“La mayoría de nuestros gobernantes se rodean de mediocres, que dan consejos mediocres y así nos va”

Entrevistamos al escritor Santiago Posteguillo

El profesor de universidad y escritor Santiago Posteguillo recibió el prestigioso Premio Planeta 2018 por su novela Yo, Julia, el relato sobre la emperatriz más poderosa de Roma, que luchó en un mundo de hombres y que intentó forjar una dinastía.

De pequeño viajó con sus padres a Roma y aún no sabía que ese lugar formaría parte de su futuro. Devoraba desde joven libros sobre historia, arte y literatura y desde que recuerda siempre quiso contar historias. Nada se resistía a su paso, cuentos, poesía, novelas, y ya a sus treinta años empezó a escribir novela histórica. Ha indagado en tres personajes de la historia de Roma Escipión, Trajano y Julia, que no han parado de darles alegrías. A día de hoy es uno de los escritores que más vende en nuestro país y, aun así, continúa dando clases de lengua y literatura en la Universidad Jaume I de Castellón. Porque su vocación es enseñar y compartir con sus alumnos todos aquellos conocimientos que les den herramientas para cambiar su mundo, y el mundo.

¿Qué se siente al recibir el galardón más importante de la lengua castellana?
Vértigo, por un lado, porque la lista de premiados anteriores, con premios Nobel incluidos, es fabulosa. Pero hay que reconvertir ese vértigo en responsabilidad y seguir haciendo la mejor literatura de la que yo sea capaz. Y, por supuesto, es un estímulo enorme.

¿Cómo fue el previo a la noche del Premio y esa misma noche?
Ese día me levanté a las 6 de la mañana, fui a mi universidad, a la Universidad Jaume I de Castellón, impartí cuatro horas de clase de literatura inglesa y americana y luego cogí un tren y fui a Barcelona. Durante la gala apenas podía comer porque sabía que estaba entre los diez finalistas. Luego todo se desborda cuando dicen tu nombre: ruedas de prensa y entrevistas sin parar.

Su familia sabía que había quedado finalista, ¿cómo lo vivieron, que le dijeron, cómo reaccionaron?
Sólo mi mujer y mi hija, y algún otro familiar lo sabían. Evidentemente todos se alegraron inmensamente. Fue muy emocionante.

Es profesor de Universidad en Jaume I, ¿cómo fue la vuelta a las aulas? Empezó su clase diciendo: como decíamos ayer… ¿O hay un antes y un después?
Bueno, no dije lo de “como decíamos ayer” pero casi. Me recibieron con aplausos y flores. Y luego preocupados por si iba a dejarles de dar clase, les expliqué que no, que yo seguiría siendo su profesor, de ellos y de otros muchos estudiantes. Por el momento, y pese al premio, yo pienso seguir compatibilizando mi docencia universitaria con mi actividad literaria.

¿Es importante rescatar a las mujeres en la Historia?, ¿cree que hay pocos escritores/as historiadores/as que lo hayan hecho?
Bueno, sí ha habido novelas que rescatan a mujeres de la historia recientemente. Por ejemplo, José Luis Corral escribió hace poco La prisionera de Roma sobre Zenobia de Palmira, y José Calvo Poyato una novela sobre Hipatia y otra sobre Maria Pineda, esta última titulada Los hilos de la libertad. Pero es verdad que el Premio Planeta da más visibilidad al rescate de Julia Domna.

¿Por qué a Julia no la habían rescatado del olvido?
Porque la historia la escribieron sólo hombres hasta hace muy poco y de Roma sólo querían que se conociera a Cleopatra, que se enfrentó con los hombres de Roma y terminó suicidándose. Pero Julia es una ganadora que derrotó a muchos hombres. No querían que se supiera, pero en el siglo XXI ya toca que se desvelen estos grandes secretos de la historia. Ya es hora de que conozcamos la historia completa, la de los grandes hombres y la de las grandes mujeres del pasado.

¿Qué tiene esta emperatriz romana que tanto le impactó?, ¿qué valores destacaría en ella? ¿Y qué valores son trasladables a la actualidad?
Tenacidad, inteligencia y audacia. Todo muy necesario en la política del siglo XXI y todo muy poco frecuente hoy día. Julia, además, como persona inteligente y sin complejos, se rodeaba de los más inteligentes, sin importarle que éstos fueran aún más sabios que ella, pues lo que quería era los mejores consejos. De hecho, se la denominó la emperatriz filósofa. Hoy día, la mayoría de nuestros gobernantes se rodean de mediocres, que dan consejos mediocres y así nos va.

¿Qué diferencia hay entre Julia, Trajano y Escipión, es decir, que aporta de distinto la mujer cuándo ocupa el poder, y concretamente Julia?
Julia pensaba mucho en el largo plazo mientras que, por lo general, los hombres somos más cortoplacistas. Y en la política de estado, pensar no sólo en el ahora, sino también en lo que ha de pasar en diez, veinte o treinta años, es muy necesario si se quiere poner un rumbo coherente al desarrollo de una sociedad.

¿Qué ha sentido con cada personaje que ha investigado, con cada uno de ellos?
Con Escipión, respeto; con Trajano, orgullo; con Julia, admiración.

¿Con cuántas mujeres interesantes se ha tropezado en su fase de investigación en la época romana? ¿Ha tenido dificultades para encontrarlas? ¿Las fuentes oficiales ocultan a las mujeres, las boicotean?
Las fuentes las boicotean por completo. Para construir el personaje de Julia las cuatro fuentes clásicas son Aurelio Víctor, Dion Casio, Herodiano y la Historia Augusta. En ninguno de estos autores o libros hay un capítulo titulado Julia Domna. Hay que leer los que se refieren a Severo, su esposo, para encontrar lo que dicen de la esposa del emperador o los que van sobre los hijos de Julia para ver qué dicen de la madre. Es una construcción indirecta, más compleja, más ardua, pero más gratificante en el resultado final. Todo lo que cuesta más, se valora más.

¿Hay algo de nostálgico en su elección de este periodo de la Historia en la que se ha centrado? Tiene que ver con su infancia, ¿es heredado el interés, sus padres tienen algo que ver?
De niño hice un feliz viaje a Roma con mis padres, eso, sin duda influye.

¿Era un erudito de pequeño, le encantaba ya el pasado, la historia, la lectura, el conocimiento?
Era un niño normal que leía bastante y a quien sí, es cierto, le gustaban los libros de historia, arte y literatura.

¿Cuándo y por qué le entra el gusanillo por escribir?
Es difícil precisar el momento. Siempre he querido contar historias. De niño cuentos, de adolescente, poesía, a los veinte años, novelas. A los treinta empiezo con mis novelas históricas.

¿Hay alguien que le indujera o le influenciara en ser profesor, en ser escritor?
En Estados Unidos, mis profesores de literatura, como el profesor Hamlet (así se llamaba de verdad), el profesor Kraft o el profesor Kraus, me influyeron mucho.

Nació para ser profesor, ¿para transmitir a los alumnos/as su amor por el conocimiento?, ¿es vocacional?
Es vocacional y, por eso, quiero mantenerlo.

¿Cree que un buen profesor nos hace cambiar la perspectiva de la vida, del mundo?
Creo que sí. En México DF, en el aeropuerto, en la cola de inmigración, cuando iba este mismo mes de diciembre a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, me saludó un antiguo alumno y me dijo que aún leía 20 o 30 novelas al año por influencia mía, y me dijo que aunque siguiera escribiendo, que no dejara de dar clase.

He descubierto en Yo, Julia, un personaje muy interesante, Galeno, médico de los emperadores, ¿nos puede hablar de lo que supuso este médico en la historia de la farmacología? ¿Qué relación tenía con la protagonista de la novela?
Galeno es el gran médico de Roma. Edifica lo que es la farmacia moderna y lucha por conseguir hacer disecciones humanas toda su vida, chocando con la ceguera de los políticos de la época. Con Julia estableció una relación de respeto y admiración mutuos.

¿La escritura es para usted como la meditación para otros? ¿Cómo se cuida por dentro y por fuera?
Lectura y escritura para la reflexión y la comida más sana posible para cuidarme por fuera. Y andar mucho. Senderismo siempre que sea posible. El Camino de Santiago vale para las dos cosas. Lo recomiendo a todo el mundo.

¿Me imagino que el hecho de trasladarse a otra época da mucha paz, qué lugares nos invitaría a visitar de España donde evadirse, que tengan que ver con Roma, y que probablemente muchos de los lectores no conozcan?
Sagunto, Mérida, Segovia o Tarragona son lugares romanos muy conocidos que merecen conocerse, pero otros más desconocidos podrían ser las ruinas de Segóbriga en Cuenca o todos los restos arqueológicos de la ruta de la plata en el oeste de España, que van desde Asturias hasta Andalucía, pasando por León y Extremadura.

También ha escrito otros libros donde hace un repaso de la literatura, escritores, escritoras… ¿Cuál ha sido la historia que ha descubierto que más le ha impactado?
Muchas, por ejemplo, la de Vera Caspary y su lucha contra el comité de actividades antiamericanas en los años 50 del siglo XX. Es la mejor escritora de novela negra según Borges y está muy olvidada. Hay que leerla y disfrutarla. Empiece por Laura o vean la película en blanco y negro del mismo nombre.

¿Y en qué proyectos está inmerso ahora?
En otra novela histórica sobre Roma que espero que también interese mucho.

¿Y qué proyectos le gustaría que le saliera que aún no le han propuesto?
Escribir una novela entre el thirller y la novela negra y la novela histórica. Todo junto. Difícil. Un reto que he de madurar.

¿Y cuándo llevarán a la pantalla sus libros?
Estoy intentando que se haga una serie de televisión de mi trilogía de Escipión, pero los productores de Estados Unidos alucinan solos y destrozan los guiones que proponemos: se inventan unos que son malísimos y no sé qué haremos. Más fieles a la historia quieren ser los productores italianos y españoles. Pero hay que juntarlos a todos para hacer un buen proyecto, bien financiado. Muy complejo. No sé qué pasará.

¿Y entiendo que Julia se merece una Trilogía?, no será menos que Trajano y Escipión.
Podría ser incluso más, pero más concentrada. El título hace un guiño y homenaje a Yo, Claudio, de Graves, y esa historia tenía una primera y una gran segunda parte. Quizá podría hacer el paralelismo completo con Graves y hacer una espectacular segunda parte de Julia.

Acerca de Teresa Ortega 40 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Be the first to comment

Leave a Reply