15 de mayo

Hoy se les ha atragantado el día de San Isidro a los madrileños. Y no solo por la pandemia o el tiempo tormentoso que viene a jorobar los ratitos de salida a la calle, sino porque, una vez más, Madrid no pasa de fase. Bueno, en realidad sí, pero no, o no, pero sí. No sabría muy bien cómo definirlo. Es una especie de vuelta de tuerca más de la gestión de la improvisación del Gobierno de España. Al igual que ya hiciera con el País Vasco, se saca de la manga una versión diferente de las fases de desescalada establecidas en su propia normativa. En el caso vasco, fase uno con restricciones. En el caso madrileño, una fase cero avanzada, como denomina el propio Ejecutivo. Si bien mientras escribo estas líneas el asunto no es oficial, sí que es oficioso, porque ya sale en toda la prensa la pretensión de que Madrid, junto con Barcelona, avance en este tortuoso proceso hacia la “nueva” normalidad. Pero poco, no se vayan a pensar los madrileños que son más que nadie. Faltaría más.

Parece un chiste al lado de cuando se hablaba tiempo atrás del juego de la confusión en política. Porque si el proceso de desescalada planificado ya era complicado para todos, que entre media vayan sacando de la chistera fases intermedias lo eleva a otra dimensión de la complejidad. Los medios la bautizan como la fase 0,5, una suerte de alivio del confinamiento, pero sin bares ni reuniones familiares. Vamos, pensada para que vaya activándose la actividad económica mediante la apertura de comercios sin cita previa. No digo yo que no sea correcto. Quién sabe, a estas alturas de la película nadie tiene ni puñetera idea de cuál es el camino a seguir. Sólo que hay que caminarlo con prudencia y buenas maneras. Lo malo de esta situación no es eso, sino que se añada incertidumbre innecesariamente, porque nadie sepa con qué reglas del juego queremos jugar. Es decir, que nadie sabe exactamente por qué Madrid no puede pasar de fase. Por un lado, el ministro Illa dice que Madrid lo está haciendo estupendamente, pero necesita mejorar, que es una cuestión técnica de seguridad sanitaria, sin más consideraciones. Pero por otro, nadie sabe cuáles son las cuestiones técnicas, dónde está la escala para valorar quién va por buen camino y quién no. Por cierto, que no estaría demás que ese tipo de información fuera de dominio público, así lo ciudadanos también podemos juzgar qué tal va la cosa y cómo se van comportando los dirigentes locales respecto al plan gubernamental trazado. Incluso, si el plan gubernamental nos parece razonable o un disparate.

Y a todas estas, tenemos que un destacado representante del PSOE unas horas antes mentía como un bellaco para insultar a todo Madrid, al considerar que la Comunidad en su conjunto era el problema de España durante esta pandemia. Casi nada. “Vamos a hablar con claridad, ¿por qué España está en cifras tan altas de contagiados y fallecidos por la Covid? Porque en España está la Comunidad de Madrid, que es la tercera región del mundo en letalidad por el coronavirus”, afirmó Rafael Simancas. ¿Un simple calentón político? Lo dudo mucho, ya que unos días antes en la propia cuenta oficial del PSOE se despachaban a gusto con el gobierno madrileño, afirmando en un tweet que: “El gobierno de la Comunidad de Madrid, ejemplo de gestión ineficaz e irresponsable ante la crisis del Covid”. El mensajito, desde luego, no coincide en nada con la visión dada por el ministro, y mucho menos invita a la estrecha colaboración entre gobierno central y regional.

Lo del PSOE, aunque feo e inoportuno, entra en el juego de la crítica política. Lo de Simancas, para aplicarle eso de los bulos que el Gobierno quiere para todos los demás. A los suyos no. Sus mentiras deben ser permisibles. Para más inri, el susodicho es madrileño. Pero da igual, con tal de hacer sangre, en política parece que todo vale. Así que el mentiroso se lanza a criticar la gestión del PP porque según él la mala gestión sanitaria que hizo en el pasado, sus recortes y tal, algo habrán tenido que ver para que Madrid tenga las muertes que tiene. El dicho ordinario afirma que suelta mierda que algo queda, así que no se corta un pelo para largar semejante trola con tal de… ¿remar todos en la misma dirección como afirma el presidente Sánchez? Pues vayas formas.

Por cierto, es falsa la afirmación de Simancas, porque los propios datos del Gobierno demuestran que Madrid tiene más fallecidos, en términos absolutos sí, pero no la tasa más alta de mortalidad de España, ni es la tercera región del mundo por el mismo motivo. En España hay tres comunidades por delante, y la que mayor tasa tiene la gobierna uno de su partido, pero no voy a citarlas aquí, ahora. Eso es de muy mal gusto y yo no me dedico a la política ni lo pretendo. Además, nada tiene que ver la gestión sanitaria del pasado para que haya más fallecidos o menos. Pero ese es otro tema y no me apetece liarme con el ahora.

Volviendo al meollo del asunto, Sánchez y sus ministros siempre se jactan que ellos no entran en el juego de las descalificaciones y las críticas a la oposición, que ellos están por el diálogo, el acuerdo y el amor fraterno. Claro, que para lanzar basura ya tienen a sus lacayos del partido, y si no, los de Podemos, que a esos se les da bien lo de soltar de todo por la boca, porque aparte de embarrar lo que tocan no han hecho nada útil por salvar ni una vida en este país. En el mes de marzo, cuando lo más duro de la pandemia, ni se les veía en Twitter, que ya es decir.

Y sí, estoy cabreado y lo suelto, entre otras cosas porque vivo en Madrid y tampoco entiendo por qué nos quedamos en este limbo inter fases que nos endiña el Gobierno ahora. Transparencia, la mejor receta para que las cosas se puedan hacer bien, todos, y para que los del vulgo como yo entendamos mejor las cosas. Pero la transparencia no ha estado vigente en toda esta coyuntura, no ha estado, no está, ni se espera que esté.

José
Acerca de José 74 Articles
Diario de una pandemia es el relato de la experiencia informativa durante una pandemia, desde una perspectiva muy personal. Este texto no refleja las opiniones de ViveSaludable ni es un trabajo informativo del medio, solo son las reflexiones y opiniones del autor durante esta situación de emergencia.

1 Comment

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*