Una ayuda para el bienestar digestivo

La acidez de estómago es el problema digestivo más frecuente que sufren un 24% de los españoles, seguido por las digestiones pesadas, las diarreas y los dolores de estómago.

Entre las personas que lo padecen, un 80% afirma que los episodios se dan con una frecuencia de al menos una vez al mes y un 27% incluso todas las semanas. Todos coinciden en que dificulta su actividad diaria y merma la calidad de vida (estudio sociológico de Almax).

También conocida como ardor o pirosis, se produce cuando parte del contenido del ácido del estómago pasa al esófago y produce esa sensación característica.

Todas aquella situaciones que favorecen el reflujo son causas de acidez ya que permiten temporalmente el retorno del contenido ácido del estómago hacia el esófago, por ejemplo, tras una comida copiosa o con abundante gas.

Síntomas

Aunque el síntoma más frecuente es la acidez de estómago (sensación de ardor detrás del esternón), las personas que padecen este problema también tienen plenitud gástrica (sensación de estar muy lleno) o regurgitación (la comida se sube a la boca), gusto amargo o ácido en la boca.

¿Qué hacer?

Un primer paso muy importante es la prevención y para ello es fundamental:

  • Masticar bien los alimentos.
  • Comer despacio.
  • Reducir el consumo de bebidas con gas y las comidas muy especiadas.
  • Evitar el sobrepeso.
  • No acostarse después de comer (al menos dos horas). Disminuir el estrés.
  • Evitar el tabaco.

Tratamiento

Además de las medidas preventivas, existen distintos tratamientos:

  • Antiácidos, que ayudan a neutralizar el ácido estomacal (por ejemplo, hidróxido de aluminio o hidróxido de magnesio).
  • Antagonistas de los receptores H2 (bloqueantes H2, como la ranitidina) Inhibidores de la bomba de protones (por ejemplo, omeprazol)

Todos ellos son fármacos de síntesis que deben ser prescritos por el médico y su uso continuado se sabe que puede producir alteraciones en el organismo:

  • Dificultan la absorción de calcio y algunas vitaminas (como la vitamina B12) Puede afectar a la función renal, en uso prolongado.
  • Hay estudios que apuntan a mayores problemas cardiovasculares. Producen “efecto rebote”.

Arkodigest Reflucid , su fórmula contiene:

  • Olmo rojo (U. rubra), también conocido como olmo americano. Se utiliza la corteza interna por su contenido en mucilagos que recubren y alivian la mucosa gástrica (se forma una balsa que evita el reflujo).
  • Alginato de sodio, procedente del Fucus que favorece el “efecto balsa”.
  • Bicarbonato, neutraliza la acidez en el estómago.
  • Carbonato de calcio, aumenta el PH

Modo de empleo: a partir de 12 años. Apto para embarazadas. Tomar 1 comprimido masticable de Arkodigest® Reflucid con las principales comidas o antes de acostarse.

PVP aprox.: 5,70 € / 15 comprimidos

Disponible en farmacias y parafarmacias

Marisa Sardina
Acerca de Marisa Sardina 138 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta