Ayuda a tu sistema inmunitario

El papel del selenio y el zinc.

Un sistema inmunitario puede ser débil, pero ¿sabías que también puede reaccionar de forma exagerada? El secreto para mantener la salud es tener una defensa inmune normal y tanto el selenio como el zinc son micronutrientes esenciales que contribuyen a esta importante función corporal. El sistema inmunitario es un mecanismo preparado para mantener la salud. Cada vez que el cuerpo es desafiado por «agresiones externas» no deseadas, el sistema inmunológico reúne los mecanismos de defensa necesarios para neutralizar al enemigo y eliminar la amenaza. Si un sistema inmunitario es demasiado débil, no puede llevar a cabo estas funciones vitales. Por otro lado, un sistema inmunitario también puede reaccionar de forma exagerada al lanzar una defensa extralimitada y permanente que no solo elimina cualquier amenaza, sino que incluso comienza a destruir células y tejidos sanos. Por lo tanto, la clave para mantenerse saludable es tener un sistema inmunológico normal y equilibrado que funcione de la manera en que está diseñado.

Apoya una respuesta inmune normal
Al igual que cualquier otro proceso, las reacciones inmunes requieren una gran cantidad de variables y acciones diferentes para funcionar correctamente. Por ejemplo, el sistema inmunitario depende en gran medida de los micronutrientes específicos que obtiene de los alimentos. Dos de los nutrientes que tienen funciones clave y contribuyen a una defensa inmune normal son el selenio y el zinc. Por lo tanto, es imprescindible asegurarse de obtener la cantidad correcta de estos dos nutrientes para mantener el sistema inmunológico bajo control.

La importancia de una dieta equilibrada
Esto puede ser especialmente difícil para quien tiene la costumbre de saltarse comidas o no sigue una dieta equilibrada con una variedad de buenas fuentes de selenio y zinc. Algunas de las mejores fuentes de selenio son los mariscos, las vísceras y las nueces de Brasil, mientras que el zinc se encuentra en alimentos como semillas, nueces y granos integrales. Incluir estos alimentos en la dieta, puede ser de gran ayuda para mantener un equilibrio nutricional para mantener una buena salud. Sin embargo, las cosas no son tan simples como eso.

Si bien es cierto que los alimentos nombrados anteriormente contienen estos micronutrientes, existen ciertos factores limitantes. Por ejemplo, el contenido de selenio en el suelo agrícola europeo es bajo en comparación con las tierras agrícolas en otras partes del mundo, como por ejemplo en los Estados Unidos. De hecho, los estudios han demostrado que una dieta europea promedio solo proporciona aproximadamente la mitad de la cantidad de selenio que se obtiene del promedio de una dieta estadounidense. Esto puede compensarse con complementos nutricionales, opción en la que puede asesorarte tu farmacéutico habitual. En el caso del zinc, es aconsejable las fuentes orgánicas, como el gluconato de zinc. La forma de selenio mejor y más biodisponible para el uso de complementos es la levadura de selenio.

Acerca de Redacción 7746 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*