6 consejos para cuidar de las personas mayores en verano

La salud de las personas mayores puede verse más afectada por las altas temperaturas y se debe evitar que puedan sufrir insolaciones o enfermedades derivadas de la exposición al sol. Pero no solo eso, según un estudio del IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), el 11,4% de los ancianos se sienten solos en su día a día por lo que cuidar de la salud mental de los mayores también es fundamental en estos meses. Este dato, con la llegada del verano, suele incrementarse debido a los viajes de familiares y allegados que abandonan el entorno durante unos días. A esta problemática, además, se debe sumar la actual crisis sanitaria actual y el miedo al contagio en encuentros sociales.

La crisis sanitaria y las restricciones han provocado que los mayores pasen más tiempo solos y sin actividades grupales en las que poder relacionarse. Como consecuencia, sus allegados son las personas que más pueden ayudar a generarles un sentimiento de pertenencia y seguridad y cuando éstas, se van de vacaciones, la soledad puede incrementarse. Aún así, existen familiares que sienten la falta de habilidades u orientación para actuar correctamente frente a ello. Por eso, la importancia de contar con cuidadores especializados y profesionales es mayor para garantizar un acompañamiento de calidad y especialmente en verano donde hay que tener especial precaución con su salud.

Con todo esto, la salud física también es una prioridad para los cuidadores que deben garantizar el bienestar del anciano y hacer que el calor y la exposición solar no les afecten. Desde Cuidum ofrecen consejos para cuidar la salud física de las personas mayores en estos meses donde el calor puede jugar malas pasadas:

  • Una buena hidratación. El cuerpo pierde mucha agua con el calor por lo que mantenerse hidratados es fundamental. Incentivar su consumo por parte del cuidador será vital para el bienestar del mayor en los meses estivales.
  • Usar ropa ligera. Las personas mayores deben usar prendas cómodas y transpirables con las que poder sentirse a gusto. Algodón o lino son los tejidos más adecuados.
  • Evitar el consumo de alcohol o cafeína. Este tipo de bebidas favorecen la deshidratación y estimulan las alteraciones nerviosas de las personas mayores.
  • No exponerse a las horas de máximo calor. Evitar salir a pasear entre las 12:00 y las 17:00 horas ya que son las horas más cruciales. Aún así, es recomendable, sea la hora que sea, vigilar que el anciano lleve siempre gorra y caminar a la sombra con él.
  • Climatizar de forma adecuada el hogar. Se debe mantener una temperatura adecuada de la casa, entre 22 y 24 grados, para evitar posibles sofocos y que la persona cuidada se encuentre bien.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras. Este tipo de alimentos tiene una gran cantidad de agua que aporta una hidratación extra a la dieta. Ensaladas o gazpachos son buenas opciones para el menú semanal.

Desde Cuidum aclaran que “es vital proporcionar a las personas mayores y dependientes el mayor grado de estabilidad y contar con un buen cuidador que los cuide de forma segura y profesional. Además, debemos entre todos ayudar a paliar la soledad no deseada de muchas personas de la tercera edad que en estas fechas se encuentran más desprotegidos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *