pasamos al sol aumenta la deshidratación y por tanto consumimos más líquidos, eso está muy bien, pero tenemos que procurar que, en la mayor medida posible, nos hidratemos con agua. Si evitamos las bebidas azucaradas reduciremos el riesgo de la aparición de caries de forma significativa”.
  • El hilo dental, uno más en tu neceser. “Ya que descuidamos el número de veces que nos lavamos los dientes, cuando lleguemos a casa es recomendable que lo hagamos en profundidad. Es importante pasar el hilo dental una vez que se haya realizado el cepillado”.
  • Visita a tu dentista en septiembre. “Antes de curar, mejor prevenir”. El doctor Monescillo recomienda visitar al dentista cuando volvamos de vacaciones para hacer una revisión y en caso de que sea necesario, realizar una limpieza dental.

Fascitis plantar en verano: cómo evitarla y solucionarla

La llegada del verano hace que el pie pase de estar completamente cubierto a todo lo contrario. También se pasa a llevar menor amortiguación o incluso ninguna, yendo descalzo. Todo esto hace que, en estas fechas, junto a las características morfológicas de cada pie, se vean incrementadas las consultas al fisioterapeuta por esta patología. Por ello, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla – La Mancha (COFICAM) quiere poner el foco en esta dolencia.

“El dolor puede generar una impotencia funcional. Normalmente se genera al levantarse por la mañana y disminuye gradualmente al caminar, pero empeora durante los primeros pasos después de periodos de reposo prolongados o con el aumento de la intensidad de la actividad: al subir escaleras, poniéndose de puntillas, al caminar descalzo y con la flexión dorsal del tobillo y de los dedos”, señala Marta García Landete, vocal II Albacete de COFICAM.

Para impedir la aparición de esta patología lo más indicado es la prevención. La fisioterapeuta da algunas recomendaciones:

• Calzado ancho. Se aconseja el uso de calzado ancho y con la horma adecuada a nuestro pie. El tacón recomendable es de 2-5 cm. Evita llevar calzado estrecho y con poca suela (manoletinas, por ejemplo). Además, es importante que esta no sea resbaladiza para que los dedos no hagan garra sobrecargando el pie y así eludir caídas.

• Pie sujeto. Escoge calzados con tiras en el tobillo y talón, para que el pie no sólo deba sujetarse al calzado por los dedos y así, distribuir mejor el esfuerzo al caminar en todo el pie y reducir la inestabilidad que puede ser causa de lesiones.

• Evita las chanclas. No uses chanclas con la tira entre pulgar e índice ya que cambia la distribución de fuerzas en la biomecánica de la marcha produciendo dolor y deformidades.

• Zapato adaptado cada actividad. Adecua el calzado a la actividad que va a realizar y revise que este se encuentre en buen estado.

• Evita andar descalzo. Sobre todo, si es por terreno duro. Sí se aconseja un paseo por la playa, ya que es un buen ejercicio para reforzar nuestros músculos y mejorar la propiocepción.

• Cambia de calzado de forma regular y haz estiramientos de todo el miembro inferior, haciendo hincapié en la cadena posterior de la pierna y la fascia plantar.

• Masajea la zona. Ponte crema hidratante mediante un pequeño masaje y con una botellita helada ruédela por el suelo.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones se sigue sufriendo esta patología, lo más recomendable es acudir a un fisioterapeuta colegiado.

El calor y la humedad mantenida tras los baños facilitan las cistitis en verano

El Hospital de Torrejón recuerda que el calor y la humedad mantenida tras los baños facilitan las cistitis en verano.

Durante el verano, factores ambientales como el calor y los baños en piscinas aumentan el riesgo de infección urinaria debido a que el agua puede alterar la flora defensiva y facilitar, así, la aparición de las cistitis. “El calor favorece la sudoración y disminuye el volumen de diuresis u orina, que es un factor de riesgo para las infecciones”, según explica el doctor Manuel Ramírez, urólogo del Hospital Universitario de Torrejón. Además, añade, “los baños en playas y piscinas condicionan otro claro factor de riesgo, la humedad de forma mantenida en la vagina, que facilita las cistitis debido al enfriamiento y a la falta de transpiración”. El doctor Ramírez explica que la cistitis “indica la presencia de microorganismos en la orina, asociados a sintomatología miccional, por ejemplo, micciones frecuentes durante el día (polaquiuria), dificultad y dolor o escozor al orinar (disuria), sensación persistente de deseo miccional (tenesmo) y a veces sangrado en la orina hematuria (hematuria)”. Recuerda, además, que las infecciones de orina son más frecuentes en las mujeres “porque la uretra es más corta que en los varones y los microorganismos existentes en la flora intestinal colonizan la vagina y pueden ascender a la vejiga”.

Para prevenir las infecciones de orina, el especialista del Hospital de Torrejón recomienda beber entre dos y tres litros de agua al día y realizar micciones frecuentes. “Un paciente con infecciones de repetición no deber estar más de 3 horas sin orinar”, asegura el doctor Ramírez. Además, insiste en la importancia de cambiar el bañador mojado por ropa seca, para evitar la humedad prolongada y facilitar la transpiración e intentar utilizar la ropa interior de tejidos naturales. También aconseja, sobre todo para prevenir las infecciones continuadas del tracto urinario consumir extractos de arándano rojo, D-Manosa y Vitamina C, además de probióticos, sobre todo si se han tomado antibióticos de forma recurrente.

El Hospital Universitario de Torrejón apuesta por la cirugía conservadora en el 80% de los casos de cáncer de mama

La Unidad de Mama del Hospital Universitario de Torrejón apuesta por la cirugía conservadora en el 80% de los casos de cáncer de mama. El coordinador quirúrgico y cirujano oncoplástico del Hospital de Torrejón, el doctor Lorenzo Rabadán, asegura que gracias a la amplia información que se tiene antes de la intervención, a la personalización del tratamiento y a las técnicas avanzadas de cirugía oncoplástica “podemos hacer las resecciones necesarias, sin modificar el volumen o la forma de la mama, evitando así asimetrías e, incluso, tratar dos mamas realizando una reducción o elevación mamaria, para conseguir un resultado oncológico y estético óptimo”.
El doctor Rabadán explica que con estas cirugías conservadoras “garantizamos la extirpación de la lesión, pero, al mismo tiempo, buscamos la mínima repercusión en la imagen corporal de la mujer, su máxima recuperación funcional y una reincorporación rápida a la vida familiar y laboral”. Asegura que el abordaje quirúrgico forma parte del tratamiento del cáncer de mama “en casi todas las pacientes, con alguna excepción”, pero añade que las intervenciones más agresivas, como la mastectomía, “se reservan para las pacientes en las que no es posible un abordaje conservador debido a la extensión o a la naturaleza del tumor, o pacientes con una mutación genética definida, o con una historia familiar compleja. En estas pacientes intentamos conservar la piel y la areola y el pezón siempre que es posible, apostando por la reconstrucción mamaria en el mismo momento de la intervención para reducir el impacto que tiene sobre la paciente la mastectomía”.
El Área de la Mama del grupo Ribera, en la que se integra esta Unidad, tiene cuatro ejes clave: el Radiodiagnóstico, la Cirugía Oncoplástica, la Anatomía Patológica y la Oncología. Como coordinador de una de estas ramas estratégicas, el doctor Rabadán explica que “la transversalidad y el trabajo coordinado de más de 50 profesionales de todos los hospitales del grupo facilita el análisis de cada caso por parte de un grupo multidisciplinar y, por tanto, el intercambio de información que permite definir con mucha precisión la cirugía”. En este trabajo previo, destaca sobre todo el papel de la Radiología y la Anatomía Patológica. “Gracias a un diagnóstico de precisión, hemos llegado a intervenir tumores que no se hubiera manifestado hasta uno o dos años más tarde”, explica.
El doctor Rabadán recuerda que la incidencia del cáncer de mama “aumenta cada año entre un 2 y un 3% y, además, adelanta su edad de aparición”, por lo que insiste en la importancia de la prevención. “Antes tratábamos a pacientes posmenopáusicas y ahora ayudamos a muchas mujeres de entre 40 y 55 años”, asegura el doctor Rabadán. “En los hospitales del grupo Ribera tenemos la última tecnología para el diagnóstico, la cirugía y el tratamiento, pero, además, garantizamos la rapidez y el abordaje integral de la patología, atendiendo a cada paciente de manera personalizada y próxima, y facilitándole el apoyo necesario a través de una enfermera gestora de su caso y de un psicooncólogo”.

El Hospital de Torrejón recoge en Youtube algunas de las historias de sus pacientes del Área de la Mama, como el de Magdalena, en el presente vídeo.

La mitad de las infecciones vaginales bacterianas

Cuidar la higiene íntima, considerada como “la gran olvidada”, es esencial durante todo el año, pero especialmente durante el verano, ya que, en esta época la incidencia aumenta un 50% debido a las altas temperaturas, una mayor exposición a ambientes húmedos y la falta de transpiración, sumado a otros factores habituales como los cambios en la alimentación, la toma de antibióticos, una higiene íntima excesiva, el estrés, el embarazo o la menopausia.

Entre los tipos más frecuentes de infecciones en la zona íntima destacan las candidiasis, que suponen el 25% de todas las infecciones vaginales, siendo el pico más frecuente entre los 20 y los 40 años, provocadas principalmente por la proliferación de hongos debido a la humedad excesiva, como puede ocurrir en verano por el uso constante de ropa de baño mojada, ya que el pH de la zona vaginal se altera atentando contra las defensas, lo cual facilita la aparición de infecciones. Por otro lado, la vaginosis bacteriana, causada por una bacteria, también tiene una alta incidencia y en la mitad de los casos no presenta síntomas, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento. Y la vaginitis bacteriana aeróbica, que a pesar de ser la menos frecuente, y que también se manifiesta de forma asintomática, acumula un alto porcentaje de recaídas.

“Por más que haya avances en el diagnóstico y el tratamiento, 3 de cada 4 mujeres tendrán, por lo menos, una infección en algún momento de su vida, y cerca del 40-45% sufrirán recaídas, uno de los motivos de consulta más habituales en ginecología” aseguró la Dra. Raquel Duarte, ginecóloga en el Hospital Santa Elena de Málaga, durante una de las sesiones online sobre salud vaginal organizadas por DONNAplus para ginecólogos españoles.

“Una situación que afecta a la calidad de vida de las mujeres y, que, en muchas ocasiones, crea un círculo vicioso con episodios frecuentes” añadió la Dra. Duarte, quién opinó que “el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas que ayuden a superar estas situaciones se ha vuelto esencial”.

Los expertos participantes en las sesiones online sobre salud vaginal de DONNAplus coincidieron en destacar la importancia de cuidar la salud íntima y prevenir las infecciones a través de medidas preventivas útiles, tanto de higiene íntima como de alimentación. Por ello, DONNAplus, la marca de Laboratorios Ordesa dedicada al bienestar y salud de la mujer, resume tres consejos para vivir un verano con una buena salud vaginal:

  • Evita la humedad. No permanezcas con la ropa mojada varias horas seguidas, ya que esa humedad puede romper el equilibrio de la microbiota y favorecer la aparición de infecciones vaginales.
  • Usa ropa transpirable. Con las altas temperaturas es importante elegir prendas de tejidos que favorezcan la entrada de aire, como el algodón, y que sean holgadas.
  • Cuidar la higiene íntima. Se debe mantener el equilibrio de la salud vaginal a través de una correcta higiene utilizando geles o jabones de pH ácido, para impedir el crecimiento de microorganismos patógenos y neutralizar el picor y el olor de la mucosa. Conviene no hacer más de dos lavados al día, ya que una higiene excesiva también puede alterar el equilibrio, y darse una ducha siempre después de un baño en la piscina o en el mar para eliminar agentes irritantes como, por ejemplo, la arena, el cloro o la sal.

¿Vapeadores? No gracias

Los denominados vapeadores o cigarrillos electrónicos se han extendido notablemente gracias a su popularidad como alternativa a los cigarrillos tradicionales. Si bien es verdad que se ha reducido el boom inicial tras su aparición en el mercado, tras la aplicación de una normativa más restrictiva en su consumo, también lo es que la mayoría de sus consumidores lo contemplan como una alternativa, por la creencia de que son menos dañinos para la salud o que facilita el proceso para dejar de fumar. Pero nada más lejos de la realidad. “Usar el cigarrillo electrónico como un método para dejar de fumar es un error con consecuencias graves para la salud”, recuerda con motivo del Día Mundial sin Tabaco el doctor Allan Sam, jefe del Servicio de Neumología de MD Anderson Cancer Center Madrid, quien destaca que la mayoría de esos dispositivos contienen más nicotina que el tabaco normal, lo que genera más adicción y dependencia cuando se intenta dejar.

