Combatir el síndrome postvacacional

Reincorporarse a las prisas, los atascos y los madrugones tras unas reponedoras vacaciones no siempre resulta sencillo. En muchos casos, la ansiedad por la vuelta al trabajo se manifiesta, incluso antes de que se acabe el periodo vacacional, como un periodo de malestar en el que la fatiga, el desánimo, la irritabilidad, el estrés y el insomnio toman el protagonismo. En algunos de estos casos, la adaptación a la situación estresante de la vuelta al trabajo no es cuestión de 10 o 15 días, sino que persiste en el tiempo, sumiendo a la persona en una fase de agotamiento en la que los trastornos fisiológicos, psicológicos y psicosociales se cronifican.
Según la doctora Marisol Kassem, responsable del área de Psicología de Healthing, a esta situación “aunque comúnmente se la conoce como ‘depresión postvacacional’, desde el punto de vista clínico no está descrito como tal en ninguna categoría diagnóstica. No se considera una depresión, sino que es más bien un problema adaptativo a la rutina del trabajo”.
A veces, el ánimo y las fuerzas flaquean. En otras ocasiones, la inquietud y la aceleración nos impiden parar y relajarnos. Pero es que, además, estos altibajos de vitalidad suelen sufrirse sin buscar un remedio. Sin embargo, según nos explica la Dra.  Kassem, existen algunos trucos, pautas y recomendaciones que se pueden poner en práctica para que la vuelta al trabajo sea más sencilla:

  • No apurar las vacaciones hasta el último día. Es conveniente adaptarse al nuevo entorno poco a poco, para ello, la doctora recomienda volver del destino vacacional unos días antes de la incorporación al trabajo.
  • También es recomendable cambiar las rutinas de horarios, alimentación y actividad con antelación: un buen truco es poner el despertador 10 minutos antes cada día durante la última semana de vacaciones.
  • Centrar la atención en los aspectos positivos de la vuelta al trabajo, como reencontrarse con los compañeros y amigos.
  • Evitar pensar constantemente en el pasado. Las vacaciones ya terminaron y ahora hay que centrarse en el aquí y ahora.
  • Programar una actividad para cada día parecida a las que se hacían durante las vacaciones, como ir al gimnasio, dar un paseo con los amigos o la familia al volver de trabajar, etc.
  • Suele ser recomendable reservarse algunos días de vacaciones para hacer una posterior escapada a lo largo del año. Programar esta escapada genera motivación y mejora el ánimo.
  • Marcarse objetivos y nuevos retos para el nuevo curso, pero de un modo realista. Cargarse de trabajos, proyectos y entrevistas no es la solución. Todos necesitamos un periodo de adaptación, por lo tanto, ponerse demandas muy exigentes al principio sólo puede acarrear frustración.

En ocasiones, a pesar de establecer unas pautas de relajación y adaptación previas, existen algunos factores de vulnerabilidad que pueden hacer que este problema se presente de forma más intensa e incluso que se cronifique. Tal es el caso de las personas se encuentran en trabajos con horarios irregulares, con altas responsabilidades, aquellas personas que no se sienten a gusto en sus trabajos y que tienen empleos frustrantes, impersonales, rutinarios o con poco desarrollo personal. En estos casos, el síndrome postvacacional puede tener consecuencias más graves y constituir solamente la punta del iceberg de un problema mayor. Según la doctora Kassem, “si pasadas 3 o 4 semanas persiste el malestar, es recomendable ponerse en manos de un especialista en psicología”.
En este sentido, la innovadora propuesta de Healthing, que trata a la persona de un modo integral, con todos sus sistemas y funciones interconectados, dispone de una serie de programas para el control del estrés y la gestión de preocupaciones y problemas dirigidos por un multidisciplinar equipo de experimentados profesionales.
Con los sofisticados e innovadores tests de Healthing, podrá determinarse el nivel real de estrés que está sufriendo la persona, difícilmente determinable de un modo subjetivo, ya que la percepción del problema depende de cada uno: un poco de tensión puede ser un problema para algunos, mientras que otros son capaces de soportar cargas de estrés sin detectar su auténtico estado hasta que se llega a un punto de inflexión.

Programa de estrés
En Healthing se realiza una valoración del sistema nervioso autónomo mediante test HRV (heart rate variability). Un sensor registra la actividad del corazón y la respiración, mientras el programa mide los cambios que se producen entre las sucesivas pulsaciones cardiacas. Estos cambios revelan el estado del sistema nervioso simpático. Evaluamos el estrés y su respuesta adaptativa a través de la determinación de cortisol y dheas en saliva que aumenta en situaciones de estrés para defender diferentes áreas del organismo de sus consecuencias. Estudiar ambas dará indicaciones del origen y las causas del estrés y cómo combatirlo.
Posteriormente se desarrollará el programa con 2 sesiones de terapia cognitiva de 30 minutos con el psicólogo que ayudará a entender y corregir la reacción a situaciones de estrés en la vida. Una sesión en la que se enseñarán técnicas de relajación mixtas con mindfulness y una sesión de técnicas de enfrentamiento a situaciones de estrés.

Test de gestión de problemas y preocupaciones
Del mismo modo, este test de funcionamiento cognitivo-conductual analiza las distintas situaciones que generan malestar y detecta los pensamientos distorsionados causantes de nuestras emociones negativas, así como nuestros mecanismos de afrontamiento ante situaciones de la vida diaria. Se puede enfocar de manera específica a distintos problemas tales como ansiedad, depresión, dificultades de relación y adaptación, adicciones, etc.
En cualquier caso, fiel a su norma de ofrecer una atención personalizada, si estos programas no se ajustasen a las necesidades del caso, el especialista desarrollará un programa específico a la medida del cliente. Una vez que esas herramientas se hayan interiorizado (incluso se pueden grabar en el móvil para facilitar su seguimiento), el cliente podrá aplicarlas por su cuenta en su vida diaria y así conseguir el objetivo deseado: una vida saludable para sentirse mejor, tanto por fuera como por dentro, alcanzando la mejor versión posible de uno mismo.

Redacción
Acerca de Redacción 7397 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply