Archivo de la categoría: Destacado

Sandra Kogut: “Una buena película puede hacernos ver el mundo de otra manera”

En agosto aterriza en los cines españoles la película Tres veranos, que nos acerca a la realidad brasileña, con una mirada crítica e irónica que promete no dejar indiferente. Precedida de numerosos galardones: Premio de la Crítica y Mejor Interpretación Femenina en el Festival de Málaga, Mejor Montaje en el Habana Film Festival y Mejor Actriz en el Antalya Golden Orange Film Festival y en el Río de Janeiro Film Festival; Tres veranos es una perspectiva diferente del país del carnaval, el fútbol, la samba o las playas. Un Brasil desconocido para el gran público español, pero cuya realidad es más universal de lo que parece a simple vista, tal y como nos cuenta su directora, la también brasileña Sandra Kogut.

Con una dilatada carrera artística que le ha llevado a conocer diferentes países del mundo, Kogut huye de los clichés y busca poner voz a aquellos que pasan desapercibidos. Quizás por eso afirma que muchas personas, de diferentes lugares, identifican la película como si describiera una realidad cercana.

Ahora le toca el turno a España, donde rara vez llegan a la cartelera películas brasileñas. Es el momento de comprobar si la crítica y el humor que se entremezclan en el film consiguen atraer también al público español.

Tres veranos llega a España avalada con diferentes reconocimientos ¿es premonitorio del éxito?
¡Espero que sí! La película se estrenó en varios países muy diferentes, además de haber sido exhibida y premiada en muchos festivales. Al viajar con la película por el mundo he podido ver cómo personas de las culturas más variadas se identifican con ella, reconocen a los personajes, empatizan. En Turquía me dijeron que era una película turca. En Cuba decían que era una película cubana. Creo que cuando los personajes son realmente humanos (y no clichés), los dramas se vuelven universales. Además, los temas que trata la película (diferencias de clase, corrupción) también son universales, muy característicos de la época en la que vivimos.

La crítica parece coincidir en que Tres veranos es una mirada crítica al Brasil actual ¿qué le pasa a la sociedad brasileña?
Tres veranos es un retrato de Brasil justo antes de la llegada de la extrema derecha al poder. La película acaba con la llegada del año 2018, que fue el año en que ganó la extrema derecha. Cuando vemos la película nos damos cuenta de que las señales de lo que estaba por llegar estaban todas ahí, pero nadie lo vio venir. ¿Y qué señales son esas? De una sociedad individualista, donde reina el sálvese quien pueda. Donde solo se piensa en dinero. Un proyecto de país neoliberal donde se perdió lo colectivo, el Estado falló. Donde todos quieren ser jefes.

En la película mostramos en primer plano personajes que generalmente están en planos secundarios o que ni aparecen: los empleados. ¿Qué ocurre cuando los jefes desaparecen y los empleados cogen este lugar?


Desde una perspectiva muy particular, la película expone las diferencias sociales de dos mundos que parecen irreconciliables, ¿no ha cerrado Brasil la brecha entre ricos y pobres?
Brasil es un país donde hay muchísima desigualdad. Y en los últimos años esa brecha no ha hecho más que crecer. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres. El gobierno actual favorece eso. Es muy triste.

¿No cree que Brasil vive una polarización social similar en cierta medida a lo mismo que sucede en muchos otros países? Como España, por ejemplo.
Sin lugar a dudas. No sigo muy de cerca lo que está ocurriendo en España, pero me imagino que habrá varios puntos en común. Como ocurre en varios otros países. Los gobiernos de extrema derecha se alimentan de odio, y en Brasil fue así como consiguieron llegar al poder. Apoyados por muchísima desinformación y por el calor de las redes sociales, que se alimentan de indignación, rabia, etc. La historia de Tres veranos es una historia que podría ocurrir en muchos lugares. 


Con Un pasaporte húngaro tocó los problemas burocráticos para conseguir la nacionalidad, algo muy actual con los problemas de los movimientos migratorios tanto en América como en Europa. Y con Mutum y Campo Grande tiene a la infancia como grandes protagonistas, pero los niños más desfavorecidos. Parece que su obra esté marcada por un fuerte componente social ¿Qué busca en su obra cinematográfica?

Creo que el punto en común que comparten todas mis películas es que siempre me intereso por personas que están al margen. Que de alguna forma están fuera de los patrones, fuera de la norma. Ya sea porque son extranjeros, o niños, o viejos, o pobres… Miran al mundo desde un lugar diferente, con una mirada aguda y por eso me interesan y me conmueven. Las cuestiones sociales son importantes, pero no son solamente sociales, sino también existenciales.

¿Cómo le surgió la idea para rodar Tres veranos, cuál fue el embrión de este proyecto?
Brasil estaba viviendo un periodo muy intenso, marcado por muchas crisis políticas y sociales. A través de los medios, todo el país seguía los escándalos de corrupción, los encarcelamientos, como si fuera una telenovela. Se decía que si hasta entonces los brasileños se sabían de memoria los nombres de los 11 jugadores de la selección de fútbol, en ese momento todo el mundo se sabía los nombres de los 11 jueces de la Corte Suprema. Tenía muchas ganas de hablar de hablar de esto. Dejé de lado otro proyecto para hacer Tres veranos. Quería hablar sobre ese momento que estábamos viviendo.

¿Cree que el público apuesta por el cine de fuerte componente social o prefiere el cine de evasión, el que le cuenta historias sólo para entretener y no le haga reflexionar?
Tres veranos es una película que habla de cuestiones serias e importantes, pero al mismo tiempo es divertida. Saca buenas carcajadas. No creo que sea necesario tener que elegir entre una cosa o la otra. El humor es una herramienta muy poderosa para invitar al público a ver una película. Como en la vida real, en la película podemos pasar de reír a llorar de un momento a otro. Y cuando empatizamos y creemos en los personajes, cuando son humanos y no simples clichés, una buena película puede hacernos ver el mundo de otra manera. La risa también es una forma de resistencia.

Tres veranos parece retratar las diferencias sociales con humor e ironía, ¿cree que es la mejor forma de llegar a todos los públicos? ¿Puede el humor hacer calar mejor los mensajes y ayudar a romper barreras sociales, o es sólo una forma mejor de conectar con el público?
Como he dicho, el humor puede ser una herramienta poderosa para incitar al público a ver una película. No hablo de cualquier tipo de humor, más bien de un humor humanista. En la película no nos reímos de los personajes, nos reímos con ellos. O de nosotros mismos. O de nervios. Eso acerca el público a la historia de la película. Es alegre y triste, divertida y melancólica.

Para mí, en este caso, esta fue la mejor manera que encontré para contar esta historia. Pero no hay una fórmula mágica.

La promoción de la película hace hincapié en la participación de Regina Casé, coincidiendo en un momento muy reivindicativo del papel de la mujer en todos los ámbitos, ¿tienen cada vez más relevancia los personajes femeninos en el cine? ¿Cree que ha llegado el momento de un cine protagonizado por mujeres?
Siempre han existido personajes femeninos importantes, pero es más difícil encontrar a una mujer protagonista que sea de la edad y la clase social de Madá (personaje interpretado por Regina Casé en Tres veranos). En general estos personajes son figurantes, están en el fondo del cuadro. En una película convencional la protagonista sería Marta, la jefa, y la historia sería la pareja de jefes. Yo quise invertir estos puntos de vista. La historia que de alguna manera todos conocemos, del sujeto rico y poderoso, con una mujer joven y guapa, envuelto en algún escándalo, es la que ocurre entre los veranos, esos momentos que no vemos. Creo que es importante ofrecer un lugar destacado a estos personajes que generalmente están al margen, y Madá es uno de ellos. Ella me conmueve mucho, es una guerrera, una luchadora. Conozco muchas mujeres como ella en todo el país, que siguen siendo anónimas.

¿Quién o quiénes inspiran su obra? ¿De qué fuentes bebe?
A mí me encanta ir al cine, ver películas, pero cuando hago películas me inspiro siempre de la vida. Me gustan las personas, los dramas humanos. No hago películas que dialogan con otras, aunque está claro que inevitablemente tengo influencias de todas las que vi.

¿Cómo acaba una pionera del videoarte haciendo cine, es una evolución natural de esa naturaleza creativa?
Mi sueño cuando empecé era hacer cine. En aquellos tiempos en Brasil hacer cine era solo para algunos privilegiados. Poca gente tenía acceso a ese mundo. Era necesario conocer gente y había pocas escuelas. Casi de casualidad descubrí el vídeo, que en ese momento era una herramienta todavía reciente, sin mucha historia. Desde el principio supe que yo iba a estar ligada al mundo del sonido y la imagen, y que de cada proyecto surgiría naturalmente una película, un vídeo, una instalación o un libro… Siempre han sido elecciones artísticas más que profesionales. Hoy en día hago cine pero también puedo hacer otras cosas si veo que el proyecto se traduce mejor a través de otro soporte. 

En alguna ocasión ha comentado que la gente en Brasil vive bajo la permanente sensación de cambio, que falta arraigo social por ese motivo. ¿Acaso no estamos siempre viviendo en permanente movimiento? ¿No están las sociedades en permanente cambio?
Sin duda. Vivimos en tiempos de grandes cambios, cada vez más rápidos. En Brasil todo puede cambiar de un momento a otro, por eso estamos acostumbrados a vivir sin tener estabilidad y sin prever. Cuando viví en Europa me impresionaba que los cambios fueran más lentos, porque todo era más sólido. Veo lados buenos y malos en los dos casos.

La salud suele estar conectada al progreso social en sentido amplio. Las sociedades con cierto estándar de salud personal coinciden con un estándar de desarrollo. ¿Cómo es esa relación actualmente en Brasil? ¿Es la salud pública un problema social?
En Brasil tenemos el SUS, uno de los mayores sistema de salud pública del mundo. Hace tiempo que los gobiernos de derecha y de extrema derecha intentan atacarlo, pero sigue siendo patrimonio del país. Sin el SUS habría sido mucho más difícil atravesar la pandemia, por ejemplo. No creo que pueda existir democracia sin bienestar social.

Y a título personal, ¿se cuida, lleva un estilo de vida saludable?
Sí, dentro de mis posibilidades. Como mucha verdura, frutas, hago yoga. Intento tener un mínimo de equilibro pero, ¡no siempre lo consigo!

Volviendo al cine, el brasileño no es muy conocido en España, ¿goza de buena “salud”?
El cine brasileño ha sido muy productivo en los últimos 20 años, gracias a políticas públicas de apoyo a las artes y la cultura. Hace dos años que estamos perdiendo esto. El cine está paralizado. Para este gobierno el arte solo interesa como medio de propaganda. Es un momento muy difícil, pero sobreviviremos a ello.

¿Qué nuevos proyectos le esperan?
Cuando empecé a viajar con Tres veranos mucha gente me dijo: “¡yo quiero más veranos, inviernos, otoños! Quiero saber qué pasó con ellos después.” Fue entonces cuando me di cuenta de la buena mirada que estos personajes recibían del mundo y de Brasil.

Vacaciones Covid free

Si el verano pasado venía plagado de incertidumbres ante la que creíamos situación post pandemia, en esta ocasión la cosa no será muy diferente. A pesar de que creíamos que podríamos disfrutar de unas vacaciones más o menos normales, como las de antes, gracias principalmente al avance de la vacunación y, con ello, la tan ansiada inmunidad de grupo, pues resulta que no, que ni hemos alcanzado la inmunidad de grupo (no se espera hasta alcanzar el 70% con la pauta de vacunación completa), ni la situación epidemiológica ha variado sustancialmente de un verano a otro. Hay diferencias, por supuesto, como que por ejemplo, afortunadamente, no tenemos ni tantos fallecimientos ni tantas hospitalizaciones graves, pero la incidencia de la enfermedad, lejos de disminuir, aumenta de forma dramática. Y es que las nuevas variantes del virus son mucho más contagiosas que las de las primeras olas.

Quizás el proceso de apertura y flexibilización de las normas sanitarias que hemos experimentado desde el fin del Estado de Alarma generen una sensación de mejoría. A ello ha contribuido especialmente la disminución de la gravedad del impacto de la pandemia: menos fallecimientos, menos saturación hospitalaria, centros de atención primaria que recuperan la normalidad… Pero, independientemente de las sensaciones, lo cierto es que la situación está empeorando nuevamente, ya que los contagios son mucho mayores. La incidencia se ha disparado este verano.

En comparación con los datos de incidencia acumulada en los últimos 14 días, estándar utilizado por las autoridades sanitarias, a 21 de julio de 2020 España tenía 29,42 casos cada 100.000 habitantes, y para el 21 de agosto de ese mismo año se disparó a 149,75 casos. Un año después, la incidencia acumulada en los últimos 14 días, a 21 de julio, es de 644,50 casos, cuando hace tan solo un mes, el pasado 21 de junio, el dato era solo de 92,46 casos. Un incremento preocupante, si bien gracias a la vacunación de más de la mitad de la población (al cierre de esta edición supera el 50% de la población con pauta completa), se evita que ese índice de contagio sea un drama sanitario. Algo que no resta preocupación, porque la otra mitad de la población no olvidemos que está sin vacunar. Además, las vacunas no son inmunizantes ni son efectivas al 100%, lo que sigue obligándonos a mantener precauciones.

Los datos hablan por sí solos y, desgraciadamente, en estas vacaciones tenemos que afrontar la denominada ya quinta ola de la pandemia, cosa que augura la vuelta de algunas restricciones, aunque desde la finalización del Estado de Alarma no se prevean restricciones severas con carácter generalizado.

Recomendaciones esenciales
Este contexto nos aleja de la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones parecidas a las que teníamos antes de la pandemia, y nos sigue obligando a mantener diferentes medidas de prevención para pasar unas vacaciones Covid free (terminología que utilizan muchos establecimientos hoteleros y de hostelería):

– Usar las mascarillas siempre en interiores y cuando se esté con personas no convivientes.

– Hacer uso de las mascarillas en exteriores cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de más de metro y medio con otras personas, o si se camina por zonas especialmente concurridas.

– Mantener el espacio interior bien ventilado permanentemente.

– Lavar frecuentemente las manos con agua y jabón. Usar gel hidroalcohólico cuando no se disponga de acceso al agua con jabón.

– Procurar mantener los contactos personales dentro de una burbuja estable.

– Permanecer en casa si se tiene cualquier síntoma asociado a la Covid, si se tiene el diagnóstico, se ha sido contacto directo o se está esperando resultados.

Además, al igual que en el verano pasado, recogemos las principales recomendaciones para viajar y evitar contagios:

– Evita destinos conflictivos. Es recomendable consultar la situación epidemiológica y las posibles medidas restrictivas. En este sentido, viajar por España se torna como la mejor opción,  pero también debemos consultar la situación local de nuestro destino.

– En caso de viajar en avión escoge los asientos para que la unidad familiar pueda estar junta y no compartir espacios con terceros. Aunque el avión se considera espacio seguro, toda prevención es poca. Si se viaja individualmente, mejor ventanilla para reducir la posibilidad de contacto con terceros.

Si optamos por viajar en coche, este será preferible a transportes colectivos. Y si no podemos evitarlos, siempre la mascarilla puesta y desinfección regular de las manos.

– Cuando debamos permanecer en salas de espera para viajar, mantener la distancia de seguridad interpersonal, usar la mascarilla y el lavado de manos.  Especialmente a la hora de viajar en avión ve con tiempo de sobra, ya que el aumento de viajeros junto con las medidas de la pandemia pueden dilatar más los tiempos.

– Evita las aglomeraciones, tanto a la hora de hacer colas para realizar embarques como en visitas, restaurantes, etc. Consulta horarios y mejor visitar los sitios que tengan sistemas de reservas y limitaciones de cupos.

– Escoge destinos poco saturados. Aunque por estas fechas las zonas de costa son las preferidas, recuerda que también son las que mayor saturación tendrán. Recuerda además que muchas playas imponen limitaciones de acceso para evitar aglomeraciones.

Test de autodiagnóstico
Una de las medidas estrella que sin duda protagonizarán el verano es la dispensación sin receta médica en las farmacias de los denominados test de autodiagnóstico para la Covid-19. El Gobierno aprobó un Real Decreto que lo autoriza, justificándolo por la necesidad de aumentar la capacidad diagnóstica del Sistema Nacional de Salud, con objeto de identificar de forma rápida sospechas de casos positivos, para tomar las medidas adecuadas y así controlar eficazmente la progresión de la pandemia. Según el Ministerio de Sanidad, la disponibilidad de estas pruebas permitirá a la población general la realización de las pruebas sin la intervención de un profesional sanitario, lo que, por un lado, reducirá en cierta medida la presión asistencial de los centros sanitarios, y por otro, permitirá la identificación rápida de sospechas de casos positivos.

El Real Decreto permite desde el 22 de Julio la venta sin receta de los test para el Covid en las farmacias, lo que facilitará que cualquiera pueda hacerse el test de autodiagnóstico en cualquier momento y lugar. Así, las más de 21.000 farmacias que hay en España se suman al Sistema Nacional de Salud en las labores de detección de la Covid-19.

Ante este nuevo panorama, desde la Organización Farmacéutica Colegial se insiste en la necesidad de que, para poder obtener el mejor resultado en términos epidemiológicos a estas pruebas es necesario que las comunidades autónomas y los Colegios de Farmacéuticos se coordinen en el registro y notificación de los datos como ya ha anunciado que hará Navarra y se está estudiando en otras autonomías. Para Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos “eximir de la necesidad de receta facilita el acceso a estas pruebas, así como su dispensación en farmacias garantiza la seguridad y cercanía las mismas”.

Cambios de hábito en verano
Un estudio global elaborado en junio por Juice Plus+ asegura que la salud del 46% de los españoles no ha mejorado después del confinamiento, y la culpa la tienen los malos hábitos. Para ser más exactos, el 41% de la población asegura que vio mucho más la televisión que antes, el 33% pasó horas enganchado a los dispositivos electrónicos y redes sociales, y el 30% trasnochó más de lo debido, tres malos hábitos adquiridos durante este periodo que la mayoría de la población encuestada quiere apartar de sus vidas este verano, en beneficio de una vida más saludable.
De acuerdo con este estudio, a medida que las restricciones vayan disminuyendo, la lista de buenos hábitos que los españoles quieren priorizar tras el confinamiento son los siguientes, por orden de mayor a menor: el 44% de los encuestados tiene como una de sus principales ilusiones ir de viaje tras la pandemia; un 37% quiere ahorrar dinero; un 36% ha asegurado que priorizará mantener el contacto con sus seres queridos; igualado al hecho de cuidar de su salud mental y su peso. Además, un 32% da una mayor importancia a mantener una dieta equilibrada y el 28% tiene como objetivo mantener una rutina de ejercicios de forma regular.
A nivel emocional, la pandemia también ha afectado a la forma de ser de los españoles y después de esta experiencia, el 36% de los encuestados se considera más paciente, el 29% más amable y el 25% asegura que es mucho más alegre que antes del estallido de la Covid-19.
En lo que a hábitos culinarios se refiere, los datos arrojados por el estudio confirman que un 43% afirma que cocina más desde el inicio de la pandemia; y un 57% de los encuestados aseguró que lo que más había cocinado durante el confinamiento habían sido platos con ingredientes pertenecientes a la dieta mediterránea, como verduras, frutas, carne, y pescado.

Diez smoothies saludables

Diez smoothies saludables a base de zumo, frutas y verduras, para mantenerse hidratado este verano. La Asociación Española de Fabricantes de Zumos, Asozumos, nos propone diez sencillas recetas con base de zumo para combatir las altas temperaturas del verano y como complemento alimenticio para mantener una correcta hidratación gracias a su alto contenido en agua y vitaminas.
En esta época del año “los zumos de frutas juegan un papel fundamental ya que están compuestos de agua entre un 85 y 89%, lo que les permite contribuir a una correcta hidratación como complemento al consumo de fruta entera y la ingesta de agua”, señala Javier Valle, secretario general de Asozumos. Una recomendación que también figura en la pirámide de Hidratación saludable la Asociación Española de Nutrición Comunitaria (SENC).
Los zumos de frutas, además de ser una fuente natural de hidratación por su alto contenido en agua, ayudan a alcanzar la ingesta diaria recomendada de frutas y verduras. De hecho, “la naturalidad del producto es tal que la ley no autoriza la adición de azúcares ni conservantes ni aromas a los zumos de fruta encontrándonos un producto final prácticamente idéntico al exprimido en casa”, añade Valle.

Alimentación e hidratación saludable en un solo vaso
Durante el verano, el consumo de un vaso de zumo de 150-200 ml puede llegar a ser un excelente aliado – dentro de una alimentación saludable y variada – para mantener una correcta hidratación del organismo, al igual que evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, utilizar ropa clara y fina o cubrirse la cabeza con un sombrero.
Por este motivo, Asozumos ha creado un recetario compuesto por diez propuestas en las que destaca el zumo de frutas como base principal y necesaria para mantener una correcta hidratación y contribuir a alcanzar el consumo diario de 3 frutas, siendo como mínimo dos de estas raciones piezas de fruta enteras.
Las recetas cuentan con un protagonismo especial de zumo de melocotón, uva, manzana, naranja y piña para dar respuesta a la demanda de la sociedad, “son algunos de los sabores más consumidos en España”, comenta Valle. Sin embargo, Asozumos también propone alternativas innovadoras como el zumo de granada en combinación con plátano y leche de coco o un smoothie de frutos rojos.
Todas ellas propuestas de fácil preparación y listas en 5 minutos, “con el objetivo de ofrecer una alternativa sana y nutritiva, basada en frutas y verduras, para combatir el calor y refrescarse durante lo que resta del verano”, concluye Javier.

Ya se venden los test para la Covid en las farmacias

Ayer entró en vigor el Real Decreto que permite la venta sin receta de los test para la Covid en las farmacias, lo que facilitará que cualquiera pueda hacerse el test de autodiagnóstico en cualquier momento y lugar. De esta manera, las más de 21.000 farmacias que hay en España se suman al Sistema Nacional de Salud en las labores de detección de la Covid-19, gracias a la aprobación por parte del Consejo de Ministros del Real Decreto que exime de la receta para dispensar los test de autodiagnóstico.

Ante este nuevo panorama, desde la Organización Farmacéutica Colegial se insiste en la necesidad de que, para poder obtener el mejor resultado en términos epidemiológicos a estas pruebas es necesario que las comunidades autónomas y los Colegios de Farmacéuticos se coordinen en el registro y notificación de los datos como ya ha anunciado que hará Navarra y se está estudiando en otras autonomías. En este sentido, desde la Organización Farmacéutica Colegial se reitera la predisposición de los farmacéuticos a trabajar en el desarrollo de protocolos conjuntos y sistemas de información que permitan la recogida y explotación de los datos junto a los obtenidos de otras estructuras y profesionales del sistema.
Para Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos “eximir de la necesidad de receta facilita el acceso a estas pruebas, así como su dispensación en farmacias garantiza la seguridad y cercanía las mismas”. Sin embargo, Aguilar defiende que hay que dar “un paso más y además de ofrecernos para ayudar al ciudadano en la supervisión y el acompañamiento en la realización de la prueba, estamos trabajando con el Ministerio y las Comunidades Autónomas para que el farmacéutico pueda incorporar los resultados al sistema de vigilancia epidemiológica para aumentar así la eficacia de la detección precoz y la adecuada gestión de la pandemia”.
“En definitiva, es una buena noticia que se facilite el acceso a los ciudadanos a las pruebas, lo que permitirá aumentar la capacidad diagnóstica del Sistema Nacional de Salud, identificando de forma rápida sospechas de positivos y así controlar eficazmente la progresión de la pandemia; hecho que además permitirá descongestionar las estructuras de Atención Primaria de nuevo sometidas a una gran presión asistencial en esta quinta ola”.

Cómo prevenir los trastornos digestivos típicos del verano

En verano, muchos españoles cambian sus hábitos. Llegan las vacaciones, los viajes, las comidas fuera de casa, los tupperware en la playa y, en general, muchos excesos que no se producen en otras épocas del año. La temperatura y la humedad aumentan durante los meses de verano, lo que incentiva que crezcan gérmenes y toxinas en los alimentos. Por eso, hay que extremar las precauciones a la hora de cocinar y conservar la comida, ya que todos estos cambios pueden afectar a nuestra salud digestiva.

Según explican los expertos de DosFarma las intoxicaciones alimentarias provocadas por patógenos (bacterias, virus…) son los problemas intestinales más comunes durante el verano en España. Especialmente los causados por las bacterias Campylobacter, responsable del 67 % de los casos, la Salmonella (un 27 %), la Escherichia coli (un 3 %) y la Listeria monocyogenes, responsable de aproximadamente un 1 %. Aunque las intoxicaciones alimentarias son los trastornos digestivos más habituales y peligrosos en verano, no son los únicos. El estreñimiento, los empachos provocados por las comidas copiosas, los gases o la acidez también pueden afectar a la salud digestiva. Por ello, DosFarma ha recopilado las principales enfermedades o molestias que suelen aparecer en verano para saber cómo prevenirlas:

  1. Intoxicaciones alimentarias
    Las toxiinfecciones alimentarias, o intoxicaciones, son enfermedades que se producen por ingerir un alimento contaminado. La mayoría son enfermedades leves que se curan a los pocos días, con reposo y tomando muchos líquidos. No obstante, sí que llegan a ser peligrosas para personas inmunodeprimidas. Hay muchos gérmenes que las causan, principalmente bacterias. Estas son las que más suelen contaminar la comida durante el verano.

Campylobacter
La enfermedad que produce, la campilobacteriosis, es la principal causa de gastroenteritis en el mundo. Esta bacteria vive en los intestinos de los animales y puede pasar a los humanos. Lo más habitual es que este patógeno se transmita por las heces, que contaminan la carne del animal mientras aún está vivo. Los alimentos en los que crece son, principalmente, carnes: pollo, ternera y cerdo. También puede contaminar otros productos derivados de los animales, como la leche (sin hervir), o incluso el agua. Sus síntomas más frecuentes son diarrea, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza y náuseas y vómitos. Aparecen entre 1 y 10 días después de ingerir la bacteria y duran de 3 a 6 días.

Salmonella
Estas bacterias están presentes en muchos animales y son las causantes de la salmonelosis. Estos patógenos pueden contaminar alimentos de origen animal como los huevos, la mayonesa, la carne de ave o la leche, aunque también puede aparecer en otros productos como hortalizas que se hayan podido contaminar con el estiércol. Además, hay que tener cuidado, porque se puede transmitir entre personas por medio de las heces (por ejemplo, después de ir al baño). La salmonelosis produce fiebre repentina, náuseas, dolor abdominal, diarrea y, a veces, vómitos. La enfermedad dura de 2 a 7 días, y sus síntomas se inician entre 6 y 72 horas después de haber ingerido el patógeno.

Escherichia coli
Esta bacteria, más conocida como E.coli, vive en el intestino de muchos animales, incluidos los humanos. Sin embargo, algunas de sus cepas provocan intoxicaciones alimentarias. Por ejemplo, es una de las principales causas de la llamada «diarrea del viajero», un problema frecuente entre personas que viajan a otros países con unas condiciones higiénico-sanitarias inferiores a las del suyo. Las intoxicaciones por E.coli se producen por alimentos crudos o poco hechos, como la carne picada, la leche y sus derivados, y las hortalizas y semillas germinadas. También pueden deberse a agua contaminada por heces de animales infectados. Una enfermedad causada por esta bacteria provoca calambres abdominales, diarrea, fiebre y vómitos. Los síntomas suelen aparecer 3 o 4 días después de exponerse al patógeno y dura hasta 10 días.

L. monocytogenes
Esta bacteria produce la listeriosis, una enfermedad grave, aunque relativamente poco frecuente. Es especialmente peligrosa en embarazadas y en personas mayores o inmunodeprimidas. Este microorganismo se encuentra en la naturaleza, en el suelo y el agua, o en el tubo digestivo de algunos animales. Por eso, puede pasar a los humanos al consumir hortalizas, carne (o cualquier producto de origen animal) o agua contaminados. En los casos leves, supone diarrea, fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares. Pueden aparecer entre 1 y 4 semanas después de comer el alimento contaminado y su duración es muy variable: desde un día hasta más de dos meses.

Staphylococcus
Las enfermedades que generan los estafilococos causan distintos tipos de infecciones en la piel, en las vías urinarias o una intoxicación alimentaria, la opción más probable durante el verano. Esta intoxicación puede aparecer por una escasa higiene con la comida o por dejarla expuesta a la temperatura ambiente. Afecta a productos lácteos y de pastelería, como la leche, la nata o las natillas, a las carnes y a los pescados. Sus síntomas incluyen náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal. En algunos casos más graves, provoca deshidratación y dolor de cabeza. Lo más habitual es que duren unos 2 o 3 días.

Anisakis
El anisakis es un parásito que se encuentra en pescados y cefalópodos (calamares, pulpo, sepia…). En verano, los destinos de playa son los más populares para las vacaciones y se incrementa el consumo de estos alimentos, por lo que hay que extremar las precauciones. Este parásito puede producir anisakiasis, que afecta al aparato digestivo y causa náuseas, vómitos y dolor abdominal unas horas después de comer.

  1. Gases
    Las vacaciones son el periodo ideal para salir a comer fuera. Eso suele implicar grandes comilonas acompañadas con una buena conversación. No obstante, eso es un cóctel perfecto para los gases. Los gases estomacales se producen durante la digestión y es normal eliminar el exceso mediante eructos o flatulencias. Sin embargo, a veces hay dolor abdominal y malestar y no se pueden expulsar. Un aumento del gas en el estómago suele deberse a tragar una gran cantidad de aire. Eso puede ocurrir si comemos muy deprisa, sin masticar bien, o si hablamos, reímos o gritamos mientras comemos.
  2. Acidez
    En cuanto a la acidez, es un problema que sufren, de forma intermitente, más del 40 % de los españoles. Es una sensación de ardor que aparece en el pecho o la garganta. Sucede cuando la abertura que separa el estómago del esófago no se cierra totalmente y permite que los ácidos del estómago pasen. Si se come demasiado rápido o en grandes cantidades, se desequilibran los niveles de ácido del estómago, que harán presión y se escaparán hacia el esófago.
  3. Estreñimiento
    La rutina puede cambiar drásticamente durante el verano; eso se nota en nuestro tracto digestivo y puede aparecer estreñimiento ocasional. Puede deberse a un cambio en la dieta (por ejemplo, porque no consumimos la suficiente fibra) o al sedentarismo. Uno de los motivos más habituales en los meses de calor es la deshidratación producida por las altas temperaturas. Si el cuerpo está deshidratado, extraerá los líquidos de donde pueda, como de las heces, que se resecarán y serán más difíciles de expulsar.
  4. Digestiones pesadas
    Las comilonas y los cambios de dieta típicos de las vacaciones pueden desembocar en pesadez estomacal, dolor abdominal y sensación de saciedad precoz. Todo ello irá acompañado de gases y acidez.
  5. El «corte de digestión»
    Curiosamente, lo que llamamos corte de digestión poco tiene que ver con la digestión. En realidad, es el síncope de hidrocución y surge cuando hay un cambio muy brusco de temperatura; por ejemplo, si nos metemos al agua fría después de haber estado al sol. El cuerpo intenta adaptarse a la nueva temperatura y, para garantizar el flujo sanguíneo al cerebro, deja de enviar sangre a otras zonas y el corazón va más lento. Si el cambio de temperatura es muy brusco, podemos llegar a perder el conocimiento. Estar haciendo la digestión es un factor de riesgo, pero no está directamente relacionado. Durante la digestión, se dirige gran parte del flujo sanguíneo hacia el aparato digestivo y hay menos sangre en el cerebro, por lo que el síncope es más probable si hay cambio de temperatura.

Cómo prevenir los trastornos digestivos durante el verano
La prevención es la clave por lo que, desde DosFarma nos dan algunas claves para ayudarnos a mantener una buena salud digestiva durante los meses de calor.

Lavarse bien las manos
Hay que lavarse bien las manos después de ir al baño, sonarse la nariz, sacar la basura, tocar a un animal o cambiar pañales. Las intoxicaciones se producen cuando los microorganismos llegan a la comida, muchas veces desde las heces. Si vamos al baño y no nos lavamos bien las manos, podemos pasar esos microorganismos a otra persona al tocarla o dejarlos en la comida que estemos cocinando.

Lavar bien las frutas y verduras, especialmente si se van a consumir crudas
Cocinar los alimentos es una forma segura de eliminar cualquier patógeno. Pero si algo se va a consumir crudo (por ejemplo, una fruta), es muy importante lavarlo bien antes. Igualmente, es necesario limpiar los utensilios de cocina que hayan entrado en contacto con la comida cruda.

Cocinar bien los alimentos
Para eliminar completamente los patógenos, hay que asegurarse de que la carne y el pescado queden bien hechos y los huevos tengan la yema totalmente cuajada. Para evitar el anisakis, en concreto, hay que cocinar adecuadamente el pescado durante al menos 2 minutos a más de 60ºC, es decir, que dicha temperatura llegue hasta el centro del producto.

No romper la cadena de frío
Para conservar los alimentos en buenas condiciones, muchos de ellos requieren estar refrigerados o congelados. En verano, es muy importante revisar la temperatura de la nevera y mantenerla por debajo de los 4,4 grados. El congelador, para conservar la mayoría de los alimentos, mejor por debajo de los -18 grados. Por ejemplo, el anisakis requiere congelar el pescado a -20 grados y mantenerlo durante cinco días.

Si la cadena de frío se rompe (por ejemplo, si un producto refrigerado se ha dejado fuera de la nevera), corremos el riesgo de sufrir una intoxicación. Al romper la cadena de frío, comienzan a crecer microorganismos. Hay que tener en cuenta que un producto que ya esté contaminado no tiene por qué sufrir cambios en el olor, el aspecto o el sabor; si se ha roto la cadena de frío, es mejor descartarlo directamente.

No beber agua de ríos, fuentes o arroyos
Las intoxicaciones también pueden deberse a la contaminación del agua. Lo más recomendable es beber siempre agua embotellada y evitar cualquier fuente natural, si no estamos seguros de que sea agua potable. Igualmente, es mejor no echar cubitos de hielo en las bebidas, a no ser que haya total seguridad de que están hechos de agua potable.

Evitar la leche sin pasteurizar
La pasteurización es un proceso térmico que elimina los patógenos de los alimentos. La leche es el producto más conocido que sufre este proceso, aunque hay muchos otros, como la cerveza o los zumos. Si no tenemos la certeza de que un lácteo está pasteurizado, es mejor no consumirlo.

Hacer comidas ligeras y sin prisa
Los atracones y las comidas rápidas son los aliados de los gases y la acidez. Hay que disfrutar de la comida y tomarnos nuestro tiempo, sin prisas y masticando bien. Para evitar la aerofagia, es decir, tragar demasiado aire, no hay que hablar rápido ni gritar durante la comida. Después de una comida copiosa o de ingerir algún alimento que nos haga generar gases (alubias, garbanzos, col…), ayuda tomar cápsulas o infusiones de hinojo, manzanilla o menta.

Llevar una dieta saludable y beber suficientes líquidos
También hay que comer sano en vacaciones. Para evitar el estreñimiento, es importante llevar una dieta rica en fibra (frutas, verduras, cereales…), reducir los alimentos procesados y hacer ejercicio. Asimismo, hay que mantener unos buenos niveles de hidratación y beber agua sin esperar a tener sed.

No beber alcohol
Las bebidas alcohólicas empeoran los síntomas de ciertas enfermedades digestivas, como el síndrome de reflujo gastroesofágico, un problema que sufren 7 de cada 10 personas que suelen tener acidez. Además, el alcohol incrementa la deshidratación, un factor que motiva el estreñimiento.

Amanda Dutruc, farmacéutica de DosFarma explica: «Olvidarnos algo fuera de la nevera, con el calor y la humedad de estas fechas, supone un riesgo muy alto de contaminación. Por lo general, las intoxicaciones son enfermedades leves que duran unos pocos días. No obstante, sí que hay infecciones muy graves, sobre todo para personas inmunodeprimidas, niños o ancianos. Por eso, en DosFarma queremos recordar la importancia de proteger los alimentos de las altas temperaturas. Y no hay que olvidar que las vacaciones también pueden pasar factura a nuestro aparato digestivo de una forma menos peligrosa, pero muy molesta, como los gases o la acidez de estómago; siempre hay que comer sin prisas y masticar bien, incluso cuando comemos fuera y con más gente».

Los pediatras alergólogos advierten del riesgo de reacciones alérgicas en verano

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pedíatrica (SEICAP) advierte del aumento del riesgo de reacciones alérgicas en verano debido a los cambios de ambiente, alimentación o de contacto con otras personas. Así, en esta época del año son más habituales los descuidos con la medicación o las ingestas accidentales en el caso de los niños con alergia alimentaria.

Otros riesgos tienen que ver con la exposición a alimentos nuevos o con ingredientes desconocidos o alojarse en ambientes con alérgenos u otros tóxicos. Así mismo, el mayor tiempo que pasan los niños al aire libre, como en playas, el campo o la piscina, pueden incrementar el riesgo de reacción por picadura de himenópteros, es decir, de avispas o abejas. Por todo ello, desde la SEICAP se recomienda extremar la precaución en esta época del año, llevar siempre consigo la medicación de rescate para utilizar en caso de que se produzca una reacción generalizada y proporcionar al niño unas vacaciones divertidas pero seguras, respetando también las medidas anti-Covid.

En la actualidad, según cifras de SEICAP, hasta un 35% de los niños de países desarrollados pueden presentar manifestaciones de enfermedades alérgicas. En concreto las que afectan con mayor frecuencia a la población infantil son las alergias a los alimentos, las anafilaxias, la dermatitis atópica y el asma alérgico.

¿Vapeadores? No gracias

Los denominados vapeadores o cigarrillos electrónicos se han extendido notablemente gracias a su popularidad como alternativa a los cigarrillos tradicionales. Si bien es verdad que se ha reducido el boom inicial tras su aparición en el mercado, tras la aplicación de una normativa más restrictiva en su consumo, también lo es que la mayoría de sus consumidores lo contemplan como una alternativa, por la creencia de que son menos dañinos para la salud o que facilita el proceso para dejar de fumar. Pero nada más lejos de la realidad. “Usar el cigarrillo electrónico como un método para dejar de fumar es un error con consecuencias graves para la salud”, recuerda con motivo del Día Mundial sin Tabaco el doctor Allan Sam, jefe del Servicio de Neumología de MD Anderson Cancer Center Madrid, quien destaca que la mayoría de esos dispositivos contienen más nicotina que el tabaco normal, lo que genera más adicción y dependencia cuando se intenta dejar.

