Fases de la desescalada

Para retornar a la normalidad, o nueva normalidad, como define el Gobierno de España, ha puesto en marcha un proceso de desescalada por fases: Plan para la transición hacia una nueva normalidad. En total son cuatro fases y una final.

La primera, o fase cero, es solo preparatoria, siendo las tres restantes donde se introducen medidas sustanciales de reversión del actual estado de emergencia nacional. La última fase, donde se supone entramos en la nueva normalidad, se espera que estemos libre de restricciones, si bien expectantes ante un posible rebrote de la pandemia.

A cotinuación se resumen brevemente los aspectos fundamentales de cada una de las partes del proceso de desescalada:

Fase 0 o de preparación de la desescalada
Es una fase preparatoria para el proceso de desescalada que incluye medidas de alivio comunes para todo el país, una vez doblegada la curva de contagios, permitiendo la movilidad fuera del domicilio, fundamentalmente en el ámbito privado, y medidas con un riesgo asociado de contagio muy bajo o nulo, siempre que se cumplan las indicaciones de seguridad, en base a la responsabilidad y autoprotección de los ciudadanos (actividad deportiva individual sin contacto y paseos, atención de huertos familiares, algunas actividades económicas con control de aforo, etc.).
Durante esta fase se podrán adoptar medidas que afecten exclusivamente a
determinados territorios. En particular, islas sin movilidad exterior y con tasas de contagio prácticamente nulas.

Fase I o inicial
Aquí empieza verdaderamente el proceso de desescalada. Esta fase se aplicará en función del cumplimiento de los indicadores del panel de indicadores en los diferentes territorios, se permitirá la apertura parcial de actividades, en particular, actividades económicas como pudieran ser la apertura del pequeño comercio con cita previa o servicio en mostrador, restaurantes y cafeterías con entrega para llevar, actividades en el ámbito agrario, actividades deportivas profesionales, alojamientos turísticos sin utilización de zonas comunes y con restricciones, entre otras actividades.

Fase II o intermedia
En esta fase se plantea la apertura parcial de actividades que se mantienen
restringidas en la fase I, con limitaciones de aforo, como restaurantes con
servicio de mesa y terrazas, zonas comunes de alojamientos turísticos, grandes superficies comerciales, etc.

Fase III o avanzada
En esta fase se prevé la apertura de todas las actividades, pero siempre
manteniendo las medidas oportunas de seguridad y distancia. Entre las medidas a contemplar en esta fase, la apertura del comercio minorista que no hubiera abierto con anterioridad, con limitación de aforo, bares y discotecas con aforo muy limitado, museos y espectáculos culturales, también con asistencia limitada, etc.

Nueva normalidad
Esta se supone que es la última fase del proceso de desescalada, en el que terminan las restricciones sociales y económicas, pero se mantiene la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y la autoprotección de la ciudadanía.

José Henríquez
Acerca de José Henríquez 270 Articles
Director de Vive Saludable y la revista Estar Vital. También es director de información del Grupo TPI, empresa editora de ViveSaludable.es.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*