Inmunonutrición: cómo fortalecer el sistema inmunitario a través de la alimentación

La Dra. Ascensión Marcos, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), con motivo de la crisis derivada del Covid-19, nos recuerda la inmunonutrición: cómo fortalecer el sistema inmunitario a través de la alimentación.

Destaca la importancia que adquiere el estudio de la inmunonutrición y, por ende, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el cuidado de nuestra alimentación para mantener la salud y evitar la enfermedad, en un artículo publicado en el blog Un Vaso de Ciencia, del Instituto Puleva de Nutrición.

La actual situación que enfrentamos nos ha cogido desprevenidos a todos. Pensábamos que teníamos ya la batalla ganada frente a los virus, con vacunas y determinados medicamentos. Sin embargo, estamos viendo cómo el Covid-19 está atacando de manera indiscriminada en todos los continentes. Buscar qué fórmulas pueden ayudarnos a mantenernos sanos, en cualquier momento de nuestro desarrollo, requiere hoy de especial atención.

La Dra. Ascensión Marcos recuerda que, para que el sistema inmunitario funcione correctamente, es esencial que el aporte nutricional sea el adecuado. “El estudio de la inmunonutrición nos provee de esas herramientas que necesitamos para promover la calidad de vida a través de la prevención de las infecciones y los procesos de inflamación”.

El déficit de calcio y vitamina D
Tener una buena información nutricional también es esencial para ayudar en muchas funciones orgánicas y, por tanto, en el sistema inmunitario. Uno de los ejemplos que destaca la doctora trata la denigrada grasa alimentaria: “Aparentemente, se tiene el concepto de que la grasa saturada es la mala de la película, pero no siempre es perjudicial. La grasa procedente de la leche es auténticamente esencial para facilitar la absorción de minerales y vitaminas, en particular del calcio y la vitamina D. De hecho, tanto un déficit de calcio como de vitamina D, pueden provocar un mal funcionamiento del sistema inmunitario”, recuerda la Dra. Marcos.

No todos los ácidos grasos tienen el mismo papel fisiológico y, dependiendo de las características del individuo, habrá que determinar una mayor o menor ingesta. El papel de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, que encontraremos en el aceite de oliva, frutos secos o pescado azul, así como la relación entre ellos proporciona un mejor estado inmunitario. Por su parte, los ácidos grasos saturados, procedentes fundamentalmente de las carnes procesadas, no son muy beneficiosos y conviene consumirlos con moderación.

Del mismo modo, la doctora destaca que además de lo indicado, en general nuestra alimentación debe basarse en productos naturales y siempre, cuidando los métodos de cocinado.

Los hábitos alimentarios también influyen
A pesar de que habitualmente pensamos que nuestro estado nutricional se basa únicamente sobre lo que comemos, no somos conscientes de la importancia que también tienen nuestros hábitos alimentarios sobre él. La presidenta de FESNAD destaca, en este sentido, la importancia de no saltarse ninguna de las 3 comidas más importantes del día: desayuno, comida y cena. “Recordemos que la magia no existe y que las dietas milagro no nos ayudan a mantener una buena alimentación, sino que es necesario seguir un buen estilo de vida. Se puede tomar un tentempié entre el desayuno y la comida a base de fruta, frutos secos o yogur y/o una pequeña colación entre la comida y la cena” concluye.

Además, como también destaca la doctora, realizar actividad física regularmente, cuidar una apropiada calidad y cantidad de sueño, eliminar el tabaco, así como el consumo de alcohol e intentar mantener la salud mental son esenciales para conseguir un estilo de vida saludable, que pueda predisponer al sistema inmunitario para reaccionar y funcionar adecuadamente ante cualquier sustancia extraña que pretenda invadirlo. 

Alimentación como aliada  
Entonces, ¿podemos ayudar a nuestro sistema inmunitario? La respuesta es sí. Desde la FESNAD también se han establecido una serie de consejos que no debemos olvidar poner en práctica, como mantener nuestro organismo hidratado o llevar una alimentación básica compuesta por cuatro grupos esenciales de alimentos: 1) verduras y hortalizas, 2) frutas, 3) legumbres, 4) cereales integrales.

Redacción
Acerca de Redacción 7587 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*