¿Cómo proteger nuestra piel en invierno?

Se debe mantener un cuidado de la piel durante todo el año ya que siempre se encuentra expuesta a la climatología. Durante el invierno la bajada de las temperaturas, la nieve, la calefacción y la contaminación pueden producir sequedad y deshidratación siendo las zonas más sensibles al frío las manos y los pies, el escote, el cuello, los labios y las mejillas.

Tal y como recoge Quirónsalud, para disfrutar una piel en excelentes condiciones hay que tener unos cuidados como es una buena hidratación, protegerse del sol, lavarse con agua tibia, evitar los cambios bruscos de temperatura, hidratar los labios, proteger los ojos del sol, evitar el tabaco y el alcohol, y cuidar la alimentación, entre otros consejos.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*