Archivo de la categoría: Mamá

Cuidado de la piel para embarazadas

El embarazo puede ser una de las etapas más bonitas para la futura mamá, pero también supone unos meses de profundos cambios físicos, ya que se producen alteraciones en el sistema endocrino, el metabolismo, el sistema inmunitario, los vasos sanguíneos… Y muchas de esas alteraciones se reflejan también en la piel. Una de las consecuencias más conocidas son precisamente las estrías, tal y como explican los expertos de Nivea, si bien no son las únicas. También pueden aparecer molestias debidas a los cambios hormonales y el aumento de volumen:

Picores
Según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), entre 2 y 20 de cada 100 mujeres embarazadas sufren picores durante la gestación. Por lo general, se trata de un picor en las zonas del cuerpo que más se tensan, como el abdomen y la parte alta de las caderas. En verano, pueden ser especialmente molestos.

Hay varios motivos por los que pueden aparecer picores. Se pueden deber a algún tipo de dermatitis, a la diabetes gestacional o a un problema en el hígado, como la colestasis interhepática. En concreto, esta dolencia es una alteración del hígado y la bilis que se produce en el 70 % de los embarazos durante el tercer trimestre. Aparece por el aumento de las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) que intervienen en la secreción de la bilis. Puede producir un picor intenso, especialmente por la noche.

Si los picores son muy constantes, conviene acudir al ginecólogo, para descartar que sean un síntoma de un problema más severo.

Erupciones polimorfas
Suelen aparecer en madres primerizas durante el tercer trimestre y son una especie de bultos rojizos que producen mucho picor. Se sitúan normalmente en el inicio del abdomen y pueden salir también en los glúteos, las piernas, los brazos y la cara. Duran unas 6 semanas y pueden reaparecer después de dar a luz. Sin embargo, no suelen salir en embarazos posteriores, ni suponen un riesgo para la madre o el niño.

Estrías
Hasta 8 de cada 10 embarazadas pueden tener estrías a partir del tercer trimestre. Son líneas parecidas a cicatrices; cuando son recientes, tienen un color rosado violáceo, pero se vuelven blancas con el paso del tiempo. Se forman como consecuencia del aumento del volumen corporal. En ese caso, suelen aparecer en la parte baja del abdomen, las caderas, el ombligo, las axilas o el pecho.

Otras alteraciones
Durante el embarazo pueden ocurrir otros cambios en la piel relacionados con la pigmentación. Por ejemplo, el melasma, que implica cambios en la distribución de la melanina en nuestra piel, con lo que aparecen manchas de color marrón en zonas expuestas a la luz solar. Se debe a una hiperproducción desordenada de melanina por parte de los melanocitos, las células que producen este pigmento natural de nuestra piel. Según datos de la SEGO, el 75 % de las mujeres lo sufren durante la segunda mitad del embarazo.

Otra alteración también relacionada con la pigmentación es la cutis marmorata. Consiste en la aparición de zonas azuladas o moteadas, normalmente en las extremidades inferiores. Se produce por exposición al frío y suele desaparecer en el posparto.

Cómo cuidar la piel en el embarazo
Para ayudarte a evitar o combatir estas posibles alteraciones de la piel, los expertos de Nivea han recopilado los mejores consejos. «En el embarazo, la piel sufre grandes cambios y hay que estar preparadas para sobrellevarlos. Algunos solo son pasajeros, como los picores, pero otros pueden ser persistentes y muy antiestéticos si no se cuida bien la piel durante esos meses, como son las famosas y temidas estrías. En Nivea hemos querido orientar un poco a todas aquellas futuras mamás que estén experimentando cambios en su piel y no sepan cómo tratarlos. Gracias a estos consejos, será más fácil lidiar con esas molestias para centrarse en la maravillosa experiencia del embarazo”, explica la doctora María Agustina Segurado, experta asesora de Nivea.

  1. Llevar una alimentación sana
    El organismo necesita una mayor cantidad de vitaminas y minerales, por lo que hay que consumir más frutas y hortalizas. También es recomendable tomar pescado 3 o 4 veces a la semana, para obtener ácidos grasos omega-3. Como último consejo: reducir la sal y la toma de alimentos fritos, muy grasos o con mucho azúcar.
  2. Usar cremas muy hidratantes o aceites
    Mantener la hidratación es indispensable para evitar posibles molestias. Es importante no limitarse a cuidar solo la zona del vientre, sino también los brazos, las piernas, el pecho… Durante los meses de gestación, la piel de todo el cuerpo necesitará estar flexible y sana. Y fundamental aplicar protección solar con factores altos o muy altos, para evitar las señales que dejan los rayos UV del sol en una piel especialmente sensible durante esta etapa, por los citados factores hormonales.
  3. Tomar mucha agua
    La cantidad recomendada es 2,3 litros aproximadamente (entre 8 y 10 vasos). No obstante, los alimentos también aportan agua, por lo que no siempre hará falta beber toda esa cantidad.
  4. Utilizar remedios caseros
    Hay ciertos alimentos e ingredientes naturales muy beneficiosos para la piel. Se pueden utilizar para complementar la labor de cremas y lociones hidratantes. Una mascarilla casera que incluya aloe vera, camomila, caléndula o avena puede ayudar a calmar los picores. Por su parte, el aceite de oliva, la clara de huevo o el zumo de limón pueden ayudar a atenuar las estrías.
  5. Evitar rascarse
    Hay que intentar aguantar los picores para no agravar la irritación. A veces ayuda presionar sobre la zona con picor en lugar de rascarse. También las cremas hidratantes y con algunos agentes calmantes de origen natural como el mentol, el aloe vera o la camomila pueden ayudar.
  6. Llevar ropa cómoda
    Es preferible escoger ropa ancha, que permita la transpiración y no provoque roces. Las prendas de algodón no se adhieren a la piel, y son mejor toleradas por las pieles sensibles que otros textiles con lycra o fibras sintéticas, por lo que son una de las mejores opciones.
  7. Evitar el calor excesivo o zonas con mucha humedad
    Durante la gestación, es recomendable evitar los baños o las duchas muy calientes para no resecar la piel en exceso. A su vez, la humedad eleva el riesgo de erupciones y otras irritaciones, sobre todo en pieles sensibles.
  8. Hacer exfoliaciones periódicas
    Una o dos veces a la semana es recomendable exfoliar suavemente todo el cuerpo. Este paso favorece la regeneración celular, lo que ayudará a que las estrías se atenúen.
  9. Cuidado con las pieles sensibles
    Hay que elegir geles o jabones suaves y con un pH adecuado, así como evitar los detergentes o suavizantes para la ropa muy agresivos que puedan crear más picores.

Melatonina para las embarazadas frente al Covid-19

El uso de la melatonina para las embarazadas frente al Covid-19. Esta puede puede ser un una protección añadida durante la pandemia, en el caso de la mujeres embarazadas, según el científico granadino Jan Tesarik, pionero de la fecundación in vitro (FIV) y director de la la Clínica MARGen de Granada. El doctor Tesarik recomienda dosis de entre 3 mg y 10 mg por día, 1 hora antes de acostarse, y recuerda que en estas dosis no hay toxicidad demostrada.

Buena para combatir la infertilidad y para el embarazo
Desde 2018 el doctor Tesarik recomienda el tratamiento con la melatonina en casos de endometriosis y adenomiosis, dos casos frecuentes de infertilidad en mujeres jóvenes. Una revisión sistemática de los estudios realizados hasta el día hoy sobre la relación entre la melatonina, la fertilidad y el embarazo, publicada por los científicos estadounidenses y brasileños, no sólo confirma las conclusiones del doctor Tesarik, sino añade una larga lista de patologías relacionadas con el embarazo que pueden ser prevenidas o curadas con éxito por la administración de la melatonina.

Esta lista incluye la pre-eclampsia (una condición que puede afectar las mujeres durante el último trimestre del embarazo y que puede causar la hipertensión maternal, insuficiencia renal y disfunción de la placenta), pérdida de embarazo debida a factores inmunológicos, abortos recurrentes, fallos de la implantación de embriones relacionados con una disfunción de las células asesinas, más conocidas como células NK (Natural Killer), y morbosidad neonatal con dificultad respiratoria y daños cerebrales. “Los argumentos a favor del uso preventivo de la melatonina en mujeres embarazadas son evidentes, independientemente de la actual pandemia del Covid-19”, señala Tesarik.

Potente antioxidante
La melatonina es una molécula polifacética, con una plétora de distintos efectos en el organismo humano. Siendo, en el mismo tiempo, una hormona y un potente agente antioxidante, algunos de sus efectos están mediados por receptores específicos (como es el caso de todas hormonas), mientras que otros son independientes de receptores y corresponden a una acción directa de la melatonina contra las moléculas causantes un estrés oxidativo.

El científico granadino señala que los mismos efectos de la melatonina que ayudan a combatir la infertilidad pueden ayudar a proteger al organismo humano contra los efectos devastadores de la infección con Covid-19. “Las reacciones del sistema inmunitario femenino responsables de ciertos tipos de infertilidad y de los abortos involuntarios espontáneos parecen tener mucho en común con las consecuencias graves de una eventual infección Covid-19. Si una mujer embarazada contrae Covid-19, tiene un riesgo moderadamente elevado de diferentes problemas de salud, más bien no específicos, de los neonatos, como surgiere el estudio de 33 neonatos de Wuhan, publicado en la revista Journal of American Medical Association Pediatrics«.

Recupera tu bienestar

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función principal es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada, porque de ello depende su normal funcionamiento, aunque también asegura la continencia urinaria, ayuda a la etapa expulsiva del parto y actúa junto con otros músculos en la estabilidad lumbar, entre otras cosas, siendo fundamental también para la postura.

Es un músculo dinámico, no rígido, que se adapta al movimiento y a los cambios de postura, por eso muchas veces se daña sin que seamos conscientes. Siempre debe mantener una adecuada tensión.

Por qué debe estar a tono
Los trastornos del suelo pélvico solo se producen en mujeres y su frecuencia aumenta con la edad. Una musculatura débil provoca una pérdida de elasticidad y se debe a diferentes factores como: el embarazo, el parto, cuando alcanzas la menopausia, en la juventud también hace estragos, ya que algo tan normal como hacer deporte de alto impacto (zumba, correr, crossfit, etc) podría afectar. Además. hay más factores de riesgo como: la obesidad, la tos crónica y factores hereditarios entre otros, por eso es fundamental prevenir su deterioro y no solo tratarlo cuando ya la solución es más complicada.

Cuando esto pasa, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función provocando: incontinencia urinaria; molestias; prolapsos (caída de los órganos mencionados anteriormente); dolor lumbar y de espalda; disfunciones sexuales (sequedad vaginal y dificultad a la hora de mantener relaciones sexuales).

Cómo ponerlo a tono
Según explica la fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, Elena Valiente, para evitar todas estas lesiones es muy importante mantener un buen tono muscular, e integrar el trabajo del suelo pélvico en nuestro día a día; pero antes de proponer ningún tipo de tratamiento, es importante saber desde el punto de vista funcional, que la musculatura perineal está compuesta esencialmente por fibras tipo I o de contracción lenta (al igual que la mayoría de músculos posturales), y que solo el 20% son fibras de tipo II cuyas contracciones son rápidas y se fatigan pronto.

Además de los famosos ejercicios de Kegel (contracciones perineales que realizamos de manera voluntaria para trabajar las fibras tipo II, como si quisiéramos retener los gases y la orina), también podemos recurrir a dispositivos que nos ayudan a mejorar el tono de las fibras musculares tipo I. Este tipo de dispositivos son normalmente de forma ovalada y, una vez introducidos en la vagina, se mantienen haciendo vida cotidiana para obligar a la contracción muscular interior y, con ello, fortalecer la zona.


Funciones del suelo pélvico

  • Sujetar los órganos pélvicos como la vejiga, el útero y los intestinos.
  • Prevenir la incontinencia urinaria.
  • Mejorar función sexual y la reproductiva.