Pies listos para el verano

Evita los problemas más comunes de los pies y lúcelos este verano.

Con la llegada del buen tiempo llegan las sandalias y los zapatos abiertos, es el momento de guardar las botas, el calzado de invierno y prepararte para lucirlos este verano con la moda que más te guste. También es el momento de repasar el estado de los mismos y prestar atención a los problemas que puedas arrastrar.

Para ayudarte a conseguir este propósito, te explicamos las principales dolencias, que puedes combatir fácilmente con la ayuda de tu farmacéutico:

  • Pies agrietados. El frío, el roce con el calzado y algunos tejidos, así como la falta de hidratación, provocan sequedad en la piel que puede llegar a convertirse en incómodas grietas.
  • Uñas frágiles. El abuso en el uso de esmaltes, excesiva humedad o fricción con el calzado pueden llegar a lesionar la placa ungueal y afectar a la producción de queratina debilitando las uñas y deteriorando su salud y aspecto.
  • Hongos. La onicomicosis y el pie de atleta son dos de los problemas más comunes de los pies. Uno de los principales motivos de su aparición es el exceso de humedad, y su aparición suele ser muy frecuente debido a la práctica de algunos deportes. Los hongos son difíciles de eliminar debido a que la placa ungueal formada por queratina es dura y dificulta la penetración de los activos antifúngicos.
  • Verrugas plantares. Son también muy comunes en las consultas podológicas y difíciles de eliminar debido a que esa zona soporta el peso de todo el cuerpo, lo que provoca un endurecimiento de la piel sobre la verruga dificultando su tratamiento.
  • Los callos y durezas de los pies son formas de hiperqueratosis o engrosamiento de la piel que se producen en zonas que sufren una presión excesiva, resultando muy molestas e incluso dolorosas. Un cuidado constante de los pies, así como la correcta elección de calzado, ayuda a evitar su aparición.
  • Ampollas. La falta de hidratación, el uso de un calzado distinto al que se está acostumbrado, tener los pies más hinchados por el calor o la excesiva fricción en una zona del pie por un momento de sobresfuerzo son algunas de las causas de las ampollas.
    Para el final dejamos una de las lesiones más dolorosas y frecuentes de los pies: la onicocriptosis, comúnmente conocida como uñas encarnadas, cuyo origen puede ser un corte incorrecto, una fricción continuada con el calzado u otros traumatismos. Para tratarlas necesitarás la ayuda de un profesional, por lo que es fundamental visitar a un podólogo, y el primer paso para evitarlas es recordar que el cortado de la uña debe hacerse recto y con tijeras.
Redacción
Acerca de Redacción 7459 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply