La alopecia no es solo cosa hombres

La alopecia femenina puede tener importantes consecuencias emocionales

Actualmente siguen existiendo muchos estereotipos de género, incluso más allá del ámbito laboral o familiar, como por ejemplo ocurre con determinadas enfermedades o dolencias. Sea por la publicidad dominante o determinados tabúes, el caso es que hay enfermedades como la alopecia asociadas a la población masculina. No obstante, aunque en porcentaje pueda ser menor, la alopecia femenina es una enfermedad muy real, que afecta a un gran número de mujeres.

El miedo a un trasplante, el desconocimiento o, simplemente el pensar que las clínicas dedicadas a tratar la alopecia son un sector meramente masculino, provoca que el número de mujeres que acuden a estos centros sea todavía bajo. Así es como nos lo relatan los expertos de Insparya, que sin embargo aprecian un progresivo cambio de tendencia, pues cada vez son más las mujeres que buscan una solución a la caída del cabello.

La alopecia femenina, aunque en un principio pueda parecer similar a la masculina (a fin de cuentas, se trata de caída de cabello), tiene notables diferencias, tanto en causas como en desarrollo. Por ello, se han desarrollado estudios y trabajos destinados a entender qué es la alopecia femenina, cómo funciona y cuál es la mejor manera de combatirla.

¿Cómo se mide el grado de alopecia en las mujeres?

Para establecer la gravedad de la alopecia o el punto de desarrollo en el que se encuentra, según Carlos Portinha, chief clinical officer del Grupo Insparya, “se utiliza una escala de tres grados que se denomina Escala Ludwig”. En un primer grado, la mujer va a experimentar una pérdida de densidad en la zona superior de la cabeza, aunque en este momento la línea frontal se va a mantener inalterada. La mujer va a apreciar que sigue teniendo cabello, pero este se va a mostrar más fino y en menor cantidad.

Un segundo grado va a mostrar un incremento de la pérdida de cabello en la parte superior, el cuero cabelludo va a ser cada vez más visible, con la raya del cabello cada vez más ancha, derivando en un tercer grado en el que se puede incluso perder el total del cabello.

No obstante, hay casos en los que se puede utilizar otro sistema de medición: la escala de Norwood- Hamilton, que es un sistema utilizado generalmente para medir la alopecia masculina, pero que en algunos casos puede representar mejor el patrón de alopecia, aunque sea la femenina.

¿Qué tipos de alopecia femenina existen?

No todas las mujeres que sufren alopecia tienen un mismo patrón, y dependiendo cómo sea la pérdida del cabello, hablaremos de un tipo de alopecia u otro. La alopecia femenina más frecuente es la alopecia androgenética. Se puede presentar de manera típica, con el patrón de Ludwig, o tener un comportamiento más similar al patrón masculino. De hecho, este tipo de alopecia es muy parecida a la masculina, con la principal diferencia en su forma de presentación. Carlos Portinha explica que “mientras los hombres habitualmente pierden el cabello en la zona de las entradas y la coronilla, las mujeres sufren una pérdida más difusa en el área superior y normalmente mantienen la línea frontal”. En este caso las mujeres empiezan perdiendo cabello, la densidad, el volumen poco a poco, y llega un punto en el que esta pérdida se acentúa en la zona superior. Es una alopecia que tiene su origen en la genética y en la androgenética, según explica Carlos Portinha,” está influenciada por la genética que reciben de sus padres y madres, y también tiene influencia hormonal. Las mujeres hasta la menopausia tienen un predominio de estrógenos que se pierden precisamente al llegar a la menopausia. Es entonces cuando empiezan a predominar las hormonas masculinas, la testosterona”. No es que a partir de la menopausia las mujeres produzcan más testosterona, sino que, al bajar el nivel de estrógenos, el porcentaje comenzará a variar en favor de las hormonas masculinas. Esto explica, según Portinha que “las mujeres empiezan a perder el cabello más tarde que los hombres, por este desequilibrio hormonal que se suele dar a una edad más avanzada”.

Otro tipo de alopecia, que en este caso afecta tanto a hombres como a mujeres, es la alopecia areata. Según Portinha, “cuando hay mucho estrés hay una bajada en el sistema inmunitario que puede provocar que aparezcan calvas localizadas en las que se pierde de manera súbita todo el cabello”. Este tipo de alopecia no es, en principio, irreversible, ya que como el doctor relata “la unidad folicular se mantiene ahí, y en un momento determinado puede volver a crecer el cabello”.

Hay un tipo de alopecia que se asocia más a las mujeres que a los hombres, la alopecia fibrosante cicatrizal frontal. En este caso la caída del cabello evoluciona como una diadema, avanzando desde las orejas de modo lineal haciendo que el pelo retroceda de manera continuada. Carlos Portinha explica que “es un tipo de alopecia que suele darse principalmente en mujeres postmenopáusicas. No se sabe muy bien por qué, aunque se sospecha que puede tener un origen autoinmune”. Este tipo de alopecia es el único en el que no se recomienda el trasplante, ya que a al no tener nada que ver con la genética, la enfermedad puede atacar de nuevo al cabello trasplantado. No obstante, como afirma Portinha “si la mujer está bien informada y sufre con la pérdida del cabello, le podemos trasplantar unidades foliculares de las que nacerá cabello propiciando que, al menos durante unos años, vayan a sufrir menos con esta enfermedad, mientras tratamos de mantenerla a raya con corticoides tópicos y PRP”.

¿Cómo se trata la alopecia femenina?

Hay distintos tipos de tratamientos que nos van a ayudar a prevenir, combatir o mejorar la salud capilar de la mujer. Para Carlos Portinha “cuanto antes empecemos a tratar la enfermedad, mejor. Si los hombres sufren con su alopecia, en el caso de las mujeres este sufrimiento se incrementa exponencialmente. Además, puede suponer el comienzo de un círculo vicioso en el que la alopecia genera ansiedad y la ansiedad genera alopecia”.

El tratamiento de la alopecia se puede realizar con tratamientos poco invasivos, como el minoxidil. Carlos Portinha lo defiende “en casos en los que veamos que la paciente lo soporta bien, sin muchos efectos secundarios como puede ser la hipersensibilidad en el cuero cabelludo o un incremento de grasa en el mismo”.

Sin embargo, hay también otras opciones, como la mesoterapia nutritiva y el PRP (Plasma Rico en Plaquetas). Por su mayor comodidad y alta eficiencia, la mesoterapia nutricional, es un tratamiento capaz de dar con una solución más a la medida, especialmente si se utiliza combinado con un tratamiento de PRP, que también ha dado muestras de gran efectividad en la lucha contra la alopecia femenina. En cualquier caso, según Portinha, “si empezamos más temprano, tendremos la posibilidad de mantener el cabello de la mujer durante más tiempo. Y si vemos que la caída avanza y se torna importante y visible, siempre tenemos la opción del trasplante capilar”.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de la mujer ante el trasplante capilar?

Muchas mujeres se muestran todavía reacias a realizarse un trasplante capilar por distintos motivos. El principal parte de una desinformación sobre el proceso del mismo. “La principal preocupación de una mujer ante el trasplante es el hecho de raparse completamente la cabeza. Esta es una concepción errónea. Si bien es cierto que cuando se trabaja sobre una cabeza rapada el proceso es más rápido y se pueden trasplantar un mayor número de unidades foliculares, cuando no se rapa el cabello se puede trabajar también obteniendo dos o tres tiras de las zonas donantes que luego se puedan disimular cubriendo con cabello de arriba”, explica Portinha.

A esta se suman las preocupaciones sobre el posible dolor o no del proceso (que es indoloro por la anestesia local), y el proceso de recuperación (en 3 o 4 días la zona está cicatrizada sin ningún tipo de cicatriz en la zona).

Acerca de Redacción 7777 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*