“No son una solución y no se sabe a largo plazo los efectos que tendrán en la salud”, sostiene el especialista, quien reconoce que originalmente estos cigarrillos electrónicos se inventaron como terapia para dejar de fumar. “Nacieron como un sustituto que simulara el hecho de volver a echar humo, pero al añadirles más carga de nicotina que la que lleva el cigarrillo normal, resultan más adictivos”, alerta. Estos cigarrillos electrónicos también se conocen como vapeadores, ya que generan un vapor de agua que recuerda al humo del tabaco tradicional.

De acuerdo con el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, “los cigarrillos electrónicos, denominados Dispositivos Susceptibles de Liberación de Nicotina (Ley 28/2005 y Real Decreto 579/2017), están incluidos en la categoría de productos relacionados con el tabaco. Se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y vapor de cigarrillos electrónicos, por lo que no se pueden excluir los riesgos para la salud asociados al uso o exposición al vapor”. Por todo ello, el Ministerio de Sanidad no recomienda el uso de cigarrillos electrónicos como una estrategia para dejar de fumar.

Sam señala que el problema del tabaco reside en la adicción que provoca la nicotina. “La nicotina es un estimulante (no una de las sustancias que acompañan en la combustión al tabaco y que son cancerígenas). Al tabaco se le considera una droga porque genera síndrome de abstinencia y eso es precisamente por la nicotina. Al ser adictiva, se sigue consumiendo”, explica el experto. “Los vapeadores, los de cartucho cerrado, que están aprobados principalmente en Europa, son los que llevan concentraciones más altas de nicotina, generando mayor adicción que el cigarrillo tradicional. A mayor carga de nicotina, se origina una mayor dependencia”, aclara.

El especialista advierte también de que el vapeador se ha puesto de moda en la población adolescente y existen tasas de tabaquismo o de vapeo casi equiparables a las tasas de tabaquismo en edades tempranas, especialmente entre los 16 y los 20 años. En España, prácticamente la mitad de los estudiantes de 14 a 18 años ha utilizado en alguna ocasión cigarrillos electrónicos (48,4%), siendo más frecuente entre los chicos que entre las chicas, con independencia de la edad. Esta proporción supone un incremento de más del doble en dos años. “Su proliferación en redes sociales de la mano de influencers juveniles, además de los sabores atractivos que se están añadiendo a este tipo de productos, son en parte responsables de este aumento de usuarios jóvenes”, apunta el especialista. De hecho, en Europa ya se están empezando a regular, y los sabores se han prohibido en los vapeadores cerrados, aunque en aquellos que incluyen un tanque sí están permitidos.

Secuelas graves
Se desconocen los efectos a largo plazo. “Sin embargo, el hecho de que la mezcla para generar este vapor de agua conlleve formaldehído, un cancerígeno, lleva a pensar que el vapeador a largo plazo puede provocar cáncer de algún tipo, a nivel orofaríngeo e incluso pulmonar”, sostiene el especialista.

Es más, algunos estudios ya han detectado secuelas en la salud de los usuarios. “En las muestras de Anatomía Patológica que se han obtenido de ciertos vapeadores, sí se llegan a observar cambios no cancerígenos como displasias a nivel de todo el aparato respiratorio y, en algunos casos, enfermedades pulmonares bastante graves en jóvenes que utilizan con frecuencia vapeadores, llegando a necesitar hasta trasplantes pulmonares en aquellos que mezclaban aceite de cannabis con su vapeador habitual”, alerta el Dr. Sam.

Según recoge el Informe sobre los cigarrillos electrónicos: situación actual, evidencia disponible y regulación (2020), del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a corto plazo, se han hallado efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco y se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y emisiones de cigarrillos electrónicos.

El consejo del neumólogo de MD Anderson Madrid es claro: “No fumar, no vapear y no calentar el tabaco. El vapeador nunca puede ser un sustituto. Solo el hecho de calentar la glicerina y formar formaldehído provoca que se introduzcan sustancias en el cuerpo que no son benignas y que, a largo plazo, lo más probable es que vayan a generar problemas muy graves”.

En cuanto al riesgo de contagio por la Covid-19 con estos dispositivos, al ser un aerosol y vaporizar, la tasa de virus que pueda exhalar una persona en el vapor que produce el vapeador, y que puede ser inhalado por las personas a su alrededor, es más alta que una exhalación normal. El informe del Ministerio de Sanidad, Bienestar y Consumo de 2020 sobre cigarrillos electrónicos sostiene que “el consumo de cigarrillos electrónicos está relacionado con la inflamación de las vías respiratorias y, por tanto, complica el pronóstico de cualquier enfermedad con síntomas relacionados con el sistema respiratorio, como es la Covid-19”, alerta.

Un 40% de los casos de cáncer se pueden prevenir con una vida saludable

El Dr. Carlos Camps, jefe de oncología del Hospital General de Valencia, aborda en el programa ¿Qué me pasa doctor? el cáncer.

Cada año se diagnostican en España más de 270 mil casos de cáncer. Una enfermedad que se debe a múltiples causas, a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Existen diferentes tipos de tumores, pero los que más se diagnosticaron el en 2020 en España fueron los de mama, pulmón, colon y recto, próstata y estómago, todos ellos con más de un millón de casos.

Cifras que han crecido en las últimas décadas debido al aumento de la población y al envejecimiento de la misma, a los programas de detección precoz que hay para algunos tipos de cáncer y a la exposición a factores de riesgo.  Los más frecuentes son el tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo.

Efectos y protección frente al Covid-19 generan incertidumbre en personas con esclerosis múltiple

Desde su llegada, la pandemia ha generado incertidumbre en toda la sociedad, pero más si cabe en las personas que conviven con enfermedades crónicas que requieren un tratamiento, como es el caso de la esclerosis múltiple. Los afectados por esta patología se preguntaron ya al inicio de la pandemia si su tratamiento les hacía correr más riesgo tanto de poder infectarse con el virus, como de sufrir de forma más grave los efectos del mismo.

En este sentido, es importante aclarar que el riesgo de interrumpir el tratamiento para una enfermedad neurodegenerativa como esta es alto. Por tanto, continúa siendo prioritario tratar la enfermedad para controlar su progresión, ya que con cada recaída se puede producir un daño irreversible que impacte en el grado de discapacidad futura de esa persona. Mantener la enfermedad bajo control ayudará al paciente a estar preparado para inmunizarse cuando se vacune.

La EM es una enfermedad neurológica crónica y degenerativa que generalmente se diagnostica entre los 20 y 40 años de edad y constituye la mayor causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), ya son más de 50.000 las personas que padecen EM en España, siendo la mayoría de ellas mujeres (3 de cada 4 pacientes ).

La llegada de las vacunas contra el Covid-19, más incertidumbre
Si bien ya se dispone de vacunas contra el Covid-19, la llegada de éstas también ha provocado dudas sobre cómo puede afectar el tratamiento modificador de la enfermedad de los pacientes con EM a su respuesta a la vacuna. “Al principio tenía mucho miedo y muchas dudas, pero gracias a mi neurólogo y la información que me ofrecieron desde la Fundación de Esclerosis Múltiple de Madrid (FEMM), me sentí segura y dispuesta a vacunarme. Ya he recibido la primera dosis y en unas semanas, ¡a por la segunda!”, comenta Patricia Anduiza, de 57 años y diagnosticada con EM desde hace 30 años. En este sentido, ya existe la primera evidencia científica que confirma que, de los tratamientos modificadores de la enfermedad, uno de ellos permite a los pacientes vacunados contra el Covid-19 presentar un número de anticuerpos para esta infección similar al de una persona sana. “Una de las principales novedades es la respuesta inmune de las personas con EM que reciben este tratamiento, practicamente en el 100%, lo que reafirma la seguridad de este y la utilidad de la vacuna frente al Covid-19 en ellas“, tranquiliza la Dra. María Luisa Martínez Ginés, neuróloga y coordinadora de la Unidad de Enfermedades Desmielinizantes del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Por su parte, el Dr. David Sánchez-Matienzo, director de Neurología de Merck en España, explica que el actual contexto de pandemia y la incertidumbre que ha generado entre las personas que conviven con la EM ha supuesto un motivo todavía mayor para continuar buscando las respuestas que contribuyan a reducir el impacto de esta patología en la vida de quienes la presentan. “En Merck llevamos casi 30 años mejorando la calidad de vida de las personas con EM, apostando por la innovación para limitar las interferencias que la enfermedad provoca en su día a día y aumentando el conocimiento social que existe en torno a ella, de modo que entre todos consigamos normalizarla. El Covid-19 ha incrementado la incertidumbre en la comunidad de la EM, pero lejos de detener nuestro compromiso con estos pacientes, nos ha llevado a intensificarlo”.

Vivir con dolor de rodillas

Thyssenkrupp Home Solutions nos muestra las principales patologías y nos orienta sobre cómo prevenirlas o hacerlas más llevaderas.

Según datos que maneja Thyssenkrupp Home Solutions el 80 % de los mayores de 50 años tienen problemas de rodilla. Y cinco de cada diez sufren limitaciones para moverse sin ayuda. El dolor de rodilla es un síntoma que tiene muy diferentes causas. En ocasiones, empieza de repente, con un movimiento forzado o durante la práctica deportiva; en otras, crece despacio o se presenta de forma esporádica y remite por temporadas. Puede darse solo en algún gesto concreto, como subir escaleras, o bien suponer una molestia constante, ya sea leve o insoportable. A menudo, interfiere apenas en alguna actividad, como montar en bici, mientras que en otros casos resulta incapacitante, por ejemplo, cuando impide levantarse de una silla sin ayuda o si duele con apenas dar un paso.

“La mayoría de españoles, a partir de una cierta edad, tienen algún tipo de dolencia en las rodillas, van desde simples molestias, pasando por distintas lesiones, hasta enfermedades crónicas como la artrosis. Muchas veces este dolor no nos permite mantener nuestra autonomía, ser independientes y capaces en nuestro día a día, por eso, desde thyssenkrupp Home Solutions nuestros expertos han querido elaborar esta pequeña guía para mostrar todo lo que tenemos que saber sobre los diferentes dolores de rodilla y como prevenirlos y tratarlos. Aunque lo más importante es que, si lo vemos necesario, siempre conviene ayudarse de muletas, bastones o andadores que permitan reducir el riesgo al desplazarse. También es muy importante instalar salvaescaleras para evitar los tramos con desnivel y poder seguir viviendo en el propio hogar, que es donde mejor se está», comenta Andrés Rubio, director general de Thyssenkrupp Home Solutions.

La articulación de la rodilla está compuesta por hueso, cartílago, ligamentos y líquidos, además de los músculos y los tendones, que son los que ayudan a que la rodilla se mueva en su articulación. Cualquiera de estas estructuras es susceptible de dañarse y ocasionar dolores o limitaciones en la movilidad.

Las principales causas del dolor en las rodillas suelen ser la artritis y la artrosis, trastornos que puede darse tanto en hombres como en mujeres, aunque a partir de los 55 años sea 1,5 veces más frecuente en ellas. De hecho, se estima que una de cada diez personas en España padecerá artrosis de rodilla en alguna etapa de su vida. Pero también puede deberse a lesiones o enfermedades, algunas de ellas graves. Los expertos de thyssenkrupp Home Solutions nos muestran cuáles son las principales patologías que podemos sufrir en las rodillas y sus posibles causas:

  1. Artritis, la primera culpable
    La artritis es una enfermedad que produce inflamación en las articulaciones y puede afectar a personas de cualquier edad. Engloba más de cien enfermedades reumáticas, entre ellas, la artrosis, la artritis reumatoide y la fibromialgia. Las causas son muy diversas, y a menudo desconocidas. La mayoría de las veces no tiene cura, pero sí existen tratamientos que reducen el dolor y mejoran la capacidad de movimiento.

Factores de riesgo:

  • Antecedentes en la familia; tiende a heredarse.
  • Sobrepeso; los kilos de más afectan a las articulaciones de la cadera, la rodilla y el tobillo.
  • Mal alineamiento de las rodillas.
  • Fracturas y lesiones en huesos y ligamentos.
  • Trabajos que requieren arrodillarse, estar en cuclillas, levantar pesos, subir escaleras…
  • Práctica intensa de deportes de impacto, como el fútbol o el baloncesto.
  • Falta de fuerza muscular en el cuádriceps.
  • Envejecimiento.

Osteoartritis o artrosis. Es el tipo más frecuente de artritis. Cuando se da en la rodilla, provoca un deterioro del cartílago producido por el uso y la edad, generalmente.

Síntomas:
Dolor y rigidez en la articulación.

Tratamiento:

  • Control de peso.
  • Ejercicios de fortalecimiento y estiramientos.
  • Calor y frío.
  • Masajes.
  • Medicación: analgésicos orales y tópicos, antiinflamatorios.
  • Inyecciones: corticosteroides, ácido hialurónico…
  • Soportes, férulas o aparatos ortopédicos.

Artritis reumatoide. Es una forma menos común de artritis, que provoca inflamación en el revestimiento de las articulaciones. Su origen puede estar en el sistema inmunológico.

Síntomas:
Hinchazón, dolor, calor en la zona, enrojecimiento y limitación del rango de movimiento.

Tratamiento:

  • Fisioterapia.
  • Medicación estrictamente supervisada para aliviar los síntomas y minimizar los efectos secundarios.
  • Ejercicios moderados y supervisados para fortalecer los músculos.
  • Cirugía solo en caso de daño severo en la articulación.

2. Lesiones
El dolor de rodillas está a menudo causado por lesiones debidas a la práctica deportiva, a caídas, movimientos repetitivos, desgaste… Estas son las más comunes

Lesión del ligamento cruzado anterior. Hay cuatro ligamentos que conectan la tibia con el fémur y la lesión más habitual se da en el ligamento cruzado anterior, que puede desgarrarse durante la práctica de deportes como el fútbol o el baloncesto o por la típica «mala pisada».

Síntomas:
Un sonido como de estallido o ‘pop’, dolor intenso, hinchazón repentina, incapacidad para moverse, sensación de que la rodilla se va o que no sostiene.

Tratamiento:

  • Reposo.
  • Hielo.
  • Elevación de la pierna.
  • Vendajes de compresión.
  • Rehabilitación.
  • En caso de ligamentos muy dañados, puede requerirse cirugía.

Desgarros en el menisco. Es una lesión muy común. Cada rodilla tiene dos meniscos. Son cartílagos que actúan como almohadillas entre el fémur y la tibia, y resultan importantes para mantener la estabilidad, para proteger las estructuras, porque soportan la carga y absorben los golpes y para el buen funcionamiento de la articulación.

Síntomas:
Hinchazón, rigidez, dolor al girarse o torcer la rodilla, dificultad para estirar la pierna por completo, sensación de flojedad o de bloqueo.

Tratamiento:

  • Reposo.
  • Hielo.
  • Analgésicos.
  • Fisioterapia.
  • Rehabilitación.
  • Cirugía: a veces, es posible reparar un menisco roto o recortarlo.

Tendinitis rotuliana. Los tendones son los encargados de unir los músculos a los huesos. El tendón rotuliano conecta la rótula con la tibia. La lesión se da a menudo en corredores, esquiadores, ciclistas y en quienes practican deportes que implican saltar.

Síntomas:
Dolor debajo de la rótula, a veces incluso al tacto, sobre todo al subir y bajar escaleras, al estirar y flexionar la rodilla, al correr; también se da inflamación y rigidez.

Tratamiento:

  • Reposo.
  • Hielo.
  • Cintas o soportes bajo la rótula.
  • Antiinflamatorios y analgésicos.
  • Masajes.
  • Fortalecimiento de los músculos.
  • Cirugía en casos extremos.

Bursitis. Es una inflamación de las bursas o bolsas sinoviales, unos sacos de líquido que amortiguan los puntos de presión cercanos a la rodilla. Puede deberse a sobrecarga, práctica deportiva, presión repetitiva, traumatismos…, aunque también es causada por infecciones o complicaciones de la artrosis.

Síntomas:
Dolor, calor, hinchazón, enrojecimiento.

Tratamiento:

  • Paciencia, tiende a curarse con el tiempo.
  • Medicación analgésica (o antibiótica si es por una infección).
  • Fisioterapia.
  • Ayudas ortopédicas, como rodilleras.
  • Vendajes compresivos.
  • Inyecciones de corticoesterioides.
  • Aspiración del líquido en casos persistentes.
  • Cirugía si la bursitis es recurrente o grave.

