Arla, paradigma de compromiso con el medio ambiente

Arla ha editado su agenda 2020, en la que muestra, a través de imágenes, su “pasión por los lácteos” y su objetivo para que “tu día a día se mejor, inspirándote y ofreciéndote no sólo productos naturales y de gran calidad, sino también ideas y consejos para tener una vida más saludable y disfrutar más con los tuyos”.

Pero además de una agenda personal, existe otra agenda más relevante: una agenda para lograr un mejor cuidado del medio ambiente y del planeta. En este sentido, muchas son las empresas, administraciones y particulares que vienen emprendiendo medidas para alcanzar la meta global para un desarrollo sostenible. El papel de las empresas es especialmente relevante y, hoy en día, cada vez más compañías enfocan el desafío ambiental como «una oportunidad de mercado». Paradigma de esta realidad es la firma Arla, con un objetivo ambicioso marcado en su agenda: reducir la emisión de gases de efecto invernadero en un 30% por kilo de leche en la próxima década y trabajar un 0% de CO2 para el año 2050. Esta estrategia cubre toda la cadena de valor, desde la vaca hasta el consumidor y aborda las áreas: clima, aire, agua y naturaleza.

De este modo para proteger mejor el cambio climático se ha optado por una reducción total de gases contaminantes, para disfrutar de un aire y un agua limpia se tratará de mantener en equilibrio los ciclos de nitrógeno y fósforo, y, por último, se buscará el aumento de la biodiversidad y el acceso a la naturaleza, para mejorar en este campo. Para ello Arla se basará en tres principios fundamentales, la transición de combustibles fósiles a energías renovables, la economía circular y la colaboración en la cadena de valor.

Arla lleva muchos años trabajando en pos de un entorno sostenible, llegando a reducir un 24% de C02 por kilo de leche desde 1990 y un 22% de emisiones en los procesos de producción, embalaje y transporte desde 2005, a la par que ha aumentado progresivamente sus fuentes de energías renovables hasta obtener actualmente un 27% de su suministro a partir de estos recursos. Así pues, la huella de carbono por litro de leche de Arla es la mitad de la media global.

Para alcanzar los objetivos que se plantean, la cooperativa se centrará en las granjas, la producción, el embalaje y los desechos alimenticios. Asimismo, usará su espíritu cooperativo para alcanzar los objetivos, y apostarán por alianzas para el desarrollo de soluciones novedosas, la investigación de nuevos métodos y la convocatoria del apoyo político para la agricultura sostenible. La compañía estima que, basándose en las condiciones locales, algunos países podrían alcanzar los objetivos antes de lo previsto.

Marisa Sardina
Acerca de Marisa Sardina 239 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*