Entrenar en familia durante la desescalada

Con el inicio de la desescalada podemos realizar ejercicio al aire libre, en familia o individualmente.

Tras un largo período de confinamiento, por fin arranca el llamado proceso de desescalada. Toda España está en alguna de las fases de la misma, lo que nos permite salir a practicar deporte al aire libre, de forma individual o en familia. Algo muy necesario para contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo forzoso que ha supuesto el estado de emergencia. Ahora, se nos brinda la posibilidad de aprovechar este proceso para adoptar nuevos hábitos de vida, más saludables y que podemos compartir en familia.

¿Por qué mejor en familia? Porque nos reportará una serie de beneficios, más allá de los físicos, como la transmisión de valores o la mejora de la comunicación entre todos los miembros de la misma. En este sentido, crear hábitos de salud y entrenar en familia no solo reporta el aumento de la energía o la mejora de la resistencia física, sino que aporta confianza y mejora el sueño, entre otros beneficios. Hacer ejercicio con regularidad es un hábito saludable que puede aportar beneficios para toda la vida y, si tienes hijos, hacerlo con ellos es una de las mejores maneras que existen para ayudarles a empezar un estilo de vida saludable mientras que al mismo tiempo te mantienes en forma.

Tal y como explican desde Freeletics los adultos tienden a creer que el ejercicio es un esfuerzo para mejorar cada día. Por lo que la motivación que mueve a cada persona para completar sus repeticiones y rondas está directamente relacionada con sus ganas de conseguir un objetivo y acercarse más a la versión ideal que cada persona se pone como reto. Sin embargo, para los más jóvenes de la casa, entrenar consiste más en explorar, expresar, descubrir y divertirse. “Lo importante no es enfocarse en entrenar con ellos, hay que motivarlos con juegos y actividades con un poco de estructura y buscando metas”, explican desde Freeletics.

Propuestas
Sea cual sea el plan, antes de nada, hay que prepararse y realizar los ejercicios de calentamiento antes y los estiramientos al finalizar. Esto evitará lesiones durante el entrenamiento, y fomentará una recuperación rápida después. Los ejercicios básicos como los Jumping Jacks (saltos con apertura de piernas y brazos), Skipping Jumps (saltos a la comba), Squat Reverse Lunges (sentadillas con inclinación de rodilla doblada) y Standing Scales (inclinación del cuerpo hacia delante sobre una pierna y estirando la otra hacia atrás, con brazos extendidos) resultan perfectos para hacer como calentamiento. Por otra parte, también se puede hacer Pancake Stretch (estiramiento del torso), Shoulder Stretch (estiramiento de hombros), Toes Reach (tocarse la punta de los pies con los dedos) y Triceps Stretch (estiramiento de tríceps) en el enfriamiento.

Antes de empezar, Freeletics recomienda explicar a los menores por qué es importante hacer ejercicios de calentamiento y estiramientos para que entiendan su importancia y tengan el hábito creado para entrenarse cuando crezcan.

En este contexto ya se puede comenzar con los ejercicios, como los Sit Ups (abdominales), Lunges (inclinación con rodilla doblada), Squats (sentadillas), Pushups (flexión de codos) y Ground Superman (estiramiento de brazos y piernas tumbado en el suelo), ejercicios básicos de entrenamiento con el propio peso corporal para hacer juntos.

“Este tipo de ejercicios tienen muchos beneficios, como ayudar a los pequeños a que entiendan cuál es la técnica adecuada y que se acostumbren a ejecutar ejercicios que pueden hacer cuando sean más mayores. De esta forma, los ejercicios básicos les resultan sencillos y familiares”, comentan desde Freeletics.

Una vez que todos los miembros de la familia conozcan los ejercicios como para poder combinarlos en una ronda, se puede marcar objetivos básicos que puedan convertirse en retos divertidos como intentar hacer el mayor número de rondas posible en un periodo determinado de tiempo, o que cada uno intente superar sus tiempos en una ronda particular de ejercicios.

Otra forma de entrenar al aire libre puede ser pasear, correr o montar en bicicleta. Es una forma sencilla de salir tranquilamente y realizar ejercicio de cardio, al mismo tiempo que se disfruta de un rato al aire libre. Hay estudios que demuestran que pasar determinado periodo de tiempo en la naturaleza mejora el humor, reduce el estrés y puede aumentar los niveles de vitamina D en los días soleados.

Si los niños ya son mayores, Freeletics aconseja crear una rutina con carreras más estructurada. Para ello, se puede diseñar una carrera de relevos a lo largo de un circuito, que se puede dividir en etapas, una para cada miembro de la familia. Cada uno debe recorrer una distancia que le suponga un desafío, pero que pueda completar ampliamente.

Acerca de Redacción 7746 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*