7 de abril

Día raro hoy, en el que deberíamos sentirnos aliviados todos porque, por fin, la dichosa curva baja, hemos llegado al pico y controlamos la pandemia. Entonces, ¿qué pasa? Pues pasa que esa es la versión oficial del BOE, es decir, del Gobierno y de todos los medios que le bailan el agua, que no son pocos. Pero lo cierto es que los datos que se venían interpretando durante el fin de semana como un cambio en la tendencia de la expansión, resultan, como poco, sospechosos. A saber.

Si bien es cierto que, el incremento intradiario de fallecimientos por el Covid-19 se está reduciendo, que las UCIs (o UMIs como se les llama ahora) están liberando camas, y que los hospitales están registrando menos ingresos que altas; también lo es que, parece prematuro echar las campanas al vuelo. Es un error confirmar como tendencia las variaciones de unos pocos días, sobre todo porque la fiabilidad de las métricas es muy dudosa. Para muestras un botón, ya que algunos medios que no se han sometido a la alineación gubernamental ponen en jaque las cuentas oficiales con bastante base. Este es el caso, por ejemplo, del reportaje publicado en El Español sobre la mortalidad en España.  Tan revelador como inquietante.

Pero más inquietante que los vaivenes de datos es la deriva que ha tomado la lucha contra la pandemia. Porque los datos, pues bueno, podría llegar a entender líos y descuadres en este contexto. Lo importante es tomar las medidas adecuadas y poner los recursos para combatir el mal que nos azota. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro. Nos encontramos a diario con datos de dudosa fiabilidad y unas intervenciones públicas que a veces me ponen los pelos como escarpias. Hoy, sin ir más lejos, la ministra portavoz, María Jesús Montero, a pregunta de una periodista sobre el pacto de estado que busca el Gobierno para reactivar la economía ante el desastre que se avecina, se arranca con un discurso sobre derechos, instituciones y planteamientos de país. ¿Cómo? ¡De qué está hablando señora! ¿Acaso nuestros derechos estaban o están en juego? ¿Ha cambiado algo en la estructura del país? ¿Pero no estábamos afrontando la peor crisis sanitaria de nuestra historia reciente? ¿No le estaban preguntando por economía y pactos para reactivar el tejido industrial, empresarial y el empleo? ¿Están pensando en aprovechar que el Guadiana pasa por Valladolid para plantear reformas de estado?

En fin, día raro como digo. Al final me agarro a lo que me han comentado algunos médicos de su viviencia directa de la situación, menor carga de trabajo en urgencias, más altas que ingresos. Es poco y sesgado claro (se corresponde a algunos centros de Madrid y Gran Canaria), pero eso, y la interpretación de los datos oficiales, dan esperanza.

José
Acerca de José 68 Articles
Diario de una pandemia es el relato de la experiencia informativa durante una pandemia, desde una perspectiva muy personal. Este texto no refleja las opiniones de ViveSaludable ni es un trabajo informativo del medio, solo son las reflexiones y opiniones del autor durante esta situación de emergencia.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*