Fracturas. Por caídas y traumatismos. También, en personas con una osteoporosis avanzada, puede darse una súbita rotura de los huesos en la rodilla.

Síntomas:
Dolor agudo e intenso, hinchazón repentina, incapacidad para andar.

Tratamiento:

  • Inmovilización con escayola y posterior rehabilitación.
  • Dependiendo de la fractura, puede requerirse cirugía previa a la inmovilización.

3. Otras causas del dolor de rodillas
Ante la aparición del dolor de rodillas, sea a la edad que sea, siempre hay que consultar al médico, porque existen enfermedades graves que pueden estar en el origen y que conviene detectar cuanto antes. También hay quistes e infecciones causadas por bacterias, hongos u otros microorganismos que cursan con muchas molestias. Y problemas que no tiene por qué deberse a lesiones ni enfermedades, como la condromalacia, una dolencia muy frecuente.

Condromalacia. Ocurre cuando el cartílago se ablanda. El origen puede estar en problemas de alineamiento, entrenamiento no adecuado, golpes o uso excesivo. Es muy propio de esquiadores, corredores, ciclistas…

Síntomas:
Dolor al bajar o subir escaleras o al apoyarse sobre una sola rodilla.

Tratamiento:

  • Cambiar la forma de hacer ejercicio.
  • Fortalecer músculos y realizar estiramientos indicados por el fisioterapeuta.
  • Rehabilitación.

En cualquier caso, el médico realizará un examen físico y las pruebas diagnósticas que considere oportunas para descubrir la causa, como radiografías, densitometrías, resonancias, artroscopias, biopsias, tomografías computarizadas, etc. Dependiendo del problema, se requerirá la intervención del fisioterapeuta, el traumatólogo, el médico ortopedista o el reumatólogo.

Cómo adaptarse
Nadie está a salvo de sufrir un problema de rodillas, tenga la edad que tenga, ahora o en el futuro, pero existen menos posibilidades de padecerlos si se siguen algunos de los consejos que los expertos de thyssenkrupp Home Solutions han elaborado:

  • Mantener una dieta sana y equilibrada, evitar el sobrepeso y llevar una vida activa.
  • Hacer ejercicios de calentamiento antes de practicar deporte y estirar después de hacer ejercicio, especialmente los músculos de la parte anterior y posterior del muslo.
  • Evitar los cambios de ritmo bruscos en la práctica deportiva, aumentando paulatinamente la intensidad y la duración de las actividades.
  • Fortalecer las piernas en cualquier etapa de la vida: caminar lo máximo posible, montar en bicicleta, etc.
  • Procurar no pasar mucho rato sentados. Si se trabaja en una silla, ponerse una aplicación o una alarma que nos recuerde levantarnos de vez en cuando y “estirar las piernas”.
  • Durante los viajes, evitar conducir muchos kilómetros sin hacer paradas para andar un poco; en tren o avión, levantarse del asiento varias veces durante el trayecto y dar pequeños paseos.
  • Mientras se está sentado, es posible hacer algún ejercicio: levantar las piernas rectas o incluso añadir pesas de tobillo.
  • Siempre que se pueda, entrenar el equilibrio y la fuerza de las piernas levantándose y sentándose sin apoyarse en los brazos.
  • Utilizar calzado adecuado, seguro y cómodo.
  • Adaptar la vivienda para evitar accidentes, mediante luces de seguridad, sujeción de alfombras, orden…
  • Instalar salvaescaleras en viviendas que requieran subir y bajar constantemente con el fin de evitar el desgaste de las articulaciones de las rodillas y para no sufrir dolor cuando se padece artrosis. También, para preservar la movilidad en el hogar conforme se cumplen años o para casos de lesiones con inmovilización.

Aunque cada caso sea un mundo, las personas con problemas de rodilla tienen que practicar los ejercicios indicados por su médico o fisioterapeuta para fortalecer la articulación, combatir la rigidez y preservar la extensión del movimiento. La gimnasia adecuada va dirigida a sostener la rodilla y protegerla, mantener las piernas en forma y mejorar la circulación. Andar y nadar suelen ser ejercicios muy recomendados, pero también es posible practicar otros deportes, siempre que no sean de alto impacto.