Los españoles son reacios a tomar medicación contra el dolor muscular

Los españoles son reacios a tomar medicación contra el dolor muscular, según los resultados de una investigación realizada por la consultora Ipsos. Según este estudio, realizado entre 1.000 personas de 14 países europeos, el 83% de la población sufre al menos un tipo de dolor.

Los jóvenes, más proclives a sufrir dolor musculoesquelético ocasional y que muestran una gran capacidad de recuperación y esperanzas de resolver los problemas de raíz, “suelen optar primero por opciones naturales u homeopatía antes de cambiar a los medicamentos en el caso de que el dolor persista”, afirma el fisioterapeuta y experto en terapia de calor Pablo de la Serna.

Las personas adultas y especialmente las más mayores, por otra parte, “tienden a desarrollar una actitud pasiva antes de reaccionar con la toma de medicamentos”, explica el experto. En estos casos los dolores musculares son ya recurrentes e incluso crónicos y “los pacientes asumen, erróneamente y a menudo, que el dolor ya forma parte de su vida”. El objetivo principal para ellos es mantener el dolor a niveles soportables y evitar que se agrave.

Así pues, en general, las personas que sufren dolores de espalda “buscan el apoyo de la fisioterapia”, pero “mientras que los mayores son más pasivos, los jóvenes y adultos suelen realizar cambios en la dieta para mantener el peso bajo control con el fin de mejorar la calidad de vida y aliviar la intensidad del dolor a largo plazo”.

Para Pablo de la Serna, por ello “en personas reacias a tomar medicación o como complemento a esta,  la fisioterapia y la terapia de calor son más que recomendables en todos los casos”. Concretamente, los beneficios del uso de parches de calor “sobre las zonas doloridas son múltiples, lo cual mejora de forma muy satisfactoria la calidad de vida de las personas y tiene un impacto tanto físico como emocional y social”, concluye.

Acerca de Redacción 7845 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*