El riesgo cardiovascular

Subestimamos el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular.

España es el tercer país menos preciso sobre las causas de muerte en su país. Por delante de España tan solo se sitúan Rumanía, en segundo lugar, y Turquía, liderando el ranking de imprecisiones, según se desprende del último estudio de Ipsos .
El estudio pone de relieve las percepciones erróneas de la población en 32 países sobre las causas más comunes de mortalidad. De media, y a nivel global, un 32% de la población muere por enfermedades cardiovasculares, un 24% lo hace por cáncer, un 9% por enfermedades neurológicas y un 6% por infecciones pulmonares como neumonía. En menor proporción, un 2% corresponde con suicidios, un 2% con accidentes de tráfico, un 1% con enfermedades de transmisión sexual, un 1% con abuso de sustancias y un 1% con violencia interpersonal.
Sin embargo, la percepción que tiene la población sobre las causas de muerte más comunes en el mundo está, en muchos casos, alejada de lo que realmente acorta la vida de las personas. La población global hace las siguientes estimaciones sobre las que creen que son las causas de fallecimiento más comunes: el 15% debido al cáncer, el 11% por enfermedades del corazón y el 5% por enfermedades neurológicas. Por otro lado, respecto a las causas de muerte menos comunes, la población mundial estima que un 10% corresponden con accidentes de tráfico, un 8% por violencia y abuso de sustancias, un 7% por suicidio y un 5% con enfermedades de transmisión sexual. Además, a nivel global, los mayores factores de riesgo para la salud percibidos por la población son el tabaco, las drogas y la alta presión sanguínea.
El estudio de Ipsos refleja dos claras tendencias de percepción mundiales. Si bien las pautas difieren en los distintos países, en general, de media las personas tienden a subestimar el número de muertes causadas por cánceres y enfermedades cardiovasculares, y a sobreestimar el número de muertes causadas por accidentes de tráfico, abuso de sustancias y violencia.

Caso de España
Los españoles desconocemos las causas de mortalidad en nuestro país, ya que, de media, creemos que solo un 9,5% de personas mueren por enfermedades cardiovasculares, cuando la cifra real es que un 30%. En el caso del cáncer, los españoles también tienden a subestimar, aunque en menor medida, el riesgo de morir por esta enfermedad. En concreto, hay un 28% de españoles que mueren de cáncer, mientras que la estimación es del 16% —una diferencia de 12 puntos si comparamos la percepción con el dato estadístico—. Los españoles también subestiman las defunciones relacionadas con enfermedades neurológicas como el Parkinson, siendo un 15% el dato real, y un 6% la estimación.
Por otro lado, los españoles perciben que más del 5% mueren por causas relacionadas con enfermedades de transmisión sexual, cuando los datos nos muestran que solo un 0,2% de la población española muere por este motivo. Las muertes relacionadas con accidentes de tráfico también se sobreestiman en España, la población cree que un 7% muere por esta causa, cuando el dato real de muertes es de un 1%. Se trata del mismo caso que las relacionadas con violencia y homicidios, las estadísticas nos hablan del 0,1% y la percepción de casi el 8%, en la misma línea que la percepción de muertes por abuso de sustancias, donde la estimación es del 8% y el dato real del 1%.

Por qué tenemos esa percepción
La percepción que tienen las personas sobre un tema suele discernir de la realidad estadística que hay detrás, y esto puede deberse a varios factores. Uno de ellos es la influencia de los medios de comunicación, en España, la mitad de la población afirma que ve frecuentemente en las noticias muertes relacionadas con sucesos violentos como homicidios, seguidos por las menciones a suicidios (48%) y de las de accidentes en medios de transporte (47%). Además, hay que tener en cuenta que la mitad de los españoles declara que internet, las redes sociales y las aplicaciones de noticias son su fuente principal de información, frente al 32% de la televisión.
Otro de los factores que influye en la percepción es la experiencia personal con alguna de las causas de defunción. En el caso español, alrededor de cuatro de cada cinco declaran haber tenido una experiencia personal relacionada con el cáncer, seguido de las experiencias con enfermedades cardiovasculares (55%), y de la diabetes (51%). El miedo es otro condicionante que también influye en la percepción, y en España, un 43% de la población señalan al cáncer como la forma más desagradable de morir, seguido por enfermedades neurológicas como Parkinson (34%) y accidentes de carretera (31%). Otro condicionante de la percepción es el suceso más probable que las personas creen que les puede pasar, y en el caso de los españoles es el cáncer, con alrededor de la mitad de los españoles que lo señalan, o accidentes de carretera (43%). Estas dos causas son, además, las más señaladas por la población española como sucesos sobre los que tenemos menos control.

Redacción
Acerca de Redacción 7598 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*