Tratamientos faciales contra el envejecimiento

Envejecemos, es una realidad inevitable, pero depende de nosotros el cómo.

Todos los españoles, hombres y mujeres, mostramos un alto grado de preocupación por el aspecto de nuestro rostro, ante la tesitura del envejecimiento. Esta es una realidad que no podemos evitar. Aparecen manchas en la piel, ojeras, patas de gallo arrugas en la comisura de los labios… en general aparece flacidez en los rasgos de nuestra cara y esto nos lleva a buscar soluciones. Por ejemplo, tal y como explicó el doctor Fernando Urdiales, especialista en medica estética y director médico del Instituto Médico Miramar en Málaga, durante el 33º Congreso de la Sociedad Española de Medicina Estética, “las andaluzas se realizan su primer retoque con ácido hialurónico a los 28-30 años y lo que desean es aumentar el volumen de sus labios e hidratarlos”. Los hombres no son una excepción, aunque tarden un poquito más, “pasan por consulta a los 38-40 años, edad en la que deciden eliminar sus ojeras para hacer desaparecer su aspecto cansado”, matiza el Dr. Urdiales.

No obstante, en lo que respecto al rostro es el tercio interior facial la mayor preocupación de los españoles, pues “el 80% de los pacientes que nos visitan, en algún momento son tratados del tercio inferior”, explicó el doctor Jaume Tufet, director médico de la Clínica Tufet. En el hombre hay mayor solicitud en edades comprendidas entre los 25 a los 45 años para mejorar el óvalo facial, resaltar los rasgos propios del varón y mejorar la proporción de los labios.

Aunque no todas las preocupaciones están relacionadas con el envejecimiento, según el Dr. Raj Acquilla, especialista en medicina estética y director médico de varias consultas en Inglaterra e Ibiza, comenta que “los españoles buscan parecer más sanos con un envejecimiento positivo”. En cualquier caso, los especialistas coinciden en señalar que lo importante es contar con un buen profesional, obtener un diagnóstico correcto, establecer un plan de tratamiento personalizado con cada paciente y utilizar los mejores productos según el caso, con el fin de lograr los resultados más naturales posible.

 

Tratar los efectos del envejecimiento

Todos envejecemos, pero no todos lo hacemos de igual forma. Si bien existen muchos factores que influyen en nuestra manera de envejecer, incluida nuestra propia genética, hay también patrones generales. En el caso de las mujeres, “cuando empiezan a bajar los estrógenos, a partir de los 35-40 años, la piel pierde elasticidad por la reducción de elastina y colágeno. Aparece la temida flacidez, más temida incluso que las arrugas, porque tiene peor tratamiento”, explica la doctora María Paz Cerdá, dermatóloga y vocal de la junta directiva de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

En el rostro se muestran signos significativos del envejecimiento, además de estar expuestos a la vista de todos, por ello nos mostramos especialmente interesados en los tratamientos faciales que nos ayuden a combatir dichos signos. Hoy por hoy no hay nada que evite la aparición de los mismos, pero sí que podemos atenuarlos, como afirma la doctora Cerdá, “los cuidados se notan, la inversión en uno mismo también”. El tratamiento antienvejecimiento que propone la doctora se basa en estos tres pilares:

 

  1. El aporte tópico, en la piel del rostro, de sustancias que ayudan a hacer frente al envejecimiento.
  2. La vía oral, los nutricosméticos que llevan antioxidantes y antirradicales libres, así como fotoprotectores orales, que llegan a la piel a través de la sangre.
  3. La prevención del fotoenvejecimiento; es decir, la protección de los rayos del sol con fotoprotectores tópicos.

 

Además de estos tres puntos, hay que mantener controlado el nivel de hormonas, ya que una mujer que pierde sus estrógenos de forma precoz, tiende a envejecer antes. Según explica la doctora Cerdá, “la terapia hormonal sustitutiva ayuda a mantener más joven la piel”.

 

Cremas reafirmantes

La flacidez de la piel es uno de los principales signos de envejecimiento, como vimos anteriormente. Pero esa pérdida de firmeza que motiva la aparición de arrugas se puede combatir con el uso de las denominadas cremas reafirmantes: productos cuya misión es mantener o devolver la firmeza perdida de la piel. Es un trabajo complicado, porque debe tonificar y alisar las fibras elásticas y, a su vez, hacer trabajar a las células y tejidos para que recuperen su consistencia natural. Las farmacias, muchas de ellas especializadas en dermocosmética, disponen de buenos productos reafirmantes, pudiéndonos aconsejar el farmacéutico la mejor opción en función de nuestro tipo de piel y necesidades concretas. Lo importante es que contengan principios activos eficaces, que ayuden a devolver la turgencia al rostro. El colágeno, la elastina, el retinol y las vitaminas A, B, C y E son los principales, aunque cada laboratorio tiene su fórmula magistral, que elabora con el fin de recuperar tonicidad.

 


¡Ejerce el rostro!

Para ayudar a combatir los signos de la edad favoreciendo la elasticidad de la piel podemos realizar una serie de ejercicios faciales. Es fácil, rápido y gratis, sólo tienes que mantener la rutina y hacerlo varias veces en semana.

Ejercicios: delante del espejo, sin realizar ningún sonido, vocaliza la letra A como si la estuvieras gritando. Cierra la boca, relaja los músculos y repite diez veces.

Haz lo mismo con el resto de vocales E, I, O, U. Diez veces cada una exagerando el gesto hasta el extremo para que tus músculos trabajen.

Con ello consigues que la circulación sanguínea de la zona mejore y así el oxígeno llega en mayor cantidad a tu piel.

 

Acerca de Adriana de la Torre 12 Articles
Colaboradora de la revista Estar Vital, revista editada también por el Grupo TPI, y Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta