Cómo cuidar del culito del bebé

Recomendaciones para protegerle de las irritaciones cutáneas y elegir la mejor crema.

Muchos factores son susceptibles de ser causantes de las irritaciones del culito de nuestro bebé, desde productos limpiadores o cosméticos, pero, sobre todo, los efectos secundarios de utilizar el pañal. Es la conocida como dermatitis del pañal. Otra causa destacada sería el comienzo de la dentición, si bien no hay pruebas científicas de dicha relación, más allá de la coincidencia en el tiempo entre la dentición y la aparición de irritaciones en el culito.
Sea cual fuere la causa del malestar para nuestro peque, podemos seguir unos consejos muy básicos para aliviar irritaciones en esa parte tan sensible de su cuerpo. A saber:

  • Lavarse las manos antes de cambiarle el pañal. Es importante no sólo mantener una correcta higiene del bebé, sino de nosotros mismos al tocarle para no transmitirle gérmenes.
  • Cambio frecuente del pañal. Para mantener esa correcta higiene es importante que su pañal esté siempre limpio y seco. Incluso es recomendable cambiar el pañal al cabo de unas horas, especialmente si hace calor, aunque no lo haya manchado, para evitar el sudor acumulado.
  • El pañal, cuanto más absorbente, mejor. Evitar la humedad es fundamental para que no aparezcan irritaciones o, incluso, infecciones en la zona genital. Por ello es importante que el pañal cumpla su función lo mejor posible.
  • Limpiarle el culito con agua en vez de con una toallita. Estas suelen llevar jabón y, por tanto, irritar más la piel.
  • Secar bien todos los pliegues de los muslos, la tripa y los genitales con una toallita suave, a ser posible, de algodón. Esto debemos hacerlo tanto tras el baño como cuando le cambiamos el pañal.
  • Dejarle de vez en cuando con el culito al aire, tanto para prevenir irritaciones, como para curar las que puedan haber aparecido.
  • Usar una crema protectora de forma habitual. Tienen que ser cremas específicas para bebés, cuya composición esté libre de medicamentos y productos irritantes.
  • No usar polvos de talco, porque estos se pueden mezclar con las heces o la orina y formar costras que dificultan la transpiración.

¿Qué ocurre si aun siguiendo todos estos consejos aparecen irritaciones o no desaparecen las que ya tenía? En casos persistentes debemos pedir consejo a nuestro pediatra, especialmente si las irritaciones se extienden a otras partes del cuerpo o la dermatitis se recrudece. En estos casos el pediatra puede recomendarte productos específicos o cremas que contengan algún medicamento, como corticoides, por ejemplo.

Qué crema elegir
La crema protectora es una de las mejores herramientas que tendrás tanto para prevenir como para combatir las irritaciones de su culito. Pero, ¿qué crema elegir? Si bien nuestro farmacéutico nos ayudará a escoger el mejor producto, te ofrecemos algunas recomendaciones básicas de lo que debe ser la crema de tu elección:
Las cremas deben ser específicas para su uso en bebé y tener una función protectora y reparadora de la piel delicada. El principio activo por excelencia de estos productos es el óxido de zinc, que protege y alivia, al que se suman otros complementarios para asilarle de la humedad o los agentes irritantes, como la vaselina o la lanolina. Además, para rematar la eficacia se añaden productos con capacidad emoliente y reparadora, siendo los más habituales la caléndula, rosa mosqueta, Vitamina E o el aceite de karité, entre muchas otras opciones.
Por último, cabe destacar lo que no debe contener una crema para el culito de nuestro bebé, y ahí incluiremos los medicamentos, perfumes ni cualquier otro tipo de sustancia irritante. Aclarar que los que contienen medicamentos como fungicidas o corticoides, sólo deben emplearse bajo la recomendación de un profesional sanitario.

Acerca de Adriana de la Torre 13 Articles
Colaboradora de la revista Estar Vital, revista editada también por el Grupo TPI, y Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta