El “poder” del hipérico

El hipérico es una planta medicinal con una larga historia. Utilizada desde la antigüedad clásica, su interés no ha disminuido con el paso de los años. La parte oficinal de esta planta que crece en los bordes de los caminos, en los prados secos y en los claros de los bosques es la parte aérea, especialmente las flores. Se recoge durante su floración, en junio, cercana a la fiesta de San Juan. Las típicas flores amarillas de este pequeño arbusto toman un color rojizo cuando se presionan con los dedos. Y los cristianos, fieles seguidores de San Juan, encontraron en el hipérico un símbolo de la luz del santo y de su sangre derramada. De ahí que el nombre botánico fuera sustituido, en la sabiduría popular, por “hierba de San Juan”.
En la antigüedad se le atribuían propiedades espirituales y místicas, puesto que se creía que su olor era capaz de ahuyentar los malos espíritus. Los griegos y romanos lo utilizaban para las picaduras de serpiente, para paliar los dolores menstruales, los desarreglos intestinales, las úlceras, las heridas superficiales o la ciática.
Tradicionalmente, el hipérico se ha utilizado como cicatrizante, para la curación de heridas por arma blanca. Por esta razón y también por su efecto antinflamatorio, empezó a utilizarse en la curación de las heridas de guerra y fue también conocido como “hierba militar”. Pero, actualmente y gracias la numerosa bibliografía que disponemos de esta planta, el hipérico es utilizado por su efecto antidepresivo. Mejora los principales síntomas del síndrome depresivo en el ser humano, como falta de concentración, cansancio e insomnio, por lo que actualmente se utiliza en el tratamiento de formas leves o moderadas de depresión (su uso no está indicado para el tratamiento de depresiones severas).
Los ensayos clínicos han demostrado la eficacia de los extractos de hipérico en el tratamiento de depresiones leves y moderadas, tanto frente a placebo como frente a otros fármacos antidepresivos. Los resultados de estos ensayos le atribuyen una actividad antidepresiva similar a la de los antidepresivos sintéticos clásicos destacando la menor frecuencia de efectos adversos en relación con los mismos. Hasta hace poco, la eficacia del hipérico se había atribuido a un principio activo denominado hipericina y sus derivados. Sin embargo, los resultados de las investigaciones realizadas con fracciones de extracto de hipérico sugieren que no sólo las hipericinas están implicadas en los efectos antidepresivos de las preparaciones de hipérico, sino que también lo están los derivados de foroglucinol (hiperforina), las xantonas, flavonoides, etc.
Además, nuevas líneas de investigación para el hipérico están en marcha, por ejemplo, su actividad para aliviar el dolor. No obstante, es una planta medicinal que debe tomarse con la supervisión de un profesional sanitario, médico o farmacéutico, y buscar preparados farmacéuticos de venta en farmacia con garantías de calidad.

Redacción
Acerca de Redacción 7026 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta