Ejercicio frente al cáncer de riñón

El cáncer renal es el séptimo tumor más común en España.

No son pocos los estudios que demuestran que la práctica de ejercicio físico de forma regular, en combinación con una dieta saludable, favorece nuestra salud con carácter general, incluso en personas que padecen alguna enfermedad. Este es el caso de los pacientes de cáncer de riñón, el séptimo tumor más común en España. La práctica regular de ejercicio físico no sólo puede contribuir a luchar contra el mismo y favorecer su tratamiento, sino mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen. En este sentido, según la Coalición Internacional del Cáncer Renal (IKCC, por sus siglas en inglés), un estilo de vida activo puede reducir el riesgo de padecer cáncer de riñón hasta en un 22%. Asimismo, en las personas que ya sufren esta enfermedad, realizar ejercicio físico moderado puede mejorar los resultados de su tratamiento hasta en un 15%, además de reducir la fatiga relacionada con el cáncer, la ansiedad y la depresión. Como explica el Dr. Pablo Gajate, especialista en la Unidad de Tumores Genitourinarios y Endocrinos del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, “desde la consulta, siempre se anima al paciente a realizar una actividad física moderada, lo que le va a permitir lograr una mejor calidad de vida, no solo en su aspecto físico, sino también a nivel psicológico y emocional. Está demostrado que una mejor capacidad física en los pacientes ayuda a prevenir y manejar los efectos secundarios y complicaciones que puedan aparecer a lo largo del tratamiento de esta enfermedad».

En la misma línea, Juan Carlos Julián Mauro, director de la Federación Nacional ALCER, explica que “los factores de riesgo más notables en este tipo de tumor son el tabaco, la obesidad y la hipertensión. Todos ellos se pueden combatir con hábitos adecuados de ejercicio físico, siempre adaptados a la situación de cada persona”. A lo que añade que “para aquellos a quienes ya se les ha diagnosticado cáncer de riñón, el ejercicio físico adaptado también está aconsejado y puede suponer notables beneficios independientemente de la edad de la persona y de la etapa de la enfermedad”.

Sin embargo, tres de cada cuatro pacientes con cáncer renal no realiza ningún tipo de ejercicio físico. Como añade el Dr. Pablo Gajate, la actividad deportiva tiene que estar siempre supervisada por un profesional e incluir “actividades de resistencia para mejorar la capacidad cardiovascular, como caminar o correr; ejercicios que ayuden a mantener el tono muscular, como pesas, pilates o yoga; y también ejercicios de estiramientos”.

Por su parte, Jon Onaindia, paciente de cáncer de riñón, asegura que “una vez diagnosticada la enfermedad, es fundamental tener una actitud positiva y salud emocional para afrontarla, aceptarla y aprender a convivir con ella. El entorno familiar y los equipos médicos siempre nos acompañan. También es necesario contar con hábitos de vida saludables, como el ejercicio físico y una dieta equilibrada”.

Carcinoma de células renales

El carcinoma de células renales (CCR) es la forma más frecuente de cáncer de riñón y representa alrededor del 2% al 3% de todos los cánceres en adultos. El tipo más frecuente de CCR es el carcinoma de células claras, que representa aproximadamente el 70% de todos los casos. En 2020, en España se calcula que se diagnosticarán 7.300 nuevos casos de cáncer renal y, en 2018, aproximadamente 2.131 personas fallecieron por la enfermedad. Aproximadamente, del 20% al 30% de los pacientes son diagnosticados por primera vez en estadio metastásico. La supervivencia a los cinco años en pacientes con CCR metastásico es de aproximadamente el 12%.

Redacción
Acerca de Redacción 7645 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*