Desinfectante natural en el hogar y antiséptico de manos

El aceite de árbol de té, conocido como «tea tree oil», es un aceite esencial extraído delas hojas del árbol australiano Melaleuca alternifolia. Originario de Australia, este pequeño arbusto que no alcanza los 5 m de altura, crece en terrenos pantanosos y la parte utilizada son las hojas y partes terminales de las ramas de las que se extrae un aceite con estudiadas propiedades medicinales.

Contiene mayoritariamente terpineol (mínimo 30%), siendo el componente responsable de sus propiedades, entre las que destacan una actividad antibacteriana, antifúngica, antiviral, antiinflamatoria y antioxidante. Su actividad es dependiente de la concentración.

Los usos más frecuentes del aceite del árbol del té por vía tópica son el acné, el pie de atleta, los piojos, los hongos de las uñas y las picaduras de insectos.

  • La ESCOP (European Scientific Cooperative On Phytotherapy) indica el aceite esencial para el tratamiento de infecciones bacterianas y fúngicas de la piel, incluyendo furunculosis, tiña, onicomicosis y caspa, así como en la erradicación del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) en el ámbito hospitalario.
  • La EMA (Agencia Europea del Medicamento) aprueba el uso tradicional del aceite esencial para: heridas superficiales y picadura de insectos; forúnculos y acné, picazón e irritación por pie de atleta e inflamación leve de la mucosa oral.

El lavado de manos es uno de los métodos para prevenir la infección por coronavirus. Si no es posible el lavado con jabón, también podemos utilizar gel hidroalcohólico al 70%.

Así mismo, la desinfección en el hogar es una de las prioridades para frenar el contagio en casa. La lejía es uno de los desinfectantes más potentes (concentración al 1:50).

Son numerosos los estudios clínicos que muestran el uso efectivo de los aceites esenciales en forma líquida como desinfectantes. En concreto, hoy os quiero hacer llegar esta revisión publicada donde se confirma el efecto antiviral del aceite del árbol del té y el aceite esencial de eucalipto frente al virus influenza A. Se estudiaron distintas concentraciones y se demostró que en los primeros 15 minutos de exposición del virus al aceite esencial se obtiene el mayor efecto. Se consiguió una eficacia del 99% tras aplicar aerosoles durante 15 segundos y dejar actuar 5 minutos. Este estudio también demostró la mayor eficacia del aceite del árbol del té frente al aceite de eucalipto. (1)

SI bien, no hay estudios que demuestren su eficacia frente al coronavirus, se plantea como una opción natural a considerar para complementar las medidas de desinfección en el hogar y como antiséptico de manos.

¿Cómo utilizar el aceite Árbol del té?

La bibliografía recomienda la utilización de aceite de árbol del té diluido en alcohol en proporciones 3% aceite por 65% alcohol para la desinfección de objetos y superficies. Para el lavado de manos recomienda añadir un 5% de aceite de árbol del té al jabón de manos. (2)

El producto Arkoesencial Árbol del té se presenta en envases de 10ml (imagen adjunta). Se recomienda añadir 15 gotas de Arkoesencial árbol del té a una mezcla al 50% de alcohol y agua para la desinfección de superficies.

Marisa Sardina
Acerca de Marisa Sardina 252 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*