El cólico del lactante. Cómo ayudar a aliviar sus síntomas

“Uno de cada cinco bebés menores de tres meses desarrolla cólico del lactante. Sin embargo, los tratamientos a día de hoy son insatisfactorios. Se precisa una intervención eficaz, segura y práctica”. Así lo ha explicado el Dr. Juan Leonardo Odriozola Sánchez, pediatra del Consultorio Moraleja de en Medio, durante su intervención en un taller organizado por Ferrer, sobre el manejo de esta patología.

Durante el encuentro, que ha tenido lugar hoy en Madrid, el Dr. Odriozola ha analizado los aspectos más relevantes asociados a este trastorno. En este sentido, ha señalado que “su etiología es multifactorial, pudiendo estar implicados tanto factores de naturaleza biológica, como psicológica”.

Entre los factores biológicos se encuentran la inmadurez del sistema nervioso o digestivo, pues la madurez de la microbiota intestinal neonatal es un proceso que se ve influenciado por diversos factores como el tipo de nacimiento o la dieta de la madre. Por otro lado, la prematuridad del bebé y los antecedentes familiares, como son la tensión, la edad o el hábito tabáquico de la madre, forman parte de los agentes psicológicos que pueden condicionar la aparición de estos cólicos.

Según Odriozola, el cólico del lactante es un “trastorno gastrointestinal funcional, que se traduce en episodios recurrentes y prolongados de llanto, angustia e irritabilidad en el bebé, que es más frecuente en aquellos alimentados con fórmulas infantiles, que en los que reciben lactancia materna”. Además, ha afirmado que, “aunque se trata de un proceso autolimitado en el tiempo, pues desaparece de forma espontánea entre el 4º y 6º mes de vida, genera un deterioro severo en la calidad de vida de toda la familia”.

A pesar de la alta prevalencia de este trastorno que afecta a muchos recién nacidos, la patogenia del cólico del lactante sigue siendo parcialmente desconocida y esta se resume en un aumento de bacterias productoras de gas, inflamación intestinal y reducción de bacterias saludables.

El valor del xiloglucano

Una de las últimas novedades terapéuticas para tratar el meteorismo y los cólicos flatulentos en lactantes y niños es Aprotecol, un producto sanitario formulado a base de xiloglucano, un polisacárido proveniente del árbol “Tamarindus indica”, que presenta propiedades mucoprotectoras, y los microorganismos saludables tindalizados Lactobacillus reuteri y Bifidobacterium breve, que contribuyen a prevenir la invasión bacteriana patógena.

El Dr. José Francisco Albaladejo Rico, responsable digestivo del departamento médico de Ferrer, ha explicado durante su ponencia el novedoso mecanismo de acción de este producto, que presenta un mecanismo de acción dual. “Por un lado, el xiloglucano posee propiedades formadoras de una película protectora que previene la adhesión a la pared intestinal y la replicación de bacterias formadoras de gas, al tiempo que los microorganismos saludables tindalizados (Lactobacillus reuteri y Bifidobacterium breve) inhiben el crecimiento de bacterias patógenas y contribuyen a la restauración de la flora intestinal”.

Además, el doctor ha explicado que la administración de xiloglucano antes de las comidas “predispone mejor a la mucosa al contacto con los alimentos debido a que la capacidad mucoprotectora intestinal se consigue mejor cuando el intestino se encuentra vacío”.

Marisa Sardina
Acerca de Marisa Sardina 120 Articles
Redactora y Responsable de cierre de edición de Vive Saludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta