14 de mayo

Menudo varapalo lo del estudio de prevalencia del Covid-19, al final los peores augurios se van haciendo realidad: no estamos inmunizados. La idea generalizada después de un impacto tan brutal era que hubiera mucha gente con anticuerpos del virus, lo que propiciaría su inmunidad natural frente a posibles rebrotes. Al menos, durante un tiempo hasta la existencia de mutaciones del coronavirus. Es lo que los científicos llamaban inmunidad de rebaño, la inmunidad generalizada por un gran número de contagios previos. Esto nos permitiría avanzar en la desescalada, así como en las investigaciones. Tendríamos una sociedad más fuerte, con gente que podría hacer vida normal sin miedo a contagiarse, menos posibilidades de propagación del virus y menos opciones de saturar los servicios médicos. Pero los primeros avances del estudio echan por tierra todas las teorías y esperanzas de una desescalada con una sociedad fortalecida frente al virus. Lo único que nos queda es prepararnos mejor, para un posible rebrote, porque de inmunización de rebaño parece que nada de nada.

El estudio es lo que nos dice, bueno, más bien de los estudios, porque además del realizado por el Estado, que se suponía era el “bueno”, tenemos los que están realizando las Comunidades Autónomas por su cuenta en sus territorios. Estos ya vislumbraban que la inmunización de los españoles no era alta. Ahora, con los primeros resultados presentados hoy por el Gobierno del estudio general, que abarca toda España, ratifica lo que tímidamente se comentaba en corrillos médicos. Pero además del bajo nivel de inmunización de los españoles, que de media es solo el 5%, resulta que refleja una tasa de letalidad del 1%, muy superior a la esperada. Todo, malas noticias.

Estamos, casi, como al principio. Casi, porque nos hemos dejado por el camino más de 27.000 personas ya, dos meses de confinamiento y la economía en la UVI. La única ventaja es que sabemos más y eso habrá que explotarlo para enfrentarnos mejor a esta pandemia que, para colmo de males, la OMS también hoy nos ha advertido que puede convertirse en crónica, como la del Sida. Qué cosas, el otro día me acordaba precisamente de los estragos del VIH, por el paralelismo en su expansión.

Y para completar el círculo de malas noticias volvemos a superar los 200 fallecidos en las últimas 24 horas. Un repunte donde Cataluña se lleva la peor parte. Unos datos que nos recuerdan que esto no lo hemos superado, aunque veamos escenas de amigos en los bares y manifestaciones en algunas calles.

Veremos que nos plantean los famosos expertos ahora que la estrategia de infección masiva se ha ido al traste.

José
Acerca de José 68 Articles
Diario de una pandemia es el relato de la experiencia informativa durante una pandemia, desde una perspectiva muy personal. Este texto no refleja las opiniones de ViveSaludable ni es un trabajo informativo del medio, solo son las reflexiones y opiniones del autor durante esta situación de emergencia.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*