“Hay que disfrutar en todo momento de lo que venga y de lo que se pueda aprender”

Entrevistamos a la actriz, bailarina y coreógrafa María Hinojosa.

La actriz, bailarina y coreógrafa María Hinojosa interpreta a Eva en “Miamor querido”, una comedia sobre las dificultades del amor del director Emilio Martínez-Lázaro, que se estrena este mes de diciembre.

Fotografía: Adasat Barroso.
Maquillaje y peluquería: Cristo Rodríguez

Desde muy pequeña, en su Tarragona natal, la pequeña María se apuntaba a gimnasia rítmica, renunciar a los dibujos animados o a los cumpleaños de sus amigos no era un problema, ya que su pasión era bailar. Estuvo compitiendo siete años y la magia del baile se propagó a toda la familia. Sus padres y hermanos, junto con ella, acudían a las competiciones de baile de salón de su ciudad y eran conocidos como la familia Hinojosa. María continúo sus estudios de danza en el conservatorio de Madrid. Y a raíz de ahí empezó su periplo por musicales: “Hoy no me puedo levantar”, “Fiebre del sábado Noche”, “Cabaret”, “The Hole Zero” la vieron crecer. Pero su carrera no se detuvo ahí, también estuvo como bailarina en programas de televisión y de gira con Rihanna. Su curiosidad, sus ganas de aprender y las oportunidades que le han brindado la vida le llevaron a dar el salto como actriz en distintas series de televisión como “Amar en tiempos revueltos”, “Dreamland”, “Centro médico” y “El Continental”. Hoy no sabría elegir entre bailar o actuar. Ella prefiere no renunciar a nada. Su mezcla de jovialidad, optimismo, talento y atractivo, con su disciplina y constancia, le dan un valor añadido que solo provoca admiración.

¿Bailarina o actriz?, ¿cuál es su vocación?

Siempre he sido bailarina. Ahora estoy viviendo esta nueva aventura como actriz y es muy distinto. No podría elegir, me he enganchado a la interpretación y no podría vivir sin bailar.

¿El hecho de haber crecido en la competición como gimnasta rítmica, le habrá aportado disciplina y determinados valores?

Todo se consigue con perseverancia, sacrificio, disciplina y constancia en el entrenamiento. También hay que tener talento, pero los objetivos se consiguen trabajando. Desde pequeñita en gimnasia rítmica competíamos en equipos, compartíamos los valores del compañerismo y de no hundir a nadie, de crecer o brillar sin apagar la luz de otra persona, pero sobre todo nos insistían en la perseverancia, ser trabajador y educado. Antes de ser artista, hay que ser persona, porque unos días puedes estar en la cima y, al día siguiente, por cualquier motivo, puedes estar abajo. Todo es una aventura en la vida, en el deporte, en la competición, en cualquier arte y en cualquier trabajo. Hay que disfrutar en todo momento de lo que venga y de lo que se pueda aprender. Siempre digo, unas veces se gana, y otras se aprende.

¿Fue dura la infancia compitiendo, cree que se perdió algo?

No te voy a mentir, es duro, pero “sarna con gusto, no pica”. Era feliz haciendo lo que hacía, salía del cole y estaba deseando llegar a rítmica y estar horas y horas. Cuando no es un hobby, porque yo empecé muy prontito a competir, tienes obligaciones, tienes que hacer los ejercicios y la coreografía perfectos, tienes que entrenar todos los días, incluido los sábados; es muy sacrificado, pero me gustaba tanto que no me costaba. Lo que me he perdido han sido los dibujos animados en la tele, los cumpleaños de los amigos… Pero yo quería estar entrenando, era lo que me hacía feliz.

¿Y qué recuerdos tiene de su infancia?

Nosotros somos cinco, mis padres, mi hermana, mi hermano y yo, que soy la pequeña, y todos somos bailarines. Mis padres empezaron a competir en bailes de salón, mi hermano bailaba con mi hermana, y yo bailaba con otro chico. Tengo una familia bastante unida y lo agradeceré siempre. Recuerdo que mi hermano, cuando tenía 18 años y yo 12, él decía: “No voy a bailar porque eso no es para hombres”; y ahora vive en Alemania y dirige una escuela de danza.

Por tanto, siempre se ha sentido muy apoyada por la familia…

Mi familia siempre me ha apoyado en todo, con 17 años les dije que me quería ir a acabar la carrera de danza clásica a Madrid, y eso para unos padres es duro, y ellos cedieron, me buscaron donde vivir en Madrid y se implicaron mucho ayudándome. Eso siempre se los agradeceré. Mi hermano es bailarín, siempre me ha apoyado en todo, me ha guiado, y mi hermana igual. Mis recuerdos son muy bonitos. Siempre que voy a Tarragona o coincidimos los tres, si hay algún espectáculo bailamos juntos, es algo precioso, es una maravilla.

¿Y cómo fue ese aterrizaje en Madrid?

Fue una sensación rarísima, de miedo y de valentía a la vez, te sientes una niña y, también, tienes ganas de independizarte. Pensaba, estoy en Madrid con 17 años y en un conservatorio, y tengo que salir adelante. A mí me encantó, fue increíble.

Fotografía: Adasat Barroso
Maquillaje y peluquería: Cristo Rodríguez

A raíz del conservatorio es cuando empieza a presentarse a casting para musicales, y esto es lo que le hace dar el salto como actriz, ¿Cuándo llega esa oportunidad y cómo lo vivió?

Cuando estaba en el conservatorio hice el casting para “Hoy no me puedo levantar” y me seleccionaron. A partir de ahí enlacé un musical con otro.

Mi oportunidad como actriz fue con Dreamland, una serie musical para Cuatro. Realmente me presenté al casting como bailarina, y el productor quiso hacer un experimento y crear una historia parecida a la vida real de los personajes. Con esos castings que hizo el productor para conocernos, un día me comentó: “Quiero que seas la protagonista”. Tuve mucho miedo, pero me apunté a clases de interpretación, esta oportunidad aparece por algo en la vida. Grabé esta serie y a raíz de ahí he ido encadenando trabajos como actriz, e intercalándolos con proyectos como bailarina.

Y estás a punto de estrenar la nueva película de Emilio Martínez Lázaro, “Miamor perdido”. Cuéntanos, ¿cómo ha sido esa experiencia?

Sí, se estrena el 14 de diciembre, y es otra piscina a la que me he tirado. Hice una prueba y cuando me eligieron no me lo podía creer, otro regalo de la vida. Interpreto a Eva, la mejor amiga de la protagonista, Michelle Jenner. Eva es una chica muy zen y feliz, que no busca problemas y todo le parece bien. Todo lo contrario a Rosa, mi personaje en la serie “El continental”. Ella está en medio de la pareja que interpreta Dani Rovira y Michelle Jenner, Mario y Olivia, porque ve la relación desde fuera y se da cuenta de que están mal, y piensa, “con lo fácil que es ser sincero y ser feliz”. Por ello se mete en líos sin quererlo.

¿Y cómo prepara los personajes, cómo se mete de lleno en ellos?

Intento comprender la vida de ese personaje y pienso que haría yo en esa situación. Por ejemplo, Rosa en “El Continental” es una chica de calle, con una hija a la que tiene que mantener, necesitan un techo donde vivir y, para ello, necesitan dinero. Si tienes una hija que depende de ti haces lo que sea por ella, aunque no te sientas orgullosa de ello. Y para preparar el personaje de Rosa intenté entender que haría yo en esa situación. Así que Eva es muy yo, Eva es María cuando tiene esos días de subidón de felicidad, de manera que cuando iba al rodaje solo tenía que recordar esos días en los que me levanto feliz.

¿Al dar el salto al ser actriz, le da miedo estar expuesta, o lo vive con naturalidad?

Lo vivo con mucha naturalidad, de hecho, a veces cuando me paran en la calle pienso que es alguien que conozco y no caigo. Soy una persona como todas y no le doy importancia.

Entiendo que siendo bailarina tiene que tener una disciplina de ejercicios diarios, ¿qué deporte práctica?

Voy al gimnasio todos los días y también bailo mucho, porque estoy de directora artística y coreógrafa en distintos proyectos, lo que me obliga a bailar con todo mi elenco para marcarles la coreografía. Todos los días hago ejercicio físico, y si no tengo ensayo voy al gimnasio y a la piscina a nadar. Realizo 20 minutos de cardio al principio y al final, ya sea en la piscina, en la cinta o en bicicleta, y una hora de entrenamiento en máquina. Aunque voy por rachas, también suelo ir a clase todas las mañanas de ballet.

¿Le parece importante hacer ejercicio, cuidarse?

Tengo la titulación de fitness y musculación, y ahora estoy con la de nutrición. Es muy importante, no porque sea bailarina, sino porque es algo primordial que tenemos que tener en cuenta, el cuerpo tiene que estar sano y tenemos que hacer ejercicio, es saludable. Llevar una vida sedentaria no es bueno, hay que hacer que el cuerpo queme toxinas, que hoy en día la comida está demasiado tratada.

¿Qué le diría a alguien que esté leyendo la revista y comente no sé cómo empezar a ponerme en forma?

Cuando empecé con el gimnasio los primeros días lo que hacía era ir a andar. Por la mañana me tomaba un té verde y me iba a andar una horita, me iba a pasear, y esa hora quemas toxinas. Cuando regresaba a casa me sentía muy bien, el cuerpo reacciona y se llena de energía para todo el día. Yo empezaría andando y poco a poco el cuerpo se engancha, el deporte es como una droga, una vez que empiezas el cuerpo te lo pide: necesita quemar y no estar quieto. Hay personas que dicen que el gimnasio se les cae encima, pero te puedes apuntar a clases de baile que haces muchísimo ejercicio, sudas y te lo pasas bien.

Fotografía: Adasat Barroso
Maquillaje y peluquería: Cristo Rodríguez

¿Y respecto a la alimentación también se cuida?

Muchísimo, todas las mañanas me tomo un té verde y un vaso de agua con limón exprimido para quemar las toxinas. Después de comer me gusta tomarme una manzanilla, y como también mucha fruta y verdura, creo que el mejor complemento vitamínico es el natural. Y para mantener la línea suelo tomar verdura dietética, como espárragos, alcachofas, espinacas, brócoli, y me hago ensaladas por la noche. No suelo comer tomate por la noche, y los frutos secos los tomo a media tarde. Como ves, tengo mis propias normas, que también voy variando.

¿Y creo que le gusta mucho esquiar, bucear y montar a caballo?

Sí, me encanta, lo practico cuando puedo. Si tengo un día libre me voy a montar a caballo, voy a un centro de equitación y me doy un paseo de una o dos horas. Y a esquiar en cuanto puedo, si tengo dos días libres intento escaparme. Esquío desde pequeña y me encanta la nieve. Cuando nieva soy feliz. Viviría feliz en un monte lleno de nieve. Pero cuando voy a la playa digo lo mismo, me gusta mucho la naturaleza.

¿Y su mente cómo la cuida para sentirte feliz?

Leo muchísimo, sobre todo libros de psicología para entender a las personas y comprenderme a mí, a la pareja. Me gusta mucho ese tipo de libros, y las novelas también. Además, tengo momentos en los que me gusta meditar. Me encantan los vídeos de Enric Corbera, que me ayudan mucho en el día a día.

Acerca de Teresa Ortega 40 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Be the first to comment

Leave a Reply