“No son una solución y no se sabe a largo plazo los efectos que tendrán en la salud”, sostiene el especialista, quien reconoce que originalmente estos cigarrillos electrónicos se inventaron como terapia para dejar de fumar. “Nacieron como un sustituto que simulara el hecho de volver a echar humo, pero al añadirles más carga de nicotina que la que lleva el cigarrillo normal, resultan más adictivos”, alerta. Estos cigarrillos electrónicos también se conocen como vapeadores, ya que generan un vapor de agua que recuerda al humo del tabaco tradicional.

De acuerdo con el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, “los cigarrillos electrónicos, denominados Dispositivos Susceptibles de Liberación de Nicotina (Ley 28/2005 y Real Decreto 579/2017), están incluidos en la categoría de productos relacionados con el tabaco. Se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y vapor de cigarrillos electrónicos, por lo que no se pueden excluir los riesgos para la salud asociados al uso o exposición al vapor”. Por todo ello, el Ministerio de Sanidad no recomienda el uso de cigarrillos electrónicos como una estrategia para dejar de fumar.

Sam señala que el problema del tabaco reside en la adicción que provoca la nicotina. “La nicotina es un estimulante (no una de las sustancias que acompañan en la combustión al tabaco y que son cancerígenas). Al tabaco se le considera una droga porque genera síndrome de abstinencia y eso es precisamente por la nicotina. Al ser adictiva, se sigue consumiendo”, explica el experto. “Los vapeadores, los de cartucho cerrado, que están aprobados principalmente en Europa, son los que llevan concentraciones más altas de nicotina, generando mayor adicción que el cigarrillo tradicional. A mayor carga de nicotina, se origina una mayor dependencia”, aclara.

El especialista advierte también de que el vapeador se ha puesto de moda en la población adolescente y existen tasas de tabaquismo o de vapeo casi equiparables a las tasas de tabaquismo en edades tempranas, especialmente entre los 16 y los 20 años. En España, prácticamente la mitad de los estudiantes de 14 a 18 años ha utilizado en alguna ocasión cigarrillos electrónicos (48,4%), siendo más frecuente entre los chicos que entre las chicas, con independencia de la edad. Esta proporción supone un incremento de más del doble en dos años. “Su proliferación en redes sociales de la mano de influencers juveniles, además de los sabores atractivos que se están añadiendo a este tipo de productos, son en parte responsables de este aumento de usuarios jóvenes”, apunta el especialista. De hecho, en Europa ya se están empezando a regular, y los sabores se han prohibido en los vapeadores cerrados, aunque en aquellos que incluyen un tanque sí están permitidos.

Secuelas graves
Se desconocen los efectos a largo plazo. “Sin embargo, el hecho de que la mezcla para generar este vapor de agua conlleve formaldehído, un cancerígeno, lleva a pensar que el vapeador a largo plazo puede provocar cáncer de algún tipo, a nivel orofaríngeo e incluso pulmonar”, sostiene el especialista.

Es más, algunos estudios ya han detectado secuelas en la salud de los usuarios. “En las muestras de Anatomía Patológica que se han obtenido de ciertos vapeadores, sí se llegan a observar cambios no cancerígenos como displasias a nivel de todo el aparato respiratorio y, en algunos casos, enfermedades pulmonares bastante graves en jóvenes que utilizan con frecuencia vapeadores, llegando a necesitar hasta trasplantes pulmonares en aquellos que mezclaban aceite de cannabis con su vapeador habitual”, alerta el Dr. Sam.

Según recoge el Informe sobre los cigarrillos electrónicos: situación actual, evidencia disponible y regulación (2020), del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a corto plazo, se han hallado efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco y se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y emisiones de cigarrillos electrónicos.

El consejo del neumólogo de MD Anderson Madrid es claro: “No fumar, no vapear y no calentar el tabaco. El vapeador nunca puede ser un sustituto. Solo el hecho de calentar la glicerina y formar formaldehído provoca que se introduzcan sustancias en el cuerpo que no son benignas y que, a largo plazo, lo más probable es que vayan a generar problemas muy graves”.

En cuanto al riesgo de contagio por la Covid-19 con estos dispositivos, al ser un aerosol y vaporizar, la tasa de virus que pueda exhalar una persona en el vapor que produce el vapeador, y que puede ser inhalado por las personas a su alrededor, es más alta que una exhalación normal. El informe del Ministerio de Sanidad, Bienestar y Consumo de 2020 sobre cigarrillos electrónicos sostiene que “el consumo de cigarrillos electrónicos está relacionado con la inflamación de las vías respiratorias y, por tanto, complica el pronóstico de cualquier enfermedad con síntomas relacionados con el sistema respiratorio, como es la Covid-19”, alerta.

Consejos para reconocer el azúcar añadido a los alimentos

Dña. Pilar Puértolas Barrado, nutricionista Grupo Virtus.

En estos momentos, se habla mucho de la importancia de llevar una alimentación saludable y evitar los azúcares innecesarios de los alimentos. Para entender mejor estas recomendaciones es necesario saber identificarlo bien.

Los carbohidratos son fundamentales en nuestra alimentación ya que son una de las fuentes principales de energía. En este sentido, se pueden encontrar dos tipos de hidratos de carbono en la dieta: los naturales y los añadidos. ¿En qué consiste cada tipo?

Los naturales o intrínsecos son los que forman parte del alimento junto con otros nutrientes y no han sido incorporados de manera voluntaria. Alimentos como las frutas, cereales, verduras, legumbres y lácteos los contienen. Es importante tener en cuenta que a estos también se les denomina carbohidratos, sin embargo, no deben desaparecer de nuestra alimentación.

Los que se añaden a los alimentos voluntariamente son a los que comúnmente se los denomina azúcares. Son estos “azúcares añadidos” los que se deben evitar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta reducida de azúcares a lo largo de toda la vida con un consumo inferior al 10% de la ingesta calórica diaria, aunque reducirla hasta el 5% produciría beneficios adicionales para la salud. Lo que equivale a unos 25 gramos al día para los adultos con un índice de masa corporal normal o unas 6 cucharadas de postre, para uno consumo de unas 2000 Kcal. Esto se aplica a todos los monosacáridos (como glucosa y fructosa) y disacáridos (como sacarosa o azúcar de mesa) que son añadidos a los alimentos por los fabricantes, cocineros o consumidores, así como a los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de fruta. Las directrices no se refieren a los azúcares de las frutas frescas y verduras o los azúcares presentes de forma natural en la leche.

Si consumimos alimentos con muchos azúcares consumimos calorías, pero con escaso valor nutritivo lo que puede derivar en una desnutrición unida a sobrepeso u obesidad, aumento de los triglicéridos (grasa) lo que hace aumentar el riesgo cardiovascular, alteraciones hepáticas, desórdenes del comportamiento, diabetes, hiperlipidemia y la presencia de caries.

Por ejemplo, cuando añadimos azúcar a un café, a un yogur o a un postre casero somos conscientes de la cantidad que ponemos. El problema aparece cuando se consumen alimentos procesados ya que, al tener diferentes denominaciones, es muy difícil identificar estos azúcares.

Los azúcares se suelen incorporar para obtener un determinado color (como es el “caramelizado o tostado”), como conservante, para modificar la textura ya que proporciona volumen, necesarios en el proceso de fermentación y, por supuesto, para aportar sabor. Por ello, los azúcares añadidos se encuentran, aparte de en los dulces, en muchísimos otros productos como el pan, el tomate en conserva, los purés de verduras, bebidas vegetales, salsas y aliños como la de soja o el de módena, pizzas, sándwiches envasados, bebidas energéticas, agua con sabor, bebidas con té ya preparadas y envasadas, en los sazonadores para fajitas, jamón york o el queso. Pero eso no es todo, por ejemplo, bebidas que comúnmente asociamos a “saludable” como el Aloe vera también pueden llevar azúcar, e incluso en la cerveza y vino podemos encontrarlo.

Consejos para identificar el azúcar
Para reconocer el azúcar en los alimentos procesados es necesario fijarse en la tabla de información nutricional, en concreto en la parte de hidratos de carbono donde pone azúcares, así como en la lista de ingredientes. Pero hay que prestar especial atención ya que el azúcar añadido puede encontrase oculto bajo otras denominaciones.

Los siguientes términos son azúcares:

  • Ingredientes que terminan en –osa: glucosa, maltosa, sacarosa…
  • Siropes y jarabes: ágave, arce o maple, maíz, caña, ceratonia siliqua, panqueque…
  • Dextrinas y maltodextrinas.
  • Azúcar de: caña, invertido, malta, coco, glass.
  • Edulcorante de fructosa, fructosa líquida.
  • Dextrosa anhidra y cristalina.
  • Melaza.
  • Miel.
  • Panela.
  • Almidón de: maíz, hidrolizado.
  • Jugos concentrados y néctares de frutas.
  • Caramelo.
  • Cristales de: jugo de caña y florida.
  • Malta de cebada.

Por todo ello, es necesario reducir el consumo de azúcares en la dieta. Para ello, desde el equipo de nutrición de Grupo Virtus recomendamos:

  • Beber agua o bebidas aromatizadas con trozos de fruta natural en lugar de refrescos o bebidas energéticas.
  • Comer la fruta entera en lugar de zumos.
  • Evitar los cereales azucarados y glaseados en el desayuno. La alternativa más saludable es elegir aquellos sin azúcar añadido.
  • Elegir fruta para el postre
  • Consumir alimentos frescos y naturales en lugar de procesados.

“La filosofía mindfulness está cambiando mi forma de ver la vida”

No es difícil tener éxito, lo difícil es merecerlo, decía Albert Camus. En el caso de Angie Rigueiro, la verdad es que lo tiene bien merecido. Esta presentadora de televisión, a quien hemos visto en las Noticias de la mañana, de Antena 3, y en la actualidad, en los Deportes, escribe un libro, dirige un máster y se declara apasionada de la docencia. Hace apenas cinco meses, sonaba a las dos y media de la madrugada el despertador de esta infatigable trabajadora y madre entregada, que iniciaba su jornada laboral con la presentación del informativo matinal. A pesar de las pocas horas de sueño, su mirada se clavaba punzante en el interlocutor para transmitirle las noticias de cada día. Y es que nada parece perturbar la incansable máquina cerebral de esta periodista que ha triunfado en los medios, pero que, sin embargo, su humildad no le permite reconocerlo como tal. Cultiva su talento con la lectura como clave, algo que ha mamado de su padre, quien ha escrito varios libros y a quien considera su maestro.

Fotografías: Rubén del Valle y María Villanueva.

¿Con qué adjetivos te definirías?
Optimista, alegre, apasionada, muy familiar, amiga de mis amigos y, como adjetivos menos buenos, demasiado perfeccionista, exigente conmigo misma y algo desordenada.

Naciste en Argentina y viniste a España con tres años. ¿Qué representa para ti ese país?
Argentina es mi otro país, mis raíces. Me siento española, por supuesto, pero al final tengo mucho de argentina porque he crecido en una casa con hermanos mucho mayores que yo y padres que han vivido toda su vida allí. Así que eso te hace tener otras raíces y costumbres. He crecido comiendo asados los domingos, viendo beber mate a mis hermanas y escuchando a mis padres hablar con ese acento que da igual cuánto lleven en España, nunca se les va.

Conseguiste una beca en Atlanta, en Oglethorpe University, y trabajaste en CNN. ¿Qué aprendiste de esa etapa?
Fue una de las mejores etapas de mi vida. A mí me encanta viajar y desde muy pequeña lo he hecho por mis padres, así que siempre supe que quería tener una experiencia en el extranjero. Y fue la gran experiencia. Estudiar y vivir ese tiempo en un campus estadounidense fue espectacular. Mantengo esas amistades porque cuando vives fuera, vives todo muy intensamente. Y a nivel profesional, imagínate, trabajar en CNN fue un sueño hecho realidad. Aprendí de los mejores y sus lecciones siempre las llevo y llevaré conmigo.

Fotografías: Rubén del Valle y María Villanueva.

¿Cómo vives tu profesión como periodista en el momento actual?
El año pasado fue muy duro para todos. Yo presentaba el informativo más madrugador, acababa de volver de la baja de maternidad y estalló la pandemia. Recuerdo ir a trabajar a las tres de la mañana y sentir que estábamos viviendo una pesadilla. Informar sobre todo lo que pasamos me pareció durísimo y, más de una vez, volvía a casa llorando. Las calles desiertas y éramos pocos los que podíamos salir. Las primeras semanas informando fue muy duro.

El éxito que vienes teniendo como periodista, ¿te lo imaginabas?
Bueno, la verdad es que no lo catalogo como éxito ni mucho menos. Pero sí que es cierto que me siento privilegiada por formar parte de tantos proyectos profesionales, y algunos tan bonitos, con 32 años. En ese sentido, nunca me imaginé que con esa edad iba a haber hecho tantas cosas como las que la vida me ha dado la oportunidad de hacer. Últimamente pienso que si mañana me voy del mundo periodístico y me dedico a algo totalmente distinto, me sentiría muy feliz por todo lo que he hecho en este campo.

Creaste el Máster de Periodismo de Televisión, del que además eres directora. ¿Te gusta enseñar?, ¿Cómo eres como profesora?
Me encanta la docencia. Me parece apasionante poder aportar algo a los jóvenes, que tienen tantas ganas de aprender y crecer. Soy una profesora muy apasionada. Además, el máster lo creé yo y eso al final se nota, es tu proyecto al que cuidas con mucho mimo. Trato de ser una profesora con la que los alumnos puedan contar, tanto personal como profesionalmente.

¿Cuántos años llevas en Antena 3 y por qué programas has pasado?
Llevo ocho años. He sido reportera de política, cubriendo Casa Real, Ciudadanos, varias coberturas del PP y Consejo de Ministros. Hace cuatro años me llegó la oportunidad de presentar el informativo matinal de 6.15 a 9 de la mañana. Y hace 5 meses, llegó un nuevo cambio a deportes a las 15 y a las 21 horas.

¿Presentadora de deportes o de informativos? ¿Dónde te sientes más cómoda o identificada?
Por tiempo, gana informativos. Es a lo que siempre me he dedicado. Pero siéndote totalmente sincera, los deportes me han hecho tener un registro que creo que va mucho conmigo: alegre, desenfadado y divertido. De hecho, creo que a mí lo que mejor se me da es el infoentretenimiento y eso lo tiene mucho más el deporte que el informativo.

Estas escribiendo un libro. ¿Cómo está siendo el proceso y por qué recomendarías su lectura?
Es un proyecto en el que, en realidad, llevo muchos años, y espero darle duro y tenerlo en un corto medio plazo. Mi padre ha escrito varios libros y es mi gran maestro. Así que me hace mucha ilusión ahora estar yo en ese proceso. De hecho, es uno de los proyectos que más me ilusiona ahora mismo. Va a ser un libro que entremezcle acción, historia y amor.

Fotografías: Rubén del Valle y María Villanueva.

¿Cuándo suena tu despertador cada mañana?
Hace cinco meses sonaba a las 2.30 horas de la madrugada, para presentar el informativo matinal. Por eso, el cambio a deportes, en ese sentido, fue muy positivo, porque ahora puedo dormir, lo que es algo esencial para la salud. Hasta me ha cambiado el humor. Ahora duermo sin despertador, mi hijo es el que manda (se ríe), aunque tengo que decir que es muy dormilón y alguna vez me lo pongo porque a veces duerme hasta las 9.30 o 10 de la mañana. Y los días que practico deporte, me lo pongo a las 7.30 horas.

¿Cómo te enfrentas a un momento de estrés o bloqueo?
Respiración. Medito todos los días o, al menos, lo intento, así que la respiración la tengo muy controlada. Si me noto estresada o con ansiedad, por lo que sea, me dura poco. Con la respiración diafragmática está demostrado que el cortisol, la hormona del estrés, baja, así que lo práctico mucho y funciona. Y también me río mucho. En un curso de mindfulness me explicaron, a nivel científico, la incompatibilidad del estrés con la risa. Así que en ese momento pienso en algo bonito o llamo a alguien que quiero, y se me pasa.

Cuando sueñas con un día de descanso ¿en qué consiste este?
Jugar con mi hijo. Me encanta. Soy de las madres que se tira al suelo, que coge una cuchara y canta, que pone música y baila. Así que me lo paso fenomenal con él cuando tengo un día libre. Y para descansar físicamente, nada como irme a la playa, pasear, leer un libro, nadar y comer bien.

¿Cómo articulas tu faceta de madre de un niño de un año con la de periodista?
Pues con mucha organización. Me gusta mucho ser madre así que me organizo lo máximo posible para estar con él todo lo que puedo y él necesite. Cuando me toca la semana de presentación, voy y vengo de Antena 3 varias veces para volver a comer a casa y estar dos horas con él. Al presentar a las 9 de la noche, cuando llego ya duerme, así que por la mañana y la hora de comer aprovecho para estar todo lo posible. Y en mi semana libre, hacemos muchísimos planes. Además, creo en el tiempo de calidad. Cuando entro en casa pongo mi móvil en modo avión, me centro en estar con él 100%. Y cuando está durmiendo aprovecho para leer, estudiar, escribir, corregir exámenes etc. En ese sentido, yo tengo una madre increíble que me ha dado el mejor tiempo de calidad y yo si pudiera ser la mitad de buena que es ella, sería todo un triunfo.

¿Qué deportes practicas?
Corro, hago elíptica varias veces por semana porque tengo una maquina profesional de gimnasio en mi casa, hago esquí, clases de baile, spining, pádel, yoga y golf. De este último he tomado alguna clase y me ha encantado el concepto, aunque como deporte necesito más caña.

¿Cómo cuidas tu alimentación?
La verdad es que como lo que me apetece. De hecho, demasiado, porque tengo que reconocerte que soy súper comilona. Es cierto que tengo bastante buena constitución y eso engaña. Eso sí, como de todo, tengo una alimentación saludable y, de vez en cuando, hago un ayuno intermitente. Eso me está viniendo muy bien para no sentirme hinchada.

¿Cómo fortaleces tu mente e intelecto?
Leyendo. Es la clave. Mi padre es la persona más culta que conozco y siempre me recomienda sus lecturas. Además, hay que renovarse. He hecho varios postgrados para no dejar el hábito de estudiar. Mi próximo reto es sacarme la carrera de historia, creo que te da una base de cultura general exquisita.

Planes a futuro y sueños pendientes
Me gustaría ayudar a las personas con mi trabajo. Estoy tratando de compaginar mi faceta como periodista con aportar algo a la sociedad, a quien te ve al otro lado. Ese es mi gran sueño profesional, encontrar un proyecto que me llenase plenamente y que aportase algo. Y por supuesto, ser feliz y hacer felices a quienes me rodean. En ese sentido, seguir con la filosofía mindfulness que me está cambiando tanto mi forma de ver la vida. 

Dieta Mediterránea en tiempos de pandemia

La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), ha elegido la Dieta Mediterránea como eje principal del Día Nacional de la Nutrición, celebrado el pasado 28 mayo,  con el lema “Dieta Mediterránea (DM) en tiempos de pandemia, ahora más que nunca”. El motivo es que en tiempos de pandemia, en los que debemos fortalecer nuestro sistema inmunitario, disminuir la inflamación y los factores de riesgo como la obesidad y otras enfermedades degenerativas del adulto, se manifiesta aún más si cabe, como la mejor herramienta individual y colectiva para tener unos estilos de vida saludables. Sus propiedades nutricionales, su contribución a tener un sistema inmunitario y antioxidante robustos, y un mejor control del peso corporal, la convierten en el ejemplo a seguir.

Por eso, “consciente de que los hábitos de vida de la población española parece que se han modificado por la pandemia, hemos querido realizar la encuesta Actitud y Adherencia a la dieta y estilo de vida mediterráneo con el fin de conocer cómo han cambiado nuestras costumbres, y en qué puntos debemos poner el foco para que cada vez sean más próximas a la Dieta Mediterránea”, explica el presidente de la FESNAD y catedrático de nutrición y bromatología Gregorio Varela-Moreiras. Según los resultados de dicha encuesta, tan solo el 30% de la población considera su adhesión a la Dieta Mediterránea como muy buena y, si bien el 40% de los encuestados considera que ha modificado sus hábitos, tan solo el 30% de éstos asegura que ahora sus hábitos son más próximos a la Dieta Mediterránea. También cabe destacar que el 34% de los encuestados afirma haber incrementado su peso desde que comenzó la pandemia.

Parar a comer y hacerlo de una manera tranquila y relajada, cuidando los aspectos sociales,  también es importante en la Dieta Mediterránea.  Sin embargo, un 42% de los encuestados afirma que desayuna de pie o viendo la tele o consultando el móvil o el ordenador, hecho que hace que no se le preste la atención adecuada a esta comida. Cuando hablamos del almuerzo o la cena, aunque los números bajan, todavía hay un 27% y 31% respectivamente que lo hace de pie o viendo alguna pantalla.

En cuanto a las habilidades culinarias, el 19% de los encuestados afirma haber aprendido a cocinar durante la pandemia, el 59% afirma no haber aprendido y el 22% asegura que se defiende mejor.

Y cuando hablamos de adhesión a la Dieta Mediterránea, la encuesta arroja un aumento de consumo de frutos secos, aceitunas, hortalizas y verduras después de la pandemia. También se observa una mayor ingesta de agua, elección de productos integrales o de granos enteros o la limitación de azúcar en las bebidas. Y en lo que respecta al ejercicio diario, el 70% de los encuestados afirma que realizan actividad física diaria, aunque tan solo el 22% practica más de dos horas a la semana de deportes de equipo.

Modelo a seguir
Rosaura Leis, vicepresidenta de la FESNAD y profesora titular de pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela y coordinadora de la Unidad de Nutrición Pediátrica del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela comenta que “la Dieta Mediterránea es un estilo de vida, con efectos positivos para la salud a lo largo de todo el ciclo vital. La adherencia a ella en la mujer gestante, durante la lactancia y a lo largo de la niñez y adolescencia va a condicionar un menor riesgo de enfermedad a corto, medio y largo plazo, incrementando la calidad y esperanza de vida en la edad adulta. Y no sólo es un concepto, sino una realidad cultural, social, territorial y medioambiental que hemos heredado a través de las generaciones y que tenemos la obligación de transmitir”.

De hecho, la Dieta Mediterránea está reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, definido como “un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas con la alimentación humana, que van desde la tierra a la mesa, abarcando los cultivos, las cosechas y la pesca, así como la conservación, transformación y preparación de los alimentos y, en particular el consumo de estos”.

La importancia de la Dieta Mediterránea en 10 puntos

•             Utilizar el aceite de oliva preferiblemente “virgen extra” como principal grasa de adición.

•             Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos. También especias y hierbas aromáticas.

•             El pan y los alimentos procedentes de cereales, pasta y arroz (especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.

•             Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados y garantía de una mayor sostenibilidad.

•             Consumir diariamente productos lácteos: principalmente leche y derivados como el yogur y queso.

•             Elegir carnes magras (pavo, pollo, etc.), y la carne roja y las procesadas hamburguesas, embutidos…), se tendrían que consumir con moderación.

•             Consumir pescados y mariscos frecuentemente y huevos.

•             La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces, pasteles y helados, deberían consumirse ocasionalmente.

•             El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo.

•             El estilo de vida mediterráneo es tan importante como comer adecuadamente.