31 de mayo

Domingo tormentoso que aun así ha sido benévolo y nos ha permitido disfrutar de las bondades de la fase 1, esto es, reunirnos en familia. Gran momento ese de comer en familia, tirar temprano para la Sierra madrileña y comer juntos, que no revueltos, por aquello de preservar las normas de seguridad anti Covid-19. Y con la sobremesa llega el gran momento de debate, cuando los peques nos animan a dar un paseo por el campo (es lo que tiene vivir en la Sierra, que el campo lo tienes a las puertas de casa). Ahí es cuando uno dice: pero un momento ¿se puede pasear por el campo? Empieza la fiesta:

– Sí claro, Sánchez dijo que ya se podía.

– Yo he leído las normas de la fase uno y no se puede.

– No, ella tiene razón, se puede salir, lo que pasa que para hacer deporte.

– ¡Qué va! Eso es para deportistas federados.

– ¡Buah! Por mi zona sale todo dios…

– Qué sí… que para reuniones familiares o de amigos sí, porque te puedes reunir donde te dé la gana, que para eso no han puesto límites, salvo el número de personas.

– No, no, no… eso es en terrazas.

– Total, será para hacerles el negocio a los bares.

La que otrora fuera la decisión más obvia del día, hoy se ha convertido en el debate del estado de la nación, o similar. Menos mal que éramos pocos (respetamos la normativa y fuimos menos de diez comensales), que si hubiera más gente todavía estaríamos enredados en la legalidad del paseo de sobremesa entre matorrales y piedra caliza. Qué bonita la Sierra. Pero oye, el paseo ya no es lo mismo pensando si te estás convirtiendo en el Lute o vas con todas las de la ley. Hasta una de las sobrinas se lanza a advertir al poco de comenzar el recorrido: ¡cuidado! Que por aquí pasa mucho la policía.

– Bueno peque, eso está bien, que nosotros no estamos haciendo nada malo.

Esperemos que la nueva realidad no vaya por este camino, porque si no se parecerá más a una de esas distopías de película postapocalíptica, que a una sociedad libre como la que disfrutábamos hasta hace dos meses. De momento, el proceso de desescalada viene acompañado de un galimatías normativo que produce situaciones rocambolescas como la de hoy, donde salir a pasear en familia se ha convertido un debate entre legal e informativo.

Cierto es que el Gobierno necesita regularizar el ejercicio de las libertades para hacerlo con la seguridad sanitaria que requiere la coyuntura, pero también, que debería optarse por una simplificación normativa que no te dé la sensación de vivir en plena ilegalidad. Mejor pocas normas y sencillas, que muchas con vericuetos por todas partes. Porque al final ves que se llega a curiosas situaciones, donde, por ejemplo, te puedes ir al municipio de al lado a tomar una caña,  con mayor riesgo de contagio por la densidad de población, que ir a un parque de ese mismo municipio a correr, con menor densidad de población y, por ende, con menor riesgo de contagio. Además, el exceso normativo acaba por facilitar las contradicciones como la de poder reunirte donde quieras, pero no pasear por donde quieras. Entonces, ¿qué pesa más, la norma que te permite reunirte o la que te prohíbe pasear fuera de tu lugar de residencia?

Es imposible regularizar todos los aspectos de la vida, de ahí que la norma siempre encuentre contradicciones y genere extrañas situaciones, por eso, aunque la intención sea la correcta, no se debería intentar si quiera, sino optar por medidas más simples e inculcar la responsabilidad ciudadana. Ahí sí que merece la pena hacer todo tipo de esfuerzos, y no en resolver la multitud de puzles situacionales que se darán en cada familia o grupo de amigos a lo ancho y largo del país, según la etapa de la desescalada en la que se encuentre.

José
Acerca de José 76 Articles
Diario de una pandemia es el relato de la experiencia informativa durante una pandemia, desde una perspectiva muy personal. Este texto no refleja las opiniones de ViveSaludable ni es un trabajo informativo del medio, solo son las reflexiones y opiniones del autor durante esta situación de emergencia.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*