Vacaciones post Covid-19

Lo único cierto este verano es que somos más vulnerables

Este verano viene cargado de incertidumbres por culpa del coronavirus. Por una parte, no sabemos a qué atenernos a ciencia cierta con los planes de vacaciones, ya que el virus sigue activo, y los viajes pueden complicarse ante cualquier rebrote. Por otro, tras semanas de confinamiento, somos más vulnerables a los elementos, especialmente el sol, sin olvidar que el virus sigue contagiando. Por tanto, las precauciones habituales por estas fechas, como la protección solar, son más necesarias que nunca, pero, sobre todo, las medidas de prevención ante el Covid-19.

Porque, aunque el Estado de Alarma ya ha finalizado, la situación de emergencia sanitaria sigue vigente, hasta que haya un tratamiento efectivo o una vacuna, según declararon las autoridades sanitarias. En cualquier caso, hemos entrado en lo que el Gobierno llamó la nueva realidad, una etapa post Covid-19, que coincide con las vacaciones de verano. Pero no por muy deseadas que estas sean, van a desaparecer las incertidumbres que plantea la situación. Así que recogemos las mejores recomendaciones para viajar y evitar padecer sobresaltos:

– Evita destinos conflictivos. No sólo es cuestión de ceñirse a los que tienen las fronteras abiertas para nosotros, unos pocos al cierre de esta edición, sino consultar además la situación respecto a la pandemia, para evitar así posibles medidas restrictivas en caso de agravarse. Y aunque viajar por España se torna como la mejor opción, también debemos repasar la situación local en nuestro lugar de destino.

– Elige los asientos en el avión, para que la unidad familiar pueda estar junta y no compartir espacios con terceros. Si bien los aviones están demostrando plena seguridad, toda prevención es poca en estos tiempos. En caso de viajar individualmente es preferible la ventanilla, porque reducen la posibilidad de contacto.

Por otro lado, si podemos optar por el coche, este será preferible a transportes colectivos. Y si no podemos evitarlos, siempre la mascarilla puesta y desinfección regular de las manos.

– En el aeropuerto u otras instancias en las que debamos estar en salas de espera para viajar, mantener la distancia de seguridad interpersonal es primordial, junto con las consabidas medidas de la mascarilla y el lavado de manos.  No hay que olvidar que en el actual contexto los tiempos de embarque pueden dilatarse, por lo que conviene ir con tiempo de sobra para evitar problemas.

– Evita las aglomeraciones, tanto a la hora de hacer colas para realizar embarques como en visitas, restaurantes, zonas recreativas aunque estén al aire libre, etc. Mantener la distancia interpersonal es la mejor manera de evitar contagios por coronavirus, junto con el resto de medidas preventivas. Consulta horarios y mejor visitar los sitios que tengan sistemas de reservas y limitaciones de cupos.

– Escoge destinos poco saturados. Aunque por estas fechas las zonas de costa son las preferidas, recuerda que también son las que mayor saturación tendrán. Hay alternativas en el interior o la montaña que pueden ser muy atractivas para las vacaciones, menos calurosas y menos solícitas. Los pueblos y las zonas rurales sufrieron menos los rigores de la pandemia y sus propias condiciones de vida facilitan el cumplimiento de las medidas preventivas.

– Observa las nuevas normas que se han implantado en las zonas de baño, y recuerda que en agua dulce no es seguro bañarse. Los análisis del CSIC han confirmado que las playas y las piscinas son aguas seguras, pero no así los ríos, pantanos y otras zonas preparadas para el baño. En cualquier caso, aunque las playas son lugares seguros, ya que el virus se degrada con facilidad, y el cloro de las piscinas desinfecta por sí mismo, el peligro sigue estando en el contacto de persona a persona.

– Si bien el hidrogel y otros desinfectantes con base de alcohol están recomendados como alternativa para el lavado de manos, cuando no podemos hacerlo con agua y jabón, ten cuidado al exponerte al sol o con las altas temperaturas: la combinación puede ser muy dañina para la piel.

En definitiva, escojas el destino que escojas, las medidas preventivas son las mismas, y nunca debes bajar la guardia ante el Covid-19.

Atentos al sol
Qué duda cabe de que el sol es el rey del verano, máxime después de habernos pasado tanto tiempo sin verlo por culpa del confinamiento. Estábamos deseando salir a la calle y disfrutar a tope del espacio abierto, ya fuera en el campo, la playa o la ciudad, sobre todo con este tiempo, pero ojo, precisamente por eso el sol puede hacernos más daño que nunca. Debemos prepararnos y protegernos mejor que nunca. No se trata solo de utilizar correctamente la protección solar cuando vamos a estar expuestos al sol. La piel requiere de cuidados, sencillos pero necesarios para mantenerla bonita y saludable. Y ahora que hemos visto cómo prepararnos para estas vacaciones, también te acercamos los mejores consejos de los expertos para disfrutarlas sin perjuicios para nuestra piel:

– Tal y como nos recuerda Carlos García, director farmacéutico de Pfizer Consumer Healthcare, independientemente de la estación en la que nos encontremos, es imprescindible proteger la piel del sol con cremas que incluyan factor de protección solar. No obstante, en verano, al aumentar la exposición solar, es aún más necesario protegerla de manera adecuada de las agresiones del sol. Para ello, debemos utilizar productos preparadores que refuercen la barrera protectora de la piel.

– Con el aumento de las temperaturas el cuerpo pierde más cantidad de líquido y es necesario aumentar la hidratación. Para ello, Carlos García recomienda beber más agua y zumos de frutas naturales y aconseja aprovechar la época estival para incrementar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Además, la pérdida de hidratación también repercute en la piel y es esencial utilizar productos que nos ayuden a recuperarla, como protectores solares, cremas hidratantes y sérums.

– También debemos mantener una alimentación equilibrada y saludable todo el año, ya que esta repercute en nuestro organismo y tiene un efecto visible sobre nuestra piel. Y Si bien debemos adaptarla según las estaciones del año, los alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas como las frutas, las verduras y las hortalizas son claves para mantener la piel en estado óptimo. “Durante el verano, la alimentación y la micronutrición deben estar orientadas a aumentar la fotoprotección natural de la piel, ayudando a equilibrar la respuesta inflamatoria del cuerpo, así como los mecanismos antioxidantes y la actividad apoptótica saludable del propio organismo”, explica la farmacéutica Inmaculada Canterla, Inmaculada Canterla, miembro de la SEMAL, la SEMCC, directora de Cosmeceutical Center y experta en nutrición y dietética.

– Según Carlos García, debemos preparar nuestra piel antes de exponerla al sol: “Existen productos preparadores que refuerzan nuestra piel en estas situaciones y aumentan su resistencia a los rayos UV, pero bajo ningún concepto son sustitutos de las cremas de protección solar”.

– Y antes de salir, tenemos que aplicar la fotoprotección, al menos 30 minutos antes. Esta debe ser de factor 50 y de amplio espectro de la radiación solar. Tampoco debemos olvidar algunos accesorios, como las gafas de sol y gorra, que nos protejan la cara y la cabeza.

Acerca de José Henríquez 271 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*