Ronquido infantil, ¿hay que preocuparse?

Muchos niños roncan, pero eso no significa que sea algo normal.

Aunque el ronquido infantil nos pueda parecer algo muy común durante el sueño del niño, es importante saber que eso significa que sus vías respiratorias están algo obstruidas, algo que no debería ocurrir, ya que la consecuencia directa es que el cerebro no recibe la cantidad de oxígeno que necesita.

Sin necesidad de alarmarse, sí que es importante y los expertos de la clínica Boca a Boca nos recomiendan que se trate a tiempo para descubrir las causas, porque en el futuro puede desencadenar problemas más graves.

¿Cuáles son las causas del ronquido infantil?

Hay varias razones que pueden provocar el ronquido en los más pequeños y pueden ser pasajeras o crónicas. Los resfriados y las alergias pueden causarlo durante períodos breves, así como el uso de antihistamínicos.

La obesidad también puede provocar esta afección ya que, al existir un exceso de tejido en la parte del cuello ejerce presión en las vías respiratorias dificultando la respiración.

Por último, se ha observado que los niños con el paladar estrecho u ojival tienen dificultades para respirar mientras duermen produciendo los ronquidos. Además, los dientes torcidos o en mala posición, el arco dental curvado o deformado, así como el maxilar superior o mandíbula inferior estrecha pueden causar que los niños ronquen durante la noche. Según la Dra. Romina Vignolo, de la clínica Boca a Boca Dental “cuando el ronquido infantil va acompañado de patologías como el bruxismo puede desencadenar problemas más graves como la apnea del sueño, dolor de cabeza, incluso son el futuro desgaste de las piezas dentales”.

¿Cómo debe tratarse?

Si el motivo de los ronquidos se debe a algún problema dental, debe tratarse con ortodoncia interceptiva. Este tratamiento se utiliza para expandir la boca del niño, aunque no esté en la edad indicada para ello, que son los seis años.

Este tipo de ortodoncia consigue ensanchar el paladar mediante un disyuntor que se coloca en la boca del niño y que poco a poco se va ensanchando. Esto hace que las vías aéreas se amplíen pueda respirar mejor. En opinión de la Dra. Vignolo, “es un tratamiento sencillo, rápido y muy eficaz que hace que tu hijo deje de roncar y evita posibles problemas más graves en un futuro”.

Acerca de Redacción 7777 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*