Los otorrinolaringólogos recuerdan que los niños son los más propensos a sufrir atragantamientos

Las personas más susceptibles de sufrir una crisis de sofocación y atragantamiento son los niños, por su tendencia a llevarse a la boca cualquier objeto o alimento que les llame la atención y porque sus vías respiratorias y tubo digestivo no están completamente desarrollados. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística sitúa la aspiración de cuerpos extraños en el cuarto lugar de los accidentes infantiles.

Desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) se recuerda que productos como los frutos secos, las uvas, las salchichas, las palomitas de maíz, los caramelos, las manzanas, zanahorias crudas, semillas, trozos grandes de carne o chicles, entre otros, pueden causar asfixia por aspiración en niños menores de cinco años y provocarles la muerte, como en el caso reciente de una niña en Badajoz. Sin embargo, estos episodios no solo pasan con la comida. También con las piezas pequeñas de los juguetes, por ejemplo.

En este sentido, la SEORL-CCC destaca la importancia de la prevención evitando que los niños accedan a cuerpos extraños o alimentos no adecuados para su edad. Además, es conveniente que los adultos tengan unas nociones básicas de primeros auxilios para conocer qué hacer en caso de atragantamiento. De igual forma, en caso de accidente, también es recomendable acudir de forma inmediata a un servicio de urgencias para que un especialista en otorrinolaringología pueda valorarlo.

Acerca de Redacción 7846 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Pon un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*