Laxantes, una ayuda para el intestino perezoso

Publirreportaje para Lainco

Dieta pobre en fibra, sedentarismo acusado, hidratación deficiente, demorar la defecación o el estrés son algunas de las causas del estreñimiento. Cuando las modificaciones en la dieta y el estilo de vida no son suficientes para combatirlo, existen soluciones que ayudan a evitar este problema.

El estreñimiento es un síntoma muy prevalente y uno de los síntomas digestivos más frecuentes en la consulta de atención primaria, pudiendo afectar de manera importante a la calidad de vida de los pacientes. En general, el número de casos a nivel europeo se sitúa entre el 2-27 % de la población total. En España esas cifras aumentan hasta el 29,5 %. En personas mayores de 65 años, los datos aumentan hasta el 34 % en el grupo de las mujeres mayores y un 26 % en el caso de los varones anciano.

Sus causas son muchas veces desconocidas pero los hábitos alimenticios, el sedentarismo y el estrés contribuyen a empeorar esta dolencia. Para tratar el problema se puede diseñar una dieta específica rica en fibra, con ingesta de vegetales, frutas, verduras y legumbres, y una cantidad adecuada de líquido, entre otras medidas.

Cuando una persona hace menos de tres deposiciones por semana se considera que es estreñida. Aun así, hay que considerar que muchos afectados tienen una frecuencia normal, pero con molestias asociadas, como un esfuerzo excesivo, consistencia muy dura de las heces o una sensación de evacuación incompleta. En general, el pronóstico es leve, pero para aquellos casos en los que las modificaciones en la dieta y el estilo de vida no sean suficientes para combatir el estreñimiento, Fundación Española del Aparato Digestivo considera que puede optarse por añadir diferentes tratamientos farmacológicos según el caso, de entre los que destacan los diversos tipos de laxantes.

 

Efecto laxante

Su efecto de acción se basa en la estimulación de los movimientos intestinales, induciendo la actividad motora del colon. En función de la formulación del producto laxante, se consigue este efecto de una manera más o menos directa, y con la posibilidad de que aparezcan determinados efectos secundarios. Entre los que mayor efectividad presentan, con el menor riesgo de padecer efectos secundarios encontramos los denominados emolientes, creados a partir de aceites vegetales y minerales.

Los laxantes emolientes reblandecen las heces gracias a su composición, favoreciendo la secreción de agua y facilitando su deslizamiento. Estos compuestos actúan como agentes tensioactivos aniónicos favoreciendo la mezcla del componente graso de las heces con el componente hidrófilo. Representativo de este grupo es la emulsión aceite de parafina, muy útil en presencia de hemorroides y otras condiciones dolorosas tanto del ano como del recto. Asimismo, está especialmente indicado cuando es necesario mantener las heces blandas, como en los casos de post-operatorio de intervenciones rectales (hemorroides, fístulas, fisuras anales).

Redacción
Acerca de Redacción 7067 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta