“El éxito es una fea bestia y un animal veloz”

Entrevistamos al actor Cosimo Fusco

Muchos lo recordarán por su affaire con Rachel (Jennifer Aniston), en la exitosa serie norteamericana Friends, dando vida a Paolo, el novio italiano que mantuvo en la primera y segunda temporada. Dos décadas después, y con más de treinta títulos entre series y películas en su haber, el actor italiano, Cosimo Fusco, ha regresado a España.

Fotografía de Isabella Vosmikova.

Fusco viene bajo las órdenes de Álex de la Iglesia, en la serie de terror 30 Monedas, de HBO. Además, el actor acaba de finalizar el rodaje en Venecia de Veneciafrenia, el último trabajo del director de Bilbao.

Desde su incursión en el cine con Domino, el primer largometraje del director Ivana Massetti, Cosimo no ha dejado de trabajar y ascender en su carrera. La gran pantalla le ha coronado como uno de los grandes actores más polivalentes del panorama internacional, con títulos como Il cartaio, de Dario Argento; Ángeles y demonios, de Ron Howard (junto a Tom Hanks, Ewan McGregor y Pierfrancesco Favino); o Berberian Sound Studio, de Peter Strickland, cinta que obtiene un gran éxito, tanto en el Festival Internacional de Cine de Toronto como en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, ganando varios premios en los British Independent Film Awards.

El pasado 29 de noviembre se estrenaba 30 Monedas, en HBO, la última ficción del cineasta Álex de la Iglesia. ¿Qué nos puedes decir de tu personaje?
Doy vida a un sacerdote italiano que sale de Italia para reemplazar a un colega suyo en un pueblecito del interior español donde están sucediendo una serie de hechos que no siempre se pueden explicar.

Ciertamente el universo se alió para que rodaras en España con este director. ¿Cómo surgió la oportunidad?
La oportunidad me llegó de una manera inesperada, pero igualmente bienvenida, ya que Álex de la Iglesia es un gran director y con películas fantásticas a sus espaldas que conocemos. Creo que Alex me vio en algunos de mis proyectos, buscaba un actor italiano, con mis características físicas y que supiera actuar en español. Tuve que trabajar un poco en eso, luego el Universo hizo el resto.

¿Conocías previamente la filmografía de Álex de la Iglesia? ¿Qué le opinión le merecía?
Sí, había visto sus películas más famosas, El día de la bestia, Balata triste de trompeta, El Bar, en fin, lo suficiente como para darme cuenta de que estaba frente a un maestro del cine de género con su propia marca y voz inconfundible, calidad para mí. Indispensable para hablar del cine como una “forma de arte”.

¿Cómo ha sido tu trabajo con figuras del calibre de Mario Monicelli, Dario Argento o Ron Howard?
Son directores de diferentes generaciones. Álex y yo tenemos casi la misma edad, en cierto sentido, fue testigo de los grandes cambios que también presencié en el mundo del arte, de la publicidad, de la gráfica musical y, no menos importante, en el mundo del cómic, mundo tan amado por Álex.

En este momento de tu vida, con una carrera ya tan prolífica, ¿cuál es su meta?
Soy de los que cree más en el viaje que en la meta, y si el viaje implica bellos encuentros de amistad y trabajo como los que me están ocurriendo… uno quiere que el viaje no finalice nunca.

¿Cómo calificarías el trabajo de Álex de la Iglesia? ¿Te sorprendió? ¿Qué te ha aportado Álex de la Iglesia a nivel profesional y que se lleva en su actuación?
Trabajar con él siempre es muy agradable, hay respeto y comprensión mutuos. Álex es un artista, un intelectual, pero también un gran artesano. Ahora, en 30 Monedas y con todo su background, cuenta con tecnologías que le permiten expandir aún más su imaginación. ¡Prepárense!

Parece que ha habido buena química, de hecho, acaba de terminar de rodar en Venecia Veneciafrenia, la última película de este director. ¿Qué nos puedes adelantar de ella?
Ha sido una verdadera bendición en un momento de pandemia global como este. Hemos rodado en la ciudad más hermosa del mundo, un poco incrédulos de que esto realmente nos estuviera pasando. Cuando Álex me propuso el proyecto y me envió el guion, lo leí e inmediatamente le llamé para decirle que sí.
La película versa sobre un grupo de jóvenes turistas españoles, los que llegan en ‘grandes barcos’ y se topan con un grupo de venecianos enojados que están convencidos de que este tipo de turismo es perjudicial y está matando a la ciudad. Yo soy uno de ellos.

Fotografía de Isabella Vosmikova.

Una serie y una película de terror… ¿Te sientes cómodo en este género?Nunca ha sido realmente una referencia para mí, ¡pero me gusta cada vez más!

Desde esa entrada triunfal en la mítica serie norteamericana Friends, hasta Veneciafrenia, ¿cómo resumirías estos años profesionalmente?
Yo diría… ¡Maravillosos años esquizofrénicos!

¿Con qué adjetivos te definirías como persona?, ¿y cómo artista?Siempre es un poco extraño responder a este tipo de preguntas. Me considero una persona leal y como artista aprecio mucho la honestidad, que seguramente son dos cosas que suelen ir de la mano. La lealtad revierte en los demás y la honestidad sobre todo recae en uno mismo. 

¿Cuáles consideras que son las cualidades necesarias para alcanzar el éxito en el mundo de la interpretación?, ¿cuáles te definen más a ti?
Me gusta cómo hiciste la pregunta, en el sentido de que «el éxito» lo haces depender de algo y en este caso de las «cualidades». Creo que el actor debe tener cualidades innatas, a estas hay que añadir la tenacidad y la devoción. Con todo ello, un buen intérprete puede lograr resultado e incluso el éxito. El éxito es una fea bestia y un animal veloz que empezamos a perseguir desde los primeros años de nuestra carrera. Confiando en nuestra fuerza y entusiasmo cuando somos jóvenes, sentimos que podemos estar de inmediato sobre él y poder conquistarlo… y para algunos de nosotros tal vez funcione así, pero para otros, como es más bien mi experiencia, en el momento en que sentí que ya había logrado el éxito, que estaba allí, que tras el esfuerzo estaba a la vuelta de la esquina, finalmente se alejó en el horizonte.
En ese momento, después de recuperar el aliento por un breve tiempo, una voz dentro de mí — no sé si de fe o de locura— me impulsó a no parar. Si soy honesto, siento que aún sigo corriendo.

¿Cuáles son tus cuidados de salud y belleza?
Desde muy pequeño he practicado mucho deporte, y ya de niño competía en natación y waterpolo. Estos deportes me dotaron de disciplina física y mental. Aún hoy me sumerjo en la piscina para estar solo y me encuentro meditando mientras nado. Años más tarde descubrí el yoga, que practico desde hace 30 años cuando vivía en California. Hoy en día es parte de mi día a día y las dos prácticas diarias me acompañan allí donde esté.

¿De qué forma cuidas la alimentación para mantenerte en forma?
Como de todo, sin demasiada carne roja en mi dieta. Adoro el sushi y la cocina mediterránea. Recientemente he cambiado mi dieta comiendo la pasta por la noche, ya que he aprendido que la digiero mejor.

¿Qué deportes practicas?
Además de la natación, me gusta jugar al tenis y realizar entrenamiento funcional. Ahora con la pandemia todos hemos aprendido a convertirnos en expertos en casa.

¿Qué tiempo de la semana dedicas a la actividad física?
Para mí es muy importante, me ayuda a liberar tensiones. Cuando estoy en Los Ángeles le dedico todos los días o, al menos, cuatro veces por semana.

Fotografía de Isabella Vosmikova.

En pocas palabras

  • Director de cine de referencia. Hay demasiados. Bertolucci, Scorsese, Coppola, Leone, Kubrick pero también Cassavetes, Hannake y Quentin Taratino, me ha conquistado realmente en los últimos años.
  • ¿Cómo se definiría? Un alma joven en un cuerpo maduro.
  • Mójese por un género a la hora de defenderlo interpretativamente. Me gusta el género thriller psicológico y de acción, pero me también me gusta mucho la comedia romántica.
  • Si se fuera a una isla desierta, solo, ¿Qué tres cosas llevaría? Una máquina de discos para escuchar música, unas gafas de buceo y una caña de pescar.
  • Un libro de cabecera. ¿Sólo uno? 21 lecciones para el siglo XXI, de Yuval Noah Harari; Una cosa divertida que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace; Cómo cambiar tu mente, de M.Pollan; y Apropos of Nothing, de W. Allen.
  • ¿Su lista de deseos es muy larga? No. Salud y felicidad para mis seres queridos y para las personas que contribuyen a un mundo mejor. A los artistas para poder expresarse y ser justamente recompensados por su fuerte contribución al enriquecimiento de la sociedad.
  • ¿Qué le pide a 2021? El fin de la Covid y volver a abrazarse.
  • Un sueño por cumplir. 94 Rolls Royce. Uno más de los que tenía Osho.
  • Una adicción. Osho Tarots.
  • Filias/Fobias. Hansel and Gretel.
  • Me queda por aprender. Ser menos modesto. ¡No te recompensa!
  • La peli que nunca me canso de ver y de ver y de ver…. Last tango in Paris.
Acerca de Marisa Sardina 278 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*