El estudio científico ANIBES analiza la ingesta dietética y fuentes alimentarias de las vitaminas B1, B2, B3 y B6 en una muestra representativa de la población española

La revista científica Nutrients ha publicado recientemente el estudio Ingesta dietética y fuentes alimentarias de vitaminas B1, B2, B3 y B6 en una muestra representativa de la población española. Estudio científico ANIBES. Este nuevo trabajo, coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), tiene como objetivo analizar la ingesta reportada y las fuentes alimentarias de las vitaminas B1, B2, B3 y B6 en la muestra total participante en el estudio científico ANIBES.
Tal y como señala la investigadora principal del trabajo, la profesora Dra. Marcela González-Gross, vicepresidenta de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ), responsable del Grupo de Investigación imFine y catedrática de Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio de la Universidad Politécnica de Madrid, “según este nuevo trabajo, la ingesta de vitaminas B1, B2, B3 y B6 en la población española participante en el estudio científico ANIBES es adecuada. En concreto, respecto a la vitamina B1, el 71,2% de la población del total de la muestra, reportó ingestas superiores al 80% de las recomendaciones europeas de ingesta diaria. En el caso de la vitamina B2, esta cifra alcanza el 72,0%, en la vitamina B3 el 99,0% y en la vitamina B6 el 77,2%”.
En lo que se refiere a las fuentes alimentarias más relevantes de este grupo de vitaminas, la profesora González-Gross destaca que, “la principal fuente de ingesta de las vitaminas B1, B3 y B6 fue el grupo de carne y derivados y para la vitamina B2, fue el grupo de leche y productos lácteos”.

Fuentes alimentarias de vitaminas B1, B2, B3 y B6
“La vitamina B1 (tiamina), juega un papel fundamental en el metabolismo energético y, por tanto, en el crecimiento, desarrollo y actividad celular”, explica la investigadora principal de este trabajo científico.
“Las principales fuentes de vitamina B1 para la totalidad de la muestra fueron el grupo de carnes y derivados (28,23%), seguido del grupo de cereales y derivados (23,90%) y el de verduras y hortalizas (11,56%)”. Por su parte, “los grupos de leche y productos lácteos (9,29%), frutas (6,40%), legumbres (4,68%) y precocinados (3,91%) completan el listado con el que se alcanza más del 85% del total de la ingesta de vitamina B1 reportada”. En este sentido, señala por otro lado que “el grupo de precocinados registra un mayor porcentaje en el grupo de niños (5,48%) y adolescentes (5,86%), mientras que el grupo de legumbres lo hizo en el grupo de población de mayor edad (5,76%)”.
Por su parte, la vitamina B2 (riboflavina), “es un componente esencial de dos coenzimas relevantes que intervienen en la producción de energía”, subraya la Prof. González-Gross. “La mayor fuente de ingesta de esta vitamina “fue el grupo de leche y productos lácteos (32,22%), siendo mayor su contribución en el grupo de niños (39,77%)”. Por su parte, continúa indicando, “el grupo de carnes y derivados aportó el 19,76% y el de cereales y derivados el 11,46%. El grupo de huevos contribuyó un 8,38% y el de verduras y hortalizas un 6,75%”. Por grupos de edad, “este último grupo contribuyó en menor medida a la ingesta de vitamina B2 en los grupos de edad más jóvenes (3,78% en el grupo de niños y 4,08% en el grupo de adolescentes) y en mayor medida en los grupos de mayor edad (6,99% en el caso de los adultos y 8,35% en el grupo de mayores)”.
En relación a la vitamina B3 (niacina), “precursora de las coenzimas dinucleótido de nicotinamida y adenina NAD y NADP, esenciales tanto en las reacciones generadoras de energía como en las anabólicas, respectivamente”, su principal fuente alimentaria fue “el grupo de carnes y derivados (34,62%)”, aunque “contribuyendo en mayor proporción en los grupos de edad más jóvenes que en los de los mayores”. Por su lado, “el grupo de cereales y derivados aportó el 16,84% en el total de la población, siendo mayor en los grupos de edad más jóvenes”, mientras que “los pescados y mariscos figuran en tercer lugar (12,08%) seguidos del grupo de leche y productos lácteos (9,37%).
Por último, respecto a la vitamina B6 (piridoxina), que “en forma de coenzima, está implicada en una amplia variedad de funciones en el organismo”, la Prof. González- Gross especifica que su principal fuente alimentaria fue “el grupo de carnes y derivados (26,64%), pero su contribución fue menor en los grupos de niños y mayores que en los grupos de adolescentes y adultos”. Por otro lado, añade, “el grupo de verduras y hortalizas aportó un 16,32% y el de cereales y derivados un 15,40%”.

Redacción
Acerca de Redacción 7018 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta