¿Cuál es el mejor apoyo nutricional para la salud de tus huesos?

El “envejecimiento saludable” es un término que se está poniendo de moda. Probablemente, antes lo llamábamos simplemente “cuidarnos”, sobre todo a medida que vemos cómo avanzan los años y nuestro organismo no responde a ciertas acciones como hace unos años.

Normalmente, los huesos son los que se percatan de los primeros síntomas de envejecimiento. La salud ósea suele ser una de las principales preocupaciones cuando nos hacemos mayores, especialmente entre las mujeres. En este sentido, la suplementación puede ser una alternativa saludable para prevenir o tratar problemas como la osteoporosis.

Suplementos para el bienestar óseo
Cada vez son más los profesionales de la salud que aconsejan a sus pacientes la toma de complementos nutricionales. Antes de recurrir a ellos es recomendable consultar con tu médico, para que te asesore sobre cuáles son los suplementos para articulaciones y huesos que mejor se adaptan a tus necesidades. Recurrir a este tipo de apoyo nutricional en edad temprana también puede ser beneficioso, ya que puede prevenir la pérdida ósea prematura, habitual antes y durante la menopausia.

No obstante, los hombres también necesitan apoyo nutricional para reforzar la salud de su sistema articular. A partir de los 50 años debes prestar mayor atención a la ingesta de calcio y a la salud ósea en general.

Calcio y Vitamina D
Estos dos nutrientes son los más conocidos y beneficiosos para mejorar la salud de los huesos. Tanto el calcio como la vitamina D poseen capacidad para reducir el riesgo de baja densidad ósea, también actúan positivamente ante afecciones como la osteoporosis o ciertas fracturas.

Por lo tanto, el tándem que forman el calcio y la vitamina D es idóneo para el cuidado de huesos y articulaciones. Sin embargo, gran parte de la población muestra una importante deficiencia de ambos nutrientes. Esto puede ser porque la manera en la que nuestros huesos utilizan el calcio cambia a medida que envejecemos. Por ejemplo, durante la infancia y la adolescencia, la formación de huesos es máxima y, por lo tanto, la necesidad de calcio también lo es. Una vez que llegamos a la edad adulta media, los procesos de formación y degradación ósea son casi iguales, pero una vez pasada la barrera de los 50 años, la degradación de los huesos tiende a dominar sobre la formación ósea.

Respecto a la vitamina D, destaca por su gran absorción de calcio y la mineralización ósea. En este caso, se repite la tendencia a la baja del nutriente a medida que envejecemos, ya que nuestra capacidad para sintetizar vitamina D en la piel disminuye a lo largo de la vida. Por ello, la necesidad de reponerla a través de alimentos y suplementos se vuelve fundamental a partir de cierta edad.

Vitamina K
Particularmente la vitamina K2, está ganando terreno entre los pacientes que buscan suplementos para mejorar el estado de huesos y articulaciones, en comparación con los complementos de calcio y vitamina D.

De hecho, la vitamina K2 ha sido un elemento básico para la salud ósea durante muchos años. Es un nutriente que estimula la actividad celular de los osteoblastos, las células especializadas que regulan la mineralización ósea. Además, contribuye a la activación de la osteocalcina, una proteína elaborada por los osteoblastos que se encarga de unirse al calcio y fijarlo a la matriz ósea.

Cabe señalar que la deficiencia de vitamina K2 puede traducirse en una ralentización importante de cara al proceso de mineralización ósea. Además, sirve para prevenir la acumulación de calcio en aquellos lugares donde no se desea, como las arterias, donde pueden provocar rigidez cardiovascular.

Menaquinona es el nombre por el que también es conocida esta vitamina. Son más difíciles de obtener solo a través de la alimentación, ya que se encuentran en alimentos con alto contenido de grasas saturadas, como el queso o la mantequilla.

Colágeno
Se ha convertido en un ingrediente estrella en suplementos dietéticos, alimentos y bebidas. Se ha descubierto que estimula la regeneración del tejido articular y ayuda a reducir y prevenir el dolor articular, la pérdida de densidad ósea y el envejecimiento de la piel. Sin ir más lejos, en el caso de las mujeres posmenopáusicas, los péptidos de colágeno pueden aumentar la densidad mineral ósea y los marcadores óseos desplazados favorablemente. Así lo ha confirmado un estudio realizado en Alemania.7

El colágeno es la proteína más abundante del organismo. Al igual que otros nutrientes producidos naturalmente en el cuerpo, su producción se ralentiza con la edad, por lo que la suplementación a través de alimentos o nutricosméticos puede ser importante para mujeres y hombres.

El futuro de la salud ósea
Es fundamental cuidar tu salud ósea, sin necesidad de esperar a alcanzar los 50 años o más. Si queremos prevenir algunas enfermedades óseas o fomentar un envejecimiento saludable, es importante recurrir a ciertos alimentos, suplementos alimenticios y rutinas equilibradas durante diferentes etapas de nuestra vida.

Por ejemplo, para niños y adolescentes, lo ideal es enfocarse en desarrollar huesos fuertes, mientras que los adultos mayores deben enfocarse en prevenir la pérdida ósea y otras afecciones. De cara a los resultados aportados por las últimas investigaciones en el campo, un alto contenido de calcio y vitamina D es primordial para desarrollar unos huesos fuertes y sanos. Recuerda consultar con tu especialista antes de cambiar tu dieta habitual.


Referencias
Marshall K et al. “Inadequate calcium and vitamin D intake and osteoporosis risk in older Americans living in poverty with food insecurities.” Plos One. Published online ahead of print July 8, 2020.

MacLaughlin J et al. “Aging decreases the capacity of human skin to produce vitamin D3.” The Journal of Clinical Investigation, vol. 76, no. 4 (October 1985): 1536-1538

Xueyan F et al. “Multiple vitamin K forms exist in dairy foods.” Current Developments in Nutrition. Published online June 1, 2017.

Iwamoto J. “Vitamin K₂ therapy for postmenopausal osteoporosis.” Nutrients, vol. 6, no. 5 (May 16, 2014): 1971-1980

Toshiro S. et al. “Comparison of menaquinone-4 and menaquinone-7 bioavailability in healthy women.” Nutrition Journal. Published online November 12, 2012.

Juher TF et al. “An overview of the beneficial effects of hydrolysed collagen intake on joint and bone health and on skin ageing.” Nutrición Hospitalaria, vol. 32 suppl (July 18, 2015): 62-66

König D et al. “Specific collagen peptides improve bone mineral density and bone markers in postmenopausal women—a randomized controlled study.” Nutrients, vol. 10, no. 1 (January 16, 2018): 97

Acerca de Redacción 7801 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*