8 de mayo

Hoy es viernes y aunque casi todos los días durante esta pandemia parecen iguales, bueno, todavía queda esa sensación de ¡llega el fin de semana! Así que entre que es viernes y ha hecho un día estupendo estoy con buen ánimo y ganas de hacer cosas, indagar, leer, ver, descubrir… y en esas estoy, encontrando temas y personajes muy interesantes. No en el espacio político e institucional. En esa área, después de ver también el lamentable espectáculo que ha dado la Comunidad Madrid en torno a las riendas de la sanidad regional, poco se puede sacar. Ayer ya me calentó bastante los cascos el ejecutivo central. Así que hoy, con mucho mejor ánimo, no me apetece en absoluto reflexionar sobre las miserias políticas.

Me quedo con personas como Aubrey de Grey, un investigador británico muy popular y llamativo, porque su trabajo busca la eterna juventud. Y claro, eso atrae hasta a los más siesos del lugar. La concepción de que la vejez se puede evitar, y tratarla como si fuese otra enfermedad más a la que combatir, logrando con ello la vida eterna, es un tema demasiado atractivo. Tanto, que hay mucha charlatanería en torno a esto, pero de Grey no es uno de ellos. Su trabajo es serio a pesar de su aspecto físico alocado, que inspira de todo menos confianza. No obstante, sus investigaciones son rigurosas, su fama le ha convertido en un conferenciante importante en la materia y siempre es un placer leer sobre sus ideas, especialmente para los que nos encanta la ciencia ficción. Porque el tema, por muy serio que se trate, está más cerca de la ficción que de la realidad. Parece un sueño imposible de alcanzar, pero sus trabajos de investigación en este terreno existen, y con el ataque del Covid-19 a las personas de mayor edad, cobran mayor relevancia y le ha puesto en escena. La razón estriba en que la búsqueda de esa eterna juventud pasa por descubrir qué nos hace envejecer, las causas, sus consecuencias y, finalmente, como revertir sus efectos o, directamente, evitarlos. Todo este trabajo parece ser de utilidad en la lucha contra el Covid-19, por los paralelismos entre la enfermedad y los procesos de envejecimiento.

Realmente es una materia demasiado compleja para simples mortales como yo, pero siempre encuentras almas caritativas que, entendiendo sobradamente sobre estos asuntos de la ciencia, se desviven por traducirnos a los demás. Una labor divulgativa muy loable. En esta línea, también me he topado con un doctor que estos días está cobrando popularidad en la prensa. Un internista valenciano llamado Iván Moreno, que a través de su canal de Youtube, difunde con seriedad y humildad (esto es para destacarlo) toda su sabiduría sobre el Covid-19, que no es poca, así como lo que va aprendiendo de otros. Además, lo hace con un lenguaje claro y realmente fácil de seguir por la mayoría de esos mortales ávidos de conocimiento que buscan fuentes fiables. Y esta lo parece, primero, porque tras indagar un poquito en el personaje, su trayectoria no le hace sospechoso de nada raro y, segundo, porque su forma de informar de todo, evitando confrontaciones estériles o críticas a nadie, centrado en el mensaje médico, así como reconociendo la falta de conocimientos o la simple duda ante determinadas cuestiones, le otorgan un plus de credibilidad muy importante. Vamos, un oasis de información médica sobre esta pandemia, dentro de tanto bullicio y dogma inalterable. Por si fuera poco, lo hace asequible para todos los públicos y sin publicidad. Más no se puede pedir.

Hay tanta gente interesante, y tanto sobre esta pandemia por ahí, para ver y leer, que es imposible llegar a todo. No solo por volumen, que uno también tiene que reconocer sus limitaciones y gran parte de todo este trabajo me lo tendrían que traducir al román paladino, como a todos los de a pie. Por eso aprecio, aún más si cabe, la labor que hacen médicos como Iván Moreno; dejando de lado la histeria obsesiva de los sabios, el histrionismo de no pocos divulgadores en estos días o los intereses personales para centrarse en lo que realmente importa: llegar con información sesuda al mayor número de personas.

Y la conclusión final de todo esto, en positivo, aunque pudiera parecer lo contrario, es que estamos en pañales con la pandemia. Nos queda mucho camino por recorrer, porque realmente somos un mar de dudas. Los que saben de verdad tienen muchas dudas, y las que están claras, las tienen en permanente revisión. Pero hay esperanza, porque hay tal cantidad de estudios, análisis, investigaciones… en marcha, que es inabarcable. Imposible conocer todo lo que se está moviendo en torno al Covid-19, al menos en detalle. Una situación que hace más surrealista, si cabe, ver a nuestros dirigentes ser tan tajantes ante cualquier medida durante esta pandemia, ya sea a favor o en contra de las mismas.

Yo, como las cabras, siempre tiro al monte y acabo dándoles a los políticos. Pero es que, irremediablemente, estamos en manos de ellos, porque son los que tienen la responsabilidad, no los técnicos, estos son los que asesoran. Habría que hacerles más caso, sobre todo a aquellos, como el buen doctor Moreno, que lo primero que reconocen son sus dudas. Y si ellos tienen dudas, los demás tenemos lagunas. Por eso no entiendo la postura de los que al final manejan los hilos, ni espectáculos como el de Madrid y tantos otros que nos  ha brindado esta pandemia. Con lo único que se puede ser extremadamente exigente, crítico y radicalmente tajante es ante la ausencia de medidas. Pero, ¿si no sabemos qué medidas? Pues toca ser precavidos, medida universal e instintiva que nos ha permitido sobrevivir y evolucionar como especie ante lo desconocido, y al avanzar, analizar y replantear si fuese necesario. Porque eso de tirar para adelante porque sí, porque tengo razón y tú no, cuando hablamos de la vida de personas, como que no es la mejor opción. Me quedo mejor con lo que dicen estos expertos que dudan hasta de sí mismos, esos sí que saben.

José
Acerca de José 74 Articles
Diario de una pandemia es el relato de la experiencia informativa durante una pandemia, desde una perspectiva muy personal. Este texto no refleja las opiniones de ViveSaludable ni es un trabajo informativo del medio, solo son las reflexiones y opiniones del autor durante esta situación de emergencia.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*