En coche, siempre seguros

Recomendaciones para viajar seguros en el coche.

En estos meses en que luce el sol y el calor asoma aumentan las escapadas y viajes largos con toda la familia. Por desgracia, también aumentan los riesgos de accidente en la carretera, por lo que es fundamental seguir algunas pautas para viajar seguros, especialmente con los más pequeños. Y lo primero que siempre debemos tener presente es que los niños deben utilizar un sistema de retención infantil (SRI), lo que comúnmente siempre llamamos “la sillita”. Más allá de que sea una exigencia de la Ley de Tráfico y Seguridad vial, los SRI evitan hasta el 75% de las muertes en accidentes de tráfico y un 90% de las lesiones, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Pero, ¿cuándo deben utilizar la sillita? Pues deben usarla todos los niños con una estatura igual o menor de 135 cm, en todos los trayectos.

Seguridad desde el embarazo
Ya desde que estás embarazada hay que utilizar el cinturón de seguridad, con el respaldo del asiento en posición vertical y con colocando la banda horizontal del cinturón por debajo del abdomen, ajustándolo lo máximo posible a la parte ósea de las caderas, nunca por encima de la barriga. La banda diagonal debe ir por encima del hombro, sin rozar el cuello y entre las mamas, sin apoyarse en ninguna de ellas. Además, el cinturón debe quedar perfectamente ajustado, sin holguras.

Y desde que nace
Una vez tengas a tu bebé hay que emplear el SRI adecuado, en todos los trayectos. Antes de adquirir la sillita es recomendable probar que se adapta bien a nuestro vehículo, sujetándola bien con el cinturón de seguridad o a través del sistema Isofix, que es el más recomendado y seguro. Este sistema ancla la sillita a la estructura del vehículo evitando cualquier movimiento de la misma. Pero debemos tener en cuenta el tercer punto de anclaje, destinado a evitar que la silla rote en caso de impacto. Este tercer punto puede ser superior, sujetando la silla a la parte posterior del respaldo del asiento o el maletero, o inferior, a través de una pata de apoyo que va de la base de la silla al suelo del vehículo.

Qué sillita elegir
Las sillas de seguridad indican el rango de altura y edad orientativa del niño, para facilitar la elección adecuada, y se clasifican de la siguiente manera:

  • Grupo 0 y 0+
    Son para recién nacidos hasta los 13 kg de peso. Se deben colocar en los asientos traseros y en sentido contrario a la marcha del vehículo, pues de esta manera ofrecen una mayor protección de cabeza, columna y cuello. El bebé se sujeta a la sillita con el arnés que incorpora la misma.
  • Grupo 1
    Son para niños de 9 a 18 kg de peso. Se deben colocar siguiendo las instrucciones del fabricante, orientadas en el sentido de la marcha y en los asientos traseros. El niño quedará sujeto con el arnés de cinco puntos que incorpora, procurando que no pueda zafar los brazos del mismo, porque si no perderá toda su efectividad.
  • Grupo 2 y 3
    Son para niños de 15 a 36 kg de peso. Estas son las que denominamos comúnmente elevadores, indicados para cuando el niño es demasiado grande para las sillitas y pequeño para el cinturón de seguridad del vehículo. Lo más recomendable es que el elevador tenga respaldo para ofrecer mayor seguridad. Estos asientos elevan al niño, haciendo posible el uso correcto del cinturón de seguridad, cuya banda diagonal debe situarse por encima de la clavícula y sobre el hombro sin tocar el cuello, y la banda horizontal, lo más abajo posible, sobre las caderas y muslos, nunca sobre el estómago.

Aunque a partir de los 135 cm de estatura ya no es obligatorio el uso de SRI, es recomendable seguir utilizándolo hasta los 150 cm, para que el cinturón del vehículo quede correctamente ajustado a las dimensiones del menor, especialmente si la banda del hombro toca el cuello o pasa bajo el mentón. En cualquier caso, la banda del cinturón ha de pasar por la clavícula, sobre el hombro y bien pegada al pecho, mientras que la banda horizontal ha de quedar lo más baja posible sobre la cadera.

Por último, cabe recordar que el ejemplo es fundamental. Los niños aprenden instintivamente replicando el comportamiento de los padres, así que la mejor manera de inculcar la seguridad es que tus hijos ven que tú también usas el cinturón.


Lesiones más frecuentes
Según la DGT. Las lesiones más frecuentes según la edad son:

  • Hasta los dos años: de cuello, generadas por el tamaño de la cabeza y la fragilidad de la columna vertebral.
  • Entre dos y cuatro años: de cabeza, debido a que las vértebras no son suficientemente fuertes para soportar las desaceleraciones bruscas.
  • De cuatro a diez años: de abdomen, porque los órganos no están suficientemente fijados a su estructura abdominal.
Acerca de Adriana de la Torre 14 Articles
Colaboradora de la revista Estar Vital, revista editada también por el Grupo TPI, y Vivesaludable.

Be the first to comment

Leave a Reply