Una baja exposición solar podría reducir los niveles de vitamina D en bebés, niños y adolescentes

Nuestro cuerpo obtiene de los rayos solares el 90% de la vitamina D que necesita, y sólo el 10% restante procede de la alimentación. La vitamina D es un nutriente que ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio necesario para el normal desarrollo de los huesos y su mineralización y, por lo tanto, tiene un papel fundamental en la nutrición infantil en las etapas de crecimiento para la formación y mantenimiento de las estructuras óseas del cuerpo. Además, también ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune. Para asegurar una adecuada ingesta, los expertos recomiendan tomar el sol en rostro y brazos durante 10 o 15 minutos, e ingerir alimentos ricos en vitamina D entre ellos algunos pescados azules, la leche entera y la yema de huevo. Sin embargo, la actual situación nos obliga a pasar menos horas de las recomendadas expuestos a la radiación solar. Este hecho, unido a la dificultad de que los niños coman de todo y que obtengan de los alimentos la vitamina D que necesitan, podrían empeorar los ya bajos niveles de vitamina D en niños y adolescentes. Y es que según indicaba la Encuesta Nacional de Alimentación en población infantil y adolescente de España (ENALIA), la ingesta de vitamina D en niños y adolescentes está por debajo de los valores medios recomendados. La lactancia es otro de los períodos en los que se considera que puede haber mayor riesgo de déficit de vitamina D, ya que la leche materna aporta poca cantidad de dicha vitamina o ya sea por un estado deficitario de este nutriente en la madre durante el embarazo, una escasa exposición solar o la introducción en etapas tardías de alimentos con una elevada concentración de vitamina D. La reducción de horas bajo el sol en la actualidad y el no poder dar paseos con el bebé puede agravar esta situación, dificultando la absorción de calcio y la formación ósea, lo que puede conllevar posibles consecuencias en el futuro.
Ante esta realidad, numerosas sociedades científicas recomiendan suplementar la alimentación de los bebés menores de 12 meses de edad con 400 UI de vitamina D al día, así como a los niños y adolescentes de mayor edad, que puede sospecharse están en riesgo de sufrir alguna carencia de este nutriente, especialmente en las etapas de crecimiento. Los expertos señalan dos periodos que pueden ser críticos en la obtención de la máxima mineralización del hueso: la etapa infantil (0-3 años) y la adolescencia. En los lactantes, la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda suplementar en vitamina D a los bebés menores de un año alimentados con pecho de forma exclusiva o que tomen menos de 1 litro diario de leches infantiles.

Vitamin D
Vitamin D de Laboratorios Ordesa es un complemento alimenticio pediátrico compuesto por una nueva fórmula con un alto contenido en vitamina D destinada a asegurar un aporte adecuado de este nutriente en aquellos casos en los que la exposición solar, junto a la alimentación, no resulten suficientes.
Con cada gota se consigue un aporte 5 μ (200 UI) de vitamina D, por lo que en el caso de los bebés de menos de 12 meses de edad con únicamente 2 gotas al día se cumplen las recomendaciones de suplementación recomendadas por la AEP para los lactantes alimentados con lactancia materna exclusiva o con menos de 1 litro de leche infantil.
Vitamin D incorpora vitamina D, que se encuentra en forma de colecalciferol (vitamina D3) de elevada biodisponibilidad y aprovechamiento. Su cómoda presentación, en viales de 10ml con un práctico gotero, se adapta a todas las necesidades de suplementación y facilita la administración del producto directamente en la boca, o su incorporación a alimentos líquidos o semisólidos.
Posee un aroma y sabor agradables, no contiene azúcares, ni edulcorantes, y además es apto para dietas sin gluten y sin lactosa.

Redacción
Acerca de Redacción 7677 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*