Escoliosis, ¿qué es la enfermedad que padece Alejandra Rubio?

“Si no me cuido tendré que pasar por el quirófano”. El motivo, la escoliosis que le fue detectada a los quince años. Lo ha contado a los medios la ya también popular hija de Terelu Campos, para quien el motivo puede deberse a sus entonces habituales paseos por el campo en moto.

Pero qué es la escoliosis. Hemos consultado a Ata Pouramini, quiropráctico especializado en esta patología. Podríamos decir, explica el experto, que se trata de una enfermedad que curva la espalda, para que todos lo entiendan. De manera más técnica, la escoliosis es una enfermedad que produce la desviación lateral de nuestra columna vertebral, que se va moviendo y adoptando la forma de una S. Las vértebras se mueven, bien hacia el lado derecho o bien hacia el lado izquierdo, y además rotan, dejando desalineados hombros y caderas, más cuanto más grave sea la dolencia. Pueden producirse varias curvas, en las lumbares, en las cervicales y en el tórax, incluso en varias de estas zonas a la vez.

Su origen no está determinado en la mayoría de los casos. En el de Alejandra Rubio, explica la propia protagonista, podría deberse a los impactos recibidos en la columna vertebral durante sus paseos en moto por el campo y en relación a su bajo peso corporal.

Para Ata Pouramini, no es posible producirse una escoliosis por este tipo de impacto, ni por malas posturas. Tampoco por estilo de vida o sobrepeso. La escoliosis de tipo traumático se produce cuando hay una fractura en la vértebra y la curva pierde entonces su dibujo normal y este, asegura el director de Quiropractic Valencia, no parece ser su caso.

Una posibilidad , en este sentido, explica, es que ella ya tuviese la escoliosis durante esta época y que fuese en la parte trasera de la moto. Con una curva dorsal inclinada hacia la derecha, la tendencia es a exagerar y empeorar esa curva de la columna.

A pesar de que sólo con sus declaraciones es imposible saber que tipo de escoliosis tiene la nieta de María Teresa Campos, Pouramini considera más probable que se trate de una de carácter idiopático, de carácter genético o desconocido y que afecta a la población femenina en un 70% de los casos diagnosticados.

Sobre cómo detectarla , si un menor que padeciese escoliosis, aclararíamos su naturaleza al verle agacharse y tocarse los pies. Notaríamos que en esa postura la curva de la espalda no cambia y un omóplato se eleva por encima del otro.

El tratamiento se basa en ajustes quiroprácticos para aliviar el dolor y en llevar un corsé durante 23 horas al día, requisito que en la mayoría de los casos no se cumple, admite el autor de Escuela de la Espalda. Estos cuidados podrían impedir el paso por el quirófano. La cirugía resulta, finalmente, una conclusión inevitable en este tipo de dolencias, pero sólo en diagnósticos de gran severidad, cuando se el corazón y los pulmones pueden verse afectados. Afortunadamente la estadística reduce estos supuestos a un espacio estadístico muy pequeño.

El desgaste físico y psicológico de quienes sufren escoliosis, así como el tratamiento médico son muy intensos y prolongados. En este sentido, Alejandra Rubio ha contado que padece fuertes dolores que le hacen sentir como una persona mayor y que hay días que apenas puede caminar.

Otros tipos de escoliosis producen menor curvatura de la columna vertebral, menos dolor y tienen un mejor tratamiento. En todos los casos, explica el experto, el diagnóstico precoz, resulta fundamental.

Redacción
Acerca de Redacción 7368 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply