Se descubren novedosos avances en el tratamiento del cáncer de páncreas

El doctor Mariano Barbacid —jefe del Grupo AXA- CNIO de Oncología Experimental de la FSP CNIO—y la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Presentaron el pasado 9 de abril en Madrid los resultados de uno de los trabajos más importantes realizados en la investigación contra el cáncer de páncreas: “Regresión completa de los adenocarcinomas ductales pancreáticos avanzados tras la inhibición combinada de EGFR y c-RAF”. Los doctores Alfredo Carrato y Marta Puyol —directora de investigación en la AECC—, junto con el propio doctor Barbacid, fueron los encargados de compartir las novedades.

AECC cumple ya 66 años trabajando contra el cáncer, y ha hecho en todos estos años especial hincapié en factores como la prevención, el apoyo y la investigación de esta enfermedad. Y es que en España se diagnostican anualmente 7.700 casos de cáncer de páncreas. Se trata del noveno tipo de cáncer en cuanto a incidencia, pero el tercero en cuanto a mortalidad, dado que a los cinco años de haber sido diagnosticado solo el 5 % de los pacientes sigue sobreviviendo. Además, solo se puede operar a un 20% de los casos.

Existe un propósito, enfocado al año 2030, consistente en alcanzar un 70% de supervivientes entre enfermos de cáncer. Pero este reto se hace mucho más complejo en lo que a cáncer de páncreas se refiere. Mediante su participación en este proyecto en específico —que nación en 2016— el objetivo de la AECC se centra en encontrar nuevas opciones terapéuticas para tratar a los pacientes que sufren este tipo de cáncer. Para ello, según declaró la doctora Puyol, es importante contar con ciertos factores esenciales, como son una mayor financiación, la fomentación de una buena cantera de investigadores, el impulso a la investigación o un mayor favorecimiento y reconocimiento a la investigación clínica.

Especificaciones del proyecto

Por medio de este proyecto —financiado, entre otros, por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)—, el equipo del doctor Barbacid ha conseguido, por primera vez, que desaparezcan totalmente cánceres ductales de páncreas en un modelo experimental. Este hallazgo ha sido posible combinando la eliminación de dos dianas moleculares, EGFR y c-RAF, mediadoras de las señales de KRAS, el oncogén responsable de la iniciación de más del 95 % de este tipo de tumores. Entre otros aspectos, en este trabajo también se describe cómo la inhibición de estas dos dianas evita la proliferación de nueve de cada diez tumores de páncreas humanos.

Si bien ya existen inhibidores contra el EGFR, el reto para la próxima década será descubrir fármacos eficaces contra la segunda diana: c-RAF. Además, será necesario seguir investigando para descubrir dianas adicionales para conseguir la regresión total de todos los tumores de páncreas.

Difícil de diagnosticar

“El problema es que se diagnostica muy tarde. En general estamos ganándole terreno al cáncer con los nuevos tratamientos, pero esta afirmación no es aplicable al cáncer de páncreas”, aseguró el doctor Carrato durante su intervención. Según las estadísticas, hay muchos más casos de cáncer de mama, por ejemplo, pero más muertes por cáncer de páncreas. La cuestión es que este órgano no es fácil de palpar, ya que se encuentra en una zona oculta, en el fondo del abdomen, detrás del estómago. Además, produce unos síntomas difícilmente clasificables. En cuanto a las biopsias, hay que tener mucho cuidado por la dificultad de la zona.

“Ha habido casos de pacientes que durante un año han sufrido dolores de espalda y resultó que solo se les diagnostico cuando ya estaban amarillos” afirmaba el doctor Carrato. A falta de determinar con mayor exactitud cuál es la población de alto riesgo —añadió— es importante concienciar a la sociedad y a médicos de cabecera de que “este cáncer existe y es una amenaza, más que para la salud, para la vida”. Hay un programa financiado por el Carlos III que trata de prevenir la enfermedad y que está dando buenos resultados.

Con todo, la inversión financiera en cáncer de páncreas aún es escasa: solamente un 2 % de toda la financiación. “Obama le llamo neglected cáncer —algo así como “cáncer olvidado”— y dedico 5,26 billones de dólares a la investigación de la enfermedad. Este tipo de iniciativas, en combinación con el esfuerzo de profesionales e investigadores del mundo sanitario, son las que hacen falta para avanzar en este campo y salvar el mayor número de vidas posible.

Be the first to comment

Leave a Reply