Casi la mitad de las mujeres flexibilizaría y reduciría sus ciclos menstruales con nuevas soluciones anticonceptivas

Según los resultados del estudio Flexo

El 42.7% de las mujeres optaría por la pauta continua flexible para reducir sus ciclos menstruales y poder decidir cuándo le viene la regla, según muestra el estudio Flexo realizado por un equipo de científicos españoles en colaboración con la Sociedad Española de Contracepción. El estudio, que ha sido recientemente publicado en la prestigiosa revista The European Journal of Contraception & Reproductive Healthcare, tiene el objetivo de investigar el proceso de toma de decisiones de las mujeres cuando se les presentan las distintas opciones anticonceptivas.
Como método de investigación, los expertos han comparado la pauta prolongada frente a la pauta prolongada flexible, método que permite programar la menstruación, manejar sus días de sangrado y reducir su número. Para ello, el equipo de investigación liderado por el Dr. Iñaki Lete, jefe de Servicio de la Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Araba, ha contado con más de mil mujeres de entre 18 y 49 años que deseaban comenzar o reiniciar el uso de píldoras anticonceptivas orales combinadas tras haberlo abandonado, como mínimo, dos meses antes. A todas ellas se les entregó toda la información necesaria sobre anticonceptivos y, al final del proceso, casi la mitad de las mujeres —el 47.2% eligieron la pauta prolongada flexible, de las cuales el 34% lo hicieron por razones relacionadas con la calidad de vida.
El perfil de la mujer que ha mostrado una mayor preferencia en decidir sobre sus ciclos menstruales, son las mujeres mayores de 30 años y que trabajan fuera de casa.
En cuanto a aquellas que lo rechazaron, lo hicieron por la inseguridad que les generaba la falta de información. Sin embargo, en palabras del Dr. Lete, “la seguridad de un método anticonceptivo se evalúa por el impacto que pueda tener en la salud de la persona que lo utiliza. La pauta continua flexible ha sido evaluada en diferentes ensayos clínicos en los que se ha podido demostrar que su uso no implica riesgos inaceptables para las mujeres que la utilizan”.
Para aquellas mujeres que temen no tener la menstruación, Lete quiere señalar que “el sangrado que se produce durante el uso de un anticonceptivo hormonal combinado es, absolutamente circunstancial y no necesario”. Además, “la menstruación puede llegar a alterar la calidad de vida las mujeres y su eliminación, generalmente, se considera una buena opción para evitar los problemas asociados al sangrado menstrual”.
En España, el porcentaje de mujeres que han elegido la pauta continua flexible ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años gracias a “los profesionales sanitarios que han sabido transmitir sus ventajas a las pacientes”. Esta tendencia no solo se da en nuestro país, sino que es común en Europa, según se refleja en otra encuesta europea realizada a 2.883 mujeres de entre 18 y 45 años de Austria, Bélgica, Francia, España, Italia y Polonia, en el cual, el 57% aseguró que prefieren tener intervalos más largos sin regla para evitar sus efectos molestos. Sin embargo, según el experto, “en España, en general, se utiliza menos la anticoncepción hormonal que en otros países de nuestro entorno debido, básicamente, a cierta hormonofobia (temor a las hormonas) por parte de las mujeres españolas. Es responsabilidad de todos nosotros vencer las reticencias de las mujeres al uso de hormonas esteroideas que, además de evitar un embarazo no deseado, presentan efectos beneficiosos que ayudan a las mujeres a prevenir y tratar enfermedades”.

Redacción
Acerca de Redacción 7067 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta