El futuro del cáncer pasa por la medicina de precisión

Adriana Terrádez, directora de OncoDNA para España y Portugal .

Por Adriana Terrádez, directora de OncoDNA para España y Portugal e impulsora de http://oncologia-personalizada.es/

El cáncer, en el sentido amplio de la palabra, es una enfermedad difícil de abordar, sobre todo porque es muy complicado encontrar un caso igual a otro para establecer un patrón y poder estandarizar un tratamiento. Cada uno tiene unas características concretas, asociadas a las peculiaridades del paciente. Por eso, la oncología de precisión ha aportado a los clínicos nuevas armas con las que luchar contra esta dolencia.

En el último congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO por sus siglas en inglés), celebrado hace unas pocas semanas en Chicago, se ha visto de nuevo cómo la inmunoterapia sigue ganando seguidores. Este ‘novedoso’ tratamiento estimula las defensas naturales del cuerpo para que ataquen a las células cancerosas, empujándolas a frenar o detener su avance. Una terapia en auge de la que todavía queda mucho por descubrir, y que ha supuesto una ruptura con respecto a otras opciones terapéuticas porque tiene menores efectos secundarios y mejores perspectivas para el paciente.

Como decimos, en ASCO se ha ratificado que el futuro de la oncología, a corto y medio plazo, se asienta en el desarrollo de la inmunoterapia, pero también ha servido para poner sobre la mesa nuevas técnicas diagnósticas, determinantes para mejorar los tiempos de detección de la enfermedad y el seguimiento y evolución de un tumor. Una serie de factores que son esenciales para dar con el tratamiento más adecuado y poder hacerle frente al cáncer con las mejores armas y la menor toxicidad posible para el paciente.

Los estudios genómicos y los inmunogramas, por ejemplo, ofrecen una mayor información sobre las características concretas de un tumor y sobre su evolución durante un tratamiento. En el caso del inmunograma personalizado, es capaz de predecir la respuesta de un tratamiento de inmunoterapia en un paciente concreto, y puede ayudar a determinar qué pacientes pueden beneficiarse de ella.

En lo que respecta a los estudios genómicos, pueden ayudar al oncólogo a saber no sólo donde se origina el tumor, también a conocer qué alteraciones genéticas lo desencadenan. Localizando la raíz de la enfermedad, será más fácil para el especialista proporcionar a su paciente la terapia más eficaz, ahorrando costes (al sistema de salud o al paciente, dependiendo de quién sufrague los gastos del tratamiento), molestias y efectos secundarios innecesarios.

Existen ejemplos concretos de estudios genómicos, como los que manejamos en OncoDNA, que son rápidos y mínimamente invasivos, que analizan el ADN circulante del tumor a partir de una muestra de sangre (biopsia líquida) de pacientes con cáncer de pulmón de células pequeñas (NSCLC), colon o algunas variantes de mama. A través de este sistema se puede monitorizar la evolución del tumor o detectar resistencias al tratamiento tan pronto como aparezcan sin necesidad de utilizar la biopsia de tejido.

También existen análisis de ADN y ARN capaces de extraer información útil del tumor con el fin de detectar posibles recaídas, mediante el estudio simultáneo de la biopsia de tejido y la biopsia líquida del paciente. De esta manera se puede estudiar la sensibilidad y resistencia tumoral a fármacos dirigidos y quimioterapias, tanto de tratamientos que ya están aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) como de los que están en proceso de ensayo.

Queda manifiesto que hablar de cáncer sin hablar de genética es imposible; el futuro de la oncología pasa por la medicina de precisión. Los tumores aparecen por alteraciones y mutaciones en genes, y es analizándolas como podemos ver cuál es el tratamiento más adecuado para el paciente. Localizar la raíz del problema permite, además, poner en marcha un tratamiento mucho más eficaz, realizar un seguimiento más fiable y, como ya se ha comentado, adelantarse a la evolución de la enfermedad. Técnicas y tratamientos como los mencionados están cada vez más presentes en nuestros hospitales, aunque todavía queda tiempo hasta que se asienten y se estandaricen para que todos tengamos acceso a ellos.

Redacción
Acerca de Redacción 7066 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta